C.T. Russell Su Perspectiva Sobre la Masonería y Simbolismo

(comúnmente asociado con el ocultismo)

El siguiente artículo sobre la masonería es tomado del Informe de la Convención en 1913 de los Internacionales Estudiantes de la Biblia. Haga un clic en cada página para verlo en forma legible en inglés. También noten los símbolos con que Russell adornaba su literatura. La única manera que usted podrá leer la impresión en inglés es si usted lo agranda después que abra la página, utilizando su navegador magnificando la foto. No obstante ha sido traducida en su totalidad al español debajo.

Russell on Masonry

Russell on Masonry

Russell on Masonry

Russell on Masonry

Russell on Masonry

Russell on Masonry

Russell on Masonry

p, 120

p. 121

p. 122

p. 123

p. 124

p. 125

p. 127
(p. 126 was an illustration)

 

early WT cover

cross depiction

sun god Ra

Assembly Hall

Assembly Hall

Assembly Hall

Las primeras portadas   de La Torre del Vigía con la cruz y corona símbolo (Masónico) 

 

Las primeras Torre del Vigía tenía a Jesús en la cruz como una victoria (hoy consideradas una pintura repugnante)

El dios halado Ra, el símbolo el dios del sol, encontrado en mucho material de Las primeras Torre del Vigía, 

El dios del sol halado Ra,  afuera en Queens, Nueva York en el salón de Asamblea

 

Una vista más amplia muestra otra obra de arte pagana egipcia 

Una vista más amplia el salón de Asamblea de la Watchtower, utilizado por años en Nueva

York, todavía está en uso hoy en día 

 

pyramid

pyramid

La tumba de Russell con la pirámide y una Torre del Vigía en primer plano y la tumba de Russell en el fondo para ver más fotos  

La cruz Masónica y la corona

el símbolo en la pirámide de la Atalaya 

Masonic cross and crown
symbol on Watchtower pyramid

Gira del Foto-drama de C.T. Russell 
La Biografía de C.T. Russell y su Última Voluntad y Testamento   
Punto de Vista de Russell del Hombre Negro y las Razas 
Los Testigos de Jehová: Un Adventista y Vástago de los Russellitas  
por Ken Raines

arrowHacia el Armagedón de Rutherford


Volver a C.T Russell su Armagedón

Volver a Museo del Armagedón   

Volver a Español 

 

Traducido por Lucas Godoy

PASADENA, CALIFORNIA

 

Saliendo de Santa Ana llegamos a Pasadena, a tiempo para las anunciadas reuniones públicas y allí nos encontramos con una gran asistencia. Probablemente 1.300 personas. Recogimos ciento ochenta y tres direcciones para la literatura. Esta ciudad es uno de los jardines del mundo y cuando la tierra entera llegue a ser tan magnífica como Pasadena, entonces será realmente hermosa. Sabemos que aún será  más impresionante.

 

SAN FRANCISCO, CALIFORNIA

 

Era otra de nuestras «Grandes» citas y estábamos a mitad  de nuestra gira. El hermano Russell habló dos veces, una a los interesados y otra vez al público. Setecientos interesados estaban presentes  y alrededor de  4.000 durante la reunión pública, y se registraron 408 peticiones de literatura. Estimamos que nuestra visita a este lugar fue, efectivamente, muy provechosa. Esta nueva y moderna ciudad es en si misma casi un milagro.  Hace siete años la ciudad cubría un área de diez mil metros cuadrados  y fue destruida por un violento terremoto y un incendio.  Hoy, una nueva  San Francisco, ocupa el sitio de la antigua ciudad con un costo total de más  de $500.000.000,  y se encuentra embellecida por una preciosa colección de edificios que no tienen nada que envidiar a ninguna otra ciudad del mundo.  Esperan tener aquí la exposición universal de 1915.  

 

_____________________________

 

Discurso del Pastor Russell “EL TEMPLO DE DIOS”

1Cor:3:17:

 

 

Mi tema para esta noche, queridos amigos se basa en las palabras del Apóstol cuando dijo: "Porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es". (1Cor. 3:17.) Como personas cristianas, los Estudiantes de la Biblia de todas las denominaciones, parece que tenemos algo en nuestra fe que es común  y que está en armonía con cada una de las denominaciones en el mundo entero. ¿Que nuestros amigos Presbiterianos  hablan de la elección? Nosotros más todavía. ¿Que nuestros amigos Metodistas, tienen la doctrina de gracia libre? Nosotros también. ¿Que nuestros amigos Bautistas entienden, hasta cierta medida, la importancia del bautismo? Nosotros mucho más. ¿Que nuestros amigos de denominación cristiana, y nuestros amigos de la Iglesia Congregacional, aprecian los grandes privilegios de la individualidad en el gobierno de la Iglesia?  Nosotros los apreciamos más. ¿Que nuestros amigos Masones saben algo sobre el Templo, e incluso algunos llegan a ser Caballeros Templarios (Knight Templar) y otros? Nosotros más. ¿Que nuestros amigos católicos romanos y de la Iglesia Anglicana creen en una iglesia Universal?  Nosotros más aún. En otras palabras, parecería como si el mensaje de la Palabra de Dios estuviera más o menos subdividido, y que cada denominación se hubiera apropiado de una parcela de la verdad, y alrededor de esa parte de la verdad se han ido deduciendo muchas cosas que nosotros pensamos son erróneas. Pero nos alegramos de que hayan tenido esta parte de la verdad.  Si no hubieran tenido un poco de verdad,  ni siquiera hubieran llegado a  existir.  Así que alguien cogió un poco de verdad, la rodeó con montones de  teorías y formó así una iglesia separada.  Dios nunca dijo que deberían hacer  iglesias separadas. Dios nunca dijo que se creara una iglesia Bautista, ni Presbiteriana, ni Metodista, etc.  El Señor tenía la intención de crear  una sola Iglesia y se propuso que su Iglesia  tuviera, no simplemente una pequeña parte de la verdad, sino toda la verdad. 

No estamos buscando  faltas en  nuestros vecinos y amigos, ¡ni mucho menos!; ya que recordamos que nosotros mismos  teníamos ideas muy similares, y hasta no hace mucho tiempo de eso; pero aunque no andemos buscando defectos en ninguno de ellos, estamos muy contentos de que ustedes estén aquí con el fin  de encontrar una vía más razonable y más armoniosa, y  abandonando todas las barreras y credos de las iglesias que durante tanto tiempo han separado al pueblo de Dios, nos basemos en la Biblia, en todo lo que está en la Biblia y solamente en la Biblia. ¿No nos regocijamos por eso todos nosotros?  ¿No nos sentimos bendecidos con el estudio de la Palabra de Dios y como Estudiantes Internacionales de la Biblia? Evidentemente que sí. Me siento feliz de dirigirme a los delegados que han venido especialmente de las ciudades de la bahía, incluyendo  también, claro está,  a los representantes de unos treinta y cinco estados que participan conmigo en esta gira.

Estoy muy contento de tener esta oportunidad particular de decir unas palabras en relación con algunas cosas en las que estamos de acuerdo con nuestros amigos masones porque estamos hablando en un edificio consagrado a la masonería, y porque además nosotros también somos masones. Yo soy un Francmasón Libre y Aceptado, y si puedo abordar la cuestión "con toda su perspectiva",  es porque correspondo con  nuestros hermanos masones que les gusta decirnos que ellos son Masones libres y aceptados. Es su manera de presentar las cosas.  Ahora bien, yo también soy un Masón Libre y Aceptado. Confío en que todos lo somos. Pero no únicamente según el modelo de  nuestros hermanos masones con los que no tenemos nada que discutir. No voy a decir ni una sola palabra contra los masones Libres porque, de hecho, la mayor parte de mis más queridos amigos son masones, y puedo apreciar que  tienen, ciertas verdades  preciosas que han sido conservadas, en parte, gracias a nuestros amigos masones. He tenido ocasión de hablar con ellos algunas veces y me dicen:  ¿ Cómo es que Ud. sabe tanto  sobre todos esto?  Pensábamos que nadie sabía nada de estos asuntos  excepto los que tenían  acceso a nuestra Logia más alta.

Les dije que yo tuve una conferencia con el Gran Maestro Artesano el Señor mismo, y que tenía esas informaciones  secretas gracias a su dirección a través del Espíritu Santo en relación con lo que la Biblia nos indica y que contiene toda la verdad en todo lo que dice, según creo. Y así, si hablamos  a nuestros amigos masones sobre el Templo y su significado, sobre la manera de llegar a ser un buen masón,  sobre el tema de la Gran Pirámide, cual es el principal emblema que ellos utilizan, y sobre el significado de la Gran Pirámide, nuestros amigos masones se quedan asombrados. Recientemente, alguien que ha sido masón desde hace  mucho tiempo, compró muchos libros que trataban sobre  la Gran Pirámide, y los hizo llegar (y estoy seguro de ello)  a unos mil masones  Él los pagó de su propio  bolsillo y costeó los gastos de envío.  Quería que los masones descubrieran algo en  relación con  la Gran Pirámide. Él sabía  que ellos estaban enormemente interesados en esto.  Pero no vamos a hablar de la Gran Pirámide esta tarde. Vamos a hablar de la Masonería Libre y Aceptada - la masonería de la Biblia, mis queridos amigos. 

El Apóstol Pablo y el Apóstol Pedro son  nuestra autoridad, cuando dicen que somos el Templo de Dios y que el Templo de Dios es santo. ¿Qué quiere  decir el Señor  con esto? Quiere decirnos esto: Que Dios, que condenó al mundo entero como pecador y declaró que  no tendría ningún compañerismo con pecadores, ha proporcionado un medio por el cual estos pecadores pueden volver a estar  en  armonía con Él. Y sólo  pueden hacerlo a través del arreglo que Él ha provisto con relación a este gran Templo. ¿Se pregunta Ud. dónde está el Templo por medio del cual  el mundo puede volver a Dios?  

Le responderé diciendo que el Templo que Dios se propone hacer, aún no está construido.

¿Cómo es, hermano Russell, que después de tantos siglos ese Gran Templo, no haya sido construido aún? 

Así son las cosas. El Gran Maestro Artesano  de nuestra  gran Orden de la Masonería Libre y Aceptada, el señor Jesucristo, puso el fundamento como la Biblia dice, un fundamento que ningún hombre puede colocar sino el que está puesto, Jesucristo. Él es el fundamento de nuestra Masonería Aceptada y todo lo que le pertenece. 

¿Y qué ha pasado  desde el día de Jesús?.San Pedro dice que Dios selecciona piedras vivas para ser las partes de aquel gran Templo que él tiene  intención de construir.

¿Quiénes son las piedras vivas, y qué representan?  Usted puede ser  una  de estas piedras vivas, y yo también puedo ser una  de ellas. San Pablo, San Pedro, San Juan, Santiago y todas las personas santas de Dios de su día fueron invitadas para llegar a ser  piedras vivas  en este Templo  que Dios construye.

Y este gran Templo tenía su tipo  en los días de Salomón. El Templo  que Salomón erigió era una sombra, o imagen del gran Templo  que Dios erige actualmente. El Templo que Salomón construyó tenía sus particularidades. Una particularidad muy especial era que las piedras más grandes habían sido sacadas del lado derecho del Templo, cerca del lugar de su construcción. Yo estuve en aquella cantera una vez y lo vi con mis propios ojos; y algunas de las piedras que estaban allí habían sido preparadas parcialmente y al parecer posteriormente abandonadas. Pero el Templo se construyó con aquellas piedras traídas desde tan cerca de dónde se construyó.  

Y el Templo de Salomón, como podemos recordar, tenía la misma particularidad que nuestros edificios actuales tienen, a saber, que cada piedra cuando se numera se hace exactamente para encajar en el lugar en el que debe ser asignada. Y luego se marcan definitivamente para ese lugar concreto con los signos, los que los constructores entienden, y cuando ellos vienen a la construcción cada  piedra va sobre otra, y  de ese modo todo se construye poco a poco y de manera ordenada y no reina  la confusión. Así fue la construcción del edificio del Templo, que fue el primer edificio que conocemos en toda la historia del  mundo que fue construido según los métodos de nuestra moderna masonería; ellos no necesitaron cincel o cosas semejantes  y sin embargo todo estaba en su sitio. 

¿Qué representa esto?  Eso nos representa  a usted y a mí también porque nosotros somos las piedras vivas de las que habla el Apóstol.  ¿Y qué decir respecto a nuestra cinceladura, de nuestro refinado, de nuestra inserción y colocación en nuestro lugar?  Ustedes mismos pueden percibir su forma, queridos hermanos. No hay necesidad alguna para  extenderse especialmente sobre este tema. Las pruebas y dificultades de la vida son estas cinceladuras y todas las piedras las sufren, todas las que Dios trata. La cantera es el mundo en general. A nosotros se nos saca fuera del mundo, somos separados del mundo pero cincelados en la cantera, preparados para nuestras posiciones y después llevados al lugar apropiado. ¿Y cuánto tiempo ha durado esto? Desde hace más de 1800 años  se lleva a cabo esta obra de cinceladura  y de preparación.

Hermano Russell ¿no cree usted  que puede ser mucho más tiempo?

No, mi querido hermano.

¿No había ninguna piedra viva antes de eso?

No, Jesús era la piedra de fundamento, no había ninguna piedra cincelada  antes de que él viniera, ninguna podría ser aceptada antes de eso. Él efectuó el grandioso trabajo de fundación de esta Gran Orden a la que pertenecemos nosotros, la Orden de la Masonería Libre y Aceptada. Él es el Gran Maestro y no debemos reconocer a ningún otro. Podemos reconocer efectivamente a los Ayudantes en el trabajo, a los Superintendentes en esta u otra sección de la cantera, o del edificio, etc., pero Él es el único Gran Maestro que se encarga de la supervisión de todo el conjunto. Él es nuestro Señor y todos nosotros somos hermanos, uno solo es nuestro Maestro, Jesucristo mismo. 

Ustedes conocen las experiencias que han vivido en este camino que nos lleva a separarnos del mundo; en primer lugar les  fue algo difícil  poder controlar su propio carácter y venir al lugar donde sería separado del entorno presente que le rodeaba. En algunos aspectos fue mucho más difícil todavía, si tenemos en cuenta que tendría que recibir la cinceladura, golpe a golpe,  experiencia tras experiencia,  prueba tras prueba, para que Ud. pudiera  encajar, estar formado y preparado para ocupar un lugar en el Templo glorioso que aún debe ser construido.

El proceso de refinado todavía continúa. El refinado correcto supongo que se consigue al final. Confío en que ustedes estén actualmente en ese proceso del refinado. Sabemos que conseguiremos la mayor parte del refinado unos con otros. Ud. puede pulirme un poco, y yo le puedo pulir otro poco a usted; como las Escrituras expresan el asunto, la Novia se prepara y eso es un proceso del refinado. Aquí veo una lección para nosotros como seguidores del Señor: que aunque pasemos por  muchas  dificultades,  juicios y pruebas severas que pueden venir del mundo, el pulido más fino de todos vendrá a través del contacto con nuestros  hermanos. Por lo tanto, si aprendemos a amar a nuestros hermanos, y poner a un lado  todas las debilidades e imperfecciones que ellos como seres imperfectos pueden traernos a nosotros (y que nosotros también les  traemos a  ellos), y si correctamente nos ejercitamos en soportar estos rozamientos mutuos, terminaremos siendo pulidos, obteniendo el refinado que describe el Señor. Acuérdense de que  el fruto del Espíritu Santo, conocido más bien por los frutos del espíritu son manifiestos, y son: amor, alegría, paz, paciencia, apacibilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de sí mismo. Y si estas cosas están en ustedes y abundan - si permitimos que ellas nos pulan - ya no seremos estériles, ni infructuosos en el conocimiento del Señor. Y entonces entraremos en la abundancia del Reino eterno de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.

Bien, ¿ y que nos dice del Templo, Hermano Russell? 

El Templo está actualmente en proceso de construcción, según lo creemos. 

¿Y no ha estado en proceso de construcción desde hace tiempo?       

No, solamente se puso el fundamento, y ahora pensamos que conocemos el verdadero significado de la Pirámide: que su fundamento fue puesto en el Cielo, y que este fundamento  es la piedra angular, como el Apóstol nos dice. Tal vez  todo esto parezca muy extraño, pero debemos recordar que todos estos cuadros proféticos son poco naturales porque son simbolismos celestiales. La piedra angular, Jesús, fue la primera que se puso allí, y todas las otras  piedras deben ser adaptadas a Él. Entonces el Apóstol nos dice a Vd. y mí que  debemos ser edificados en Él, en conformidad con las leyes de nuestro Gran Maestro; ya que sabemos que la Cúspide de la Pirámide es una pirámide perfecta en si misma, y que todas las piedras por debajo están simplemente alineadas con la piedra superior; y esta piedra superior declara la Biblia que es Jesús - la piedra del ángulo principal, el fundamento de todo, alrededor de la cual somos reunidos en vez de estar dispersados. ¿Entiende usted cómo puede ser esto? El Apóstol dice que  todos debemos ser cambiados, y la ley de la  gravedad actuará  de un modo diferente  - cambiada en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, porque la carne y la sangre no pueden heredar el reino. Vd. nunca podría gravitar hacia arriba a menos que usted hubiera sido transformado; pero transformado en un ser de espíritu como el Señor, Vd. será edificado y completado junto a Él, en el plano celestial, muy por encima de los ángeles, principados y potestades y de todo  nombre que se pudiera nombrar. 

¿Cuándo  será completado este Templo? Según nuestro entendimiento, junto con el final de esta edad viene la construcción del Templo. Exactamente igual que en el templo de Salomón, cuando primero se prepararon todas las piedras y todos los materiales para el Templo de Salomón y luego comenzaron a construir el edificio, así  entendemos que nuestro Gran Maestro Artesano, el Capitán de nuestra Salvación, durante todo este tiempo, ha dirigido la preparación de estas piedras vivas supervisando el trabajo bajo estrictos métodos y reglamentaciones  en cuanto a la forma, tamaño, calidad y todo lo demás y la  construcción del Templo no  comenzará hasta que el número total de piedras esté completo. 

¿Qué será la construcción?. 

La construcción del Templo será el cambio de resurrección de la naturaleza terrenal a la naturaleza divina.

Pero, Hermano Russell, ¿estaban preparadas  todas las piedras cuando Salomón comenzó a construir su edificio?  

Supongo que prácticamente estaban todas terminadas, pero no sé si todas las piedras habían recibido el pulido final antes de que comenzara cualquier parte de la obra. Supongo que ahora  el trabajo de construcción del Templo  ya ha comenzado. Y las Escrituras lo insinúan cuando nos dicen que los muertos en Cristo se levantarán primero - como un avance - y luego después nosotros los que estamos vivos y permanecemos en la actualidad seremos tomados para estar con ellos y con el Señor.  Entonces los que estamos vivos hasta el día de hoy, no habiendo sido aún tomados, estamos  todavía en el  lugar del refinamiento y  preparación; el  buen trabajo del Señor sigue adelante junto con nosotros, y Él nos prepara para nuestra transformación. El Templo no será completado hasta  que cada piedra  viva esté allí. Y luego, ¿qué pasará?  Lo siguiente consistirá en hacer lo que nuestros amigos Masones y, lo que hacemos tantos de nosotros, a saber: la glorificación del templo. Esto es algo muy importante en la masonería. Ellos describen como el sabio Salomón - la representación de  Jesús - ofreció el sacrificio, y como  Dios lo aceptó  y la gloria del Señor entró en el Templo de Dios. Exactamente igual, nuestro Templo, la Iglesia en la gloria, no será el Templo de Dios hasta  que el Padre Celestial lo haya Aceptado. En eso consistirá el trabajo del Señor Jesús, en construir con estas piedras vivas, formarlas, pulirlas y finalmente llevarlas a condiciones gloriosas con el cambio de la resurrección, y luego, cuando todo esté  cambiado y el Templo construido, cuando ninguna otra piedra sea agregada, ni falte ninguna, esperará la acción del Padre. ¿Y qué ocurrirá? Figurativamente, él nos lo muestra. La gloria del Señor vendrá sobre este Templo vivo, en el que esperamos ser las piedras vivas y por encima de todo, llegaremos a ser seres espirituales.

Esto se representa, como podemos recordar, de varias maneras. Una  manera está en el Salmo noventa y uno, donde el Señor Jesús es representado como presentando a la Novia, y como ella estará adornada con finos trabajos de aguja y oro en  presencia del Rey. La clase de la Novia es una imagen, la clase del Templo otra, pero de esta ilustración  de la Novia que viene nos sugiere que Jesús debe primero, siendo como es, el gran Abogado de la Iglesia, presentarnos intachables y sin mancha ante el amor de su Padre. Entonces el Padre nos acepta. Él ya ha aceptado estas piedras vivas en el sentido de que han recibido el espíritu del Señor. El engendramiento del Espíritu Santo, como el Apóstol nos dice, es el valor de nuestra herencia que debemos heredar en la plenitud gloriosa del favor y del amor del Padre. Lo que ahora tenemos es un mero anticipo de ello, solamente una pequeña muestra. Y si el anticipo es tan bueno, ¡qué  será  en la plenitud del ser, cuando seamos hechos como Él, y estemos  llenos del espíritu del Padre y de su divino poder, siendo a partir de entonces y para siempre la agencia de Dios, el Templo de Dios, a través del cual Él se manifestará a los hombres y a los ángeles!

¿Cómo se usará el Templo una vez que esté completado? ¿Cuál es la razón de ser de este Templo?  La utilización del Templo se describió totalmente en el pasado por medio de la Ley y las Dispensaciones. Debía ser una casa de oración para todas las naciones. Especialmente eso es lo que era el Templo de Jerusalén. Recordemos que tenía diferentes patios. En primer lugar estaba el Santísimo y el Santo, luego  el patio de los judíos dónde ellos  podían acudir; luego el patio de las mujeres y después el patio de los Gentiles, y toda una variedad de zonas que representaban clases diferentes. Así  durante la edad Milenaria, y esto era una imagen de la edad Milenaria, después de que el Templo sea glorificado, Dios estará en la Iglesia, con el poder divino  funcionando en ella, y todas las naciones comenzarán a acercarse a Dios. Y para que así sea, las personas serán atraídas para  acercarse a este Templo, porque la gloria de Dios estará en él. Y este es el nombre por medio del cual  será llamada, la Virtud  de Jehová. Este deberá ser el nombre de la iglesia. ¿Realmente, seremos virtuosos, entonces? Ah, sí, ninguno excepto los que sean  absolutamente virtuosos estarán allí. 

Todas las naciones paganas y de todas las clases, tanto judíos como gentiles, vendrán al Padre por este Templo. Los que lleguen a ser Sacerdotes representan otra imagen. Los Sacerdotes en este nuevo Templo del futuro serán, en primer lugar, Jesús el gran Sumo sacerdote, Rey y Sacerdote a la vez, un sacerdote sobre su trono, según la orden de Melquisedec. Él no está todavía sentado en el trono sino  esperando. ¿Dónde espera?  Bueno, la Biblia dice que él espera a la derecha del Padre. ¿Qué  quiere decirse con la mano derecha?  Es el lugar del favor de un jefe, directamente al lado del Padre.  El Padre dijo, Siéntate a mi derecha hasta que venga el tiempo apropiado  para que tus enemigos sean sujetados.  Ese tiempo no ha llegado aún; todavía hace falta esperar un poco más. Y el tiempo de espera es el tiempo para la preparación de aquellas piedras vivas para el Templo. El tiempo en el que esperamos también representa la preparación del Sacerdocio Real. Pero todavía no somos Sacerdotes Reales. ¿No dijo San Pedro que nosotros somos un  Sacerdocio Real? Sí, pero él hablaba proféticamente. Ud. puede que sea un  Sacerdote Real. Pero existe todavía una posibilidad de que Ud. no lo sea. Son solos aquellos que sean declarados dignos de sentarse con él en su trono los que llegarán a ser parte del Sacerdocio Real. "Benditos y santos son todos los que tienen  parte en la primera resurrección; sobre ellos la muerte segunda  no tendrá ningún poder. "Ellos serán sacerdotes de Dios y del Mesías, y reinarán con Él durante mil años, - mil años, durante los cuales la tierra se volverá gloriosa. "Sí, mil años para la bendición del mundo por medio de este gran Templo que Dios  prepara. Mil años durante los cuales estos Caballeros Templarios deben dispensar bendiciones a todas las familias de la tierra. No podemos llevar nuestras ropas blancas ahora, pero tendremos todas nuestra vestimentas blancas dentro de poco. "Ellos andarán con Él, de blanco, ya que ellos son dignos." Ahora la cuestión que surge es: ¿Cómo podemos hacernos  miembros de esta orden? ¿Le gustaría a Ud.  hacerse uno de estos Caballeros Templarios en el plano celestial?  No estoy diciendo ni una sola cosa contra los Caballeros  Templarios terrenales. Ustedes pueden usar su propio juicio, sabiendo que nunca aconsejo, de ningún modo, respecto a  qué cosas comeremos, o sobre que beberemos, o sobre la manera en que debemos ir vestidos. Simplemente aconsejo sobre cómo  podemos entrar en armonía con  Dios, según la Biblia, y cada hombre y mujer debe usar su propio juicio respetando la voluntad de Dios. Si Ud. piensa que es la voluntad de Dios el que Ud. debería unirse a los "Odd Fellows" ( hombre humilde y sabio), y no se siente Ud. como un "Odd Fellows"  haciéndose un seguidor del Señor, vaya y únase a los "Odd Fellows".  Si Ud. desea hacerse miembro de la Orden Libre y Aceptada de la masonería, y no se siente lo suficientemente libre, ni masón, como un seguidor de Cristo, que Dios le bendiga, use su juicio; le corresponde a usted  decidir, no a mí. Pero ahora voy a hablar de esta gran orden de la masonería en la  cual Jesús es el Gran Maestro.  La entrada a esta Orden es un tanto peculiar. Hay ciertas condiciones, la puerta baja, la vía estrecha, el camino difícil.

Aunque yo nunca haya sido masón, he oído decir que en la masonería, hay algo que ilustra muy estrechamente todo esto. Se trata de  la equitación de la cabra, etc. Y la Biblia habla de la cabra, como ustedes lo saben. La Biblia  indica que su cabra, la que Ud. tiene que montar a caballo más o menos cada día, es su propia carne. Nuestros amigos Masones lo han vivenciado muy bien durante su iniciación. Me he preguntado como consiguieron descubrir  tantos de los secretos de nuestra Orden Alta y Aceptada de la  masonería. 

Desde el preciso momento que  Ud. llega a ser un miembro del Sacerdocio Real, una piedra viva, un miembro del arte de la  masonería desde el punto de vista del Señor, para ser pulido  Ud. Mismo, y ayudar a pulir a otros y poder ayudarles a  prepararse el uno al otro para el reino un lugar en el Templo Real, - desde ese  momento es necesario que Ud. entre por aquel camino estrecho y  difícil. Jesús lo describió, diciendo: "Si un  hombre quiere  ser mi discípulo  -o lo que es lo mismo, si cualquiera desea  ser una piedra viva en el Templo, si un  hombre quiere ser  un miembro de esta Gran Orden de la Masonería Libre y Aceptada - debe negarse a sí mismo, tomar su  su cruz y seguirme". 

Se dice que los masones tienen otra cosa que los caracteriza, cada mancha de la  ropa debe ser quitada, ninguna debe quedar: "No traigo nada en mi mano."  Lo dais todo para al Señor, todo y ustedes mismos también se entregan. Esa es la condición. Es la condición conocida más estricta  de cualquier Orden  Secreto en todo el mundo.

¿Cree Ud. que la Iglesia del Señor es una orden secreta?

Sí, seguramente lo es. Es la más maravillosa orden secreta que el mundo alguna vez haya conocido. El misterio de Dios no está terminado aún, la Biblia dice - el misterio de Dios,  que  ha sido  guardado en  secreto desde  la fundación del mundo - no será terminado hasta el toque  de la séptima trompeta. La Biblia nos dice que la Iglesia es el misterio - el misterio está  representado en la Iglesia. Entonces podemos andar por el mundo, y el mundo no  nos conoce,  como no  lo conocieron a Él. 

¿Conoció el mundo al Gran Masón cuándo estuvo aquí? 

No 

¿Mató el mundo al Gran Maestro Masón?

Sí.

Y en la masonería también se mató a su jefe Masón. Es el mismo cuadro. Los Masones aceptan que el primer Masón fue asesinado  porque él tenía el Secreto. Según  su teoría, este primer Masón  tenía los proyectos secretos del Templo, y cuando él fue asesinado, una parte del misterio conectado con el Templo se perdió, y ciertos rasgos no serán completados hasta su resurrección.  Así que los Masones unánimemente afirman que esperan la vuelta de aquel primer Maestro Masón, el cual perdió su vida en los días de Salomón porque conocía el secreto del Templo. Tanto ustedes como yo, como los masones, esperamos la vuelta de nuestro Maestro Masón  que dio su vida  en  conexión con este secreto de la construcción del Templo, la Iglesia. 

Podríamos encontrar otras analogías, pero la de su plena consagración es el asunto principal. El único camino para entrar en esta Orden Alta de Masonería Divina es, por el don de sí mismo, la plena sumisión  - y montar su cabra hasta  la muerte. La cabra representa su naturaleza humana. Si sufrimos juntos con él, también reinaremos con él; si morimos con él, la condición es que  viviremos con él.

Es interesante también, saber algo sobre los grados de nuestra masonería. Están los que toman simplemente el grado de iniciación, y nunca alcanzan la perfección. El primer nivel o grado, es el reconocimiento de Jesús como nuestro Salvador, y la fe en Él. Esto nos dará el derecho de continuar a los grados más elevados. Entonces si nosotros deseamos estar entre los que tienen el derecho de entrar en  los secretos del Señor, y conocer  los misterios que pertenecen a esta Orden Alta y Aceptada de la Masonería, debemos alcanzar  los grados más altos, porque los que están en el primer grado prácticamente saben muy poco. El Apóstol nos dice que el hombre natural, del mundo, no recibe  las cosas del espíritu de Dios, tampoco él puede conocerlas, porque se reconocen espiritualmente. De ese modo los misterios de esta Orden deben ser reconocidos espiritualmente, Ud. comprende que hay  secretos  que nadie sobre la tierra puede averiguar. 

Sobre esto, nuestros amigos Masones tienen el gran problema de impedir que sus secretos salgan al exterior, pero Dios en su gran Sociedad secreta ha hecho los arreglos para que Ud. pueda decir todo que le apetezca, y la otra persona no pueda comprenderlo a no ser que él tenga la clave. Jesús predicó en el mundo, predicó en público, y miles le oyeron, pero muy pocos lo entendieron. Y Ud.  y yo podríamos anunciar las buenas nuevas de gran gozo pero  la Biblia nos dice que ninguno de los inicuos  entenderá. ¿Por qué? Porque ellos tienen que pertenecer a esta Orden antes de que tengan el poder, de enterarse de lo que oyen. "Bendito son sus oídos, ya que ellos se enteran." "Benditos son sus ojos, ya que ellos ven."  No todo el mundo tiene oídos que oigan  ni ojos que vean. Son solamente  los que han entrado en esta masonería divina, los que tienen esta perspicacia espiritual, y esta dirección espiritual, y pueden conocer las cosas que  libremente se nos dan. Es algo que libremente se da a una sola clase, y no va dirigido a cualquiera. ¿Por qué no es para todo el mundo?  Porque Dios no trata con el  mundo.  Él se ocupará del mundo después de que él haya construido el Templo. Pero nunca serán sacerdotes, o miembros del templo.  Serán bendecidos grandemente con la restitución, la perfección humana.  Eso será magnífico para el mundo, pero no les permitirá saber todo sobre los secretos de esta Masonería  que Dios tiene; ellos interferirían en el plan de Dios; por ejemplo, si todos los judíos hubieran entendido el propósito de  nuestro Señor a Jesús, si todos hubieran entendido sus parábolas y dichos oscuros, no lo habrían crucificado. ¿Entonces cómo se cumplirían  las Escrituras? ¿Cómo se hubiera realizado el plan de Dios?  San Pedro dijo a unos  judíos, "Percibo que en  ignorancia hicieron esto y también sus antepasados, ya que si ellos lo hubieran sabido no habrían crucificado al Príncipe de la Vida".  ¿Cómo se puede conocer entonces algo de parte de Dios y guardarlo como un pequeño secreto para el mundo y no permitirles que sepan  demasiado? Tengamos en cuenta que en proporción al conocimiento que tiene el mundo en esa misma proporción aumenta su responsabilidad.

Lo que más comprendo de Dios y de Su Libro, lo que más aprecio es su sabiduría su amor y su bondad, no sólo hacia este Sacerdocio Real, hacia esta Clase de Templo, sino también hacia los que deben en última instancia ser bendecidos por Él a través de ellos.

Repito lo que Jesús dijo sobre las condiciones de adhesión. No sé si somos todos  miembros de esta orden o no. Ustedes saben que nuestra orden es tan secreta que no podemos conocer todo de cada uno. ¿No es esto  maravilloso? Me parece que también ocurre igual con los Masones. Muchos masones me dan la mano y me dan su confianza con un apretón; ellos no saben si yo soy un masón o no. Parece que hago algo igual que los masones, pero  no sé lo que es;  ellos a menudo me dan toda clase de apretones y se los devuelvo, entonces les digo no sé nada sobre esto excepto que conozco solamente algunos que me han venido de un modo natural.  Pero el Señor ha arreglado las cosas para que ustedes y yo no podamos saber quienes son los Masones Aceptados; Él solo lo sabe; Él solo sabe cuán  verdaderos y leales somos en el fondo.  Podríamos ponernos uniformes y vestirnos de una manera característica  - y pienso que hay muchos masones que lo hacen así pero que no alcanzan las altas normas de la masonería, y algunos de sus hermanos Masones  están  avergonzados de ellos. Así mismo  hay muchos que entran y tienen más o menos  una apariencia  externa de ser cristianos y en el fondo no lo son. Yo me pregunto: ¿cuántos de nosotros aquí presentes  han franqueado la primera etapa, el primer grado, han continuado con el segundo y tercer grado y han empezado a ser Caballeros, Caballeros Templarios?  Llegar a ser un Caballero Templario, es sencillo, es necesario ser muy respetuoso  en  conexión con este servicio del Templo; como por ejemplo, para ser líder en la Iglesia que nos lleva a uno de los más altos grados. Para ser  líderes en la Iglesia de Cristo, para ser un Caballero Templario, para estar entre los que son funcionarios especiales en cualquier asunto que concierna a  los intereses del Templo, y para conocer más sobre las cosas del Templo. 

Ustedes saben que en las órdenes de masonería, como van  progresando de un grado a otro, van aprendiendo cada vez más, y hay masones del grado treinta y dos que saben  muchas cosas  que los masones del decimocuarto o decimosexto grado ignoran. Y los que son del  decimocuarto grado saben bastante más que los que están abajo en el tercer grado. Es  una manera de aumentar el conocimiento. Así ocurre  en el Templo Espiritual. El Apóstol nos impulsa a subir más alto. Él nos dice que crezcamos en la gracia, en el conocimiento y  en la semejanza del carácter de nuestro Señor, y hacerlo cada vez más, como el gran Comandante Principal, el gran Sumo sacerdote de nuestra profesión, el Gran Templario de todo los Templarios, el que murió por nosotros y nos puso un ejemplo; el que no sólo nos ha redimido sino que nos dio la oportunidad de entrar y llegar a ser  miembros de la más Alta Fraternidad, pero que también nos puso  un ejemplo de cómo nosotros debemos andar.

Un masón  le dirá con mucho orgullo: nosotros los masones intentamos cumplir con un alto estándar de conducta. Estoy seguro de que ellos verdaderamente  lo hacen. Entonces les digo,  queridos amigos: nosotros los masones de  la Orden Libre y Aceptada bajo la comandancia del Señor  Jesucristo tenemos el más alto nivel de conducta, y no es la cruz que está sobre la empuñadura de la espada, sino la cruz de Cristo, la cruz con la que debemos ser marcados día a día. Y nuestras señales no son uniformes ni ropas especiales, sino que nuestro comandante nos ha dado diferentes clases de señales si seguimos bajo sus órdenes. Uno de los  más altos dignatarios de nuestra orden, del grado treinta y dos de la masonería  espiritual, era San Pablo. San Pablo en una de sus epístolas se vanagloriaba sobre las clases de marcas que él llevaba. Él dijo: "llevo en mi cuerpo las señales del Señor Jesucristo. Soy uno de los suyos". ¿Qué significaba eso? ¡Ah, no se trataba de señales que el mundo apreciaría! Eran señales como las que nuestro Salvador tenía, y como las que  todos los masones, todos los masones espirituales deben tener. ¿Dónde estaban  Hermano Russell?

San Pablo nos lo dice: "Como Jesús que tenía la señal de haber sido golpeado condenado y crucificado, estas eran sus señales de fidelidad a Dios, a la verdad y a la honradez". Entonces San Pablo sigue diciendo: "varias veces padecí naufragios, varias veces recibí treinta nueve latigazos sobre mi espalda, y me frotaban con sal para  hacerme sufrir y dejar cicatrices". Y dijo: "en esto me glorifico". Estas son las señales y la Fraternidad Masónica no sabe mucho sobre esta clase de señales. Eso está generalmente considerado como muy honorable entre los hombres, pero nuestra Sociedad tiene sus propias señales, y hay personas  que conocen  todas estas señales. Si Ud. recibe algunas señales en su servicio, él lo tendrá en cuenta porque Fiel es quien le llamó y también hará. ¿Qué hará? Ah, él nos dará abundantemente, más de lo que nosotros podríamos pedir o pensar y todos estos ligeros sufrimientos, que son transitorios, se resolverán con un futuro maravilloso y la promesa de la gloria eterna. ¿Dónde? Más allá del "Velo", en el Templo que está a punto de ser construido, en el Sacerdocio Real, que está dispuesto para ser establecido, del cual Jesús es la cabeza.

Ahora bien, ¿ha franqueado usted el primer nivel de humildad para reconocer sus pecados? ¿Ha reconocido que Ud. no tiene nada en su mano para llegar a  hacerse digno de ser aceptado por Dios?  ¿Ha reconocido que Ud. confía en la sangre preciosa de Jesús? ¿Ha comprendido estos grados? ¿Ha aceptado su cruz? ¿Ha aceptado este  grado?

¿Ha continuado para decirle al Señor, me entrego a ti? ¿Y ha recibido la iniciación en este alto grado en el que pueden llamarle Sacerdote, un santo de Dios, un miembro del Sacerdocio Real?  Espero que Ud. la haya recibido.

¿Y sigue Ud. aún  de gracia en gracia, de conocimiento en conocimiento, de un grado al otro? ¿Ha echado a un lado las cosas de la vida de siempre, para dedicarse o trabajar las cosas que pertenecen a nuestra orden de la Masonería Libre y Aceptada? Esta es la más magnífica masonería  de todas. Este es el Templo más prestigioso de todos. Todos los otros Templos, todas las otras sociedades, son sólo sombras y figuras, o representaciones, de éste que es el más grande de todos. No importa de donde venga Ud., no importa lo que Ud. haya sido cuando entró la Logia del Señor Jesucristo, para ser miembro de  esta Orden. Usted tiene el derecho a las insignias reales y a todo lo que pertenece a la Orden. Y Ud. no está en libertad para volverse atrás a lo que había logrado.  Es la única manera de que Señor acepte a alguien y que le del grado del Espíritu Santo que le conviene. Y si lo tiene  una vez, solo hay  una manera de mantenerlo, que es según las disposiciones del Señor; porque hay una escritura  secreta con los nombres en nuestra Orden. Estos nombres están escritos en el Cielo. Todos guardados en secreto. Nadie sabe quienes son  los miembros todavía. ¿Qué  quiere decir usted  con la Masonería Libre y Aceptada?

Somos libres, mis queridos hermanos; ¡no libres para practicar el pecado, gracias a Dios! No deseamos practicar el pecado. Nuestro deseo de entrar en relación con Dios quiere decir que no nos gusta el pecado, que nos libramos de ellos, libres del dominio del pecado, libres del miedo a la muerte, libres de aquella condición pecaminosa  y de muerte en la cual estábamos por naturaleza porque éramos los hijos de la ira como los demás. Las cadenas  han caído. Si el Hijo nos  libera, entonces somos realmente  libres  de verdad.  Y así cada hombre es libre por el Señor  Jesucristo, a través del  mérito de su sacrificio, y por su presentación de su cuerpo, un sacrificio vivo y  recibido por Dios, e investido totalmente en esta Fraternidad Masónica, en esta Masonería de la Orden más elevada, en este Sacerdocio Real, feliz en esta posición, por el espíritu de Gloria y de Dios que reposa en él.  El que más sacrifique su vida, más fiel será, el que está más atento a las reglas de la Orden, más progreso  hará y en ese caso más elevada será su posición; se elevará de nivel a nivel y de grado a grado hasta que alcance el más alto rango y tenga los  mayores  favores del gran Capitán Principal de nuestra Salvación.

El Señor nos da otra imagen del Templo a través del Apóstol Pedro.  Sería bueno tenerla presente en vista de nuestro tiempo. Una cosa es pensar en la gloria y otra cosa pensar en las dificultades del tiempo presente. Él nos dice a cada uno de nosotros: "¿No saben  que su cuerpo es el Templo del Espíritu Santo?”  Las personas que han recibido el Espíritu Santo son el Templo del Espíritu Santo". Este no es el mundo. El mundo por  naturaleza no conoce a Dios; el mundo está bajo condenación; la Biblia llama al mundo, "los hijos de la ira".  Dios no ha comenzado a tratar con ellos aún, ni a darle las bendiciones que él se ha propuesto darles. Él ahora sólo distribuye las bendiciones que pertenecen a la clase de la Iglesia, a los que entran para recibir el Espíritu Santo. De momento no hemos recibido el Espíritu Santo por completo.  Explicamos, anteriormente, que el Espíritu Santo será recibido por completo más allá del "Velo", cuando todas estas piedras vivas como Templo completado estén llenas de la Gloria de Dios.  Esto será la plena glorificación.  Pero, en cierto sentido, Ud. recibió el Espíritu Santo cuando entregó su voluntad al Señor, y el Espíritu Santo entró en su propio corazón.  Y en ese sentido de la palabra, el cuerpo de usted se convirtió en templo. En cualquier parte donde esté  el espíritu del Dios hay un templo.  Entonces el Apóstol nos dice:  "¿Saben que ustedes son el templo del Espíritu Santo y que de ese modo el Espíritu de Dios mora en ustedes?".  ¿Lo ha recibido usted, mi querido hermano? ¿Y mora en Ud?  Espero que no lo haya descuidado o ignorado y que no haya vivido contrariamente a este espíritu nuevo con el que ha sido engendrado.  El Apóstol dice: "No descuidéis al Espíritu Santo con el cual ustedes han sido sellados hasta el día  de la redención".  Desde el preciso momento en que la piedra se sella, comienza la preparación.  De esta manera ha sido marcada como una de las piedras del Templo. Hemos recibido el sello, la señal del Espíritu Santo. Ahora, la cinceladura y el pulido continúan. El Apóstol dice: "Tenemos este tesoro, el Espíritu Santo, la gloria de Dios en vasos de barro”. Es decir, el Espíritu Santo de Dios  que hemos recibido hace de nosotros un templo. No se trata de un templo muy satisfactorio, ¿verdad? No, no lo  es. Es más bien un tabernáculo, como el Apóstol lo califica en otro lugar.

¿Cuál es la diferencia entre un templo y un tabernáculo? Un templo es una estructura permanente, un tabernáculo es una estructura temporal. Entonces el Apóstol califica nuestra condición presente, en la que el Espíritu Santo mora en nuestros corazones, como en una condición de tabernáculo; no está definitivamente terminada, es para el tiempo presente. Si correctamente somos entrenados por este poder de Dios que está en nosotros, aprendemos las lecciones y adquirimos experiencia, entonces estaremos listos para las condiciones de Templo.  Hay diferentes imágenes, imágenes mezcladas.  El Templo es una figura y el Tabernáculo es otra. Pero si el Espíritu Santo mora en Ud. eso quiere decir que Ud. debería considerar su persona de manera  sagrada. El Apóstol, en relación con esto continúa diciendo.  "¿Cuál es la comunión entre la luz y la oscuridad?  ¿Qué armonía hay entre el Templo de Dios y el Templo de los ídolos?  ¿O, entre la pureza que pertenece al Templo de Dios y las impurezas que pertenecen a la carne, al mundo y al Diablo?  ¿Percibe usted la gran diferencia?  Ud. ha sido aceptado en esta Alta Orden del  Templo del Dios Vivo, y Él ha colocado su Espíritu Santo en Ud. y ahora vemos que como Templo de Dios nosotros deberíamos ser puros y limpios. Vemos que este poder santificador de Dios se extiende y opera a través de todos nuestros poderes, en nuestra mente así como en la lengua,  palabras,  manos, y allí donde nuestros pies deberían ir.  Es como uno de nuestros maravillosos himnos que dice:

 

Toma mi vida Señor,

Acéptala por favor;

Toma mis manos y déjalas mover

En el impulso de amor crecer.

 

Toma mis pies y déjalos ir

Rápidos como diligencias, Señor, para ti;

Toma mi voz y déjala gritar

Honor siempre a mi Rey, alabad.

 

Toma mis labios y déjalos hablar

Movidos por tus mensajes declarar;

Toma mi plata y mi oro; te alabaré

Y nada, del Señor, retendré.

 

Todos somos Su Templo, el Cuerpo entero es el Templo de Dios, y aquí vemos finalmente la triple imagen del Cuerpo de Cristo. Tenemos primero el Cuerpo de Cristo en el sentido por el cual nos hacemos miembros de la compañía espiritual de la cual Jesús es la Cabeza. Este es el Cuerpo de Cristo en el que Ud. entra cuando Ud. hace su consagración. Esta es una imagen del Cuerpo de Cristo. 

Ahora otra es el Cuerpo de Cristo más allá del "Velo", el elegido de Dios, la clase del Sacerdocio Real, todo el Cuerpo de Cristo del cual Él es la Cabeza.

Pero hay más personas de este Cuerpo presente de Cristo engendrado por el Espíritu Santo que serán miembros después el Cuerpo de Cristo, muchos más. ¿Por qué?  Porque no todos los que han sido llamados, no todos de los que han sido aceptados, finalmente serán encontrados dignos de formar parte de aquel Sacerdocio Real. Algunos de ellos todavía pueden ser encontrados dignos de entrar en la muerte segunda, y ser completamente destruidos, si ellos vuelven a la carne, al mundo y al diablo, y viven entre  estas cosas.

Hay todavía otra clase, una gran clase que no demostrará deslealtad pero no demostrarán el celo suficiente; ellos no negarán al Señor ni entrarán en la muerte segunda, como los que se vuelven de su derrotero correcto; sino que tendrán un amor por lo correcto y un gran amor por el Señor, pero sin demostrar el celo suficiente y un fervor de espíritu que los haga dignos de ser considerados como  miembros de esta  clase de Sacerdocio Real. ¿Quiénes son  ellos? La Biblia nos dice que constituirán una gran muchedumbre de todas las naciones, pueblos, razas  y lenguas, y que ellos deben lavar sus ropas. Ellos no mantienen sus ropas intachables del mundo, y por eso tienen que  lavarlas y hacerlas blancas. ¿Pero cómo?  Será en la gran tribulación cuando las  lavarán; pero el poder de limpieza no está en la tribulación; el poder de limpieza está en la sangre. Por eso deben lavar sus trajes en la sangre del Cordero.       

Ahora nos sentimos verdaderamente felices de que la clase de la Gran Muchedumbre sea llevada a través de la gran tribulación. Ellos serán los levitas anti-típicos, la clase de la Grande Muchedumbre de Revelación. ¿Desea Ud. ser parte  de aquella clase? ¿O bien  desea ser de la clase a la que  Dios le invita?  Recuerde que todos tenían la esperanza de ser llamados pero había sido enviada una sola invitación. Era el mismo ungimiento  por el Espíritu Santo en cualquier caso, y la diferencia entre el Pequeño Rebaño, el Sacerdocio Real, y la Grande Muchedumbre de los levitas Anti-típicos, quienes serán los servidores de los sacerdotes  en  todo el trabajo glorioso del futuro, es el celo,  lo más parecido al del  Señor, y que otros  se quedaron atrás.  ¿Por qué? La Biblia lo dice claro, por el miedo a la muerte. ¿No sabían que estaban consagrados a la muerte?  Sí, ellos lo sabían, que  darían sus vidas pero de todos modos  se echaron atrás.  Los placeres de la vida,  la familia, la riqueza o lo que sea los retuvo.  Nunca prestaron atención sobre los íntimos deseos de sus propios corazones. Quisieron hacerlo. Vieron el modelo, la carrera  de Jesús;  vieron a los Apóstoles que corrieron a lo largo del mismo camino estrecho. Han visto a los santos desde entonces que van a toda prisa con mucho celo y que no parecen tener miedo a la  muerte en absoluto;  se sumergen directamente en ella y parecen disfrutar de hacerlo, y dicen: ¡Aquí estoy, temor de la muerte - Ah, como  me gustaría estar con ellos! 

Pero los que dudan por el miedo a la muerte y por el amor al mundo, no desean romper con él. Echan un vistazo desde el sendero, y son progresivamente absorbidos por el mundo y terminan aplastados con las inquietudes de la vida. Al poco tiempo  miran hacia atrás y algo llama su atención al camino estrecho. 

¡Cuánto me gustaría ir sobre camino estrecho!  ¡Casi los envidio!

¿Por qué no va usted?

Bueno, Ud. sabe que no puedo; tengo tantas cosas aquí; me parece que a mí me cuesta más que a los demás, romper con mis lazos.

Cuanto más ame al Señor menos le gustará el mundo. Naturalmente al comienzo a todos nosotros nos gusta el mundo. Por lo tanto es una prueba que sirve para saber hasta que punto ama usted al Señor.  El Señor dice, a propósito de la clase de la  Novia, que aquel  que ama más a su padre,  madre o casas o tierras, o a sí mismo, o cualquier otra cosa más que a Él no es digno de ser su  discípulo. Esta es la cuestión. Así que, estos amigos queridos - la gente buena, la gente honesta, la que les gusta la honradez, que dan el dinero para buenas causas, que aprecian vivir en la santidad etc., pero  tienen miedo de lo que esto les va a costar, han hecho otra consagración, porque si no fuera así no les gustaría estar en esta clase en absoluto. Ellos dieron su vida al Señor, pero quizás no tienen la fe suficiente. Con más fe dirían: "Jesús dice que todas las cosas deben obrar juntas para lo bueno, entonces Él las hará trabajar juntas para mí, y continuaré echando a un lado todo peso y pecado pertinaz  y cualquier obstáculo que me dificulte correr la carrera con  paciencia. Necesito más fe y celo, más amor.

¿ Cómo conseguiremos más amor? Conseguimos más amor del Señor si  pensamos más en Él, y en lo que Él ha hecho para nosotros y en Su plan glorioso.

Bueno, dice uno, yo lo hago así, pero  Hermano Russell, yo me siento con ganas de correr, rebosando con el amor por Dios y lleno de aprecio por Su plan, pero luego parece que la meta  se ve lejana.

Bueno, eso es muy  natural. Ud. sabe que es solo una vasija de barro agujereada y por eso  no puede aguantar mucho líquido; Ud. debe venir a menudo y quedarse lo suficiente en el trono de la Gracia Divina para  que  pueda obtener las bendiciones que fluyen de Dios, para que  pueda mantenerse lleno. Ud. no puede  orar una vez a la semana y mantenerse lleno del Espíritu. No creo que Ud. espere que orando una vez al día se mantendrá  lleno del Espíritu. Yo no lo esperaría. Estoy convencido de  que tenemos que ir con frecuencia al trono de la  Gracia Divina. ¿Para qué? Para obtener misericordia. ¿Misericordia para qué? Por sus imperfecciones. No hay nada ni nadie perfecto, ni uno solo, y si Ud. no lo reconoce y no consigue limpiar estas imperfecciones y echarlas lejos día a día, su traje no estará en condiciones para ser visto cuando entre en presencia del gran Rey. Tendrá que pasar la prueba para demostrar  que va  perfectamente vestido. Esto es el pensamiento que la Biblia nos da. Sabemos que ninguno es digno para empezar, y cuando entramos en la Compañía del Señor le dan a un traje a cada uno - un traje blanco que representa la pureza que cubre todas  nuestras ropas. Nuestras propias ropas, como sabemos, son  trapos sucios; Ud. no tiene ningún mérito en absoluto. Ud. no iría diciendo a todo el mundo  todo lo  que  sabe sobre su propio traje natural. Pero el arreglo del Señor consiste en que todo  los que atraviesen  la puerta estrecha está  consagrado y entra en están Alta Orden  del Sacerdocio con ropas nuevas y limpias. ¡Ah! ¡Qué agradable es ponerse algo bonito  y limpio, dulce, bueno, y saber que ahora podemos entrar en presencia del Dios y, en sentido figurado, Él no reconocerá nuestras imperfecciones, pero estaremos allí como uno de los suyos, vestidos con la justicia  de Cristo. 

Es tan agradable entrar entre los hermanos del Señor y reconocer que nos encontramos al mismo nivel, en un mismo lugar, y que todos puedan sentir que el traje de la justicia de Cristo nos hace a  todos  miembros comunes de la única fraternidad. Esto es una gran bendición. 

Uno dice, yo conocía a ese  hombre hace diez años; él era un borracho de los bajos fondos.

No importa nada  lo que él era hacen diez años. Él ha entrado en esta Orden Alta y Aceptada de la Masonería Espiritual,  se ha hecho un miembro del Sacerdocio Real; lleva la librea de Dios, concedida por medio del Señor Jesucristo, el traje de la honradez de Cristo.  No hay una mancha en ese traje. Nadie puede decir ni una palabra contra él. Todo su pasado está tapado con la sangre; Jesús lo ha hecho sano;  es aceptado como un miembro de esta masonería espiritual. ¡Gracias a Dios! Esta es la manera con la cual deberíamos vernos el uno al otro. Todos estos masones espirituales deberían conocerse el uno al otro, no según  la carne, sino  según el espíritu.

Una pregunta  en cuanto a este traje, Hermano Russell, ¿Todo el mundo puede llevar Su traje?

Bueno, la orden es que tenemos que mantener nuestras ropas sin mancha del mundo. Entonces con el  tiempo Ud. se va  haciendo cristiano.

Ah, Ud. dice, en vista de cuánto pecado hay en el mundo, cuántas atracciones y trampas, ¿cómo puedo impedir alguna vez  equivocarme o cometer un error, haciendo algo que ensucie mis vestiduras?

El Apóstol nos dice: "Anden con circunspección". Eso quiere decir, mirando siempre alrededor a cada paso que Ud. da. Quiere decir que si Ud. se muda a este rancho, o a aquella casa de la ciudad, cuando haga algo, pensará ante todo como esto le  afectará como  Criatura Nueva - no como le afectará solo a su cartera.  Cuando Lot bajó y vivió en Sodoma hizo una muy mala elección, y si Ud. va  a vivir en Sodoma para conseguir ventajas de las cosas terrenales, Ud. estará eligiendo también mal. Con cada uno de nosotros pasa  lo mismo. El qué es engendrado por el espíritu y tiene este traje de la justicia de Cristo debe andar muy circunspectamente. 

¿Qué come?

Sí.

Ud no debe pensar en eso

¿verdad?.

Estamos de acuerdo. Si usted come, o si bebe, si compra o si vende, independientemente de lo que haga, hágalo todo para  la gloria de Dios. Ese es el camino de la Biblia. Es la manera que usted puede progresar y guardar sus vestiduras intachables. Si Ud no es cuidadoso se manchará y si lo es también se manchará algunas veces. ¿No ha pensado usted que solo el Señor Jesús anduvo por este mundo de pecado e imperfección sin  mancharse sus vestiduras? Solo Él, Ud. tiene manchas en su ropa y yo también las tengo en el mío, -cada uno tiene las suyas.

Entonces ¿qué podemos hacer? ¿Cómo podemos andar por el mundo separados del mundo y estar al final sin manchas ni arrugas, o ninguna cosa semejante, como la Biblia nos dice, de que es  imposible estar en  el mundo sin llevarse alguna  mancha o arruga?

La respuesta es que  Dios ha proporcionado un fluido que quitará esas manchas. Son manchas figuradas y este fluido es figurado. La Biblia nos dice que la sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado. Si Ud. tiene una mancha sobre su traje, tiene que aplicarlo, y lo  más importante es que cuanto más se ama al Señor, más se aprecia el magnífico premio de nuestra Alto Llamado, y más diligentemente deberá usted mantener sus vestimentas intachables. 

¿Qué quiere decir eso?

Eso quiere decir que, -quizás no  muchas veces al día pero al menos cada mañana- nos dirigiremos a Dios con oración  y diremos: "Señor ayúdame a vivir la vida a plenitud  y que hoy  pueda andar sin mancha del  mundo".

¿Esto, será así de sencillo, Hermano Russell? 

Bueno, eso será un principio, querido hermano, que debemos observar. 

El Señor dijo "mirar y orar", entonces si Ud. ha orado, ahora continúe observando y mirando por lo excelente durante todo el día y se mantendrá lejos de todo pecado.

Ud. dice, yo  no puedo hacer más que la mitad de mi fortuna.

Es mejor no tener muchas riquezas. Es mejor entrar en  el Reino, arruinado hasta cierto punto,  que poseer muchas riquezas o cosas terrenales que nos hacen aptos para obtener  un lugar en el Reino.

Suponga que a pesar de todos nuestro esfuerzos nos manchamos ¿Y ahora qué? 

La idea es, querido hermano, que Ud. se manchará lo quiera o no  -quizás en el momento menos pensado- por lo tanto es aún más importante intentar seguir teniendo cuidado, mirar lo que hacemos, porque a pesar de que usted se cuide se manchará alguna vez , y si no miramos lo que hacemos sería desastroso. ¿Se ha fijado usted alguna vez en una dama con un vestido blanco bajando la calle?. Si  lleva su vestido blanco mucho tiempo, se podrá observar como anda y vigila sus pasos con cuidado y cuando se aproxima a algo susceptible de ensuciarla, probablemente en el  suelo, se levanta  la falda. Es una buena idea. Ud. tiene un traje y yo  tengo otro  traje y de tanto en tanto tenemos que "guardar" nuestra vestimenta  para que no se manche con el  mundo.

Y si a pesar de eso nos  manchamos ¿ qué podemos hacer?

La mejor idea sería pedir perdón al Señor en el mismo minuto que Ud. lo notó, y decirle al Señor: "perdóname, me he equivocado  en esto, intentaré ser más cuidadoso". Y luego no le diga nada más al Señor hasta la noche y antes de irse a dormir, debería estar ansioso para recibir la aprobación del Señor a fin de que Ud. pueda irse a  dormir estando seguro de que no hay ninguna nube humana entre su alma y el Señor. Ese es el único modo de vivir cerca de Dios. El único modo de guardar sus vestiduras. No hay otro camino, queridos hermanos. Ningún otro camino real. Este es el camino que el Señor delimitó para que anden todos sus seguidores y ganen el premio.  

Entonces, a los pocos días, quizás le ocurra lo mismo pero bajo una forma diferente y es posible que se sienta más desalentado que  la primera vez. ¡Ahora bien!  Es prácticamente la misma cosa; solo que un poco diferente.  Antes de que se de cuenta ya se ha manchado otra vez. Ahora usted se avergüenza más de esa mancha que la vez anterior. ¿Por qué? Porque le había dicho al Señor antes que sería muy cuidadoso, y que si era posible nunca lo volvería a hacer, y sin embargo es una situación muy parecida. ¡Ah, se siente mal hasta  el fondo! -¿Qué hago ahora? Bueno, hay solamente una cosa que hacer, aunque sea la septuagésima vez, y es hacer lo que el Señor le ha dicho a través del Apóstol:  "Andar con determinación " –

Ah, sobre lo que Ud. dice, Hermano Russell, yo tenía mucha voluntad la primera vez.

Bueno,  hermano, no hay más que un  camino.

No puedo ir,  Hermano Russell.

Hay sólo un modo de hacer las cosas bien, presentarse con valor ante el trono dela gracia divina para que obtenga misericordia  y perdón, y pueda encontrar la fuerza para enfrentarse a la adversidad en situaciones futuras. Es el camino de Dios. Y hay que estar contento de estar en este camino.  Además hay otra cosa buena en él -que se nos humillará en él; y  caeremos en el polvo del camino. Podemos ir y reconocer la misma cosa  una segunda vez, o una tercera vez, o una décima vez y   eso debería hacernos mucho  más humildes, hasta que  apenas nos atrevamos a levantar  nuestros ojos al Señor.  Aún llegados hasta ese punto, es la único  que podemos hacer. 

¿Quieren que esas manchas permanezcan sobre su traje? Ese es un error  que algunos cometen. Después de que ellos han ido a pedir perdón solo un par de veces, cometen más  errores y cultivan el mal con el resultado de que  las manchas se multiplican sobre su traje. Entonces alguien le podría decir: "le veo varias manchas sobre su traje". 

Ah, sí, todo el mundo las tiene.  Intentan ocultarlas, o no mostrarlas a mucha gente, y dicen que la mayor parte de las personas tienen más que ellos.

Eso es un pensamiento incorrecto. Esas personas no pueden acudir al Señor porque las manchas sobre su ropa obstaculizan la mayor parte de sus  oraciones individuales o familiares. No se debe seguir dando rodeos y hay que reconocer las manchas, si no lo hacemos ellas se llevarán lo mejor de usted  - una u otra. Si su traje sigue de ese modo, y  no consigue limpiarlo, esté seguro que cuando el magnífico final de la edad venga y el Maestro le inspeccione,  no le  dirá que puede entrar  con Él de blanco porque es digno,  porque su traje no está arrugado ni manchado u otro defecto. Si Ud. está entre los que tienen  manchas y arrugas, entonces pertenece a aquella clase que es mencionada en Revelación - la Grande Muchedumbre. Habrá muchos así. Comenzaron bien, y continuaron bien hasta que empezaron a encontrar defectos, y  no fueron suficientemente  humildes para aceptar el arreglo del Dios para sus pecados, cortaron su asociación, y por lo tanto sus pecados fueron abundando más y más. Durante el tiempo que amaban la justicia  no prefirieron el pecado,  ni tampoco  prefirieron al diablo y su servicio pero, sin embargo, no encajaban completamente con el Reino. Nadie es apto para ser de la clase de la Novia excepto él que lleva ropa de boda sin manchas ni arrugas ni cualquier otro defecto. Pero me siento feliz de que Dios tenga algo para estos queridos hermanos. Ellos pasarán por la gran tribulación, más tribulación quizás que la que habrían tenido si hubieran andado directamente en los pasos del Señor.

No olvidemos que se dijo que entraríamos en el Reino a través de muchas tribulaciones. El Pequeño Rebaño también atravesará la gran tribulación, pero como tienen mucho espíritu del Maestro, casi no se enteran de la tribulación. Note lo que pasó con  Pablo y Silas, sus espaldas fueron golpeadas con treinta nueve golpes cada uno, hasta que su sangre corriera, luego los lavaron con  agua salada, y aún así  fueron capaces de cantar alabanzas a Dios en la prisión. Este es el espíritu de los vencedores. ¿Cree Ud.  que ellos sufrieron  tanto como cualquier otro habría sufrido en las mismas circunstancias?. Tengo que contestar que no. Y así ocurre con  todos los que sufren con Cristo. Tienen el espíritu de lealtad y  celo,  el espíritu de gloria y de la paz de  Dios que descansa  sobre ellos. Compensa mucho  saber que estas son sólo ligeras tribulaciones en comparación con las bendiciones que vendrán, y que nos darán en exceso, la gloria eterna, mientras que no miramos a las cosas de este mundo presente, sino las cosas que no se ven  - las cosas de la gloria más allá del velo.

¿Confiamos en los arreglos amorosos que  nuestro Padre ha hecho para nosotros, y que cada vez más, estemos determinados para conseguir Su gracia que Él nos ofrece, y que está muy contento de darnos ya que por Su gracia seremos vencedores? Sí, la Grande Muchedumbre será de vencedores. Leemos que tienen palmas en las manos. ¡Demos gracias a Dios, porque ellos tendrán las palmas de la victoria!  Si  no consiguieran vencer nunca estarían en los planes del espíritu. Ninguno consigue  la vida eterna a no ser que salga victorioso. Pero ellos tienen que ganarla pasando  por un tiempo de tribulación, forzados hasta el  punto para que  decidan elegir entre  Dios o  el pecado, y  finalmente decidirán a favor de Dios y se harán  vencedores. ¡Ah, que contentos estamos!  Vencedores  ante el trono. Pero los mayores vencedores delante del  trono son los que  presentan sus cuerpos como sacrificios vivos, santos, aceptables a Dios, con su servicio sagrado, encantados de hacer la voluntad de Dios,  como su Cabeza  lo hizo. Estos serán considerados dignos de ser Sus coherederos en el Reino.

Venid a nosotros, queridos hermanos y hermanas. Escoger la mejor porción nos permite considerar todas las cosas como pérdidas y  basura  para  ganar la perla del Reino. Recuerden que Jesús dijo que si alguien fija sus ojos sobre esta perla, va y  vende todo lo que tiene y la compra. Ud. no tiene que  dar demasiado para conseguir la perla que es el premio de nuestro Alto Llamado en Cristo.