Fechas que hemos fijado

a51584a.jpg (90721 bytes)

Bueno, Dios nos miró con asombro otra vez. Pasaron ochenta años desde 1914 y nos dimos cuenta que perderíamos nuestra credebilidad. ¡Casi se nos terminaba el tiempo! La Atalaya,
15/5/84, p.6

Página anterior | Página siguiente | Volver a la página principal