Carta a la Prensa

Yo en buena conciencia no puedo servir como anciano porque: 

La Watchtower ha desarrollado una posición malsana hacia los niños que son abusados.  Esto se hace a través de una política de la organización que decreta que cuando suceda un caso de abuso los ancianos locales se involucren.  Ellos aplican un decreto de la antigua ley que requiere a dos testigos antes de que un asunto pueda establecerse.  Los ancianos a cargo de las investigaciones como regla no tienen ninguna experiencia en lo que se refiere a la pedofilia o al abuso de niños.  Cuando el pedófilo niega los cargos entonces los ancianos le ponen la presión a la víctima para que produzca los testigos o evidencia que demuestre su alegación.  En efecto, si la víctima entonces es acusada de mentir ahora él o ella es culpable hasta que él o ella pueda demostrar que está diciendo la verdad, esto lo puede hacer produciendo unas personas que observaron el acto o mostrar fotografías como prueba tangible.  COMO ustedes pueden imaginarse en el 90% de los casos la víctima no puede producir esto, y como resultado se le dice que como él o ella no pueden demostrar su caso, en tal caso a la víctima se le exige ver al pedófilo  como un hombre inocente. Por lo tanto, la víctima no podrá advertirle a otros, ni puede hablar del asunto con nadie, si lo hace, él o ella serán culpados de calumniar y esto podría resultar en una “expulsión” de la congregación. 

“Expulsión” significa ser completamente separado de la familia y todos los amigos que están en la fe, hasta que usted esté de acuerdo en vivir en acorde con estas pautas mencionadas aquí.  A las víctimas se les ordena no acudir a las autoridades, si lo hacen, esto le traerá el reproche de Dios y hará que la organización se vea mal.   Sin embargo, cuando la víctima se decide a informar esto, él o ella estará sólo, no tendrá absolutamente ninguna ayuda o apoyo de los ancianos.  Los ancianos se ampararán bajo el privilegio eclesiástico para inhibirse de ofrecer cualquier testimonio que pueda ser de corroboración, además, se desalentará en la congregación a cualquiera que quiera ayudar usando las razones mencionadas aquí.  Por otro lado al pedófilo se le dará gran simpatía como si él fuera una persona falsamente acusada y con mucha frecuencia él tiene todo el apoyo de la congregación. Esto produce una mentalidad de resguardo para los pedófilos en la organización de la Watchtower; los pedófilos  pueden moverse libremente por donde quieran, discretamente molestando niños y a su vez tienen la protección del liderato de la organización para mantener alejado los cargos que puedan formulárseles.