Traducido Por David García de: Watch Tower Interpretations of Romans 13 - Por Steve Anderson

“INTERPRETATION OF ROMANS 13 FACTS AND CONSEQUENCES”  

 

INTERPRETACIONES DE LA WATCH TOWER DE ROMANOS 13 LOS HECHOS Y LAS CONSECUENCIAS

En el año 1981, el liderato de la Sociedad Watch Tower sintió la necesidad de venir con una explicación pública para algunos de sus luminosos cambios doctrinales. En la edición de la revista La Atalaya del 1º de junio de 1982, (en inglés, 1º  de  diciembre de 1981) el enfoque que se indicó fue que ciertos errores que la Sociedad había cometido en el pasado realmente no eran errores en lo absoluto sino que se deben considerar como dar “pasos” hacia un entendimiento apropiado.  Que al enseñar estos errores en el pasado, la Sociedad iban a navegar “voltejear” hacia la verdad.  

 

Uno de los ejemplos explícitamente mencionados en esa Atalaya fue los cambios en la comprensión de Romanos 13:1-7. Se afirman que: “Al principio los Estudiantes de la Biblia entendían correctamente que las “potestades superiores,” o “autoridades superiores”, eran los gobernantes de este mundo.”1   Pero su punto de vista tuvo un punto débil, que la Sociedad lo contiende ahora. Basándose en esa visión: “llegaron a la conclusión de que si a un cristiano se le reclutaba en tiempo de guerra, tendría que servir en el ejército, ponerse el uniforme y salir a la batalla.”2   Rectificando ahora esta obvia equivocación, el más reciente artículo de La Atalaya dice: “Por un tiempo los del pueblo de Dios se apegaron a ese punto de vista.”3  Este cambio vino en el 1929 4 y fue, lo que ahora La Atalaya reclama para beneficio de los Testigos: “durante los dificultosos años de la II Guerra mundial”. 5  Sin embargo en 1962, hubo una ambivalencia en cuanto a eso que se pensaba, y se volvió al punto de vista sostenido antes del 1929.  Una vez más las  “autoridades superiores” volvieron a identificarse como “los gobernantes de este mundo”.  La Sociedad enfáticamente manifestó, qué lo sucedió fue, que un nuevo elemento se le había agregado a la comprensión original, y este nuevo elemento hacía equivocada la posición que se sostuvo entre el 1929 y 1962 lo que fue en ese entonces parte del “entendimiento progresivo”. 

 

La doctrina presente de la Watch Tower enseña que a diferencia de los primeros Estudiantes de la Biblia, los Testigos de Jehová comprenden que someterse a los gobernantes mundanos tiene un limite: 


Felizmente, en el año 1962, Jehová condujo a su pueblo a un entendimiento del principio de la sujeción relativa. Se pudo ver que los cristianos dedicados tienen que obedecer a los gobernantes seglares como las “autoridades superiores,” y reconocer de buena gana que éstos son “ministros de Dios,” o siervos de Dios, para beneficio de ellos. (Romanos 13:4) No obstante, si estas “autoridades” les pidieran que violaran las leyes de Dios, ¿qué harían los cristianos entonces? Hasta ese punto los cristianos han obedecido el mandato registrado en Romanos 13:1: “Toda alma esté en sujeción a las autoridades superiores.” Pero dicha sujeción está limitada por lo que Jesús dijo, según está registrado en Mateo 22:21: “Paguen de vuelta a César las cosas de César, pero a Dios las cosas de Dios.” Por eso, cuando “César” pide a los cristianos que hagan cosas que son contrarias a la voluntad de Dios, ellos tienen que poner la ley de Jehová antes que la de “César.” 6

 

La reclamación del gradual entendimiento progresivo de Romanos 13 se señalo más específicamente en 1973: 


Por otra parte, puesto que Romanos 13:1 se había interpretado con el significado de que a los gobiernos del mundo tenía que dárseles obediencia incondicional, los Testigos interpretaron que las “autoridades superiores” mencionadas allí aplicaban a Jehová Dios y Jesucristo. Sin embargo, un examen más cuidadoso del contexto reveló que Romanos 13:1 realmente se refiere a los gobiernos políticos de este mundo. Pero al comparar este texto con otros, como Hechos 5:29, que declara: “Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres,” se discernió que la “sujeción” que se menciona en Romanos 13:1 tiene que ser una sujeción relativa, no incondicional. Es decir, los cristianos han de estar en sujeción a los gobiernos de este mundo mientras éstos no pidan que los cristianos obren de modo contrario a las leyes de Dios. 7

 

Todo esto suena bastante razonable, esto hasta que los hechos sólidos son considerados. Lamentablemente, la presentación de la Watchtower de este asunto no es históricamente correcta. Mientras es cierto que los primeros Estudiantes de la Biblia “entendían correctamente” que las “potestades superiores” en Romanos 13:1 “eran los gobernantes de este mundo”,  no es cierto que ellos sostenían que a estos gobernantes deberían dárseles completa obediencia y por consiguiente el punto de vista de ellos necesitó corregirse.  No es cierto que los Testigos modernos han llegado a un entendimiento sobre las “autoridades superiores” que los primeros Estudiantes de la Biblia no conocían.  De hecho la “sujeción relativa” a los gobernantes mundanos no es una nueva enseñanza en la comunidad de los Testigos como la Sociedad Watch Tower nos quiere hacer creer.  Sin embargo las implicaciones de los sucesos debido a que no hubo justificación alguna para el cambio de doctrina que la Sociedad llevó a cabo en 1929 son tan grandes que se hace fácil ver por qué los líderes de la Watch Tower suprimen la verdad hoy en día. 

 

Permítanos examinar los hechos. Charles Taze Russell, el renombrado fundador y primer presidente de la Sociedad Watch Tower, claramente y de forma consistente enseñó que la sujeción a las “autoridades superiores” debería ser relativa. En el Volumen I de Estudios en las Escrituras {El Pan Divino de las Edades}(1921 edición española,), Russell explicó cómo Jesús y los apóstoles se sentían sobre el asunto, al tiempo en el cual mostraba cual era la posición cristiana. Él afirmó: 


Todos ellos enseñaron a la Iglesia a obedecer las leyes y a respetar a los que se encontraban ejerciendo autoridad, a causa de su oficio, aun cuando personalmente no fueran dignos de estima; enseñaron que se pagaran las contribuciones, y que no se opusiera ninguna resistencia a las leyes establecidas, excepto cuando estuvieran en pugna con las leyes divinas.  (Hech. 4:19; 5:29;  Rom. 13:1-7; Mat. 22:21).  8

 

Siendo que los Estudios en las Escrituras era una norma dentro de la comunidad de los Estudiantes de la Biblia, los puntos de vista que contenían pueden tomarse como la representación de todo el movimiento. Que ellos entendieron la sujeción relativa a las “autoridades superiores” se hace aún más evidente en el artículo titulado: “Es Menester Obedecer a Dios Antes Que a los Hombres” como fue publicado en la revista The Watch Tower [La Atalaya en inglés] del 15 de enero de 1916. Russell, el editor de la revista The Watch Tower y autor del artículo en cuestión, afirmó: 

 

La Biblia dirige a los seguidores de Jesús a estar en sujeción a las potestades. (Romanos 13:1-7; 1ª Pedro 2:13-17) Pero mientras se busca obedecer en todo respecto las leyes, los cristianos deben reconocer que hay todavía una ley superior y todavía una autoridad superior, y deben estar en sujeción a los poderes mundanos sólo bajo la ausencia de una advertencia contraria por la autoridad superior - de Dios. 9

 

De modo que los primeros Estudiantes de la Biblia entendieron “el principio de la sujeción relativa” tan bien como la entienden los Testigos de Jehová desde el 1962. Cuando la Sociedad se revirtió a la posición original sostenida antes del 1929, ellos ciertamente no habían estado “voltejeando” para buscar el punto de vista correcto como ellos oficialmente ahora reclaman. Los hechos que en verdad sucedieron fue que en 1929 sus líderes rechazaron la correcta exégesis de Romanos 13 a favor de un totalmente falso e innecesario punto de vista.

 

En el 1962 ellos retornaron al entendimiento completamente correcto original del asunto. Pero, para no perturbar a los miembros en sus filas que eran inteligentes, la Sociedad astutamente se inventó el cuento de que ellos habían llegado a un entendimiento más completo del que tenían los primeros Estudiantes de la Biblia. Así el punto de vista incorrecto que fue publicado en el 1929 podría justificarse como dar un “paso” en la dirección correcta.  ¡No obstante, como hemos visto, sencillamente ésta explicación no sustenta la verdad!

 

¿Pero no es verdad que los primeros Estudiantes de la Biblia, cuándo fueron reclutados en tiempo de guerra, realmente utilizaron a Romanos 13 para excusarse de servir en el ejército? Aún cuando eso fuera así, no les excusaría rechazar la exégesis correcta de Romanos 13 que se sostuvo oficialmente por la comunidad de los Estudiantes de la Biblia. Si algunos fueron a la guerra, eso no podría culpársele a la interpretación oficial de Romanos 13 por la Watch Tower, qué claramente declaró que la ley de Dios era superior a la del hombre y por consiguiente, la sujeción a los poderes mundanos, tenía sus límites. La perspectiva de los primeros Estudiantes de la Biblia sobre Romanos 13 no era más responsable por el hecho que algunos Estudiantes de la Biblia participaron en la guerra, entonces se trata del punto de vista después del 1962 el hecho que esporádicamente un Testigo se une al ejercito. 

 

En el 1904, Charles T. Russell aconsejó a los cristianos que si ellos fueran obligados a “servir en las líneas” y disparar sus armas, ellos “no necesitaban sentirse obligados a dispararle a su prójimo”.10  Sin embargo luego él tomó una posición más firme contra el servicio militar. En la revista The Watch Tower del 1º de septiembre de 1915, [La Atalaya en inglés] él publicó un artículo de dos páginas titulado: “Christian Duty and the War” (Deber cristiano y la Guerra) del cual se cita lo siguiente: 


En los ESTUDIOS de las ESCRITURA, Vol. VI., hemos presentado una sugerencia que los seguidores de Cristo deben buscar todos los medios apropiado para evitar participar en la guerra. Allí nosotros sugerimos la posibilidad, que en caso de ser reclutados los seguidores del Señor deben usar todas sus influencias para obtener posiciones en los cuerpos de Hospitales o en el Departamento de Provisión del ejército, en lugar de ir a combatir. Sugerimos además que si fuera imposible evitar ir a las trincheras, todavía no sería necesario violar el requisito divino, “No matarás”.  

 

Nos hemos preguntado desde entonces, si el curso que hemos sugerido es el mejor. Nos preguntamos si tal curso no significaría transigir.  Reflejamos que para volverse un miembro del ejército y ponerse un uniforme militar implica asumir los deberes y obligaciones de un soldado como se reconocen y se aceptan. Una protesta hecha ante un oficial sería insignificante – ya que el público en general no sabrían nada de ella. ¿Un cristiano realmente no estaría fuera de su lugar bajo tales condiciones? 

 

“Pero”, alguien contesta: “Si uno rehusara usar el uniforme y el servicio militar a él se le dispararía”.  Le respondemos que si la presentación fuera propiamente hecha podría haber alguna clase de exoneración; pero si no, ¿no sería eso peor que le disparen a uno debido a la lealtad al Príncipe de Paz y rehusarse a desobedecer su orden a que le disparen a uno bajo el estandarte de estos reyes terrenales y al parecer dándoles apoyo y, bajo la apariencia por lo menos, de transigir las enseñanzas de nuestro Rey celestial? De las dos muertes preferiríamos la anterior – preferimos morir debido a la fidelidad a nuestro Rey celestial. 11    
 

Refiriéndose a la firme posición que ahora él recomienda, Russell en conclusión expresó lo siguiente:   

 

No estamos insistiendo en este curso. Nosotros meramente lo estamos sugiriendo. La responsabilidad le pertenece totalmente a cada individuo. Nosotros estamos descargando nuestra responsabilidad hacia muchos Estudiantes de la Biblia que están inquiriendo de nosotros respecto al sentir del Señor sobre este asunto.  Previamente le expresamos nuestras mejores consideraciones, pero ahora tememos que fuéramos demasiado conservadores. 12 

 

Éste fue el punto de vista maduro de Russell que él nunca dejó. Él claramente logró ver que la participación en la guerra era incompatible con la cristiandad. Reconociendo que la sujeción a “las potestades” era relativa, él no vio ningún problema en los textos de la Biblia que hablan de la obediencia a los gobernantes terrenales. Su última exposición del asunto admirablemente demuestra esto. En la revista The Watch Tower, (La Atalaya en inglés) del 15 de julio de 1916, él escribió lo siguiente en el artículo: “Militarism and Conscience”  [“Militarismo y Conciencia”]:

Mientras a los cristianos se les ordena a estar en
sujeción con “las potestades” —los reyes, gobernadores, magistrados, etc.— no obstante esto no se entenderá como que significa renunciar de nuestra fidelidad al Rey de reyes y Señor de señores. Él es nuestro Soberano Señor. Nuestra obediencia a los señores terrenales, poderes y sus órdenes está meramente dentro del espacio donde ellos no entren en conflicto con las órdenes de nuestro Soberano Señor.  Los judíos renunciando a Jesús manifestaron, “¡No tenemos ningún rey sino a César!” La posición del cristiano es, “dad á César lo que es de César; y lo que es de Dios, á Dios.”  Siempre que César y sus leyes entren en conflicto con los requisitos divinos, a todo verdadero soldado de la cruz no le quedará otra alternativa. 13

  

De modo que no hay manera alguna que los líderes de la Watch Tower puedan utilizar la postura de los primeros Estudiantes de la Biblia como excusa para sus posteriores puntos de vistas erróneos sobre Romanos 13.  La comprensión de éstos Estudiantes de la Biblia era suficientemente adecuada y no necesitaba ningún cambio. Las razones reales para éste cambio innecesario en el 1929 nunca se ha explicado por la Sociedad. Aquí es suficiente decir que la Sociedad en el 1929 estaba “voltejeando” en rumbo contrario a la verdad, y no hacia ella.   La desorientación que este cambio causó no pasó reservadamente sino que estuvo acompañada por una fuerte condenación fastidiosa contra todos esos reconocidos cristianos que se negaron a ser engañados sobre éste asunto. Todos esto no podrá sino traer graves consecuencias para la Sociedad Watch Tower. 


- Steve  Anderson 

1  La Atalaya del 1º de junio de 1982, Pág. 29. 
2  Ibíd.    
3  Ibíd.  
4  “The Higher Powers” [“
Autoridades Superiores”],  The Watch Tower, La Atalaya (en inglés) del 1º de junio de 1929, Págs. 163-69 y  “The Higher Powers” [“Autoridades Superiores”],  (Parte 2), The Watch Tower, La Atalaya (en inglés) del 15 de junio de 1929, Págs. 179-85. 
5   La Atalaya del 1º de junio de 1982, Pág. 29 
6   Ibíd. Págs. 29, 30 
La Atalaya del 1º de mayo de 1973, Pág. 260
8   Estudios en las Escrituras, Vol. l, {El Pan Divino de las Edades}1921 edición española, Pág. 274 
9   Revista The Watch Tower [La Atalaya de las reimpresiones en inglés] del 15 de enero de 1916, Pág. 5840 
10  Studies in the Scriptures, (Estudios en las Escrituras) Vol. Vl, edición del 1919 en inglés, Pág. 595. 
11  Revista The Watch Tower [La Atalaya] de las reimpresiones en inglés del 1915, Pág. 5755.
12  Ibíd. 
13  Revista The Watch Tower [La Atalaya] de las reimpresiones en inglés del 1916, Pág. 5929.

 

 

 

NEW! Spanish page

 

Home