http://www.freeminds.org/psych/choosing.htm

Escogiendo Un Terapeuta: 

Una Guía para Anteriores Testigos de Jehová 

nombre del autor retenido   

Traducido Por David García de: 

Choosing A Therapist: A Guide for the Ex-Jehovah’s Witness 

Salirse de la Sociedad Watchtower puede ser una experiencia muy difícil y tensa, como muchos anteriores Testigos de Jehová pueden atestiguar.  El efecto de perder la fe de uno, el grupo social, los amigos, el sentido de propósito, y frecuentemente la familia de uno,  por lo general permanecerá en ellos por años después de haberse salido.  Algunos anteriores Testigos de Jehová se tornan a ciertas conductas que antes jamás ellos las hubiesen imaginado, y que a menudo no entienden: como el beber excesivamente, severos problemas matrimoniales, apostar su dinero en juegos, etc. Otros salen de su experiencia dejando la Watchtower con menos problemas severos, pero no obstante experimentan cierta ansiedad, desconfianza en sí mismos, baja autoestima, falta de dirección, sentimientos de soledad, un sistema de creencias confuso, y dificultad ajustándose a un estilo de vida totalmente nuevo.

Algunos anteriores Testigos de Jehová consideran buscar terapia para ayudarse a lidiar con las dificultades ajustándose a la vida “en el mundo”, y para ayudarse a descubrir quiénes realmente ellos son, lo que creen, cómo los Testigos de Jehová influyeron en ellos, y cómo crear una nueva vida con relaciones más saludables.  Sin embargo, muchos anteriores Testigos de Jehová tienen dificultad para acogerse a las terapias.  A ellos les fue enseñado durante su asociación con la Watchtower a desconfiar de los profesionales de la salud mental.  Si han estado durante mucho tiempo en la Watchtower, incluso pueden creer que consultar un psicólogo o psiquiatra se arriesgarían a caer bajo “influencia demoníaca”.  En adición, existen muy pocos profesionales de la salud mental que tengan experiencia o conocimiento de lo que es vivir dentro de la Sociedad Watchtower, y lo que significa dejarla.  En todos los Estados Unidos, hay sólo un puñado de anteriores Testigos de Jehová que se han convertido en terapeutas.  Por consiguiente, he recopilado las siguientes sugerencias para que los anteriores Testigos de Jehová puedan considerar al buscar terapia.

 

¡La cosa más importante que debe recordarse es que la terapia sí funciona!  Usted contrata a un terapeuta profesional para que le ayude a lidiar con los problemas que afectan su vida.  Es totalmente apropiado cuestionar al terapeuta sobre cómo es que ellos en general trabajan, y sobre sus conocimientos sobre los problemas dentro de la Watchtower, el uso de medicamentos, precios de sus honorarios, cuánto durarán las sesiones, etc.  El terapeuta puede que no le dé todas las respuestas exactas a sus preguntas (como cuánto tiempo usted podría estar bajo terapia) pero debe estar dispuesto a discutir las preguntas que usted le hará, e intentar entender sus preocupaciones.  Muchas de estas preguntas pueden hacerse en la primera conversación telefónica inicial que debe ser libre de costo.  Al platicar sobre estos temas esto debe darle un espacio para percibir como es el terapeuta, y para evaluar sí ó no usted se siente cómodo con él o ella.  Hay varios libros en el mercado que son útiles para una persona que va a ser un paciente, sobre lo qué debe considerar cuando se busca un terapeuta, un buen ejemplo es el libro de Jack Engler y Daniel Goleman “The Consumer's Guide to Psychotherapy” [“Guía del Consumidor Para Psicoterapia”] (1992).  Algunas personas encuentran ventajoso llamar a dos o tres terapeutas antes, y así poder escoger a la persona que ellos entiendan que mejor puede ayudarles.  Sin embargo, si usted está usando una clínica de psicoterapia (qué podría ser el caso si su seguro o sus ingresos son limitados) puede que no sea posible escoger al terapeuta que trabajará con usted.  Probablemente la manera mejor de encontrar a un terapeuta, al igual como se busca un buen mecánico o un agente de bienes y raíces, es a través de una recomendación personal.  Si cualquiera de sus amigos o conocidos ha estado en terapia, ellos pueden estar dispuestos a recomendarle su terapeuta, ó, el terapeuta de ellos puede recomendarle algún otro que no sea él, si encuentra que no es apropiado verlo a usted también.  Su doctor también puede conocer terapeutas competentes en su comunidad que puedan ayudarle.

 

      Muchos clientes encuentran tranquilizante recibir una declaración por escrito del terapeuta donde se describa brevemente cómo es que ellos trabajan, cuánto ellos cobran, su teléfono y su políticas de cancelación, los límites de confidencialidad, etc. , También, es importante que el terapeuta que usted vea sea uno con licencia autorizado o registrado en el área que usted vive.  Desgraciadamente, hay algunas personas quienes se ofrecen como terapeutas que tienen poco entrenamiento y quiénes están practicando ilegalmente o indecorosamente. Su terapeuta debe tener su número de licencia de registro disponible para usted de algún modo.  Una alternativa disponible baja en costo en algunos estados, es trabajar con un psicoterapeuta internista registrado.  Éstas son personas que todavía no tienen licencia, y que normalmente trabajan bajo la vigilancia de un supervisor licenciado.  Si usted escogiera trabajar con un internista, es importante que ellos tengan el entrenamiento adecuado y la experiencia, usted debe ser informado en cuanto a su estatus legal y el nombre de su supervisor.

 

Es importante que los profesionales de la salud mental, ya sean psiquiatras, psicólogos, consejeros matrimoniales o familiares, asistentes sociales clínicos, ó consejeros de abuso de sustancias controladas, se familiaricen con los problemas que son únicos en su clase que puedan traer los anteriores Testigos de Jehová durante la terapia.  Es absolutamente legítimo preguntarle a un terapeuta si ellos tienen algún conocimiento sobre la Watchtower o las religiones autoritarias ó cultos que usan ténicas de control mental.  Hay varios libros que los terapeutas podrían encontrar útiles, para nombrar solo unos pocos, entre estos están Jehovah's Witnesses and the Problem of Mental Illness [“Los Testigos de Jehová y el Problema de las Enfermedades Mentales”], (1992) por Jerry Bergman; “Combating Cult Mind Control”, [“Combatiendo el Control Mental de las Sectas”]   por Steve Hassan (1988); y por Leonard y Marjorie Chretien “Witnesses of Jehovah:  A shocking expose of what Jehovah's Witnesses really believe”, [“Testigos de Jehová:  Una estremecedora exposición de lo que realmente creen los Testigos de Jehová”] (1988).  Una suscripción a la hoja informativa en inglés The Free Minds Journal (publicado cada dos meses) también podría ser útil para un terapeuta que esté dispuesto a educase él ó ella mismo sobre los efectos que ejerce la Watchtower sobre sus miembros.  Adicionalmente hay varios videos, sobre la Sociedad Watchtower disponibles (accesible a través del rotativo en inglés The Free Minds Journal) que pueden ser muy útiles para un terapeuta que no tiene conocimiento de lo que es la Watchtower.

 

Probablemente el factor más importante para tener una relación terapéutica exitosa es el sentido de conforte y confianza que usted siente cuando empieza a trabajar con un terapeuta. No todos los terapeutas y pacientes están destinados a trabajar juntos.  Por supuesto, si no le gusta ninguno de los terapeutas que usted ha entrevistado, entonces quizás es tiempo de contactar a un terapeuta para dialogar porqué usted está teniendo tal dificultad para empezar con su terapia.  Al reflexionar en su primera sesión, pregúntese: “¿Me siento confortable?  ¿Él ó ella, me responden de tal manera que me hacen sentir que soy respetado, se preocupan por mí, y me escuchan?  ¿Es este un lugar dónde yo puedo imaginar explorar los problemas que me dan miedo ó que son difíciles y siento apoyo?”   El sentido de confianza, respeto, autenticidad y simplemente “buena química” son esenciales para que la terapia trabaje, y es importante prestar atención, desde la primera llamada telefónica, cómo es que usted se siente en sus interacciones con el terapeuta.  Ya que al final, la cosa más importante es que su terapeuta se comprometa en ayudarle a crecer y aprender, y a convertirse en la mejor y más feliz posible persona que USTED pueda ser.

 

 

Bergman, J. (1992).  Jehovah's Witnesses and the problem of mental illness. Clayton, CA:  Witness Inc.

Chretien, L., & Chretien, M. (1988).  Witnesses of Jehovah.  A shocking expose of what Jehovah's Witnesses really believe.  Eugene, OR:  Harvest House.

 Engler, J., & Goleman, D. (1992).  The consumer's guide to psychotherapy.  New York:   Simon & Schuster

 Hassan, S. (1988).  Combating cult mind control.  Rochester, VT:  Park Street Press.

 Watters, R. (Ed.) (bi-monthly).  The Free Minds Journal.  Manhattan Beach, CA.  (310) 545-7831.

 


Volver a Español

back to Psychological Issues
back to Main Page