http://www.freeminds.org/stories/vito.htm

vito_an4.jpg (5431 bytes)

Una Historia de

Amor Conmovedora

Por Vito y Annette Potenzieri

Traducido Por David García Claussell

A Touching Love Story

Vito habla... 

Hacen aproximadamente seis años, el Señor me sacó de la organización Watchtower. Para llevarme donde Él me quería, él despertó en mí un deseo fuerte de hacer una investigación extensa sobre el origen y las enseñanzas tempranas de la Organización Watchtower. Inicialmente, creí, que la razón para esta investigación era reforzar mi fe en lo que realmente yo había aprendido, creído y practicado fielmente por más de 30 años. En cambio la investigación, de las primeras publicaciones  de la Watchtower, abrieron mis ojos acerca de lo que realmente se trata ésta Organización; Un esquema astutamente diseñado para atraer a muchos y separarlos del Señor Jesús y el verdadero Evangelio para seguir una Organización hecha por hombres. Desde su existencia en 1879, ha engañado a millones a creer en un Reino místico dónde sólo aquellos que sean fieles a ésta Organización serían escogidos para estar bajo sus árboles de higos y la vid en un paraíso en la tierra. Las promesas eran echa una y otra vez, todas ellas terminando en fracaso, y con cada fracaso, la culpa se le echaría a los seguidores porque una vez más ellos habían malentendido a la Watchtower. Pero cada fracasada enseñanza traía una nueva cantidad de fechas con la historia volviéndose a repetir. Sus enseñanzas llevaron a muchos a una vida de servidumbre y angustia mental en la Sociedad de Jehová del Nuevo Mundo. 

Descubrí con la ayuda del Señor un historial de fechas proféticas falsas y de enseñanzas extrañas. Esto eventualmente me llevó a la conclusión que ya no podía estar asociado con una Organización que tan evidentemente había torcido la Palabra de Dios y calumniado a la persona del Hijo, Jesucristo. Digo esto para establecer el precedente de lo que habría de suceder en el próximo año y medio. Mis investigaciones fueron hechas en secreto, incluso ni mi esposa durante mucho tiempo estuvo consciente de lo que yo estaba haciendo.  Ahora la pregunta confusa era: ¿Cómo yo puedo decirle a mi esposa que hasta éste momento había sido una testigo por 39 años, que la Organización que exigía servir a Dios era un fraude? Ésta no era ninguna tarea fácil. Yo había aprendido de otros que se habían salido que este tipo de situación, entre esposo y esposa normalmente terminan en divorcio. Mi investigación había tomado tanto de mi tiempo que yo estaba descuidando a mi esposa. Yo estaba tan adentrado en lo que estaba aprendiendo, tan metido en el estudio de las Escrituras que empecé a desarrollar una actitud de auto-justificación, una juzgante. ¿Después de todo, por qué mi esposa Annette no veía lo mismo que yo? Para mí era la cosa mas revelante que me hubiese sucedido en toda mi vida. Para mi esposa, era la revelación más devastadora que estaba empezando a desarrollarse en su vida. Su esposo de 35 años, un anciano en la congregación por mas de 20 años había empezado a atacar lo que más ella estimaba en su corazón la Organización de Jehová. 

Largas discusiones siguieron donde usualmente terminábamos no hablándonos entre sí. Annette no entendía lo que estaba sucediendo excepto que ella estaba perdiendo el control de la situación y quizás a su marido. Eventualmente empezó a corroer nuestra relación. Nosotros ya no éramos capaces de ser completamente honestos entre sí. Yo estaba saliendo sólo y  encontrándome con personas mientras ella se sentaba en el hogar preguntándose dónde yo estaba. Una gran tristeza e inseguridad empezó a apoderarse de ella. ¿Nosotros, nos convertiríamos en una estadística del día, nuestro matrimonio se destruiría? Fue para ésta fecha que yo estaba saliendo para recoger los nietos y traerlos desde Oregón y pasaran con nosotros el verano. Al mismo tiempo, yo había ideado asistir a la primera convención de Witness Inc., que también sería llevada a cabo en Oregón.

     Procedí hacer mi viaje y le dije a mi esposa que la llamaría dentro de un día mas o menos cuando llegara allá. En el retiro dónde la convención se estaba celebrando, yo estaba desempacando mi ropa, y allí encontré una carta de varias páginas simplemente dirigida “a mi esposo”, siento que esta carta debo compartirla con la esperanza que pueda ayudar algunos de ustedes quienes están pasando por un tiempo difícil en su matrimonio. Oímos hablar de demasiados pedernales matrimoniales que se separan. Usualmente lo que falta es el entendimiento, la paciencia y sobre todo tomar tiempo para tranquilizarse. Hay dolor en ambos lados, hay lágrimas en ambos lados, hay pérdidas en ambos lados.  Oramos para que ésta carta pueda abrir un poco de nueva perspectiva incluso para aquellos que escojan permanecer con los Testigos. Permítale al Señor que obre en sus vidas.

23 de mayo de 1990 

Mi estimado esposo, 

Primero y antes que nada, permíteme decirte que mis oraciones y mi amor están contigo y que llegues con bien a tu destino.  Desearía estar contigo allí como nosotros siempre hemos estado, pero de algún modo, últimamente parecemos que estamos cogiendo diferentes caminos, en realidad no nosotros, sino tu, porque yo todavía estoy aquí pero de algún modo, en alguna parte a lo largo de la travesía llegamos a una encrucijada, y cada uno de nosotros tuvo que escoger qué camino tomaría. Es triste decirlo, dónde vino la separación. De algún modo después de 33 años de matrimonio parece que ya no tenemos algo en común, o algo para decirnos entre sí. Nosotros éramos tan íntimos, que podíamos leer nuestros pensamientos, pero ahora ya no sé lo que estás pensando, o lo que ves o lo que haces.

 

Nosotros éramos una vez una familia unida, con una meta, un sueño, una fe; ahora parece que nos hemos separado, tu nueva encontrada fe en lugar de traer unidad y paz en nuestra familia, ha puesto una pared entre nosotros. Ya no sé quién eres. Antes conocía cada uno de tus pensamientos, yo todavía soy la misma, no he cambiado, nuestros amigos todavía son los mismos. Ellos todos están preocupados por ti, ellos no entienden, cómo pueden entender, si yo misma no lo entiendo.

 

Todo lo que últimamente pareces hacer es encontrarles faltas a todos. Yo voy a las reuniones, y me siento en paz. Mientras estoy allí, siento el amor que me rodea y cuando llego a casa es una gran decepción, porque tal parece que cuando no estoy tú humor ha cambiado, cuestionas lo que he aprendido, y para cualquier comentario que hago, sales con un comentario sarcástico. Por qué encuentras necesario empequeñecer mi fe, por qué no puede ser feliz en tu nueva encontrada fe y seguir adelante, por qué de repente tienes que ser un súper cristiano, haciendo de tú misión una demostración que la Organización Watchtower está equivocada, inculpando cada palabra que dice un hermano. ¿Por qué  no haces eso con los mormones, u otros?  Estás obsesionado con leer e investigar hasta altas horas de la noche, tomando notas y consiguiendo material que esté listo para exponer aquellos que no te han hecho ningún mal, eso parece ser más importante, que una noche ir a la cama con tu esposa. Está bien, ya me he acostumbrado a acostarme sola.  Se me está haciendo cada vez más y más fácil. Solo temo que nuestro matrimonio se vuelva un hábito. Se está haciendo muy difícil amar a un hombre que es tan santo. Es como si no hubiese lugar en tu corazón excepto para esa sed que tienes de conocimiento y esta vendetta que sientes es tu deber llevarla a cabo.

 

............. El punto es Vito, cuando todo esto empezó contigo, a principio me confundió, luego me espantó, pero ahora es una herida profunda que estoy segura que con el tiempo mejorará. He visto un cambio en mí, estoy aislándome dentro de mí ser. He encontrado que no es tan malo estar sola. Ya debería acostumbrarme a eso aunque yo nunca he sido buena haciendo las cosas sin ti. Poco a poco los amigos ya no me incluirán a mí.  Pienso que lo que más me duele es la actitud de Paul. Él es joven y la verdad nunca se instiló realmente en su corazón, y todo lo que él puede ver es que ahora él puede celebrar cumpleaños y los días de fiestas. No importa lo que ahora le estés enseñando, él todavía no tiene el punto de vista de lo que significa rendirle culto al verdadero Dios. Que triste me pone esto.

 

Yo sé que piensas que yo estoy ciega sobre lo que está pasando, y que todo que lo que me has mostrado no significan nada, pero sí, Vito yo no miro a los hombres, ellos son sólo seres humanos. Yo he puesto mí fe en mi Dios y Su hijo Jesús y a su debido tiempo Él pondrá las cosas en orden.  No estoy ciega, Vito, yo veo muchas cosas que no se sientan bien del todo conmigo y a su tiempo yo soy la que tiene que decidir lo que debe hacerse, y nadie mas, ni siquiera tú puedes hacer eso por mí. Así que por favor deja de intentar poner mí fe a prueba porque eso me hace ser más determinada luchando por ella, y sobre todo no pongas mi amor por ti a prueba, porque ahora mismo está muy frágil y me asusta vernos cada vez más aumentando nuestro distanciamiento. Me asusta que estés usando los niños como una excusa para ir él dondequiera que estés yendo éste fin de semana.

 

Le ruego a Dios que nada te suceda a ti ni a nosotros, porque yo no sabría siquiera dónde localizarte.  Que Dios te cuide y te traiga con bien.

 

Cariño estoy tan asustada y tengo tanto miedo, no sé qué sucederá con nosotros. Te amo tanto y, sin embargo, ya no me siento cerca de ti.  ¿Mi temor es que nos hemos separado a tal nivel qué ya hemos perdido algo muy precioso? ¿Nosotros podremos encontrarlo nuevamente? Qué triste sería si nosotros no pudiéramos reafirmar lo que una vez antes teníamos. Yo espero que no sea demasiado tarde porque me siento como si yo estuviera viviendo con un extraño, así es lo mucho que has cambiado. Siento mucho haber tenido que escribir ésta carta, poniendo esta carga sobre ti mientras estás tan lejos, pero ésta es la única manera que yo podía expresarme, y dejarte saber lo que estoy sintiendo.  No puedo hacerlo mientras me estás mirando, me pongo demasiado emocional, por lo menos de esta manera puedo llorar sin que veas mis lágrimas. Eso es algo que he estado haciendo muy últimamente. ¿Puedes creerlo? yo llorando, yo que siempre he tenido el orgullo de poder enfrentar lo que sea que venga, siempre confiando en mi Dios para que me dé fuerza y valor, pero ahora mis emociones están conquistando lo mejor de mí. Yo culpo mi salud, cada año está poniéndose peor, lo que más temo es perderte, tengo miedo de perder al único hombre que yo he amado alguna vez, y que haya querido. Recuerda lo que nuestros amigos decían sobre nosotros “tan perfectos el uno para el otro”. Quizá no sea demasiado tarde, pero si siente que debes seguir ese curso entonces está bien, yo no interferiré en tu camino.  Mantengamos separados el culto a nuestro Dios apartado de nuestro matrimonio. Yo no sé si puede hacerse, pero nosotros podemos intentarlo. Si te amo a ti y a mi familia, no necesito el mundo externo, nunca lo necesité, aunque teníamos una vida llena estando envueltos en la misma fe.

 

Ahora tenemos que depender más el uno del otro y eso también estará bien, después de todo estamos envejeciendo y es bueno para nosotros buscar consuelo y compañerismo entre sí. Vito yo no podría enfrentar nuestros años dorados separados en este tumulto desconcertado que estamos experimentando ahora. Yo solo quiero estar aquí para ti al final del día, yo quiero que nuestro hogar sea un lugar de amor y paz.  Quiero que sea un refugio para ti cuando regreses al final del día, y necesito que estés allí también para mí. ¿Nosotros podemos intentarlo?  Pienso que sí, podremos.

 

Mi corazón está muy triste, pero también está muy lleno de amor y esperanzas.  Yo siempre miro al mañana y si queremos mantener lo que hemos tenido durante todos estos años nosotros lo intentaremos.

 

Ahora esposo mío, que Dios vaya contigo y te guíe en todo lo que hagas y te regrese salvo aquí donde yo estaré esperándote. 

    

Te amo y te necesito hasta el final de mis días, ¿estará allí conmigo para sostener mi mano y sosegar mis miedos como siempre lo has hecho? Yo siempre estaré aquí para ti mi esposo.

 

Yo te amo con todos mi corazón y lo que el futuro nos depare lo enfrentaremos juntos (1ª Co. 13: 1-13)  

El amor es la atadura más perfecta de la unión, regresa deprisa, cariño. 

Tu esposa, 

Annette

Contribuido por  Vito and Annette Potenzieri  

Love For The Truth
PO Box 888
Westminster, CA 92684-0888


Volver a Español 

back to Stories

back to Free Minds Home Page