Traducido Por David García Claussell    

http://www.freeminds.org/doctrine/lyingincourt.htm

 

Mintiendo en las Cortes y la Religión:

Un Análisis de la Doctrina sobre la Guerra Teocrática de los

Testigos de Jehová  

Jerry Bergman, Ph.D.

Northwest State College

Archbold, Ohio

 

Reimpreso de:

Revisión de Estudios de los Cultos en inglés:

Una Publicación de Investigación en la Internet, Noticias, y Opiniones 

2002, Vol. 1, Núm. 2,

 

www.culticstudiesreview.org

AFF

P.O. Box 2265

Bonita Springs, FL 34133

239-514-3081

aff@affcultinfoserve.com

 

 


Mintiendo en las Cortes y la Religión: Un Análisis de la Doctrina sobre la Guerra Teocrática de los Testigos de Jehová  

Por, Jerry Bergman, Ph.D.

Northwest State College

Archbold, Ohio

Lo abstracto 

Aquí se trata de un examen sobre el problema religioso que justifica el mentir en las cortes y se enfoca en los Testigos de Jehová y su doctrina sobre la Guerra Teocrática. La historia del desarrollo de ésta doctrina y el problema al mentirle a la sociedad se examinan. También se discuten ejemplos del uso de esta doctrina en las cortes y un estudio sobre los activos y anteriores Testigos diseñado para determinar el nivel de conocimiento de esta doctrina entre los Testigos promedio. Se concluye que mientras más tiempo alguien sea Testigo, y mientras más alto sea su rango dentro de la Watchtower, es más probable que esa persona mejor entienda y use esta doctrina.

Introducción

La honestidad es un valor central occidental, y tan importante que enteramente el 95% de los americanos están de acuerdo con la declaración de qué, “la meta primordial de las escuelas es enseñar la honestidad y la importancia de decir la verdad” (Johnson e Immerwhr, 1994, Pág., 24). La honestidad también es algo muy crítico para el funcionamiento apropiado del proceso judicial, y uno de los impedimentos más comunes para determinar la verdad se debe al mentir en las cortes por los testigos. En las palabras del Juez Schwelb (1989, Pág., 3), “si los testigos mienten con éxito, la venda sobre los ojos de la Justicia no servirá su propósito y su benigna intención.”   El Juez Schwelb declaró que él se ha encontrado “en centenares de casos donde está presente el perjurio o engaño” en sus treinta años como un abogado. (1989, Pág., 3). Él encontró que el mentir es muy común especialmente en los casos domésticos y si el engaño no se demuestra, los mentirosos pueden lucrarse de sus fabricaciones.

Los casos que involucran otras motivaciones para mentir son más complejos, como cuando mentir se define como violación del juramento para decir “la verdad toda la verdad y nada más que la verdad” debido a las profundas convicciones religiosas sostenidas. Incluso aún las mentiras que son expuestas requieren ser evaluadas en  diversidad de cuestiones, tales como las llamadas mentiras piadosas, estirar la verdad, o las exageraciones constituyen perjurio (Stewart, 1986, Pág., 84).  La mentira también normalmente incluye emplear palabras “para encubrir la comunicación” para “manipular” a los demás para el beneficio propio de uno (Wolk y Henley 1970 Págs. 90-94, 232).  La verdad toda la verdad y nada más que la verdad es un requisito en las cortes que fue históricamente diseñado para evitar los problemas con los testigos, por ejemplo, reclamar que él honestamente “no le robó” a su patrón, cuando en su mente él estaba diciendo que él “no le robó” ayer, no obstante para los oyentes él está implicando que él nunca robó, ya que la frase ayer no se invoca. Toda la verdad es que él le ha robado a su patrón en el pasado (Bok, 1978).

El Caso de los Testigos de Jehová 

Hasta reciente los Testigos de Jehová eran una de las religiones que estaba creciendo más rápidamente en el mundo. Su cuerpo gobernante, de la Sociedad Watchtower, reclama que casi 15.4 millones de personas están ahora asociados con la organización (La Atalaya, 1º de enero de 2002, Pág. 22), y de acuerdo a su informe Dun y Bradstreet informan (un informe de crédito disponible sólo de Dun y Bradstreet por demanda), su ingreso sólo en los EE.UU. en el 1992 fue de 1.2 mil millones de dólares. Fundados en el 1879 por C. T. Russell, ellos son mejores conocidos por sus conflictos legales debido al saludar de la bandera y otros requisitos gubernamentales.

Entre las doctrinas únicas en su clase de la Watchtower está la prohibición en contra de las transfusiones de sangre y una enseñanza llamada la estrategia de Guerra Teocrática que justifica “mentir” en las cortes y en otras partes.  Sólo tres religiones pudieron encontrase que abiertamente enseñan esta doctrina. Una es la Hermandad Aria, un grupo entre los racistas blancos quienes enseñan que es apropiado mentir para llevar más allá sus intereses (W. Caughey, en una entrevista personal, 3 de febrero de 1991).  Otra es la Iglesia de La Unificación, donde los críticos reclaman que practican una doctrina similar, ellos la llaman el Engaño Celestial (Levine, 1980; Elkins, 1980). Boettcher reclama que:

“Uno de los principios centrales de [Los Unificasionistas] la fe es la doctrina del Engaño Celestial. El bien debe engañar al mal. El mundo que no está con Moon es diabólico. Debe mentírsele para que se pueda ayudar a Moon a imponerse. Y entonces puedan convertirse en buenos bajo el control de Moon. En la Biblia, Jacob le mintió a Isaac. Dios recompensó a Jacob haciéndole el padre de la nación de Israel.” (Boettcher, 1980, Págs. 343-344)

La tercera es la doctrina sobre la Guerra Teocrática de la Watchtower, esta enseña que es apropiado ocultar la verdad de “a alguien que no tiene el derecho de conocerla” si perjudica más allá los intereses de la Watchtower (Reed, 1992,; Reed, 1997, Pág. 129; también vea a “Ayuda Para Entender la Biblia”,1987, Págs. 1114-1115, y Raines, 1996c). En las palabras de la Watchtower, a los Testigos se le exige “usar la Estrategia de Guerra Teocrática” contra cualquiera y todas las personas que tienen una disposición como “lobos opresivos”, esto se define como cualquiera que no acepte la Watchtower como la organización de Dios y la cabeza del pueblo de Dios.  A todas las demás religiones se les define como malvadas y de Satanás (Perspicacia 1991; La revista Watchtower 1º de mayo de 1957, Págs. 285-286 y Pág. 288 - éste último artículo se eliminó en las nuevas reimpresiones de La Atalaya).

Reed define la estrategia de la Guerra Teocrática como “esconder la verdad de las personas que no tienen derecho a ella, es decir, mentirles a los de afuera cuando se entienda que es necesario” (Reed, 1995, Pág. 40). Él añade que la Watchtower define mentir como “... engañar a los de afuera para adelantar los intereses de la organización.  Las falsedades presentadas a los enemigos de Dios no se consideran mentiras, debido al estado de guerra que existe entre las fuerzas de Dios (Los Testigos de Jehová) y Satanás (el resto del mundo).”  En las palabras de Kotwall (1997, Págs. 1-2) las enseñanzas de la Watchtower a “mentir y engañar por el interés de su religión es aceptado por las escrituras. Ellos llaman tales mentiras como estrategia de Guerra Teocrática.” Wilson dice:

...aunque la creencia básica de los Testigos de Jehová es que los mentirosos recibirán la muerte eterna sin esperanzas de resurrección, la excepción se hace cuando se trata de mentir o pretender ser alguien que uno no es, si el propósito es de beneficio para la organización.  Un ejemplo de esta clase de engaño que yo personalmente experimenté fue cuando un amigo Testigo me invitó junto a varios otros Testigos a su hogar cuando un misionero de los  Testigos estaba visitándole, siendo que él iba a mostrar una presentación en proyección sobre su trabajo en Israel… para proteger las facilidades y a los Testigos quiénes vivían allí, la Sociedad le dijo a éste misionero que posara como si él fuera un millonario excéntrico que tenía un fetiche con la limpieza, y que le informara a cualquiera que llegara para averiguar que ésta era su propia casa cual estaba construyéndose.  Esta historia fue fabricada para cubrir el propósito real del edificio-que iba a ser una fábrica de la Watchtower por eso tenía muchas alcobas con fregaderos, para alojar a los obreros de la fábrica.  Éste incidente es otro ejemplo de lo que es la estrategia de Guerra Teocrática (Wilson, 2002, Pág. 249).

Los Testigos de Jehová no siempre mienten abiertamente, sino que ellos mienten a menudo en lo que la corte define como no decir “la verdad toda la verdad y nada más que la verdad” lo que significa que la corte requiere que se diga Toda la historia, no verdades a medias ó artimañas.  La Watchtower reclama que ellos condenan la mentira, pero sólo la mentira como ellos la definen, es decir “decirle algo falso a una persona que tiene el derecho de saber la verdad y haciendo esto con la intención de engañar o dañarle a él u otra persona” (Franz, Vol. 2, 1988, Pág. 244, énfasis mío). El propósito del juramento es detener el evadir decir la verdad diciendo sólo verdades parciales.  En una popular discusión para definirle al público lo que es mentirle a la persona promedio, Savant explica que cuando a los Testigos  se les pide decir “la verdad” en corte, significa que ellos no deben mentir y se les requiere que: 

“... digan “la verdad toda la verdad.”...  Por ejemplo, si un gobernador dice que “en mi estado, hemos removido a 17,000 personas de recibir el bienestar público a trabajar” y omite la adición al hecho que en su estado, 25,000 otras personas se movieron al mismo tiempo de trabajar para recibir bienestar, él ha dicho “la verdad” pero él no ha dicho “toda la verdad”. Es decir, el efecto neto fue que 8,000 más personas estaban recibiendo el bienestar, no 17,000 menos…  Tercero, a los Testigos se les exige decir “la verdad y nada más que la verdad”.  Esto queda todavía bajo otro concepto.  Por ejemplo, si una persona dice la verdad en una contestación a una pregunta y entonces le agrega una mentira, él o ella ha dicho “la verdad” pero no ha dicho “nada más que la verdad”.  Y aunque nada de esto detendrá a las personas que realmente son deshonestas, por lo menos nos da buenas municiones para acusarlos de perjurio.” (Savant, 1996, Pág. 12)

En las palabras de Raines, la guerra teocrática en práctica significa “engañar” o guiar erradamente a los “enemigos” con información falsa y engañosa para proteger y adelantar los intereses del “pueblo de Dios” y su “organización” (1996, Pág. 20). Magnani agregó que la Watchtower:

“...tiene una política especial hacia los de afuera.  Aquellos que cuestionan sus enseñanzas son considerados como “opositores” y se les trata de una forma particular.  La Watchtower realmente les enseña a los Testigos de Jehová a  encubrir o MENTIR sobre ciertos hechos.  Esta táctica se llama ESTRATEGIA DE GUERRA TEOCRÁTICA.” (1979, Pág. 1, énfasis por él).

La Watchtower intenta clarificar su posición agregando que, aunque:

“El que en la Biblia se condene claramente la mentira maliciosa no significa que una persona esté obligada a divulgar información verídica a quien no tenga derecho a conocerla... Jesús se abstuvo de dar información completa o respuestas directas a ciertas preguntas, pues ese proceder podría haber causado dificultades innecesarias. (Mt 15:1-6; 21:23-27; Jn 7:3-10.) El comportamiento de Abrahán, Isaac, Rahab y Eliseo al informar erróneamente u ocultar parte de los hechos a quienes no eran adoradores de Jehová tuvo esa misma motivación. (Gé 12:10-19; Cáp. 20; 26:1-10; Jos 2:1-6; Stgo. 2:25; 2Re 6:11-23.)”  (Perspicacia Vol. 2. Pág. 386)

 

Un ejemplo de cómo esta doctrina es de hecho aplicada es explicada por Reed como sigue: 

“Cuando un Testigo toca a su puerta, da un breve preludio de ventas, y le vende un pequeño libro por un dólar, las leyes locales pueden exigirle a él ó ella que le cobren el impuesto de las ventas.  (Un informe de crédito de la Watchtower en Nueva York, Inc., reveló unas figuras de ventas corporativas para 1991 de 1.25 billones de dólares, sólo un poco por encima de 1. billón de dólares en el 1990.). Para evadir esta obligación la organización le dice a los Testigos que digan qué ellos no vendieron el libro; sino más bien, que ellos lo colocaron.  Ellos entonces así no recibieron el dólar como pago; más bien, el dinero se recibió por coincidencia como una donación que no estaba relacionaba.  Otra actividad ilegal encubierta con expresiones artificiosas relacionadas para violar las leyes del bienestar de niño y así ignorar las órdenes judiciales se hacen al considerar un tratamiento médico.  Cuando toman estos pasos drásticos para prevenir las transfusiones de sangre para enfermo o niños heridos los Testigos normalmente se refieren a sus acciones como guardando la integridad o poner a Dios primero… utilizando encubiertas expresiones artificiosas [con] palabras sombrías… para ocultarle la información a los de afuera que no están familiarizados con la secta.  Los Testigos recurren a estos recursos cuando las instrucciones de la organización les exigen que violen las leyes sobre los impuestos, para rehusarse al servicio militar, evadir las leyes de bienestar de niños, y así sucesivamente.  Las falsificaciones sobre estas materias no son consideradas como mentiras, sino como estrategias de guerra teocrática”. (1997, Págs. 22, 28).

He aquí otra afirmación sobre esta doctrina por un antiguo, alto oficial de los Testigos:

“Ellos [la Watchtower] enérgicamente enseñan que está bien “encubrir la verdad de sus enemigos”, siendo que ellos están en una “guerra teocrática”, lo que les da permiso para mentir.  ¿Y quiénes son sus enemigos?  Todos, exceptuando ellos... mentir se ha descrito en su literatura como algo permisible, sobre todo a sus “enemigos” (lo cuales son todos, excepto el elite cuerpo gobernante). Todo depende a quien usted le está mintiendo.  Ellos dan el ejemplo de Abraham, en una situación amenazante a su vida, falseando el estado de su esposa, llamándola su hermana en lugar de su esposa.  Así que, ellos razonan que es algo de poca importancia mentirle a las “otras ovejas”, y decir que ellos son “cristianos”, y pueden predicar, que el Espíritu Santo los protegerá, etc.?  ¿Entonces dónde está realmente la diferencia?”  (Ford, 1996, Págs. 7, 84)   

La Watchtower enseña que mentirle a “los enemigos de Dios” realmente no es mentir sino “guerra teocrática” y afirman qué:

“La Palabra de Dios manda: “Hable verdad cada uno de ustedes con su prójimo” (Efe. 4:25)  Este mandato, no obstante, no significa que a todo el que nos pregunte le debemos decir todo lo que quiera saber.  Debemos decir la verdad a quien tenga derecho a saberla, pero si alguien no tiene tal derecho podemos ser evasivos.”  (La Atalaya, del 1º de diciembre de 1961, Pág. 734)

La Watchtower entonces añade “pero no debemos decir una falsedad”, pero de nuevo esto aquí se refiere a lo que ellos definen como una falsedad. Esta Atalaya (de 1961, Pág., 735) también le dice a los miembros de la Watchtower que si la circunstancia exigiera que un cristiano tuviera que testificar en un tribunal y jurar “decir la verdad, entonces, si acaso dice algo, debe declarar la verdad”.  Aunque ésta “verdad”, es lo que la corte define como la verdad, no obstante se oscurece debido al enfoque que hacen de “esconder la verdad” de los enemigos de Dios. Otros artículos y las prácticas actuales de los Testigos demuestran que de estas dos exhortaciones la última no se sigue estrictamente al pie de la letra. Por ejemplo, La Atalaya en inglés del 1º de mayo de 1957, agrega:

Las mentiras son falsedades por razones egoístas y qué funcionan lesionando a los demás.  Satanás le dijo una mentira a Eva que funcionó y le hizo gran daño a ella y a toda la raza humana. Ananías y Safira dijeron mentiras debido a razones egoístas. Pero ocultar la verdad de quien no tenga derecho de saberla, de un enemigo, no le hace daño, especialmente cuando él usaría tal información para dañar a otros que son inocentes… así que en tiempo de guerra espiritual es apropiado dirigir erradamente al enemigo ocultándole la verdad. Se hace sin egoísmo; no daña a nadie; al contrario, hace mucho bien. (Págs. 284-285).

Como dijo una vez William Blake: “la verdad que se dice con todas las malas intenciones se impone [negativamente] sobre a todas las mentiras que usted pueda inventar”. La doctrina se resume mejor por: “The Measures Taken” [Las Medidas Tomadas], una obra por Bertolt Brecht:

“Quienquiera que luche por el comunismo debe estar preparado para batallar ó no batallar, decir la verdad ó no decir la verdad, dar sus servicios ó negarlos, ser reconocido ó ser ocultado.  Quién lucha por el comunismo, tiene sólo una sola virtud, y es qué él lucha por el comunismo”. (Citado en Perutz, 1989, Pág. 139).

Wilson da un ejemplo de cómo la doctrina se usa hoy en día:

“Los ancianos le pidieron a este hombre un joven que llamara a nuestra hija y que fabricara una razón para conseguir que ella fuera a su casa.  Bajo el subterfugio de “guerra teocrática”, las mentiras son aceptables si sirven para cumplir las necesidades de la organización.  Por consiguiente, la verdad que él le dio como razón para conseguir que ella estuviera de cuerdo en ir a su casa fue algo insignificante.  Él fingió sobre algún aspecto del cuido del hogar, pidiéndole que se encontrara allí con él en un momento específico para que ella pudiera ayudarlo.  Confiando que él nunca la traicionaría, ella estuvo de acuerdo.” (2000, Pág. 118).

Que la Watchtower específicamente les enseña a sus seguidores a mentir como la palabra normalmente se emplea en español se ilustra por su discusión cuando Abraham le dijo a Sara que “ocultara el hecho” que ella era su esposa (La Atalaya del 1º de julio de 1956, y en inglés el 1º de febrero de 1956, Pág. 78).  La Atalaya registra que un año después cuando Abraham llegó en el país Filisteo de Gerar, Abraham repitió la mentira de Sara, descaradamente reclamando que su esposa “es mi hermana”. Esto, la Sociedad Watchtower concluye, que no es mentir porque Abraham representó a Sara como su hermana por una razón laudable, a saber:

“Para prevenir una controversia violenta sobre su esposa.  Sara reconoció a Abraham como su Señor y estuvo de acuerdo en arreglo, dispuesta a llevar las consecuencias… Ella estaba dispuesta hacer su parte para conservar la vida del profeta de Jehová… Pero los críticos... ven totalmente a Abraham como un mentiroso, prevaricando, uno débil cobarde.”  (La Atalaya del 1º de julio de 1956, y en inglés el 1º de febrero de 1956, Pág. 79)

Irónicamente, este ejemplo que utiliza la Sociedad Watchtower para justificar las mentiras trajo una serie de consecuencias negativas debido a la mentira.  El Faraón, pensando que Sara era la hermana soltera de Abraham, la tomó por esposa, causando que cayera una plaga sobre “Faraón y su casa”.  Cuando Faraón averiguó la mentira de Abraham él le devolvió la esposa a Abraham, e increpó a Abraham, declarándole que lo que les había sucedido se pudo haber prevenido si sólo Abraham hubiese dicho la verdad (Gen. 12:10-20). Así que, en lugar de ser un ejemplo para justificar la mentira, este ejemplo escrito realmente condena la mentira demostrando que puede traer serias consecuencias. Abraham también le mintió sobre su esposa a Abimelec y como resultado casi le causó un desastre (Génesis 20). La discusión más reciente aparece en la revista ¡Despertad! del 8 febrero de 2000, bajo el título, “Cautelosos como serpientes” y afirma:

“Claro está, ser veraz no significa estar obli­gado a divulgar toda la información que pida cualquier persona. ‘No den lo santo a los perros, ni tiren sus perlas delante de los cer­dos, para que nunca se vuelvan y los despe­dacen a ustedes’, advirtió Jesús, según Ma­teo 7:6. Por ejemplo, los malintencionados tal vez no tengan ningún derecho a saber ciertos asuntos. Los cristianos comprenden que viven en un mundo hostil. Por eso. Jesús aconsejó a sus discípulos que fueran “cautelosos como serpientes” mientras se mantenían “inocen­tes como palomas” (Mateo 10:16; Juan 15:19). Jesús no siempre reveló toda la verdad, es­pecialmente cuando dicho proceder le hu­biera causado daño innecesario a él o a sus discípulos. Sin embargo, aun en tales ocasio­nes, no mintió. Antes bien, optó por no de­cir nada, o desviar la conversación hacia otro tema. – Mateo 15:1-6; 21:23-27; Juan 7:3-10”.  (¡Despertad! del 8 febrero de 2000, Pág. 21).

La Sociedad Watchtower reclama que ellos condenan mentir directamente y que son partidarios sólo de ocultar la verdad.  Pero su uso del caso de Abraham como un ejemplo para emularse en situaciones donde se proteja a la Watchtower indica que ellos de hecho son partidarios de mentir directamente.  Reed comenta sobre esta doctrina:

“Al instruir los menores que son Testigos a testificar en las cortes a decir lo contrario de lo que realmente a ellos se les enseña a creer, la Sociedad Watchtower les requiere a ellos que se comprometan en una forma de jeringonza que la mayoría de las personas considerarían estar mintiendo. Y a menos que los jovenzuelos estén tan consientes que puedan verse como mentirosos, ellos entonces, también tienen que comprometerse en un doble-pensar, las gimnasias mentales descritas en la novela de George Orwell… donde las personas son forzadas por una sociedad totalitaria, a saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas.”  (1996, Págs. 230-231)

 

Aún otro ejemplo demuestra que la aplicación de la doctrina involucra mentir abiertamente:

“Mientras hacía ésta investigación... me encontré con una mujer quien me mostró una cicatriz en la parte superior de su brazo, ella me dijo que fue una quemadura hecha con ácido.  Ella me explicó que sobornar a doctores para que produjeran una cicatriz en el brazo de los niños que imitara la cicatriz de una vacunación para la viruela, y entonces que les firmara un certificado de vacunación [certificando como que ellos habían sido vacunados] para permitirle al niño ir a la escuela, era una práctica común entre los Testigos durante los años cuando la Sociedad prohibió las vacunaciones.  Uno sólo puede imaginarse cuántos Testigos o sus niños murieron de viruela debido a esta práctica de guerra teocrática de no vacunarse.” (Wilson, 2002, Pág. 180).

Una discusión detallada de ésta doctrina y cómo es aplicada fue incluida en el testimonio judicial en el caso de Gouvitsa vs. Gouvitsa en donde un perito testificó bajo juramento, en respuesta a la pregunta, “¿Qué representa para los Testigos la estrategia de guerra teocrática?”: 

“La estrategia de guerra teocrática es muy común entre los Testigos de Jehová.  Existe en diferentes niveles... primero, uno tiene que entender la definición de lo que es una mentira.  Y porque es tan importante, me gustaría simplemente leerla... En su libro enciclopédico “Ayuda Para Entender la Biblia”, dice: “Generalmente, el mentir conlleva decir algo falso a una persona que tiene el derecho de saber la verdad”.

... Ahora, la razón por la cual le doy énfasis a la palabra “derecho” es porque los Testigos… ven las personas en este mundo como dos tipos... las ovejas y las cabras... los Testigos de Jehová, y los no cristianos los cuales componen el resto del mundo... El pueblo de Dios y el pueblo de Satanás... Las únicas personas que tienen el derecho de saber la verdad en el 100 por ciento del tiempo son los Testigos de Jehová. Las personas que se oponen a la Palabra de Dios, según los Testigos de Jehová, son las personas en la cristiandad… Ellos están en oposición, y, por consiguiente, ellos no tienen derecho de saber la verdad nunca… Nosotros nos hemos encontrado con personas en nuestro propio trabajo y hemos oído hablar de muchos casos, uno que me llega a la mente fue el de un caballero que había escrito un folleto donde exponía la organización Watchtower como un culto. Y él se encontró con un Testigo de Jehová. De algún modo ellos entraron en un diálogo sobre éste folleto en particular... Y el Testigo de Jehová comenzó a difamar el folleto como que era uno totalmente falso, y no sólo eso, él llegó a reclamar que él conocía al autor del folleto y que el autor del folleto era un inmoral, que a él lo habían botado a patadas de los Testigos de Jehová, que era una apóstata y así por el estilo, que la información en el folleto no podría ser confiable.

Entonces éste individuo le dijo al Testigo de Jehová qué él de hecho, era el autor de ese folleto... Esto es un ejemplo de la llamada estrategia de la guerra teocrática.  En otras palabras, el Testigo de Jehová [sintió]... que era más importante degradar la información para hacer que la organización quedara bien.  La estrategia de la guerra teocrática es básicamente un método empleado en muchas, y de muchas maneras diferentes.  No simplemente mintiendo abiertamente, sino en ocasiones evadiendo decir la verdad, y a veces diciendo medias verdades… la organización emplea [la guerra teocrática] no sólo con el público en general, sino también con los Testigos de Jehová (Joy Hutton Gouvitsa Arnold plaintiff, v. Gus Konstantine Gouvitsa, el Testimonio de Duane Magnani,”  Págs. 109-113).

La Historia y el Desarrollo de la Doctrina

La primera referencia impresa de la doctrina sobre la guerra teocrática en las publicaciones oficiales de la Watchtower fue para 1936 en un libro titulado Riquezas (Por Rutherford, 1936 edición española): 

“Una mentira es una falsa declaración hecha por una persona a otra que no tiene derecho a oír  y conocer la verdad, siendo esa falsa declaración tendiente a perjudicar.  Una declaración falsa que tiene por objeto engañar y causar daño a otra persona es una mentira deliberada y maliciosa.” (Rutherford, 1936, Pág. 169) 

Raines concluye que la cita aquí arriba implica que algunas personas que no tiene “derecho” a:   

“…conocer la verdad y que si una persona hace una declaración falsa sin pensar “causar daño” a otro, no es una mentira, sino lo que Goodrich llama la “técnica de Rahab”.  ¿Por otra parte, entonces por qué Rutherford simplemente no dijo que una mentira es una declaración a sabiendas falsa, y punto?  Goodrich lo vio de esa manera y así es la manera como la Sociedad ha definido las mentiras desde que se define la mentira versus usar la doctrina de la “estrategia de guerra teocrática”. (Raines, 1996, Pág. 20). 

Un ejemplo temprano del uso de la guerra teocrática por un Testigo sobre otro Testigo ocurrió para principios del 1940 involucrando a Roy Goodrich, un anterior maestro de ciencia y por muchos años superintendente de congregaciones.  Goodrich le envió una carta al Sr. M. A. Howlett a las oficinas principales de la sede mundial de la Watchtower donde le expresaba su preocupación sobre el uso de la Watchtower de una máquina de Radiónica para tratar enfermedades [Electronic Reactions of Abrams] E.R.A. por sus siglas en inglés (Radiónica o Reacciones Electrónicas de Abrams).  Ésta E.R.A. se trataba de una “máquina oscilatoria” inventada por el Dr. Albert Abrams, un curandero conocido muy bien por los historiadores debido a sus charlatanerías y esquemas utilizando la ciencia (Warner, 1941). Goodrich estaba preocupado porque él concluyó que las técnicas en la Radiónica o Reacciones Electrónicas de Abrams involucraban practicas demoníacas.  Por esta razón él le escribió a Howlett para determinar si eran verdad los rumores que él había escuchado del uso en Betel (las oficinas de la sede principal de la Watchtower) de la máquina de Radiónica o Reacciones Electrónicas de Abrams.

Howlett le contestó a Goodrich como sigue: “Usted evidentemente está mal informado en lo que se refiere a mi conexión con la E.R.A.  Yo de eso no conozco nada de ella y nunca la he usado.  No hay tal cosa en Betel” (Goodrich, 1944). Goodrich sabía que lo dicho por Howlett era algo erróneo porque él tenía conocimiento de primera mano de que a Chester Nicholson lo había tratado Howlett con la E.R.A. ó la máquina de Radiónica o Reacciones Electrónicas de Abrams.  Goodrich también supo que la E.R.A. había sido empleada por un “Doctor” que trabajaba en Betel desde el 1922. Además, siendo que Howlett empezó a trabajar en Betel antes del 1922, Goodrich sabía que era absurda la reclamación de Howlett de que nunca había escuchado hablar nada de la E.R.A.”, porque Howlett era uno de los médicos de Betel.  Por consiguiente, “Goodrich por ende entendió que Howlett le mintió a él” (Raines, 1996, Pág. 20).

En contestación a la carta de Howlett, Goodrich le escribió una carta extensa a la junta directiva de la Watchtower y al presidente de la Watchtower, Nathan Knorr.  Goodrich quien era entonces un Testigo en buena comunión le escribió específicamente sobre lo que él creyó era un mal uso por Howlett de la estrategia de guerra teocrática  (en los años cuarenta la doctrina se conocía como la técnica de Rahab, esto debido a que Rahab mintió para proteger los espías). Raines nota esta técnica involucra “dirigir erradamente” a alguien con “información falsa”, una respuesta que “la mayoría de las personas llamarían… mentir”  (Raines, 1996, Pág. 20). Goodrich quedó perplejo porque, como él le explicó a Howlett:

“La posible importación de esas palabras [de Howlett] llevan absolutamente una impresión que es contraria a los hechos fundamentales tal como yo los conozco.  Debo creer, sin embargo, que su motivo para escribirlas es el sumo—deseo de honrar el nombre de Jehová.  Al acordarse de la aprobaciones a Rahab y las declaraciones que se encuentran a principio de la de Página 169 en el libro RIQUEZAS, usted aparenta tener no hay dudas, una supuesta lógica y clara justificación, en su propia mente [para mentir]”. (Goodrich, 1944, Pág. 1)

Lo que a Goodrich le preocupaba era que la doctrina justifica mentirle sólo a aquellos que no tienen el derecho de conocer la verdad, y Goodrich sentía que como miembro de los Testigos de Jehová, y por muchos años de ser superintendente, él tenía el derecho de conocer la verdad sobre éste asunto.  Raines comenta que la doctrina de la guerra teocrática.

“implica que simplemente hay algunos que no tienen el “derecho” de conocer la verdad y que si una persona hace una declaración falsa sin pensar “causar daño” a otro, no es una mentira, sino… la “técnica de Rahab”.  ¿Por otra parte, entonces por qué Rutherford simplemente no dijo que una mentira es una declaración a sabiendas falsa, y punto?  Goodrich lo vio de esa manera y así es la manera como la Sociedad ha definido las mentiras desde que se define la mentira versus usar la doctrina de la “estrategia de guerra teocrática”. (Raines, 1996, Pág. 20). 

Goodrich le respondió caritativamente, concluyendo que Howlett 

“de hecho sí utilizó la devota técnica de Rahab … entonces, sin intención de ofenderlo, Hno. Howlett, la lógica ineludible de los hechos es que su carta dirigida a mí, debe ser una u otra de las siguientes dos cosas, a entenderse: (1) Una potencial mentira malévola; ó (2) una admisión ante el Señor que usted ha estado practicando la demonología y “mintiendo” sobre esto.”  (Goodrich, 1943, Pág., 1)

Los esfuerzos de Goodrich llevándole sus preocupaciones a la atención de la Watchtower resultaron en su expulsión  (separación totalmente de la Sociedad Watchtower, negándosele todo contacto con los miembros que están en buena comunión).  Interesantemente, una década después La Atalaya llegó a la misma conclusión sobre la E.R.A. qué a Goodrich lo llevó a la expulsión. (Raines, 1996, Pág. 20). Unos cuantos detalles del desarrollo de ésta ahora infame doctrina de la Watchtower son mencionados en un estudio por Frakes: 

“En su discurso del domingo en la mañana titulado “Astutos como Serpientes entre Lobos”,  … Franz interpretó ciertos pasajes del Antiguo Testamento demostrando que cuando se trata de preservar a uno de los de ellos, Jehová aprobaba que se le mintiera a los enemigos de uno; ya que tal mentira no debería condenarse, siempre y cuando fuera dirigida en contra de los de afuera.  Allí el presidente le agradeció esto como, un agente de la Sociedad Watchtower y por traer la “nueva luz” que les había traído.”  (1955, p g. 819)

En las palabras de Sherrill esta nueva doctrina significa que “Mentir es parte de la ‘estrategia de guerra teocrática’. Un Testigo de Jehová puede mentirle a alguien si ellos no tienen el derecho de saber la verdad”. (1995, Pág. 56). La Watchtower enseña que “la verdad sólo debe decírseles” a aquellos que “tienen el derecho de saberla”, significa que los “opositores” a la Watchtower (el término que utiliza la Watchtower para los que les critican con discernimiento; vea a Reed, 1997, Pág. 101) y los que les critican no tienen el derecho de saber la verdad:

“Como soldado de Cristo [un Testigo] está en guerra teocrática y debe ejercer cautela añadida al tratar con los enemigos de Dios. Así las Escrituras muestran que con el propósito de proteger los intereses de la causa de Dios, es propio ocultar de los enemigos de Dios la verdad. … Esto vendría bajo el término “estrategia de guerra,”... y concuerda con el consejo de Jesús de que cuando estamos entre lobos debemos ser tan “cautos como serpientes.”  Si las circunstancias exigieran que un cristiano tuviera que testificar ante un tribunal y jurar decir la verdad; entonces... el cristiano maduro pondrá el bienestar de sus hermanos delante del suyo propio, recordando las palabras de Jesús: “Nadie tiene amor más grande que éste, que alguien entregue su [vida] a favor de sus amigos. —Mat. 10:16; Juan 15:13.”  (La Atalaya, del 1º de diciembre de 1961, Pág. 735, también vea La Atalaya del 1º de julio de 1956, y en inglés el 1º de febrero de 1956 Pág., 78)

Todos los críticos y opositores de la Watchtower son considerados “lobos” que le han declarado la guerra a la Watchtower, y todos los que la apoyan se les etiquetan como “ovejas”.  Además, es “apropiado para la ‘oveja’ inofensiva usar la estrategia de guerra en contra de los lobos en interés a la obra de Dios.”  (La Atalaya del 1º de julio de 1956, y en inglés el 1º de febrero de 1956, Pág., 86). 

El caso de Elsa Abt (vea La Atalaya, en inglés el 1º de mayo de 1957, Pág. 285) es un buen ejemplo de cómo la Watchtower enseña más que ocultar la verdad, a saber, a mentir abiertamente.  Según cuenta La Atalaya, cuando a ella se le cuestionó por la policía sobre el paradero de una máquina de multicopista y “la identidad del líder llevando a cabo encubiertamente la obra de predicación”, ella le contestó contrario a la verdad y “pretendió no saber nada”. Su mentira abiertamente aquí se proporciona como un buen ejemplo para que los Testigos la imiten.  En un capítulo entero titulado “Justificados a Mentir”,  Thomas concluyó que los Testigos:

… se les permite por la Sociedad a mentir... en interés a su religión.  Los Testigos de Jehová, por supuesto, no llaman esto mentir. ... [Los líderes de la Watchtower han] inventado un nuevo nombre para este tipo de engaño, ellos le llaman practicando “estrategias de guerra teocrática”.  (Thomas, 1972, Pág. 95).

Thomas entonces cita La Atalaya (del 1º de mayo de 1951 en inglés), donde él reclama que: “claramente se muestra que los Testigos de Jehová de hecho mienten siempre que les satisfaga sus propósitos”.  Un artículo que narra sobre una Testigo que, mientras estaba haciendo proselitismo de casa en casa, se encontró a un antagonista de la Watchtower:

“… Sabiendo enseguida qué esperar ella se cambió su blusa roja por una verde en el mismo próximo corredor.  No hizo mas que salir a la calle y un funcionario comunista le preguntó si ella había visto a una mujer con una blusa roja.  Ella le contestó, no, y siguió su camino.  ¿Ella dijo una mentira?  No, ella no lo dijo.  Ella no fue una mentirosa.  Más bien, ella estaba utilizando la estrategia de guerra teocrática, ocultando la verdad y sus palabras mediante acción por el bien del ministerio.”  The Watchtower, [La Atalaya en inglés] del 1º de mayo de 1957, Pág. 285

Thomas concluye que en este caso la Testigo “mintió para salvar su pellejo” y: 

“La Watchtower hace un impetuoso esfuerzo para usar este incidente como una excusa para que todos los Testigos de Jehová mientan y engañen en interés a su religión [algo que debe condenarse].  ¡En lugar de sentir lástima por uno de sus miembros, que tuvo que mentir sobre el hecho que ella era la Testigo de Jehová con la blusa roja, la Watchtower la felicita por haber actuado sabiamente!”  (1972, Pág. 95).

Explicando quiénes son el blanco apropiado para la estrategia de guerra teocrática La Atalaya en inglés (del 15 de abril de 1957 Pág. 256) específicamente declara que, es cualquier enemigo de “la organización de Dios” (refiriéndose a la Sociedad Watchtower) y aquellos que “odian lo que ella enseña” y que “quieren detener a otros de aprender (sobre la Watchtower)… para impedirle a los ‘lobos’ de prevenir los esfuerzos para ayudar a las ovejas como personas que tienen hambre de conocer la verdad y la justicia.  Al encontrarse con los ‘lobos’ los cristianos usarán la estrategia [la guerra], siendo prudentes como serpientes y mansos como palomas”.  En otras palabras, un Testigo está justificado a usar la estrategia de guerra teocrática contra cualquiera que interfiere con la obra de la Watchtower, incluso los críticos de la Watchtower que sean Testigos, como nos muestra el ejemplo de Goodrich aquí arriba.

Qué la Watchtower enseña abiertamente que la mentira esgrimiéndose como engaño es apropiada para defender sus intereses, se demuestra en el siguiente intercambio que ocurrió entre la abogada de la Watchtower Carolyn Wah y Duane Magnani, quien estaba deponiendo en el caso de Marcus Reyes (Caso 6939-C.  Abilene, TX.  En la Corte de Distrito del Condado de Taylor, TX, 326 Corte Judicial): 

Magnani:  … [Los Testigos enseñan que ellos] están en guerra teocrática y deben ejercer cautela añadida al tratar con los enemigos de Dios. Así las Escrituras muestran que con el propósito de proteger los intereses de la causa de Dios, es propio ocultar de los enemigos de Dios la verdad.

Wah:  Gracias.  ¿Esa sugerencia sería diferente a cualquier soldado que apoya un gobierno y que es capturado por un ejército contrario?

Magnani:  Sí. 

Wah:  ¿Cómo así?

Magnani:  Bien, en esta situación, cuando nosotros estamos hablando sobre esconder la verdad... bajo el término de guerra teocrática o guerra espiritual los Testigos de Jehová creen que todos los que no son Testigos de Jehová están en el campamento de Satanás y todo los que son Testigos de Jehová están en el campamento de Dios…

Wah:  ¿Así que entonces usted está diciendo que en una guerra, durante la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, un soldado alemán capturado por los soldados americanos no tendría un problema con la mentira entre ambos?

Magnani:  Depende de la circunstancia.  Con los Testigos de Jehová, la motivación principal en sus vidas es presentar cualquier cosa que la organización Watchtower desee que ellos presenten.  Si la organización ha dicho algo que un opositor, es decir, uno que no sea Testigo de Jehová quiera discutir, entonces el deber del Testigo de Jehová, por nuestra propia experiencia y por la documentación que tenemos, en esencia, debe encubrir, mentir, [ó] distorsionar... para hacer que la Sociedad quede bien...” (R.T. pág. 47).

Después de estudiar las políticas y prácticas de la Watchtower, el Abogado Thad Nugent concluyó que la Watchtower recomienda: 

“dar testimonio bajo juramento que se conoce que es falso.  ... Por definiciones estatutarias se trata de perjurio [y]… es bien claro que [la Watchtower] instruye a “los Testigos de Jehová, quiénes se vean involucrados en un caso de custodia, como evitar caer en una posición [en la cual]... ¡ellos tenga que decir lo que realmente están practicando con respecto a sus niños, con respecto a la manera que sus niños viven, y con respecto a las limitaciones que les ponen a esos niños en su desarrollo psicológico, emocional y social [y esta conclusión es] realmente clara!.” (Witness, Inc., 1994, entrevista grabada con T. Nugent).

En un caso[1], que evidentemente no es atípico, el abogado de la Watchtower alegadamente le informó a una Testigo que intentaba obtener una custodia, que la corte “podría discriminar contra los Testigos debido a su religión.  Por consiguiente, cualquier ejemplo de abuso que usted pueda recordar sería muy útil en su caso”. Después de que la Testigo le declaró que ella no podía recordar que sucediera nada de eso, el abogado de la Watchtower entonces alegadamente la encaminó a engañar la corte con las siguientes palabras: “Si usted no puede [pensar en un ejemplo de abuso], va a ser más difícil prevalecer en su caso.  Piense bien, que yo estoy seguro que usted puede sacar algún incidente donde por lo menos usted tuvo pánico de su marido.”  El abogado según se alega la animó a mentir explicándole a la Testigo que el resultado de este juicio significaba la vida eterna de sus niños y le enfatizó que darle la custodia a su esposo, un opositor, ciertamente significaría su destrucción en el Armagedón, argumentando lo siguiente:

“¿Usted querría que sus niños murieran de una muerte horrible en el Armagedón?  ¿Usted no quiere tenerlos en el Nuevo Mundo con usted?  Sus vidas están en sus manos, y usted debe hacer lo que pueda para asegurar recibir la custodia.  ¿Si un hombre desequilibrado, echando espumas por la boca, llegara a su puerta y le preguntara por su madre, usted le diría abiertamente que su madre está arriba, y le permitiría que subiera abruptamente y le hiciera daño?  No, claro que no; usted le diría algo que lo engañara.  Después de todo, él no tiene ningún derecho de saber la verdad.  Lo mismo se sucede en esta situación la corte no tiene ningún derecho de saber la verdad.”  (De una transcripción grabada transcrita con un anterior Testigo de Jehová, la fuente no se identificó debido a la confidencialidad del cliente.  El autor fue un consultor en este caso.)

En otro caso en que el autor fue un consultor la Testigo reclamó que su marido sólo “habló fuerte” amenazándola, sin embargo en la corte a él se acusó de abuso físico, realmente en contraste con sus reclamaciones anteriores.  Usando tales tácticas los abogados de la Watchtower pueden prevalecer con sus clientes usando la estrategia de guerra teocrática en la corte.  Es algo muy común que la Watchtower también utilice el ataque personal o ad hominem, presentando evidencias completamente inexactas contra las personas que testifican en estos tipos de casos. 

Un ejemplo más temprano del uso de la Watchtower de la estrategia de guerra teocrática fue proporcionado por un oficial de la Watchtower en Suecia, llamado Johan Henrick Eneroth, quien durante la Segunda Guerra Mundial declara que: “Ahora se hizo necesario usar estrategia de guerra teocrática a fin de mantener la comunicación deseada con los países ocupados”. Él explicó entonces que él tenía que engañar al gobierno y falsear su propósito para a fin obtener una visa.  Específicamente Eneroth se falseó nombrándolo como un: “viajero comercial ¡representando a un hermano que era negociante de tripas al por mayor!” (La Atalaya del 1º de julio de 1965 Pág. 414). Él entonces utilizó de nuevo la guerra teocrática para pasar de contrabando la literatura de la Watchtower dentro Noruega mediante enviar regularmente paquetes de comida, especialmente huevos, “estando envuelto cada huevo individual con varias hojas de La Atalaya [la revista]”. Él agrega:  “cuando por fin descubrieron esto los alemanes, hayamos otra manera”. (La Atalaya del 1º de julio de 1965 Pág. 414).  Esa otra manera involucró empaquetando las revistas La Atalaya e incluyéndola entre los comestibles como si fuera alimento, la que se llevaban entonces al aeropuerto militar de Aalborg, Dinamarca “¡... y se trasportaban por los propios aviones de Hitler a Noruega!” (La Atalaya del 1º de julio de 1965 Pág. 415).  El autor entonces menciona varios diferente métodos que él utilizó para pasar contrabando de literatura a otros países.

Otro caso que ocurrió en los Países Bajos se relacionó con Robert A.Winkler.  Cuando él fue amenazado con ser interrogado dijo: “Sabía que esto significaba usar estrategia de guerra teocrática por causa de la obra del Reino y la protección de mis hermanos cristianos.” (La Atalaya del 15 de agosto de 1967, Págs. 509).  Esta declaración muestra cuán íntimamente la doctrina de la guerra teocrática está conectada a la teología de la Watchtower. 

La importancia de la guerra teocrática se repitió de nuevo en otro artículo de La Atalaya, (15 de mayo de 1988, Pág. 20) que se relaciona al uso de Winkler de la estrategia de guerra teocrática para proteger a su compañeros Testigos y que los Testigos en ocasiones deben usar esta técnica para defender la organización Watchtower.  La expresión usanda aquí sobre guerra teocrática “Sabía que esto significaba usar estrategia de guerra teocrática por causa de la obra del Reino y para la protección de mis hermanos cristianos” se refiere a contener la verdad para proteger la organización Watchtower y sus actividades.  La doctrina cubre no sólo que se mienta, sino también que se engañe.  La Atalaya lo pone de esta manera: 

Para evitar la amenaza inmediata, Ezequías concordó en pagarle tributo a Senaquerib, y hasta cortó del templo de Jehová las puertas y postes de puerta revestidos, para efectuar este pago.  (2 Rey. 18; 13-16)  Sin duda esto fue parte de la estrategia de guerra teocrática de Ezequías, un paso para ganar tiempo, y que lo colocara en mejor situación para luchar contra el enemigo. Así mismo, hoy día, hay ocasiones en que los testigos de Jehová tienen que avanzar cautelosamente para preservar el derecho que les ha dado Dios de ejercer la adoración verdadera. (La Atalaya del 15 de agosto de 1968 Pág. 493)

El artículo enseña que los Testigos pueden violar las leyes del gobierno ya sea encontrando algún tecnicismo en la ley o zigzagueando la ley.  La Watchtower tiende a preferir enfocarse en esto en lugar de trabajar legalmente para cambiar lo que se considerarían leyes injustas, como lo hacen la mayoría de las iglesias.  

Aplicaciones de Guerra Teocrática por los Administradores de la Watchtower 

Un buen ejemplo de cómo se miente en los niveles más altos de la administración de la Watchtower ocurrió en Europa como resultado de informes recibidos el 23 de julio de 1993, cuando hubo un robo en la oficina de la sucursal de la Watchtower en Holbaek, Dinamarca.  El caso se relacionó a una decisión dinamarquesa que se le llamó el Registertilsyn declarando el 14 de septiembre de 1992, que la práctica de la Watchtower de guardar cierta información confidencial sobre sus miembros estaba en violación de las leyes dinamarquesa.  Como resultado de esta decisión, la Watchtower decidió destruir toda la información personal y confidencial relacionada a los casos disciplinarios que tenía para noviembre del 1992.  Un corto tiempo antes de esta fecha límite, la oficina de la sucursal de la Watchtower declaró que “ellos ya habían llevado a cabo la orden del registertilsyn” (Henricksen, 1993, pág. 2). 

Si la ley dinamarquesa que es similar al Acto de Confidencialidad Estadounidense es una ley justa eso no viene al caso.  La preocupación aquí es sobre la honestidad de la declaración de la Watchtower de cuándo los archivos pertinentes fueron destruidos.  La oficina de la sucursal exige seguir la política en el libro llamado The Branch Office Procedure, [Procedimiento de la Oficina de la Sucursal] que perfila la política oficial de la Watchtower.  Este volumen enseña la estrategia de guerra teocrática, mientras advierte que los líderes de la sucursal deben usar su juicio para determinar si le conviene a la Sociedad Watchtower que ellos sean honrados, mientras les advierte que “en ocasiones es mejor no decir ciertas cosas, aunque ellas sean la verdad” (Henricksen, 1993, pág. 3).  El robo destapó ciertos documentos que revelaron que la Watchtower aplicó esa regla en este caso, y abiertamente mintió sobre la destrucción de los documentos.  En las palabras de Henricksen:  

El hecho que los testigos de Jehová digan mentiras si es necesario—para también  encubrir cosas a que son bochornosas para ellos—se ha demostrado por estos “caso archivados” en varias ocasiones.  En ocasiones la organización ha negado la existencia de dichos archivos cuando los periódicos informaron que se los robaron.  Jorgen Larsen y Erik Jorgensen (ambos de la oficina de la sucursal en Holbaek) le han mentido en varias ocasiones a los periódicos y a las noticias del programa del canal 2 de Dinamarca.  Ellos negaron varios hechos que después se volvieron de público conocimiento. (1993, Pág. 3). 

Otra deshonestidad en estos casos incluye la reclamación de la Watchtower de que un archivo se guarda sólo durante cinco años después de que una persona expulsada ha sido readmitida.  El Copenhague Politiken descubrió un documento demostrando “que algunos de los casos archivados tenían cuarenta años o más y que tenían un sello estampado diciendo ‘no debe ser destruido’ y también incluía los casos de Testigos que habían sido expulsados y luego fueron readmitidos (Henricksen, 1993, Págs. 3-4).  La Watchtower también reclama que el número de casos en cada depósito local se limita a entre 0 y “quizá” 7 o 10.  La investigación de Henricksen concluyó que los archivos locales en promedio son muchísimos casos más que eso. 

Muchos otros casos sobre sus mentiras han sido bien documentados, pero lo anterior aquí es un reciente caso que no se relaciona con las doctrinas de la congregación, sino con las leyes seculares, y evidentemente es un ejemplo del mentirle directamente a las autoridades gubernamentales en violación a la ley. Este caso bien documentado no puede exigirse que fue debido a un malentendido o una pobre comunicación. 

Magnani también indica que la Watchtower utiliza esta misma doctrina sobre sus propios miembros.  Un ejemplo que él nos da es el siguiente: 

Cuando las personas curiosas examinan la historia de la Watchtower, ellos encuentran numerosos hechos que la Sociedad del día presente intenta encubrir.  Por ejemplo, los líderes de la Watchtower están muy avergonzados de que el fundador de la Sociedad, Charles Taze Russell, fue casi adorado por los seguidores de la Watchtower durante muchos años.  Siendo que la Watchtower cree que Russell enseñó muchas falsas doctrinas, ellos se van a los extremos para encubrir su historial. (R.T. p.47 Marcus Reyes. Caso 6936-C, Abilene, TX). 

Otro ejemplo que Magnani nos da es el siguiente:  Ellos niegan haber escrito una biografía de la vida de Russell en alguna ocasión.  En el libro de la historia de la Watchtower, Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino, Página 65, leemos esta pregunta: 

… Pero ¿es verdad que USTEDES NUNCA han publicado una biografía del Pastor Russell? 

La respuesta: SI ES VERDAD. Los testigos de Jehová admiran las cualidades que él tenía como  hombre, pero si le diéramos honor y crédito al Pastor Russell, sería igual que decir que la obra y el éxito fueron de él. 

Éste es un buen ejemplo del uso de la Estrategia de Guerra Teocrática de la Watchtower sobre sus propios miembros, no sólo SOBRE EL PÚBLICO SINO TAMBIÉN SOBRE LOS PROPIOS TESTIGOS DE JEHOVÁ.  Porque cuando nosotros verificamos el registro encontramos que la Watchtower si publicó la BIOGRAFÍA DE PASTOR RUSSELL en tres años sucesivos: ¡1925, 1926, y 1927! (R.T. p.47 Marcus Reyes, Caso 6936-C, Abilene). 

Mintiendo En las Cortes 

La Watchtower tiene un largo historial de utilizar la doctrina de la guerra teocrática en las cortes-desde el primer presidente, C.T. Russell, en el testimonio de su divorcio y en otras partes, hasta Fred Franz, uno de los anteriores presidentes de la Watchtower.  He aquí un ejemplo de medio-siglo-de antigüedad de lo que es evidentemente menos que honestidad, en el siguiente intercambio entre Franz y el fiscal: 

 

Fiscal:

¿Usted también se ha familiarizado con el hebreo?

Franz:

S¡ …

Fiscal:

¿De modo que usted ya tiene una ostentación lingüística sustancial a su orden?

Franz:

Sí, para el uso en mi trabajo bíblico.

Fiscal:

Pienso que usted puede leer y seguir la Biblia en hebreo, griego, Español, Portugués, Alemán, Francés 

Franz:

Sí. . .

Fiscal:

¿Usted mismo, puede traducir eso en hebreo?

Franz:

¿Cuál?

Fiscal:

¿El cuarto verso del segundo capítulo de Génesis?

Franz:

No.

 

(Contra interrogatorio de Fred Franz.  Pruebas del Fiscal Douglas Walsh vs. Meritorio James Latham, Clyde, la Corte escocesa de Sesiones, miércoles, 24 de noviembre de 1954, Pág. 7, Párr. A-B. y Pág. 102, Párr. F.)

Fiscal:

… ¿Una profecía falsa fue promulgada? 

Respuesta:

Estoy de acuerdo [con] eso. 

Fiscal:

¿Tuvo que ser aceptada por los Testigos de Jehová? 

Respuesta:

Eso es correcto. 

Fiscal: 

¿Si [un] miembro de los Testigos de Jehová percibiera que esa profecía estaba equivocada y él lo dijera sería expulsado? 

Respuesta: 

Sí … Nuestro propósito es tener la unidad. 

Fiscal:

¿Una unidad a cualquier costo? 

Respuesta:

Unidad a cualquier costo … 

Fiscal:

¿Y esa unidad está basada en la aceptación forzosa de una falsa profecía? 

Respuesta:

Eso se supone que es la verdad.

Fiscal:

Y la persona que expresó su punto de vista … de que eso estaba equivocado, y fue expulsado, estaría violando su parte  del convenio cuando fue bautizado.

Respuesta:

Eso es correcto. 

Fiscal:

Y como usted dijo ayer expresamente, sería digno de muerte …

Respuesta:

Yo inmediatamente le contesto que sí… 

Fiscal:

¿Usted llama eso religión? 

Respuesta:

Ciertamente sí. 

Fiscal:

¿Usted llama eso Cristiandad? 

Respuesta:

Ciertamente sí. 

 

(Pruebas del Fiscal Douglas Walsh vs. Meritorio James Latham, Clyde, Corte escocesa de Sesiones, de noviembre de 1954, Pág. 347-348, contra interrogatorio a Fred Franz; también vea el testimonio íntegro para otros ejemplos). 

El folleto Preparándose para casos de Custodia de Niños 

Las batallas legales de la Watchtower “se han hecho comunes [que] ellos les ofrecen un folleto a sus seguidores titulado ‘Preparándose para Casos de Custodia de Niños’ (Montgomery, 1992, Pág. 14)” intencionado para los testigos que se han de enfrentar en litigaciones judiciales sobre  casos de custodia.  El folleto, que abiertamente defiende el engaño y aconseja a los Testigos como mentir en las cortes, fue: 

… diseñado para el uso interno ayudando a sus miembros a prepararse para discutir en un caso de custodia en una audiencia de un divorcio [y] anima a los niños que son Testigos, bajo juramento, a presentar un punto de vista distorsionado sobre las oportunidades y situaciones que un niño de un Testigo tiene que asumir en este gigantesco mundo.  Un ejemplo de esto es el comentario que se hace en esta publicación de que los niños de los Testigos pudieran convertirse en periodistas (una vocación que requiere un grado universitario), cuando asistir a la universidad se sabe qué enérgicamente no se recomienda, y se condena ya que según ellos se le ve como el vehículo que los niños de los Testigos pueden perder su fe y pueden estar sujetos a una asociación inmoral. (Duron, 1991, Pág. 18). 

Un testimonio en la corte dice: 

La abogada de la Watchtower Wah también bajo juramento declaró que ella ayudó a la Sociedad escribiendo el folleto Preparándose para Casos de Custodia de Niños’ aproximadamente para el 1986, y admitió que el folleto se produjo debido a la preocupación creciente sobre los artículos publicados en la literatura sobre ciencia sociales y psicológica por críticos de la Watchtower que  eran perjudiciales a los intereses de la Sociedad. (Hetrick vs. Hetrick, Solicitudes Comunes en la Corte de Blair, núm. 2240 CP 1991 Pág. 259, testimonio de Wah).. 

La sección legal de la Watchtower ahora deberá ser contactada por los ancianos de las congregaciones en todos los casos de custodia y otros litigios que involucran a los Testigos individualmente y su religión (Cartas confidenciales de la Watchtower fechadas 1989, 1991).  No es raro, que aun cuando el Testigo contrate a un abogado secular, la Sociedad de la Watchtower le proporcione libre-de-gastos extenso servicios legales y ayuda por la Watchtower del personal legal (vea debajo, por la Watch Tower, el folleto Nuestro Ministerio del Reino, de agosto de 1992, Vol. 35, Núm. 8, Pág. 7 y de febrero de 1996 Pág. 3).  Puesto que algunos de los abogados a jornada completa de la Watchtower se enfocan sólo en defender a los Testigos en los casos de custodia, ellos han desarrollado una cantidad enorme de experiencia y especialización en esta área, y ellos saben tratar con las cortes para su ventaja.

*** km 8/92 7  Anuncios ***

“Hay disponible información si surgiera un caso de custodia de menores o derechos de visita. El expediente contiene decisiones jurídicas y otra información preparada para ayudar al abogado que represente al publicador cuya capacidad se haya puesto en tela de juicio debido a sus creencias religiosas. El cuerpo de ancianos debe comunicarse con el Departamento de Asuntos Legales de la Sociedad si: a) los documentos del tribunal o legales indican que la religión del publicador estará bajo ataque; b) si se va a emplear literatura apóstata, un experto en religión o un ex Testigo para testificar contra el publicador; c) si se pide al publicador que haga una declaración preliminar al juicio; o d) si se programa un examen sicológico o un estudio de su hogar. El expediente no ofrece ayuda sobre asuntos seglares como manutención o propiedad.”

 

*** km 2/96 3  Anuncios ***

“Se dispone de un expediente de información legal para ayudar a los publicadores implicados en litigios sobre la custodia de menores y el derecho de visitarlos en los cuales se lancen ataques contra nuestra religión. Solo el cuerpo de ancianos debe pedir el expediente en los casos en que sea evidente que se atacarán las creencias religiosas del publicador. Puede hallarse información valiosa sobre los litigios de custodia y derecho de visita a los hijos en ¡Despertad! del 22 de octubre de 1988, páginas 2 a 14, y la tabla de ¡Despertad! del 22 de abril de 1991, página 9.”

 

Walker (1990) concluye debido a su estudio del folleto de custodia y de las cartas de la Watchtower que se relacionan a este problema, que la Watchtower aconseja a los Testigos a pintar un cuadro falso y definido en las cortes en una magnitud como que ellos están en ciertas situaciones: “a decir en la corte exactamente lo contrario de lo que ellos normalmente dirían en un Salón del Reino” (Pág. 7).  Un ejemplo es el folleto de la Watchtower de 1983, La Escuela y los Testigos de Jehová, y las enseñanzas oficiales que por años han condenando abiertamente el envolvimiento de niños que son Testigos en deportes organizados y todas las actividades escolares extracurriculares como las aficiones, y una educación más alta, concluyendo que este tiempo deberá usarse para seguir principalmente los intereses de la Watchtower.  La Watchtower, sin embargo, instruye al Testigo a implicar exactamente lo contrario en las cortes de lo que ellos realmente creen (Walker, 1990, Pág. 23).  El caso de  Tanya A. Stevens vs. Max P. Stevens (Corte del Distrito de la 5ta. Corte Judicial del estado de Idaho, en el condado de Blaine, Caso núm. CV-96-2858 Juicio 17-10-96 para Max Stevens, demandado) el Juez dictaminó: 

Es perjudicial para los mejores intereses ó el bienestar de un menor enseñarles que su padre, cuando el no es Testigo de Jehová, que no tiene el derecho de saber toda la verdad, ó que es apropiado ocultar la verdad de los enemigos de Dios (particularmente en una situación en la sala de un tribunal).  Ni Tanya ni cualquier otra persona o grupo pueden hacer tal cosa.  (Pág. 42) 

El Juez Bouska de la Ciudad de Kansas concluyó debido su revisión de este folleto de la Watchtower como parte de un caso ante su corte que el folleto “fue diseñado, y anima, al Testigo de Jehová a encubrir a algunas de sus verdaderas creencias y engañar a las cortes acerca de lo que sus creencias y prácticas en referencia a los niños”.  Él también concluyó que la Watchtower enseña que: “no hay nada malo en su religión, como lo entiendo, engañar o incluso mentirle a alguien que no es un Testigo de Jehová” (Witness, Inc., 1994). Para abreviar, la Watchtower: “anima a que su seguidores alteren sus testimonios” (citado en Montgomery, 1992, Pág. 14).  La preocupación, como nota Raines, es que: 

Los Jueces han dictaminado a favor de permitir el derecho de custodia y las visitas a los padres que no son Testigos o abuelos debido a la naturaleza dañina y restringente, es decir, la conducta “tipo-culto” y que los métodos del grupo se discutan libremente y se documenten en las cortes.

Esto incluye el uso de la “guerra teocrática” por los Testigos de Jehová en las cortes.  La Sociedad en su folleto Preparándose para Casos de Custodia de Niños enseña a que los Testigos de Jehová cometan perjurio en la corte dando información falsa y engañosa en las cortes sobre las creencias y prácticas de los Testigos.  Esto sencillamente está documentado... mucho para la mortificación de la Watchtower.  Debido a esto, la Sociedad Watchtower se ha visto obligada a cambiar sus posiciones.  Las cortes no ven favorablemente a los grupos que limitan el crecimiento potencial de los niños como prohibirles o desanimarles a tener una educación más alta y el envolvimiento en los deportes, los clubes y las organizaciones después de la escuela. (Raines, 1996, Pág. 30).

Los Testigos justifican que este engaño a las cortes debido a la doctrina de la guerra teocrática discutida aquí arriba donde el mentir (o, en las palabras de la Watchtower, ocultar la verdad) es apropiado si defiende los intereses de la Watchtower.  Esta justificación incluye esfuerzos para negar sus doctrinas pasadas, una táctica que tendrá un efecto probablemente sobre sus enseñanzas actuales.  Por ejemplo, la Watchtower puede ocultar el énfasis que se le dio a ciertos puntos de vista del pasado, como que sólo los testigos de Jehová pueden agradar a Dios y ganarán el regalo de la vida, y que todos los gobiernos, religiones, y negocios exceptuándolos a ellos están siendo controlados por Satanás. 

Cuando se les pregunta si las personas de otras religiones sobrevivirán el Armagedón, la Watchtower sugiere esta respuesta: “Jehová es el que hace esos juicios, no nosotros”.  En realidad, aunque ellos intentan no alienar a los convertido potenciales y otros, la Watchtower enseña que sólo aquellos que están bautizado y son miembros de la Watchtower que está en buena comunión sobrevivirán el Armagedón (Bergman, 1999).  El libro oficial de la Watchtower titulado, Usted puede Vivir Para siempre en el Paraíso en la Tierra, claramente enseña eso, que sólo una religión es verdadera, todas las demás son falsas, y pronto se aniquilarán todas las personas en las religiones falsas: 

¿Hubo alguna vez un tiempo en que Jehová utilizara más de una sola organización? En los días de Noé solo Noé y los que estaban con él dentro del arca tuvieron la protección de Dios y fueron sobrevivientes del diluvio. (1 Pedro 3:20) Además, en el primer siglo no hubo dos o más organizaciones cristianas. Dios trató con la única que había. Había solo “un Señor, una fe, un bautismo.” (Efesios 4:5) De igual modo, Jesucristo predijo que en nuestro día habría una sola fuente de instrucción espiritual para el pueblo de Dios...  No llegue a la conclusión de que haya diferentes caminos, o sendas, que usted pueda seguir para adquirir vida en el nuevo sistema de Dios. Hay uno solo. Hubo la única arca que sobrevivió al Diluvio, no varias embarcaciones. Y habrá una sola organización —la organización visible de Dios— que sobrevivirá a la “grande tribulación” que tan rápidamente se acerca. Sencillamente no es cierto que todas las religiones lleven a la misma meta... Es necesario que usted sea parte de la organización de Jehová, y haga la voluntad de Dios, para recibir Su bendición de vida eterna (Usted puede vivir para siempre en el paraíso en la Tierra Págs. 193, 255)

 

En un excelente resumen del folleto Preparándose para casos de Custodia de Niños, el anterior miembro del cuerpo gobernante de la Watchtower Raymond Franz nota que el folleto de 60-páginas es una guía para que los Testigos puedan testificar en corte.  El folleto repasa las preguntas que: 

puedan presentárseles por el lado contrario y contestaciones sugeridas se les ofrecen entonces … la Watchtower … [enseña] que la honestidad... [es] el respeto a la verdad, [y no]... la disposición de que se tuerza un poco la verdad, para salir de una circunstancia inoportuna, o para conseguir algo que nosotros queramos … Compare eso con algunas de las contestaciones sugeridas en el manual de la Sociedad. Bajo “CONFRONTADOS PADRES TESTIGOS EN UN CONTRA-INTERROGATORIO” nosotros encontramos esta pregunta... ¿serán todos los católicos (u otros) destruidos? … [y la respuesta sugerida en la Página 12 es]: Jehová hace esos juicios, no nosotros. Esto suena bien, e implica una libertad sensata de una actitud dogmáticamente juzgadora. Sin embargo, el Testigo que responde así sabe que en las publicaciones de su organización se enseña claramente que sólo aquellos que están en asociación con “la organización de Jehová” sobrevivirán “la gran tribulación”, y que todos aquellos que no se unan a esa organización se enfrentarán a la destrucción. (Franz, 1991,  Pág., 283 nota marginal de la versión inglesa de En Busca de libertad Cristiana)

Franz entonces evalúa la sección “EXAMEN DIRECTO Y RESPUESTAS PARA LOS ANCIANOS LOCALES”, en el cual el folleto presenta contestaciones “apropiadas” en un paréntesis a preguntas comunes: 

¿Qué punto de vista... [la religión del Testigo] asume hacia las personas de otras religiones? (Jesús enseñó a amar al prójimo como a sí mismo, e incluye que todos; respetamos los derechos de los demás a rendir culto a lo que ellos escojan)… ¿[Los Testigos] enseñan que los jóvenes solos deben aprender sobre la religión de los Testigos de Jehová? (No. Reflexione sobre la siguiente consideración objetiva hacia las otras religiones en nuestras publicaciones). (Franz, 1991, Págs. 29-31)

En respuesta a esta sección del folleto, Franz nota que la Watchtower implica tener una considerable actitud de tolerancia sobre las religiones pero:

… el Testigo que es una anciano respondiendo sabe que su religión enseña que “las personas de otras religiones” están todos dentro de “Babilonia la Grande”, el imperio de la falsa religión, matizado  como “la gran ramera” en las Escrituras, que el culto que ellos han escogido es considerado anticristiano y si continúan en el mismo, ellos se enfrentan a la destrucción. Él también sabe que al Testigo  se le insta a no tener relaciones sociales con tales “personas de otras religiones”, siendo que esto tendría un efecto de “corrupción”, la única asociación que es aceptable es para “predicarles” con la esperanza de que cambien de religión. Él sabe que todos los artículos en la lista del folleto dan énfasis en los aspectos negativos de las “otras religiones” discutidas y que la organización desalienta la lectura de la literatura que procede directamente de otras religiones; lo que ellos publican sobre las demás religiones se ve como una lectura segura. (Franz, 1991, Pág., 284).

En resumen, Franz concluye que las personas que se les aconsejan a responder de esta manera:

... deben saber que se les está pidiendo presentar una perspectiva la cual es muy diferente a las que le instan a ellos en las publicaciones de la Watchtower. Si ellos estuviesen hablando la verdad, sin “que se tuerza un poco”, ellos no tendrían que hablar diferente a la manera que ellos lo harían en cualquier otra parte como en una asamblea de circuito—o alguna sección en cuanto a ese efecto. (Franz, 1991, Pág., 285).

En la experiencia de este escritor, los Testigos y sus abogados siguen regularmente y rutinariamente los consejos del folleto para engañar las cortes desde el estrado.  MacGregor quien ha concurrido en muchos casos de Testigos sobre custodia, concluye:

Su pareja Testigo de Jehová (o ex-pareja) intentará desesperadamente conseguir la custodia de los niños. Esté preparado para lo peor. Muchos se han enfrentado a falsas acusaciones que son difíciles de defender. Ellos quieren demostrar que usted es “incapaz” como padre. Usted necesitará testigos muy buenos quienes demuestren su carácter y quienes lo hayan observado con sus propios niños. ...  A la disposición de ellos estarán sus propios expertos legales, y a su compañero y niños se les adiestrarán en lo que deben decir en la corte. ¡La falta de preparación de su parte o de su abogado le hará perder a sus niños!

... Ellos no vacilarán en cuanto a mentir se trate, incluso aun bajo juramento.  Ellos tienen una doctrina llamada “Mentiras Justificadas”, la cual enseña que sólo tienen que decirle la verdad a aquellos “quienes tienen el derecho de saberla”.  Las cortes, el sistema legal, los trabajadores sociales de la familia, los ex-compañeros, etc., debido a su resistencia, o por no ser parte alguna de la organización de “Jehová”, no merecen saber la verdad. En la mente del Testigo de Jehová, todos son de Satanás y está bien mentirle a él ó a su pueblo para proteger a “Jehová” y su organización en la tierra [La Sociedad Watchtower]. ... Toda clase de cosas se le dirán a los niños para asustarlos de tener cualquier envolvimiento con el “malo” de usted.  A ellos se les adiestrarán en lo que deben decir sobre usted en la corte. Aun cuando las cortes prohíban que se les enseñe  asuntos religiosos a los niños durante el tiempo de visita, a los niños se les instruirá a “odiarlo” a usted porque usted está oponiéndose... a la organización de Dios (MacGregor, 1994, Pág., 4).

Un ejemplo de una anterior testigo del uso de esta doctrina en las cortes para darle apoyo a su amigo dice:

Yo sabía que la Sociedad Watchtower controlaba muy cuidadosamente lo que se decía en las salas de los tribunales. … Yo había visto el folleto sobre casos de Custodia de Niños que ellos prepararon. Pero hasta que yo pasé dos semanas éste pasado mes de julio, todos los días, en la corte… en un caso de custodia de niño, yo no había entendido hasta qué punto los Testigos llevan  sus tácticas de la Guerra Espiritual… yo entré para hacer dos cosas, ser apoyo moral para la familia, y para transcribir los procedimientos para que la familia pudiera después referirse a ellos. … Yo no podía creer lo que mis dedos tenían que teclear, eran tan sorprendentemente impactantes sus mentiras. ¡Siendo que los Testigos de Jehová creen que cualquiera que es un enemigo de Jehová no “tiene el derecho de saber la verdad”, lo cual básicamente incluye a cualquiera que no sea un Testigo de Jehová y a todos los gobiernos y representantes de los gobiernos, como los jueces, ellos procedieron a mentir, mentiras tras mentiras, MENTIERON y dijeron “media” verdades y parciales, bajo juramento delante de ese juez! … Fueron dos semanas sólidas de lo mismo… las Personas que procedan contra los Testigos de Jehová en corte no deben asumir NADA—especialmente no asuman que los Testigos de Jehová jugarán un juego justo o que dispararán directo. Ellos creen que están en guerra y que mentirle a “los enemigos de Dios” es lo que él [Dios] quiere que ellos hagan—y los enemigos de Dios en este caso y en todo los casos—son cualquiera que no sea un Testigo de Jehová. (Carta anónima, publicada en Comments from the Friends, 1999 Pág., 9)

Por ejemplo, un Testigo bajo juramento puede decir que no tiene ningún problema permitiéndole a su hijo celebrar los días de fiestas, que juegue con los “niños mundanos”, que participen en los deportes de la escuela, que asistan a la universidad, o que tengan una transfusión de sangre si estuviera en juego la vida del niño, a veces aún reclamando falsamente que ésta no es una ofensa para que los pueda expulsar. (Bergman, 1994).  Algunos declararán que ellos por lo menos le permitirían a su ex-esposo no-testigo tomar decisiones (esto en esencia le permitiría al niño tener una transfusión de sangre) aunque esto es contrario a la política de la Watchtower la que debe seguirse bajo el dolor de una total expulsión: 

“Si al cristiano se le pide que se someta a algo que viole la ley superior que pertenece a Dios, la ley divina vendría primero; tiene prioridad...  Algunas leyes modernas que son fundamentalmente buenas pudieran aplicarse mal con el objetivo de autorizar el que se administre por la fuerza una transfusión de sangre a un cristiano...   En este caso, los cristianos deben adoptar la misma actitud del apóstol Pedro: “Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres”. (Hechos 5:29.)…  Con buena razón los cristianos están completamente resueltos a obedecer a Dios, aunque algún gobierno les indique lo contrario.” (La Atalaya del 15 de junio de 1991 Pág. 31)

 

La Sociedad enfatiza el grado hasta donde ésta regla de la Watchtower será impuesta citando el ejemplo de una niña de doce de edad quién: 

“no dejó ninguna duda de que ‘lucharía con todas sus fuerzas contra cualquier transfusión que el tribunal autorizara, de que gritaría y resistiría, de que se sacaría la aguja que le pusieran en el brazo y de que trataría de destruir la bolsa de sangre que pusieran sobre la cama’. Estaba firmemente resuelta a obedecer la ley divina.” (La Atalaya del 15 de junio de 1991 Pág. 31)

 

Un problema para la Watchtower es que no existe ninguna Escritura que clara y directamente condene el uso médico de la sangre o cualquier otro trasplante de órgano, y muchas Escrituras no condonan su uso cuando se trata de salvar vidas (Bergman, 1999). Incluso la Sociedad históricamente ha permitido las transfusiones de sangre—no fue una ofensa para expulsar hasta el 1961, casi un siglo después de que la Sociedad fue fundada (La Atalaya en inglés, del 15 de enero de 1961, Págs. 63-64).  El Testigo promedio acepta estos cambios doctrinales debido a la doctrina de la “nueva luz”, significando que ellos creen que Dios les da revelaciones progresivamente a través de la Watchtower.  La necesidad de evitar las transfusiones incluye prohibir ponerse a sí mismo en una posición dónde una transfusión podría ocurrir, y si una corte pidiera ordenar una transfusión parece probable, que un Testigo se obliga:

Puede que las autoridades consideren violador de la ley al cristiano o dictaminen que debe ser enjuiciado por oponerse con tanta tenacidad a violar la ley de Dios sobre la sangre. Si fuera castigado, el cristiano pudiera considerar eso como sufrir por causa de la justicia.” (La Atalaya del 15 de junio de 1991 Pág. 31)

 

Como señala Duron, los Testigos dicen que es mejor morir antes de someterse a una transfusión:

“Los Testigos realmente declaran sin titubeos que ellos no dudarían en permitir que sus hijos menores muera antes de admitirle al niño una transfusión de sangre” (1991, Pág. 18). 

La abogada de la Watchtower Wah dijo bajo juramento que ella ha representado a adultos en dos situaciones: 

… quién, mientras consciente y competente, se obtenga una orden judicial que autorice a los médicos para que transfundieran. Mi posición para tal orden es que fue obtenida ilegalmente y el cristiano, como adulto, ciertamente la combatiría y eso podría incluir físicamente. … Está en mi mente, que la mejor analogía es comparable a una violación. Para mí, como adulta, el ser violada porque se tiene una orden judicial, no significa que hay justificación alguna porque hay una orden presente de la corte para ser violado. Pero eso se convierte en otra situación cuando se trata de un niño menor que está bajo orden de la corte, así como sería una situación diferente en un caso de defensa propia. …(Hetrick vs. Hetrick, Solicitudes Comunes en la Corte de Blair, núm. 2240 CP 1991 Pág. 234, testimonio de Wah)   

¡Si una transfusión de sangre es igual en gravedad a una violación como mantiene Wah, uno difícilmente le permitiría a una persona que violara a su hijo! 

Otra línea de razonamiento engañosa que no es insólito ser utilizada por la Watchtower para defender rehusarse a una transfusión de sangre se trata del riesgo de contraer SIDA y que la opción de ellos médicamente dan a largo plazo es la mejor.  Ellos citan a menudo casos donde personas se contaminaron con el SIDA debido a una transfusión de sangre, pero distintivamente y groseramente tuercen las evidencias y deliberadamente intentan aterrar a sus seguidores. Los bancos de sangres estadounidenses empezaron a cotejar su sangre buscando el SIDA desde marzo de 1985, y desde entonces del las “más de 120 millones de transfusiones de sangres... sólo aparece que 21 personas fueron infectadas con el HIV” y la relación entre HIV y el SIDA no se concibe todavía (Nixon, 1993, Pág., 3). Las probabilidades de contagiarse con el HIV por una transfusión de sangre en los Estados Unidos es considerada ahora entre aproximadamente uno en un cuarto de millón de transfusiones, y los nuevos procedimientos de comprobación “dramáticamente han reducido el riesgo aun de contraer el virus de la hepatitis C en las transfusiones que se hicieron antes” (Carlson, 1996; Rutherford y Kaplan, 1995). El nivel de seguridad es ahora tan alto en los Estados Unidos que raramente se recomienda una transfusión de sangre autóloga sobre la alogénica (por donante) (Rutherford y Kaplan, 1995).

¿La Doctrina es usada por el Testigo Promedio? 

Muchos estudios históricos sobre el movimiento de los Testigos registran ejemplos de que el Testigo promedio utiliza la guerra teocrática.  Para acusar a una persona de ser culpable por ser un miembro de una organización ilegal en Canadá se requiere tener pruebas documentadas, como una tarjeta de miembro, o una confesión.  Kaplan (1988, Pág. 70) encontró que en Canadá los Testigos de Jehová “generalmente niegan admitir su membresía” en la Watchtower después que fuera prohibida.  No obstante, “a casi todos los Testigos de Jehová quienes fueron acusado se les encontró culpable” (Kaplan, 1988, Pág. 72). 

Los Testigos de Jehová quiénes fueron atrapados en el acto de distribuir su literatura a menudo intentan reclamar  que ellos “se encontraron los paquetes de tratados en las puertas de sus casas y como encontraron tan interesante su contenido decidieron compartir el material” (Kaplan, 1988, Pág., 75).  Esta explicación de hecho no se les creyó.  Además, localizando a los Testigos de Jehová, se interrogaban a menudo a individuos quiénes se asumían que eran Testigos de Jehová, incluyendo personas quienes simpatizaban con algunas de sus ideas. En muchos casos, la reclamación por una persona de que él o ella no eran Testigos no se les creía, en parte porque muchos Testigos de Jehová mentían sobre su membresía, y las cortes se pusieron muy escépticas en cuanto a los testimonios de todas las personas que ellos creían que eran Testigos.

Ésta amplia práctica de mentir para defender los intereses de la Sociedad Watchtower hoy en día desdichadamente tiene repercusiones similares, todavía normalmente se ven en los casos de cortes, especialmente en los casos de custodia de menores o en casos de muertes negligentes por causa de las transfusiones de sangres. Los Testigos o sus abogados a menudo declaran abiertamente en las cortes que los Testigos de Jehová no aprueban que sus niños mueran por falta de una transfusión de sangre (R. Reed, en una entrevista personal [Reed era un Testigo de alta-clasificación jerárquica y ahora es abogado], el 3 de marzo de 1999).

Kotwall (1997, Pág., 1) reclama qué “muchos Testigos de Jehová … no se dan cuenta que la Watchtower … los anima a que ellos mientan.”  Para evaluar cuántos Testigos de Jehová están inconscientes de esta doctrina y cómo es aplicada, el autor encuestó a 92 estadounidenses y 39 italianos, la mayoría quienes eran ex-Testigos de Jehová y voluntarios que se ofrecieron para llevar a cabo el estudio.  Las respuestas de los dos grupos fueron tan similares que fueron combinadas. Las respuestas fueron seleccionadas de estudios de varios anuncios en las revistas y de la Internet. Las tres páginas de preguntas incluyeron algunas sobre “la doctrina de la estrategia de guerra teocrática.”  Los resultados de las contestaciones de las tablas que yo imprimí están debajo.

Estos datos indican que la mayoría de Testigos están consciente de ésta doctrina. Estos datos también indican claramente que existe una relación entre el nivel de actividad en la Watchtower y el conocimiento de ésta doctrina. Todos los anteriores superintendentes de circuito estaban totalmente conscientes de ella, y más de la mitad admitieron haberla utilizado.  Aunque 37 personas (28% del total completo) reclamaron que ellos nunca habían escuchado hablar de la doctrina, sólo 3 personas (2%) escogieron la definición incorrecta de la doctrina, respuesta “A.”

 

Tabla I. Número de Testigos quiénes han oído hablar de la Doctrina de Guerra Teocrática

Respuestas 

 

 Miembro 

Precursores

Siervos

Ministeriales

Ancianos 

Superintendentes de circuito

A.

Nunca oído hablar de ella

37

7

3

0

B.

Vagamente 

19

2

3

0

C.

Relativamente familiarizados con ella. 

11

3

7

1

D.

Bien familiarizados con ella

7

5

7

2

E.

Muy familiarizados y la aplicaron  en algunas situaciones. 

2

1

4

2

F.

Muy familiarizados y la aplicaron  en muchas  situaciones. 

0

1

6

3

 

Total

74

19

30

8

 

Las próximas preguntas—“¿Cómo usted describiría mejor la Doctrina de Guerra Teocrática?”— se contestó como sigue (los números no suman a 131 porque los encuestados podían seleccionar más de una contestación) sus respuestas están en la tabla II

Tabla II.  Definición de la Doctrina de Guerra Teocrática

.

 

 

 

Respuestas

Miembros

Precursores

Siervos Ministeriales;

Ancianos

Superintendentes de Circuitos

A.

Definición de la corte sobre la verdad: “Uno debe decir la verdad toda la verdad y nada mas que la verdad” y debe adherirse estrictamente a ella. 

3

1

0

0

B.

No tenemos que seguir reglas, es decir, ellos pueden ocultar la verdad de aquellos que no tienen ningún derecho de conocerla. 

38

10

14

4

C.

Para proteger los intereses de la Watchtower y la organización de Dios, es apropiado decir lo que el mundo podría concluir que son pequeñas mentiras piadosas. 

38

10

11

4

D.

Uno debe usar palabras de tal manera que  redefinan la organización de Dios--aun cuando esto signifique en términos  mundanos mentir. 

23

8

10

4

 

Un examen de las encuestas de aquellos quienes reclamaron que ellos no estaban conscientes de la doctrina muestra que ellos estaban menos involucrados en la Watchtower—eran Testigos no publicadores quienes asistían a menudo a las reuniones como resultado de la presión familiar.  Los Testigos dedicados quienes sostenían posiciones administrativas estaban, con sólo una excepción, muy conscientes de la doctrina y su importancia (los ancianos y superintendentes de circuito). La mayoría (98%) conocía la práctica o podía definirla, pero algunos Testigos no la reconocían por su término apropiado. Algunos todavía pueden haber pensado en la doctrina por el término viejo “la técnica de Rahab.”  Algunas personas no pueden estar conscientes del término porque la palabra “teocrático” se usa ahora con menos frecuencia que antes, pero todavía es común. Un ejemplo es su himnario oficial en inglés titulado: “Singing Praises to Jehová” (1984), que se usa en sus reuniones y lista 13 canciones bajo el titulo: “Guerra Teocrática.”

El Raciocinio Religioso Detrás del Mentir por la Watchtower

La Watchtower utiliza varias Escrituras para justificar el mentir además de las ya mencionadas. Como nos comenta Thomas, la Watchtower intenta justificar las mentiras indicando que:

… en la Biblia, Rahab la ramera le mintió al Rey de Jericó para proteger a los espías Israelitas.  Los Testigos de Jehová argumentan que cuando Jericó fue destruida, Rahab se salvó porque ella mintió para proteger los espías.  Sin embargo, la Biblia revela, que Rahab se salvó porque ella reconoció que el Dios de Israel era el Dios verdadero (Josué 2:11).  Dios no salvó la vida de Rahab porque ella mintió, sino, pesar del hecho que ella mintió.  La Watchtower sigue añadiendo que Abraham, Isaac, y David también en ocasiones escondieron la verdad.  Pero todo esto lo que demuestra es que hombres muy buenos han tenido sus fracasos.  Ciertamente nadie puede utilizar los errores de cualquier hombre (no importa cómo grande él pueda haber sido) como una excusa para hacer lo malo.  El mandamiento en el Nuevo Testamento está claro:  “Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo” (Ef. 4:25).  Los Testigos de Jehová, por su propia admisión, no hablan la verdad con su prójimo si ésta no está en los intereses de ellos para hacerlo.  ¡Si ellos lo juzgan necesario, el Testigo de Jehová deliberadamente le miente a su prójimo! (énfasis en el original, Thomas, 1972, Pág. 96) 

Para justificar la estrategia del uso de la mentira por Rahab, Robbins concluyó:

Las Escrituras no alaban a Rahab por haber mentido; ésa es una inferencia inválida… sería una contradicción en la Biblia, la que repetidamente condena las mentiras, si se alabara a alguien por haber mentido. ¿Entonces dado [esto]... por qué... inferir solamente que Dios endosó a Rahab por haber mentido? Su prostitución era igual de importante en salvar la vida de los espías judíos, por consiguiente, entonces inferir que la Biblia endosa la prostitución sería algo igualmente de válido. ... [Todavía algunas personas] sugieren que el caso de Rahab y [otros]… es un precedente adecuado para mentir cuando sea necesario. (1994, Págs. 1-4)

La posición de que se puede justificar la mentira si se engaña sólo aquellos “que no tienen el derecho de conocerla” nunca se ha enseñado por ninguna iglesia cristiana como una doctrina formal, y Thomas concluye que muchos de los mártires cristianos entonces pudieron haber salvado sus vidas:

... si sólo ellos hubieran empleado la tal-llamada “Estrategia de Guerra Teocrática” de los Testigos de Jehová. Para muchos de ellos sus mismas vidas dependían de solo una respuesta a esta única  pregunta. “¿Es usted un cristiano?” Si ellos se atrevieran a contestar que “sí”, la tortura terrible los esperaba. Todo lo que ellos tenían que hacer, en muchos casos, eran negar al ser un cristiano y sus vidas se salvarían. Pero estas grandes personas valientes de la Fe cristiana... no se ampararon en el engaño utilizado por la Watchtower para escapar de: “el acero blandido del tirano o la melena ensangrentada del león.”  Ellos perdieron sus vidas terrenales por causa de Cristo pero ganaron la vida eterna y el honor eterno. Ésta es nuestra herencia cristiana y nosotros tenemos todo el derecho de estar orgulloso de ella. (Thomas, 1972, en inglés Págs. 97-98)

La posición de la Watchtower sobre el mentir es realmente inconsistente. Un buen ejemplo de eso ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial involucrando los Testigos de Jehová en los campamentos de concentración Nazis. Para ser liberado de algunos campamentos, los Testigos de Jehová solo tenían que firmar un papel renunciando su afiliación a la Watchtower—sin embargo la Sociedad les instruyó que no, incluso enseñándoles que negar la Watchtower para protegerse destruiría sus esperanzas de vida eterna. Les dijeron que ellos podrían mentir sólo para proteger la Watchtower, no a ellos (Buber, 1946). Como puede esperarse, las mentiras no obstante, de los Testigos de Jehová tienden a extenderse a otras áreas. Thomas se identifica con una experiencia que según se alega le ocurrió cuando él le ofreció un tratado a un Testigo que fiscalizaba las creencias de la Watchtower:

Este Testigo de Jehová no me conocía personalmente, pero él dijo que conocía personalmente al autor del tratado. (¡Él estaba mintiendo!) Pensando que yo era otra persona, él empezó a difamar al autor del tratado diciendo que “a este servidor” se le había expulsado a patadas de la Sociedad Watchtower del Este por robar los fondos de ellos. (Yo nunca he sido Testigo de Jehová.) Él burlonamente empezó presagiándome como que yo era un idiota, reclamando que yo debería ser muy estúpido al permitirle a este escritor del tratado engañarme para que yo le repartiera sus tratados. Cuando este Testigo de Jehová estaba descargando su furia contra el escritor del tratado..., Yo le mostré mi licencia de conducir cual demostraba que yo era el autor del tratado en cuestión. Yo le exigí una disculpa a este mentiroso Testigo de Jehová...  El evangelio de la Watchtower le había torcido la mente a este hombre de tal manera que él ni siquiera pudo sonrojarse de la vergüenza, y menos aún disculparse. Éste es un ejemplo de lo que es la Estrategia de Guerra Teocrática de los Testigos de Jehová—deliberadamente mintiendo en interés de su religión.  Este Testigo de Jehová pensó que mintiendo sobre el autor del tratado anti-Watchtower él podía desanimar a los cristianos para no repartirlo. ¡Ciertamente este Testigo de Jehová sabía que él estaba mintiendo, pero no le molestó! ¿Es qué acaso no había sido enseñado por la Watchtower que está aprobado por las escrituras que los Testigos de Jehová pueden engañar y mentir cuando se trata de los intereses de su religión? ... Se sabe muy bien que en la política malvada y en los hombres poco escrupulosos el fin justifica los medios. Aparentemente los Testigos de Jehová han adoptado esta política. (Thomas, 1972, Págs.  96-97)

Por supuesto, es difícil determinar si una persona está usando conscientemente la Estrategia de la Guerra Teocrática ó simplemente en un jugueteo con los hechos para poder escaparse de una situación bochornosa. La situación en la historia de Thomas puede incluir un poco de ambos. (Raines, 1998, Pág. 30).

El Daño final de las Mentiras 

La enseñanza de la Estrategia de la Guerra Teocrática por la Watchtower de que es apropiado encubrir la verdad de aquellos que podrían usarla para dañar la Watchtower tiene la intención de llevar más allá sus intereses (Bergman, 1994).  Evidentemente, con sólo dos excepciones que yo conozco, ellos son el único grupo religioso que directamente la enseña, como parte de su doctrina oficial, que es apropiado mentir, según lo que es la definición de la verdad en las cortes.  Mientras esta doctrina puede ser ventajosa a corto plazo, a largo plazo afectará los intereses de la Watchtower mucho más de lo que ahora puede ayudarles.

Probablemente el efecto mayor de la doctrina de la guerra teocrática es el daño psicológico que le causa a los Testigos cuando ellos se dan cuenta del récord de engaños de la Watchtower  (Bergman, 1996). Esto fue claro en las entrevistas de los 92 norteamericanos y los 39 italianos completado para el estudio citado antes. El conocimiento de la falta de honestidad por la Watchtower es frecuentemente desilusionante, causando que sus miembros dejen la secta. Salirse es increíblemente traumático para muchas personas–especialmente para aquellos que están muy comprometidos. Como afirma Duron:

Yo fui una Testigo de Jehová de tercera generación antes de salirme de esa religión en el 1975.  Estoy casada con un anterior Testigo de segunda-generación. Mi marido y yo, con un total combinado de casi sesenta años de exposición en las creencias de los Testigos y sus actividades, habiendo pasado muchas horas, separados y juntos, buscando una racionalidad en nuestras vidas. El enfoque de esa búsqueda, aparte de intentar aprender a reconstruir nuestras vidas después de vivir a través del intenso levantamiento espiritual de volver a repensar en todo nuestros valores morales, religiosos, sociales, y personales y las creencias, era tratar racionalmente con “quién se quedará con los niños?”  Nosotros teníamos dos niños de quien pensar  (Duron, 1991, Págs. 16-17).

El ejemplo usado por los Testigos de que Abraham le mintió a Faraón, declarando que Sara era su hermana y no su esposa, puede demostrar ser profético aquí. Los disidentes de la Watchtower citan la doctrina ampliamente como el problema que fue parte para ellos tomar su decisión de dejar la Watchtower, y los opositores normalmente aclaman esta doctrina como la justificación parcial para condenar la Watchtower. Su falta de honestidad es a menudo señalada por sus críticos (por ejemplo vea Branden, 1988, y Dahlin, 1988, y la mayoría de las referencias enumeradas en este papel).

Abiertamente revocar la doctrina es improbable porque una revocación apoyará la conclusión de que se enseñó y que se practicó con normalidad. Además, y más importante, revocarla también sería una admisión de que estaban equivocados. La Watchtower, en vista de su expectativa de que el Armagedón es inminente, están esperando que esta batalla predicha los salvará de tener que tratar con este problema. No existirá ninguna necesidad de la doctrina de la guerra teocrática en el nuevo mundo siendo que no habrá oposición a la Watchtower porque todos los que no son Testigos serán destruidos en el Armagedón. En vista del repetido fracaso de la predicción de la Watchtower del “gran día de Dios Omnipotente”, ellos pueden verse obligados a enfrentarse a la doctrina y ya sea calladamente permitir que se olvide (lo cual no parece ser el caso—ya que la doctrina ha sido reiterada en las publicaciones de la Watchtower más actuales) ó enfrentarse a sus impetuosos errores y desarrollar políticas que involucren éticas funcionales.

La Suprema Corte de Ohio dictamina sobre el mentir por razones Religiosas

El autor sirvió como testigo experto en un caso donde un jurado estuvo de acuerdo con la demanda de una familia para una reversión del testamento de un miembro familiar, Otterbein Duesler quien inesperadamente y abruptamente cambió su voluntad y le había dejado la mayoría de sus $338,000 en propiedades a la Sociedad Watchtower (Redman et.al., [et.al = Et abili (y en la otra parte), ó (y otros)] vs. WTBTS 0 91 WDO 71, Número del Caso C-88-835).  Duesler no era un Testigo, y había expresado algo de su disgusto con la Watchtower cuando estuvo vivo. La familia reclamó que él le dejó su dinero a la Sociedad Watchtower porque estos le convencieron que si él no lo hacía, él podía perder la vida eterna. (W. Caughey, entrevista personal, el 3 de febrero de 1991).

La Corte de Apelaciones del Condado de Wood invirtió esta decisión (Corte de Apelaciones del Condado de Wood, Núm. 91-WD-07 Decisión del Caso el 14 de agosto de 1992).  La corte de las apelaciones dictaminó que el testimonio del testigo experto “permitiría uno poder concluir qué: (1) El abogado Walter Kobil era un creyente practicante (2) Qué, la teología de la organización estimula el cometer perjurio para proteger su organización (3) Qué, el abogado Kobil estaba dispuesto a mentir para proteger la organización y (4) por consiguiente, el abogado Kobil no era creíble. Evid. R. 610 prohíbe este tipo de ataque sobre la credibilidad de un testigo. La admisión de la evidencia por consiguiente, fue errónea”. (Pág. 11) y “ se requirió un nuevo juicio” (Pág. A-19). La corte de apelaciones dictaminó que si una organización religiosa les enseña a sus miembros a mentir ó a retener la verdad para defender los intereses de su organización, y si este hecho se saca en corte, es un error reversible.

El dictamen de La Corte de Apelaciones del Condado de Wood fue sostenido por la Corte Suprema de Ohio (Redman vs. La Sociedad de Biblia y Tratados de Pensilvania  69 Ohio 3ra. Estancia 98, 630 N.E. 2da. 676 la rectificación denegada, 69 Ohio 3ra estancia 1445 [1994] 632 N.E. 2da. 913). La corte Suprema de Ohio dictaminó qué: “las preguntas acerca de las creencias religiosas de un testigo [incluyendo si su religión les enseña a sus miembros a mentir] esto no es un método permisible adicional para probar la veracidad” (Redman vs. La Watchtower, el caso de arriba Pág., 101).  La corte también pareció cuestionar la existencia de la doctrina de la Guerra teocrática aunque las autoridades de la Watchtower en este caso admitieron que sí existía, como se explicará debajo. Lo que significa, entonces, es que esta norma protege el que se pueda mentir abiertamente si se hace por razones religiosas y si esta doctrina es mencionada en corte por la parte contraria.

El caso involucra a un anciano casi mentalmente lindado para tomar decisiones, a Otterbein Duesler quien también tenía problemas emocionales. Según afirma el Sr. Caughey, el abogado de la familia, los Testigos de Jehová no aceptaban al Sr. Duesler como miembro porque su conducta violaba la política de la Watchtower, y ellos concluyeron que él no llevaría la imagen que la Watchtower está intentando presentarle al público. Si ellos hubiesen tenido verdaderamente un auténtico propósito de ayudarle como persona, la familia se habría preocupado menos por su legado a la Watchtower. Para abreviar, ellos se sintieron enfadados y que la Watchtower se aprovechó de ellos. (W. Caughey, entrevista personal, el 3 de febrero de 1991).

El abogado de la familia estaba muy consciente de la doctrina de la “guerra teocrática” como resultado de su propia investigación, y al autor se le retuvo como testigo experto para discutir como es que se aplica.  Él explicó qué, en contraste con el requisito judicial que uno debe dice “toda la verdad y nada más que la verdad”, la Watchtower enseña que es apropiado ocultar la verdad de aquellos quienes ellos creen que no tienen ningún derecho de conocerla, especialmente de aquellos que son parte de este sistema de cosas de Satanás lo cual incluye a todos los opositores a la Watchtower, y toda las iglesias, los gobiernos seculares e incluso al sistema judicial. 

Esta información se relató en la corte para ayudar al jurado a entender los motivos de los ancianos Testigos de Jehová y a los abogados (pero no del abogado en este caso) el Sr. Walter Kobil y otros que alegadamente influyeron sobre el Sr. Duesler para que cambiara su testamento. La preocupación de la familia fue que impropiamente y bajo coerción se le hizo cambiar al Sr. Duesler su testamento. Las inquietudes que involucran cambios de testamentos de personas ancianas que viven solas no es un evento inusual dentro de la Watchtower. 

La corte de apelaciones dictaminó en cuanto a “la cuestión de admisibilidad de evidencia de las creencias religiosas de un testigo u opiniones”, en este caso la doctrina de la guerra teocrática. La corte concluyó que “ningún análisis era necesario; la evidencia simplemente no es admisible en virtud a la regla 610.”  Esta regla lee: “La evidencia de creencias u opiniones de un testigo en materias de religión no es admisible con el propósito de mostrar que por causa de su naturaleza su credibilidad se perjudique o se fortalezca.”

La Corte Suprema de Ohio indicó que el testimonio del testigo experto para el demandante en el juicio, “acerca de las creencias y prácticas de los testigos de Jehová” al que el testigo experto del demandante “testificó que la organización está involucrada en la práctica que él le da el término de ‘guerra teocrática’.  Esta práctica alegadamente incluye una política de esa organización que estimula a sus miembros a cometer perjurio para proteger a su organización y a sus seguidores” (énfasis mío). La corte también concluyó que gran parte del caso del demandante estuvo centrado en el testigo experto en “el testimonio acerca de la guerra teocrática y sus alegaciones que los Testigos de Jehová mentirían para proteger la congregación” (Redman vs. La Watchtower, caso de arriba Pág., 100, estancia 69 de Ohio, 3, Pág., 98, 100-101, énfasis mío).

La corte también reclamó que “la mayor parte del caso del demandante se contradijo por la propia defensa. Kobil (abogado de Toledo quien, al momento de este caso, reclamó que había practicado leyes durante 35 años y había sido según los archivos judiciales un Testigo durante 60 años) testificó que él era miembro de los Testigos de Jehová, pero que mentir bajo juramento no era un principio en sus enseñanzas. El testimonio de Kobil fue corroborado por John Schabow, un anciano en la congregación de los Testigos de Jehová local.” Como está documentado debajo Kobil no negó la existencia de la doctrina, sino sólo las especificaciones de cómo se aplicaba.

John Schabow testificó que él se involucró con los Testigos de Jehová en el 1944 y era un anciano de la congregación local (trascripción judicial del testimonio de Schabow, Pág., 750).  Cuando se le preguntó por el Sr. Kolb, abogado de la Watchtower para este caso (no debe ser confundido con el abogado Kobil, otro testigo en éste caso), si él “alguna vez había escuchado hablar de la doctrina de la guerra teocrática antes de este caso”, él evadió la pregunta contestando: “yo no sé a que se refiere eso.  No es algo que nosotros enseñemos en la congregación o que estudiemos”.  En la próxima pregunta Shabow indicó que él sí sabía a que se refería la doctrina.  ¿Específicamente, el Sr. Kolb le preguntó: “¿esta [la doctrina de la guerra teocrática] aparece regularmente en su literatura?”  Schabow negó entonces que apareciera con regularidad, y agregó que en la revista La Atalaya “la cual es distribuida gratuitamente al público alrededor del mundo, y cualquiera puede saber eso. Yo no veo [la doctrina] en las revistas La Atalaya.”  La preocupación es si la doctrina se enseña, no si aparece “regularmente”.  Contestando que no a la pregunta qué “si la doctrina aparece en su literatura” está en contra de los hechos.

El término “guerra teocrática” es un término que la propia Sociedad Watchtower acuñó y regularmente utiliza.  En el 1930-1985 en el Índice de Publicaciones de la Watchtower en inglés, el término “guerra teocrática” refiere al lector al tema principal, de “guerrear espiritual”.  Las enseñanzas oficiales de la Watchtower, así como en el libro oficial de referencias Perspicacia Para Comprender las Escrituras (1991), además de los muchos artículos en La Atalaya, (La Atalaya, del 1º de diciembre de 1961, Pág. 734, La Atalaya en inglés del 1º de mayo de 1957, p. 284, La Atalaya en inglés del 1º de febrero de 1956, p. 78) muestra que esta enseñanza oficialmente requiere la aplicación del dogma.  Negar la existencia de la doctrina es una ilustración de su aplicación. En respuesta a la pregunta si ellos justifican a una persona a decir la verdad en ciertas circunstancias, el Sr. Schabow evadió la pregunta contestando: “Nosotros sostenemos favorablemente el decir la verdad” (testimonio de Schabow, Pág. 762-763). 

El otro testigo de la Watchtower, Walter Kobil, en respuesta a la pregunta: “Usted, en sus 60 años de ser un Testigo de Jehová, en su vida ha escuchado hablar de esa doctrina [la guerra teocrática] antes?”, él dijo: “no, nunca”.  El Sr. Kolb le preguntó entonces al Sr. Kobil, “¿se predica?  Se discute extensamente en su literatura?” (Noten de nuevo el uso de la palabra extensamente) En respuesta, Kobil afirmó: “no, no lo es”.  Entonces, en  respuesta a la pregunta sobre el testimonio de esta doctrina “dos días antes” el abogado le había preguntado: “¿ha hecho usted alguna investigación de ese tema?” Kobil le respondió:   

“Sí, lo he hecho. . .yo estaba curioso por saber sobre qué él estaba hablando, así que hice una investigación extensa y la encontré en preguntas y respuestas. . . para los lectores en La Atalaya, del 1º del diciembre de 1961 en la cual hacen 30 años atrás y . . . esas dos palabras aparecen juntas, guerra teocrática y . . . La pregunta era: ¿Si testificando en una corte o tratando con oficiales, nosotros siempre debemos hablar la verdad?  Y . . . la respuesta era que nosotros siempre debemos hablar la verdad.  La única variación. . . en la corte o tratando con oficiales públicos. . . que en el caso de que una personas en nuestra congregación que su vida estuviera en peligro, que nosotros evitaríamos decir toda la verdad. . . así que el artículo tiene aplicación cuando se vive  bajo algún gobierno totalitario, y sólo tenía que ver con salvar vidas. . . nuestras creencias es que  debemos decir la verdad, y esto es sólo era que nosotros no teníamos que decir toda la verdad si pusiera. . . la vida de alguien. . . en riesgo” (Trascripción Judicial, Págs. 823-825).   

Noten, que el Sr. Kobil no negó la existencia de la doctrina, sólo lo específico acerca de cuándo es apropiado aplicarla.  Esto es algo muy distinto a declarar que la doctrina no existe como lo que fue implicado en corte.  Realmente, el artículo no dice nada acerca de salvar vidas o que la guerra teocrática sólo será usada bajo gobiernos totalitarios.  Como el artículo hace claro, se aplica a todos los gobiernos (vea a Reed, 1997). Además, el abogado para la apelación, Richard Kolb, en su argumento de cierre, admitió que los apelantes “no niegan la existencia de la polémica doctrina de la estrategia de la guerra [teocrática] de la organización” (Contestación Breve del Apelante Pág. 2; Énfasis mío).

En su argumento de cierre, el abogado del apelante coincidió que la doctrina de la guerra teocrática existe, pero dijo que el jurado debería concluir que no aplicaba al testimonio de Kobil o Schabow en este caso (Trascripción Judicial, Págs. 1037-1038).  El por qué no aplicaba nunca se documentó.  El Sr. Kolb coincidió en sus argumentos de cierre que la doctrina les enseña a los Testigos a no “delatar a sus amigos”, (Trascripción Judicial, Págs. 1037-1038), significando que no se necesita decir “toda la verdad” en corte, esto en contraste con el juramento judicial el cual requiere decir “toda la verdad”.  Además, el apelante declaró: 

El Sr. Kobil siendo un Testigo de Jehová toda su vida, [y] nunca escuchó hablar de la doctrina, y tampoco Schabow, pero cuando Kobil la buscó, ellos encontraron que en ciertas circunstancias como cuando la vida de un miembro está en peligro. . . si usted tiene que testificar y delatar a sus amigos, usted no tiene que hacerlo.  ¿Es algo tan terrible eso? ¿Usted no haría lo mismo? (Énfasis mío).  (Transcripción judicial, Págs. 1037-1038) 

Kobil también testificó, en oposición a las reclamaciones del testigo experto qué, a los Testigos de Jehová se les enseña a retener la verdad y por lo tanto no tienen mucha credibilidad.  Contrario a lo que expresa la Watchtower, Kobil declaró que el “apelante hace la excepción” al testimonio del testigo experto por el demandante “concerniente al concepto de la guerra teocrática”.  (Página 29 del memorándum del apelante Kobil, escrito en oposición al memorándum de los demandantes).  La corte de apelaciones evidentemente estuvo de acuerdo en parte con Kobil y concluyó que el testigo experto: 

“También le fue permitido testificar, habiendo objeciones, referente a la alegada doctrina de la guerra teocrática.  Según [el testigo experto]..., la organización se adhiere a un aislacionismo.  Ésta es una creencia sostenida por muchos miembros de esa organización de que su religión es favorecida por Dios por encima de las demás.  Sin embargo, [el testigo experto]... testificando que la alegada doctrina de los Testigos de Jehová va aún más allá, qué alegadamente la organización sí les enseña eso a sus miembros en la ‘escuela del ministerio teocrático’, y como la organización está favorecida por Dios, es permisible mentirle a los no creyentes en corte para proteger la organización.”  (Entrada se decidió el 14 de agosto de 1992, Pág. A15 énfasis mío). 

El uso de la corte del término “alegada doctrina” implica que el demandante, a vista de la corte, no demostró convincentemente que la doctrina existe y que, aun cuando la corte hubiese sido convencida, habría desaprobado el testimonio sobre la Doctrina de la Guerra Teocrática debido a la regla 610, aunque esa Guerra Teocrática sí es  enseñada por la Watchtower como así fue admitido por Kobil y los Apelantes (Vea la respuesta de los apelantes Págs. 2-3 y la trascripción del juicio. Págs. 1037-1038). 

La corte de apelaciones concluyó que la admisión del testimonio “con respecto a la alegada doctrina de la guerra teocrática requería la celebración de un nuevo juicio (Pág. A19, énfasis mío).  El testimonio específico que nos concierne, cual fue palabra por palabra muy cerca de lo que está en las publicaciones oficiales de la Watchtower, que los Testigos de Jehová se consideran ellos “más como extranjeros o moradores en este país” y que los no-Testigos:

“Son considerados diabólicos, por lo menos hasta que ellos se conviertan en Testigos de Jehová, por consiguiente, ellos sienten que están. . . en una situación de guerra con las personas de este país, y en todos los países, y parte de la estrategia de un ambiente de guerra es que si alguien lo lleva a una posición o le hace preguntas y al contestar esa pregunta honestamente vulnerarían a la Sociedad Watchtower,. . . La Watchtower ha dictaminado muy explícitamente que si lo que usted va a decir de forma alguna va hacerle daño a la Sociedad Watchtower, entonces usted tiene que, como ellos dicen, retener la verdad.  Usted no debe revelarle la verdad, en sus palabras, a uno que no merece saber la verdad o aprender la verdad” (R.T. Pág. 412). 

Para clarificar esto, en respuesta a la pregunta cómo es que esta doctrina se aplica a la corte, el testigo experto testificó que: 

“Si, en una corte judicial, a usted se le hace una pregunta que podría incriminar o podría vulnerar la Sociedad Watchtower, entonces usted tiene que, utilizando sus palabras, retener la información.  Usted no puede revelar información que pudiera hacerle daño a la Sociedad Watchtower.  Usted debe hacer cualquier cosa que pueda para proteger la Sociedad Watchtower, y, claro bajo juramento, usted debe decir la verdad toda la verdad y nada más que la verdad, y bajo esa definición, por supuesto, estaría mintiendo” (R.T. Págs. 413-414 énfasis mío). 

La doctrina de la Watchtower (la cual debe ser seguida por todos los Testigos bajo pena de expulsión) se elaboró proporcionando situaciones en que una persona tiene el derecho a saberla, como dejarle saber todo a los ancianos de la Watchtower, ó a su probable compañero.  La Watchtower hace una excepción a la regla cuando se puede proporcionar un total descubrimiento, y es que:

“...hay una excepción que el cristiano debe recordar siempre.  Como soldado de Cristo está en guerrear teocrático y debe ejercer cautela añadida al tratar con los enemigos de Dios. Así, las Escrituras muestran que con el propósito de proteger los intereses de la causa de Dios, es propio ocultar de los enemigos de Dios la verdad.”  (La Atalaya del 1º de diciembre de 1961, Pág. 735 énfasis mío).

 

El artículo de La Atalaya agrega esto tratándose en una situación en una corte judicial: “Si las circunstancias exigieran que un cristiano tuviera que testificar ante un tribunal y jurar decir la verdad, entonces, si acaso dice algo debe declara la verdad. Al encararse a la alternativa de hablar y traicionar a sus hermanos o no hablar y ser acusado de contumacia, el cristiano maduro [El seguidor de la Watchtower] pondrá el bienestar de sus hermanos delante del suyo propio”  (La Atalaya del 1º de diciembre de 1961, Pág. 735, énfasis mío).  La Watchtower define las mentiras como: “Las mentiras son falsedades por razones egoístas y qué funcionan lesionando a los demás.” (La Atalaya en inglés del 1º de mayo de 1957).  Este artículo no dice nada sobre la vida y situaciones de muerte como así lo reclama Kobil, sino que sólo habla de “traicionar a sus hermanos”. 

El Testigo experto tenía las copias de éstas publicaciones de la Watchtower y en el estrado él parafraseó de una de ellas.  Ellos se expresan, dando una definición de lo que es mentir en la corte: “decir la verdad toda la verdad y nada más que la verdad y haciendo esto con la intención de engañar”, la mentira entonces está envuelta en ese caso. (Lewis y Saarni, 1993, Pág. 156). 

Una revisión de los antecedentes de la regla en corte invirtió la decisión del jurado, la regla Núm. 610, indica que esta medida tiene muy poco que ver con este caso.  Por ejemplo, la regla históricamente se refiere a usar las creencias de alguien que alega fue sanado de una enfermedad para ridiculizar la fe personal de ese testigo judicial en áreas no relacionada con el caso, o las creencias de un ateo donde algunos pueden intentar utilizarlas para impugnar la credibilidad de ese testigo judicial quien cree y sostiene esa creencia (Ratcliffe, 1941). El testimonio en este caso no involucra una creencia u opinión, sino una doctrina abiertamente enseñada en las publicaciones oficiales de la Watchtower, una doctrina que debe aceptarse y tiene que practicarse bajo pena de ser expulsado de la organización (Franz, 1983).  Un ejemplo de este hecho es que el Sr. Kobil ridiculizó las creencias religiosas de Emma Kriston en su informe como testigo a favor de los demandantes, declarando que su testimonio “llegaba a lo increíble” porque ella reclamó “que su enfisema de 45 años se curó por la petición de la oración en Wings of Hearing  [Alas de Atender] una estación de radio [donde se ora por sanidad divina]” (testimonio de Kobil, Págs. 23-24). Kobil agregó que el testimonio de ella “se desvió tanto que su testimonio no satisfizo los requisitos básicos competentes que son creíbles.”  Hoy en día millones de personas creen que la fe puede sanar, y este tipo de respuesta evidentemente parece ser exactamente para lo que la 610 está designada a prevenir (Ratcliffe, 1941).

Esta regla se deriva de la creencia común que sólo el miedo al castigo sobrenatural puede hacer a un testigo que sea fiel a su juramento (Ratcliffe, 1941, Pág. 339).  Es por esta razón que la línea de interrogación la cual revela que un testigo es un ateo (o profese otra religión) se prohíbe (Malek vs. Federal Ins. Co. 994 F.2d 49 (2do Cir. 1993).  En este caso, las creencias religiosas de Kobil y Schabow fueron una parte significante en el caso que tuvo que ser archivado en la corte judicial. 

Un estatuto de Utah y una opinión judicial en Nueva York propone que no se excluirán las personas de dar testimonio por causa de sus opiniones religiosas, sin embargo, esas opiniones pueden utilizarse para cuestionar la credibilidad del testigo (Ratcliffe, 1941, Págs. 336-337).  Aunque en el caso Stanbro vs. Hopkins (28 Barb (NEW YORK) 265 (1859), la corte dictaminó que las preguntas sobre religión pueden hacerse para ayudar a evaluar el carácter y honestidad del testigo, más reciente normalmente en corte han sostenido que las creencias de un creyente ó un incrédulo no pueden utilizarse como parte de un contra interrogatorio para cuestionar la credibilidad de un testigo. (Ratcliffe, 1941; Chadbourn, 1930). La justificación que se da a menudo para esta regla es que la teología ortodoxia no deberá ser usada como prueba de veracidad, ya que si un testigo sostiene puntos de vistas diferentes al del jurado, esta línea de preguntas podría causar que el jurado no acepte el testimonio que ha sido presentado. 

La corte también implicó que uno de los ancianos Testigo de Jehová que testificaron en este caso reclamó que la Watchtower no enseña la doctrina de la guerra teocrática.  Si esto ocurrió así ya que la doctrina de la guerra teocrática de hecho es enseñada por los Testigos, entonces el anciano habría estado aplicando la doctrina para defender la Watchtower.  De hecho, sin embargo, este anciano no disputó la doctrina en corte, sino sólo reclamó que ya no se aplica en los casos que se llevan en las cortes contemporáneas de los EE.UU.  El otro anciano fue evasivo y en una situación que es muy improbable reclamó que él no estaba familiarizado con la doctrina esto a pesar de que él era un Testigo activo por más de medio siglo.

Como una anotación, la Watchtower enseña en su literatura que es apropiado retener la información de aquellos quienes ellos sienten no tienen ningún derecho de conocer nada si tal conocimiento pudiera perjudicar los intereses de la Watchtower. Esto está en violación directa al juramento en corte que le exige a uno decir “la verdad toda la verdad y nada más que la verdad.”  Las creencias religiosas de la Watchtower fueron indispensables para este caso, no hay ningún propósito en tener un juicio de éste tipo de caso a menos que se pueda evaluar los efectos de la creencia de la guerra teocrática. Además, si se hiciese una pregunta sobre esta doctrina, la contestación apropiada sería decir la verdad como se requiere bajo juramento en corte, pero un Testigo de Jehová siguiendo las enseñanzas de la Watchtower no necesariamente honrará ese juramento porque para él la corte es parte del sistema de Satanás.

 

La corte parece haber concluido erróneamente según mi perspectiva que la doctrina de la guerra teocrática no influyó a tal grado que no se sospechara del testimonio de los Testigos de Jehová.  Es más, la corte parece haber implicado que aún cuando la hubiesen convencido que la doctrina de la guerra teocrática actualmente estaba operando e influyendo en el testimonio, todavía habrían desaprobado al perito testimonio sobre esta materia porque “la evidencia de las creencias u opiniones de un testigo sobre materias religiosas no es admisible con el propósito de mostrar que por causa de su naturaleza su credibilidad sea buena o mala”.  Estos dos dictámenes, según mi punto de vista, estimulan a que se comentan abusos serios en futuros casos de corte y no debieron haber sido sucedido en el caso de Redman

 

Considere por ejemplo, la secta de Yahweh Ben Yahweh, la cual enseña que es apropiado asesinar para defender a su iglesia (EE.UU. vs. Beasley 72 F.3d (11 Cir. 1996)).  Para ser totalmente consistentes con la decisión de la corte Suprema de Ohio, si los fiscales se percataran de esta enseñanza religiosa en corte, la regla de la evidencia Núm. 610 indicaría que la convicción por asesinato se invertiría en una apelación.  La corte determinó que los seguidores de Yahweh Ben Yahweh estuvieron envueltos en por lo menos 14 asesinatos, y que sus creencias religiosas fueron fundamentales estableciendo los motivos para los asesinatos, una decisión que las cortes han sostenido (EE.UU. vs. Beasley 72 F., 3d 1518 (11 Cir. 1996) cert. negado, James v. Estados Unidos, 518 EE.UU. 1027, subsiguiente apelación, Estados Unidos v. YAHWEH, 1996 EE.UU. APP. LEXIS 24977 (11 CER.), y cert. negado, Yahweh v. Estados Unidos, 519 EE.UU. 866 (1996)).

 

La corte también dictaminó que las enseñanzas que promueven ó justifican asesinar a disidentes (la enseñanza religiosa de Yahweh Ben Yahweh) es un área apropiada para un interrogatorio. Además, las razones para una muerte deben establecerse para determinar si homicidio ó una convicción por homicidio involuntario es la mejor dictaminada. La corte de circuito también dictaminó que uno no puede esconderse detrás de la religión para cometer actos ilegales, en armonía con la Corte Suprema de los EE.UU. deliberando sobre el uso religioso de los indios estadounidense sobre el caso en Peyote (División de Empleo, Depto., de Recursos Humanos vs. Smith 494 EE.UU. 872 (1990)).  La corte en el caso de Redman ha condonado que uno pueda esconderse detrás de la creencia de la guerra teocrática. Otros comentaristas han concluido que en ambas decisiones judiciales la apelación y la decisión de la Corte Suprema de Ohio aparentan haber dado permiso completo del poder discrecional para mentir cuando la mentira esté basada en las creencias religiosas si las creencias religiosas se traen en corte por la fiscalía:

 

“La Corte Suprema de Ohio en abril de 1994, dictaminó que la evidencia que los Testigos de Jehová utilizaron la “estrategia de Guerra teocrática” (es decir, el engaño o mentir, incluso en la corte si fuese necesario para proteger los intereses de la organización) no puede usarse en corte.  Esta decisión, en el efecto, parece permitirles a los Testigos de Jehová usar el engaño en las corte de Ohio en nombre de la libertad religiosa”  (Raines, 1996, Págs. 29-30). 

Resumen 

La doctrina de esta enseñanza por la Watchtower puede producir una deshonestidad bastante vulgar si el Testigo percibe que este encontronazo beneficiará los intereses de la Watchtower.  Aquí arriba se dieron numerosos ejemplos ilustrando cómo se interpreta la doctrina y se aplica por los Testigos activos en una amplia variedad de situaciones.  El prejuicio y el torcer información en corte para que favorezcan la posición de uno no es raro en el sistema judicial estadounidense. Pero la gran distinción es que la Watchtower institucionalmente apoya y condona lo que muchas personas consideran que es deshonestidad. Además, muchos de los casos citados aquí son casos de custodia, y los casos de custodia que no tienen candor y exponen la abierta deshonestidad son más problemáticos que muchos otros tipos de casos judiciales. Esto normalmente se debe en parte a la rebeldía en los divorcios y en casos de custodia. La aplicación de la doctrina no solo se limita a los casos de custodia, sino que, se utilizan en una amplia variedad de situaciones, algunas veces más en aquellos que benefician al Testigo que a la sociedad Watchtower.

Referencias

[Todas las referencias aquí originalmente proceden del idioma inglés, se han traducido sus títulos para ayudar a entenderlas.  No obstante, las traducciones arriba en éste documento, en su mayoría son de los documentos originales en español con sus citas agregadas al lado para facilitar su búsqueda. Donde nos hemos visto en la necesidad la hemos traducido, y se indica con; en inglés]  

 

Anónimo.  (1999). Carta. Comments from the friends. 18(1), 9. [“Comentarios de los amigos”]

Bergman, J.  (1994). Theocratic war strategy: Why Witnesses lie in court. [“Estrategia de Guerra Teocrática: Porqué los Testigos de Jehová mienten en corte”] Revista {Rotativo Mentes libres}, Free Minds Journal, 13(2), 1-5.

Bergman, J.  (1996).  Why Jehovah's Witnesses have a high mental illness level. [“Porqué los Testigos de Jehová tienen un nivel alto de enfermedades mentales”]   Christian Research Journal. 19(1), 36-41.

Bergman, J.  (1999). Jehovah’s Witnesses: A comprehensive and selectively annotated bibliography[“Los Testigos de Jehová: Una comprensiva y selectiva anotación bibliografía”]   Westport, CT: Greenwood Press.

Boettcher, R.  (1980). Gifts of deceit.  [“El don del engaño”]   New York: Holt Rinehart & Winston.

Branden, V.  (1988, Autumn). Lying for God’s sake. [“Mintiendo por causa de Dios”]   Humanists in Canada, 18-19.

Bok, S.  (1978). Lying: Moral choice in public and private life. [“Mintiendo: Decisión moral para la vida en público y privado”].   New York: Pantheon.

Bowyer, B. J.  (1982). Cheating.  [“Defraudando”]. New York: St. Martin’s Press.

Buber, M.  (1946). Under two dictators. [“Bajo dos dictadores”]  New York: Dodd y Mead.

Carelli, R.  (1998, Jan. 21).  U.S. agencies can punish workers for lying in court.  [“Las agencias estadounidenses pueden castigar los obreros por mentir en corte”]   Chicago Daily Law Bulletin, 144(14), 1.

Carlson, B.  (1996).  The Risk of HIV transmission by screened blood. [“El Riesgo de transmisión de HIV mediante sangre protegida”]   New England Journal of Medicine, 334(15), 993.

Carrizosa, P.  (1997, July 3).  S.F. criminal defense attorney is suspended for lying to court. [“Abogado Criminalista de San Francisco suspendido por mentir en corte”].   Periódico  The Los Angeles Daily Journal, 110(128), 3.

Chadbourn, J.  (1930).  Evidence–impeaching witness by showing religious belief.  [“Evidencia de creencia religiosa sirve de prueba contra testigo”].  Carolina del Norte   Revisión de la ley,   9, 77-82.

Dahlin, J.  (1988, April-June).  Watchtower teaches youngsters to give false testimony in court  [“La Watchtower les enseña a los jóvenes a dar falso testimonio en corte”]  Periódico  The Discerner, 13(10), 15.

Duron, R.  (1991, Sept/Oct.).  We don’t want to see you anymore.  [“Nosotros no queremos verlo en absoluto”].    Liberty, 86(5), 16-18.

Ekman, P.  (1985). Telling lies. [“Diciendo mentiras”]. Nueva York:   Norton.

Ekman, P.  (1989). Why kids lie[“Por qué Mienten los niños”]Nueva York:   Penguin.

Elkins, C.  (1980). Heavenly deception[“Decepción celestial”].    Wheaton, IL: Tyndale.

Ford, E.  (1996). Untitled. Unpublished Manuscript. [“No titulado. Manuscrito inédito”].

Frakes, M.  (1955, July 13). The Witnesses come to town. [“Los Testigos llegan al pueblo”].    Libro {El Siglo cristiano}  The Christian Century,. 818-820.

Franz, F. (Ed.).  (1971). Aid to Bible Understanding. [“Ayuda Para Entender La Biblia, versión en inglés ”] Sociedad de Biblia Y Tratados Watchtower en Brooklyn, NY

Franz, F.  (1988). Insight on the Scriptures. [“Perspicacia Para Comprender las Escrituras, versión en inglés”] Sociedad de Biblia Y Tratados Watchtower en Brooklyn, NY

Franz, R.  (1983).  Crisis of conscience. {Crisis de Conciencia, Versión en inglés}. De Atlanta, GA: Commentary Press.

Franz, R.  (1991).  In search of Christian freedom. [“En busca de la libertad cristiana, Versión en inglés”]. Atlanta, GA: Commentary Press.

Furse, M. L.  (1981).  Nothing but the truth? [“¿Nada más que la verdad?”]  Nashville: Abingdon.

Goodrich, R..  (1944). Una Carta dirijida M.A. Howlett.    La carta se reimprimió en (Junio de 1993), Bethel rides the broom.{Betel viaja en la escoba}  Ft. Lauderdale, FL: Las publicaciones The Bible Way.

Goodrich, R.  (1969).  Demonism and the Watch Tower.  [“Demonismo y la Watch Tower”]. Ft. Lauderdale, FL: Las publicaciones The Bible Way.

Henricksen, S. B.  (1993).  Secret files of the Watchtower: Deceiving the authorities.”  [“Los archivos secretos de la Watchtower: Engañando las autoridades”]  Revista The Free Minds Journal, 12(6), 2-4.

Johnson, Jean y John Immerwahr.  1994.  First Things First; What Americans Expect from the Public Schools. [“Primero a lo Primero; Qué Estadounidenses Esperan de las Escuelas Públicas”]   New York: Public Agenda.

Kaplan, W.  (1988).  State and salvation: Jehovah's Witnesses and their fight for civil rights. [“El estado y la salvación: los Testigos de Jehová y su lucha por los derechos civiles”]. Toronto, Canada: University of Toronto Press.

Kosmin, B., & Lachman, S. P.  (1993).  One nation under God. [“Una nación bajo Dios”]. New York: Harmony Books.

Kotwall, B. J.  (1997).  The Watchtower Society encourages lying. [“La Sociedad Watchtower anima a que se mienta”]. Revista The Investigator Magazine (reimpresión).

Levine, E. M.  (1980).  Deprogramming without tears. [“Desprogramación sin lágrimas”].   Sociedad, 17(3), 125.

Lewis, M., & Saarni, C. (Eds.).  (1993).  Lying and deception in everyday life. [“Mentiras y decepción en la vida diaria”].   Nueva  York: Guilford.

Lipset, S. M.  (1964).  The sources of the radical right.  [“Las fuentes de derechos radicales”]. En D. Bell (Ed.), Radical right. Garden City, NY: Anchor Books. [Los Libros del ancla}. 

Lutes, C.  (1986, Nov. 7).  Former staff pastor says Faith Assembly is a cult. [“Personal anterior de Asamblea de pastores dice que la de Fe es un culto.   Revista Christianity Today. 28. {Cristianismo Hoy en día} 

MacGregor, L.  (1994, Oct. 30).  Fractured families.  {Las familias fracturadas} de los ministerios MacGregor Ministries News and Views, [Noticias de los ministerios y Puntos de Vistas], 30,3-5.

Magnani, D.  (1979).  Theocratic war strategy or lying to the public.  [“Estrategia de Guerra Teocrática o mentirle al público”]   Clayton, CA: Witness Inc.

Magnani, D.  (1986).  Cruel and unusual punishment[“El castigo cruel e inusual”]. Clayton, CA: Witness Inc.

Montgomery, R.  (1992, Feb. 9).  A Matter of faith, hope and custody. [“Un Asunto de fe, esperanza y custodia”].     Revista The Kansas City Star, 1, 14.

Nixon, S. (Ed.).  (1993, March).  Blood transfusions: New findings, new alternatives. [“Transfusiones de sangre: Nuevos resultados, nuevas alternativas”]. Revista University of Texas Lifetime Health Letter, 5(3). pp. 3, 5.

Perutz, M. F.  (1989).  Is science necessary? ¿Es la ciencia necesaria?  Nueva York: E.P. Dutton.

Raines, K.  (1996a).  Deception by JWs in court, OK with judge?”  [“¿El engaño por los Testigos de Jehová en corte, estará bien con los jueces?”]   revista  JW Research Journal. 3(2),29-30. {Boletín de investigación sobre losTestigos de Jehová.}

Raines, K. (1996b).  The ERA ouija board (part II): Roy D. Goodrich and the E.R.A. [“La tabla de quija de ERA   (parte II)”]:  Revista JW Research Journal. 3(2), 17-20. {Boletín de investigación sobre losTestigos de Jehová.}

Raines, K.  (1996c).  Review of the book The theocratic war doctrine: Why Jehovah’s Witnesses lie in court.   [“Revisión del libro La doctrina de la Guerra Teocrática: Por qué los Testigos de Jehová mienten en corte.”]  JW Research Journal, 5(2), 30. {Boletín de investigación sobre losTestigos de Jehová.}

Ratcliffe, A.  (1941). Impeachment of non-religious witnesses.  Rocky Mountain Law Review, 336-351.  [“Acusación de testigos no religiosos.  Revisión de la Ley”], Revista Rocky Mountain  {Montañas Rocallosas}

Reed, D.  (1992).  Court rules; Watchtower booklet recommends “untrue” testimony under oath. [“La corte dictamina; que el folleto de la Watchtower recomienda dar “falso” testimonio bajo juramento”] Revista Comments from the Friends, 11(2), 15. [“Comentarios de los amigos”]

Reed, D.  (1995).  Dictionary of J.W. eez:  The loaded language Jehovah’s Witnesses speak.  El diccionario de Testigos de Jehová el eez:  El idioma cargado que hablan los Testigos de Jehová”]. Revista Assonet, MA: Comments From the Friends.

Reed, D.  (1996).  Blood on the altar. [“Sangre en el altar”]. Amherst, N.Y.: Prometheus Books.

Reed, D.  (1997).  Jehovah-Talk: The mind control language of Jehovah’s Witnesses.  [“Jehová-habla: El lenguaje de control mental utilizado por los Testigos de Jehová”].  Grand Rapids, MI: Baker Books.

Robbins, J. W.  (1994, Feb.).  The counterfeit gospel of Charles Colson, Pt. 2. [“El falso evangelio por Charles Colson, Parte. 2”]   Revista The Trinity Review, 1-4.

Rutherford, C.J., & Kaplan, H.S.  (1995).  Autologous blood donation--can we bank on it?  New England Journal of Medicine, [“¿Donación de la propia sangre de uno--podemos confiar en ella? Periódico de Medicina de Nuevo Inglaterra”], 332(11), 740-742.

Rutherford, J.F.  (1936).  Riches. [Libro Riquezas, Versión en inglés] Sociedad de Biblia Y Tratados Watchtower en Brooklyn, NY

Savant, M. V.  (1996, Sept. 29).  Ask Marilyn. Parade Magazine, 12.  [“Pregúntele a Marilyn. Revista desfile, 12.”] 

Sherrill, D.  (1995).  Quick quotes from the Watchtower.  Sioux City, IA: Cult Research Publications

Scheflin, A., & Van Dyke, J.  (1991).  Merciful juries: The resilience of jury nullification. Washington and Lee Law Review, [“Jurados misericordiosos: El resalto de la anulación de un jurado. Washington y Lee Revisión de la Ley”] 48, 165-183.

Schwelb, F. E.  (1989).  Lying In court.  Litigation, 15(2), 3. [Mintiendo en la corte. Litigación

Sellers, R.  (1990).  How Americans view various religious groups. [“Cómo los estadounidenses ven los diferentes grupos religiosos”].  Grupo investigación Gledale, CA: Barna Research Group.

Stewart, D. O.  (1986, May).  Drawing the line at lying. [“Trazando una línea donde está la Mentira”]. El rotativo  ABA Journal, 72, 84.

Thomas, F.W.  (1972).  Masters of deception. [“Maestros del Engaño”]Grand Rapids, MI: Baker Book House.

Walker, J. K.  (1990).  Deception in court: Jehovah’s Witnesses on the witness stand.  [“Engaño en corte: los Testigos de Jehová en el estrado”].   Watchman Expositor, 7(10), 7.

Warner, C. W.  (1941).  Quacks. [“Chillidos”]. Jackson, MS: Charles Warner Publishers.

Watchtower Form Letter—sent to all congregations in 1989 and 1991.

Watch Tower.  (n.d.).  Branch Office ProcedureBrooklyn, NY.  [“Procedimiento de Oficina Sucursal”].   

Watch Tower.  (1959).  Jehovah’s Witnesses in the divine purpose[“ Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino, Versión en inglés”]. Sociedad de Biblia Y Tratados Watchtower en Brooklyn, NY

Watch Tower.  (1982).  You can live forever in paradise on Earth[“Usted Puede Vivir Para Siempre En el Paraíso en la tierra, Versión en inglés”].  Sociedad de Biblia Y Tratados Watchtower en Brooklyn, NY

Watch Tower.  (1983).  School and Jehovah’s Witnesses[“La Escuela y los Testigos de Jehová”],  Sociedad de Biblia Y Tratados Watchtower en Brooklyn, NY

Watch Tower.  (1988).  Insight on the Scriptures.  Vol. 2: Jehovah to Zuzim[“Perspicacia Para Comprender las Escrituras, Versión en inglés”]. Sociedad de Biblia Y Tratados Watchtower en Brooklyn, NY

Watch Tower.  (1992, Aug.).  Untitled.  Our Kingdom Ministry, [“folleto Nuestro Ministerio del Reino, Versión en inglés”].  35(8), 7.

Watch Tower.  (1996, Feb.).  Our Kingdom Ministry, 39(2), 3. [“folleto Nuestro Ministerio del Reino, Versión en inglés”].  

The Watchtower (La revista La Atalaya en inglés 1º de mayo de 1951).  Planning now for the time to come.  [“Planificando ahora para el tiempo por venir”]   72(9), 283-285.

The Watchtower (La revista  La Atalaya en inglés 1º de febrero de 1956).  Cautious as serpents among wolves.  [“Cautelosos como las serpientes entre los lobos”].    77(3), 76-90.

The Watchtower (La revista  La Atalaya en inglés 1º de mayo de 1957).  Use theocratic war strategy. [“El uso de la Estrategia de la Guerra Teocrática”] 78(9), 285-286.

The Watchtower (La revista La Atalaya en inglés del 15 de abril de 1957).  Announcements: The use of theocratic war strategy.  [“Los anuncios:  El uso de la Estrategia de la Guerra Teocrática”]  78(8), 256.

La Atalaya 1º de diciembre de 1961) Preguntas de los Lectores 734-735.

La Atalaya del 1º de julio de 1965   

La Atalaya del 15 de agosto de 1967

La Atalaya del 15 de agosto de 1968

La Atalaya del 15 de mayo de 1988

La Atalaya del 15 de junio de 1991  Preguntas de los lectores ¿Cuánto debe resistir el cristiano una transfusión de sangre que haya ordenado o autorizado un tribunal?

 La Atalaya 1º de enero de 2002.

Wilson, D.  (2002).  Awakening of a Jehovah’s Witness: Escape from the Watchtower Society[“Despertar de un Testigo de Jehová: Escapando de la Sociedad Watchtower”].   Amherst, NY: Prometheus Books.

Witness, Inc. (Producer). (1994). Battling over the children (videotaped interview with Judge Bouska). [“Batallando sobre niños  (entrevista video-grabada con Juez Bouska)”]

Witness, Inc. (Producer). (1994). Battling over the children (videotaped interview with T. Nugent, a Kansas City attorney who has been involved in Watchtower cases). [“Batallando sobre niños (entrevista video-grabada con T. Nugent, un abogado de la ciudad de Kansas que ha estado envuelto en los casos de la Watchtower)”].

Wolk, R. L., & Henley, A.  (1970). The right to lieNew York [“El derecho de mentir. Nueva York”]: por Peter H. Wyden.

 

Jerry Bergman, Ph.D. recibió su grado doctorar en evaluación y medida (un grado en sicología) de la Universidad  Wayne del Estado de Detroit y dos grados en maestría del Ohio Medical college (universidad Médica de Ohio). Él actualmente enseña sobre ciencias de la vida y en el área de sociología en la, Northwest State College [Universidad del Estado Noroeste] en Ohio.  Es un terapeuta clínico profesional autorizado y ha trabajado en clínicas de psicologías en Toledo, Ohio y otras ciudades durante varios años. También ha hecho muchísimas publicaciones sobre los Testigos de Jehová y otros grupos similares. Él hasta ahora ha publicado 20 libros y otros cientos de artículos y sus trabajos han sido traducidos en 12 idiomas. 

 

  



[1] From a typed transcript of interview with the client and his attorney.  The case is not cited because of lawyer-client confidentiality.  The author was a consultant in this case.