reimprimido de la revista de Nov/Dec de 1993  Free Minds Journal

http://www.freeminds.org/history/secret.htm

 

Archivos  Secretos de la Watchtower 

Engañando las Autoridades

TRADUCIDO POR DAVID GARCÍA   DE

Secret Files of the Watchtower: Cover Up

por Soren Bo Henricksen

La noche del 23 de julio de 1991 se cometió un robo en la oficina de la sucursal dinamarquesa de los Testigos de Jehová en Holbsek, Dinamarca. A la policía se le dijo que una cantidad considerable de dinero, junto con “algunos documentos” habían sido hurtados. El periódico local Holbaek Amis Venstreblad, publicó una amplia historia sobre éste hurto. Esto como si hubiese sido un simple crimen ordinario, o lo que así parecía. 

 

Pero el 17 de mayo de 1992 el diario Politiken de Copenhague le informó al público que unos archivos confidenciales que contenían información muy personal sobre miembros expulsados de los Testigos de Jehová también habían sido hurtados. La existencia en tal magnitud de estos archivos llegó como una gran sorpresa para la mayoría de las personas, incluyendo los Testigos de Jehová que habían sido expulsados ya qué no sabían que existían archivos de ellos. 

 

Basándose en la información presentada por la prensa, el Registertilsyn (Inspectores del gobierno dinamarqués sobre Registros) comenzaron una investigación del caso alrededor del 20 de mayo. El Registertilsyn declaró el 14 de septiembre que los archivos aquí en cuestión eran ilegales. Los Testigos de Jehová recibieron la orden de destruir toda información personal que haga referencia a casos disciplinarios y como los mismos son conducidos, y efectuarse la orden para noviembre de 1992. Cuando se acercaba la fecha límite la oficina de la sucursal declaró que ellos habían llevado a cabo la orden del Registertilsyn.

 La Pureza de la Congregación 

Muchos se han preguntado:  “¿Por qué los Testigos de Jehová necesitan tener unos archivos así?” y  “¿La organización, realmente siguió las órdenes del Registertilsyn de destruirlos y continuar cumpliendo con esa orden en el futuro?” 

 

La política de expulsión de la organización de la Watchtower es parte inseparable de las enseñanzas de esa secta. La  “demanda de pureza” es el pedestal de la política de expulsión, que es la piedra angular de mucha de la vida religiosa organizada dentro de la secta. 

 

Los Testigos viven en acorde con el principio de que “un poco de levadura leuda toda la masa”.  Cuando se trata de casos disciplinarios éste principio se impone de una manera bien consistente y absoluta. Para ellos, la obediencia a Dios va por encima de la obediencia a las leyes del país si es que ellos piensan que una ley les impide obedecer un mandato bíblico. 

Los Intereses de Dios Sobre la Tierra 

Para la Watchtower esto significa qué, sea lo que sea, qué las autoridades puedan decidir sobre éste asunto, ellos sólo cumplirán con la orden, siempre y cuando, no le impida a la secta archivar información necesaria para el control de un pecador para que él no constituya ninguna amenaza a “la demanda de pureza” en algún momento futuro. 

 

Por consiguiente es dudoso que ellos cumplan con las órdenes del Registertilsyn. Debido a su política en la organización, ellos no podrán aceptar la prohibición de guardar archivos de personas contra quienes se han efectuado casos disciplinarios. Típicamente el argumento será que los líderes necesitan tener conocimiento de estos casos, de la actitud de la persona a y como ellos se comportaron en la ventilación del caso, y la necesidad de “proteger” la congregación contra la potencial influencia dañina de esa persona implicada. 

 

Para arrojar un poco de luz sobre la disposición de la Watchtower en cuanto a seguir las órdenes del Registertilsyn en este caso, les presentaré varias citas de su literatura en La Atalaya. Las citas no son tan sólo ilustrativas, sino también son parte de la “Ley” que la Watchtower querrá seguir en un caso como éste. 

 

El contexto presentado en la cita es que la Watchtower reclama estar sobre una base bíblica al decir que hay situaciones donde es justificable mentir, o hablar “medias verdades” u ocultar los hechos si la “lealtad” a Dios si sus intereses sobre la tierra así lo demandan. 

 

Engaño En Tiempo de Guerra

En La Atalaya del 1º de febrero de 1956 en inglés (La Atalaya del 1º de julio de 1956 en español, será traducida del inglés) se publicó un artículo donde se les dijo a los Testigos de Jehová cómo reaccionar contra aquellos que se les oponen o les fustigaban: 

Los enemigos no merecen aprender la verdad para herir o poner en peligro los siervos de Jehová. En los tiempos de guerra es apropiado dirigir erradamente los lupinos enemigos. (Pág. 80) 

En los tiempos de guerra es apropiado dirigir erradamente... Por favor recuerde que los Testigos de Jehová sienten que ellos están en un estado de guerra espiritual con las sociedades que no pertenezcan a su organización. Éste mundo está bajo el poder de Satanás. Por consiguiente las maniobras que los Testigos puedan considerar apropiadas para encubrir sus actos siempre estarán justificadas.  

 

Siendo que los lobos no cristianos declaran guerra contra la oveja y escogen “hacerse realmente luchadores contra Dios”, es apropiado para la ‘oveja’ inofensiva utilizar la estrategia de guerra con los lobos en interés a la obra de Dios.. Nadie contra quien esta estrategia se use es herido injustamente por ella, considerando que las ‘ovejas’ o aquellos intereses que merecen ser protegido son salvaguardados. Dios no nos obliga mostrar la estupidez de la oveja y caer en el juego de nuestro enemigo que nos ataca... 

 

Es apropiado encubrir nuestros convenios de la obra que Dios nos ordena que hagamos. Si los lupinos enemigos deducen conclusiones equivocadas por nuestras maniobras para burlarlos, ningún daño se ha hecho por la oveja inofensiva, inocente en sus motivos como las palomas...  (Pág. 86) 

...Si por razones de conciencia él (es decir, un testigo fiel) se niega a decirlo todo, estará dispuesto a sufrir las consecuencias si es juzgado justamente y merece una penalidad. Él se niega a decir todo, no para escapar el castigo, sino enfrentar el castigo por razones de conciencia... (Pág. 89)  

Él se niega a decir todo por razones de conciencia. Para un Testigo de Jehová “Razones de Conciencia” significa mantener una conciencia limpia ante Dios y a la suprema directriz de la organización de la Watchtower, el Cuerpo Gobernante. 

 Supresión de hechos

El manual preparado en inglés Branch Office Procedure acerca del procedimiento en las oficinas de las sucursales contiene instrucciones para los líderes de las oficinas nacionales acerca de cómo tratar con información “infortunada”. En capítulo 24:11 entre otras cosas dice:  

 

También, tenga en mente el posible efecto del artículo sobre las personas que viven en su territorio. A veces es mejor no decir ciertas cosas, aunque ellas sean verdad. Tenga cuidado de no someter material para publicación que pueda causarle dificultades a nuestros hermanos, o para la obra en su país. (énfasis por ellos)  

 Respuestas Evasivas 

En La Atalaya del 1º de diciembre de 1961 trataron con la pregunta sobre si uno siempre debe decir la verdad. En la página 734-5 dice:  

“La Palabra de Dios manda: “Hable verdad cada uno de ustedes con su prójimo.” (Efe. 4:25) este mandato, no obstante, no significa que a todo el que nos pregunte le debemos decir todo lo que quiera saber.  Debemos decir la verdad a quien tenga derecho a saberla, pero si alguien no tiene tal derecho podemos ser evasivos. Pero no debemos decir una falsedad. 

Sin embargo, hay una excepción que el cristiano debe recordar siempre. Como soldado de Cristo [un Testigo] está en guerrear teocrático y debe ejercer cautela añadida al tratar con los enemigos de Dios. Así las Escrituras muestran que con el propósito de proteger los intereses de la causa de Dios, es propio ocultar de los enemigos de Dios la verdad. …

Esto vendría bajo el término “estrategia de guerra,” como se explica en La Atalaya del 1 de julio de 1956, y concuerda con el consejo de Jesús de que cuando estamos entre lobos debemos ser tan “cautos como serpientes.”  Si las circunstancias exigieran que un cristiano tuviera que testificar ante un tribunal y jurar decir la verdad; entonces, si acaso dice algo, debe declarar la verdad. Al encararse a la alternativa de hablar y traicionar a sus hermanos o no hablar y ser acusado de contumacia, el cristiano maduro pondrá el bienestar de sus hermanos delante del suyo propio, recordando las palabras de Jesús: “Nadie tiene amor más grande que éste, que alguien entregue su [vida] a favor de sus amigos. —Mat. 10:16; Juan 15:13.” 

Con la expresión “enemigos de Dios” se quiere decir, todos los que no son Testigos de Jehová, sobre todo aquellos que hablan negativamente de los Testigos de Jehová o quiénes les lleven la contraria. La expresión “los intereses de la causa de Dios”comprende entre otras cosas que usted haga todo lo que pueda para mantener la “demanda de pureza”. 

La Verdad Sobre el Caso 

El hecho que los Testigos de Jehová las digan si fuese necesario—también para encubrir hechos que les sea vergonzosos para ellos—se ha demostrado por este mismo “caso de los archivos” en varias ocasiones. En diversas ocasiones la organización negó la existencia de tales archivos cuando los periódicos informaron que estos fueron hurtados. Jorgen Larsen y Erik Jorgensen (ambos de la oficina de la sucursal en Holbaek) le han dicho mentiras en varias ocasiones a los periódicos y a las noticias del programa del Canal 2 de Dinamarca. Ellos negaron varios hechos que después se volvieron de conocimiento público. El veredicto del propio Registertilsyn inclusive contiene ejemplos que la información dada por la Watchtower no es verdadera. Según las páginas 3 y 4 en el veredicto la Watchtower reclamó: a) Un archivo sólo se guarda durante 5 años después de una readmisión. b) El número de casos en cada archivo local se limita entre cero y “quizás” 7 o10, pero la organización nos dan la impresión que suman un total aproximadamente 2300 casos. 

 

Acerca del punto (a) el diario Politiken de Copenhague pudo impugnar esta reclamación, por ejemplo, por medio de un facsímil el cual muestra que algunos de los casos registrados tenían más de 40 años y tenían un sello estampado que dice “no debe destruirse”,  estos incluían casos dónde el Testigo expulsado ya había sido readmitido.  

 

La Magnitud de los Archivos 

 

Hasta donde la magnitud de los archivos se refiere (punto b), los Testigos de Jehová tienen hoy día aproximadamente 225 congregaciones en Dinamarca que dan un promedio estadístico de 10 archivos por cada congregación. Si hubiese congregaciones sin ningún caso archivado, sólo puede deberse a la cuestión que la congregación fue recientemente formada. Sin embargo, por medio de un cálculo simple, las figuras empiezan a parecer diferentes. Cotejando 40 años con 100 a 150 casos por año (según el Politiken del 21 de mayo de 1992), basado en las figuras del los Testigos de Jehová el número real se convierte de 4000 a 6000 casos. 

 

Algo que no debemos pasar por alto es el hecho que los archivos también incluyen casos disciplinarios que no llevan a la expulsión. Cualquier caso disciplinario que conlleve a una “reprimenda”, ya sea en “público” (ante la congregación) o en “privado” (sólo en presencia del acusado), es archivado e informado a la oficina de la sucursal en Holbaek (de acuerdo con la “demanda de pureza”). El diario Politiken del 24 de mayo de 1992 mostró el ejemplo de un caso disciplinario contra un Testigo que había compartido en el Regatta 'Round Seeland que fue considerado no apropiado. 

(La traducción del danés por Frans Mikkelsen). 


Volver a Español

back to Watchtower History