http://www.freeminds.org/doctrine/jesus.htm

reimprimido del libro, “Refuting Jehovah's Witnesses [Refutando los Testigos de Jehová] 

Jesucristo  

¿Quién Es Él?  

Por Randall Watters

Traducido Por David García

Apreciación Global Bíblica  

HIJO DE DIOS  

A Jesús con frecuencia se le llamó “el Hijo de Dios”, él mismo hizo alusiones a este título en ocasiones. El apóstol Pablo habla de él como el Hijo de Dios que se despojó a sí mismo de Su gloria y tomó un cuerpo humano con sus limitaciones para lograr la salvación del hombre. Filipenses 2:6-8 nos dice sobre este amor sobresaliente e insondable:

El cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, muerte de cruz.

Los eruditos bíblicos nos dicen que la expresión “Hijo de Dios” lleva la inherente Deidad de Cristo, sobre todo en vista a la reacción de los Fariseos sobre la misma (Juan 10:31-36; 19:7).  ¿Sin embargo, los apóstoles lo reconocieron como “Dios hecho carne” (igual como los eruditos modernos hacen referencia sobre él)?

Debido a lo que nos narra las Escrituras se hace claro que hasta Pentecostés los discípulos aprendieron lentamente en el área de la fe y la doctrina. Ellos se asombraron de que Jesús pudiera realizar milagros, aunque Isaías lo había profetizado acerca del Mesías. (Mt. 8:17). Ellos en repetidas ocasiones no discernieron sus parábolas (Mt. 13:36).  Ellos no entendieron que el Mesías debería morir por nosotros (Mt. 16:21-28). Incluso después de la resurrección de Jesús, ellos erróneamente pensaron que él restauraría el Reino de Israel en ese momento (Hechos 1:6-8). Aunque llamado por sus discípulos el Hijo de Dios, ellos no reconocieron su identidad totalmente.

Fue después de Pentecostés que Juan dijo que él era por naturaleza Dios (Juan 1:1). Pablo pudo decir que en Cristo habita corporalmente toda la plenitud de la DEIDAD (Col. 2:9). Tomás llama a Jesús: “¡el SEÑOR de mí y EL DIOS (ho theos) de mí!” (Juan 20:28; en el texto griego).

Hay dos razones importantes por qué la completa identidad de Cristo fue ocultada en los años tempranos de su vida. Alfred Edersheim comenta sobre las razones de Dios:

Cristo en ningún sentido verdadero podría haber estado sujeto a Sus padres, si ellos entendieran totalmente que él era Divino. . . . Tal conocimiento habría roto el enlace de Su humanidad a la nuestra, al eliminar aquello que lo unía como un niño a Su madre.  Nosotros no podríamos convertirnos en Sus hermanos, si Él no hubiese sido el verdadero Hijo de la Virgen. El misterio de la encarnación habría sido innecesario e infructuoso, si Su humanidad no hubiese sido sujeta a todas las condiciones exactas y ordinarias. Y, aplicando el mismo principio más ampliamente, nosotros podemos así, en cierta medida, entender por qué el misterio de Su Divinidad tuvo que ser guardado mientras Él estaba en la tierra. Si hubiese sido de otra manera, el pensamiento de Su Divinidad habría demostrado ser tan absorbente, que se nos haría imposible reflejar Su humanidad, con todas sus lecciones.  El Hijo del Dios Altísimo, quien ellos adoraban, nunca podría haber sido el hombre amoroso, con quien ellos podían sostener tales conversaciones íntimas.  El vínculo que enlaza al Amo con sus discípulos - el Hijo del Hombre a la humanidad se habría disuelto. Sus enseñanzas como hombre, la Encarnación, y el Tabernáculo entre los hombres, en forma de Revelación desde el cielo del Antiguo Testamento, se habría hecho totalmente imposible.  Para abreviar. . . [un] elemento en nuestra salvación se nos habría eliminado. (“The Life and Times of Jesus the Messiah” [“La Vida y los Timpos de Jesús el Mesías”], Volumen Uno, Libro II, Pág. 192)

Entonces estaban las razones humanas.  Principalmente, tomó algún tiempo para que los discípulos desarrollaran una comprensión sobre la naturaleza de Cristo.  Harold O. J. Brown, en su libro titulado Heresies [“Herejías”], revela cómo el Espíritu Santo obró para desarrollar un conocimiento de quién era Cristo para estos primeros discípulos:

Había un desarrollo en la conciencia cristiana y la formulación de las enseñanzas cristianas y por supuesto estaba la más significativa transformación psicológica ocurriendo en el mismo comienzo de la iglesia, en la primera mitad del primer siglo.  Los primeros discípulos de Cristo lo vieron en primer lugar como un hombre igual que ellos.  Sólo gradualmente ellos fueron dándose cuenta de sus extraordinarios atributos y llegaron a entender que él estaba reclamando ser uno con Dios el Padre.  Los primeros cristianos percibieron a Jesús como un hombre quien ellos llegaron a reconocer poco a poco como el Mesías, y finalmente reconocieron, a manera de las palabras del dudoso Tomás, como Señor y Dios (Juan 20:28). Para ellos, la humanidad de Jesús era evidente; y la deidad era su confesión de fe.

. . . Los creyentes posteriores primero que nada fueron confrontados casi invariablemente con su deidad, y sólo de forma gradual llegaron a reconocer que el Salvador también era totalmente humano, así como nosotros. Ya que ellos escucharon su proclamación como Señor y Dios, la noticia de su completa humanidad fue más bien lo que les impactó y en cierto sentido era algo inesperado. (Heresies [Herejías] Pág. 27) 

Jesús era uno y lo otro, hombre y Deidad, poseyendo simultáneamente ambas naturalezas. Su humanidad se hace evidente por lo que narran los evangelios; ¿pero qué manifestación de su Deidad encontramos?

CRISTO POSEÍA TODOS LOS ATRIBUTOS DE DIOS  

El Dr. Henry Clarence Thiessen dice sobre Cristo,  

Atributos Divinos le son atribuidos a Él y se manifestaron por Él.  Hay cinco atributos divinos que son distintivos. Éstos son eternidad, omnipresencia, omnisciencia, omnipotencia, e inmutabilidad. Cristo posee todos éstos. Él es eterno.  Él no sólo era antes que Juan (Juan 1:15), antes que Abraham fuese (Juan 8:58), y antes de que el mundo existiera (Juan 17:5, 24); pero Él  tiene anterioridad y preeminencia (Col. 1:15), estando en existencia “en el principio” (Juan 1:1; 1ª Juan 1:1); y, de hecho, “desde los días de la eternidad” (Miq. 5:2.). Y en cuanto al futuro, Él permanecerá para siempre (Heb. 1:11, Is. 9:6, Ap. 1:11 ([RV]). La comunicación de vida del Padre a Él es un proceso eterno (Juan 5:26; 1:4).

Él es omnipresente y omnisciente.  Él estaba en el cielo mientras estaba en la tierra (Juan 3:13, Reina Valera 1960), y está en la tierra mientras Él está en el cielo y en todas partes (Mt. 18:20, 28:20). Él lo llena todo (Ef. 1:2,3).  En cuanto a su Omnisciencia, nosotros leemos que Él sabe todas las cosas (Juan 16:30; 21:17). Él sabe lo que está dentro del hombre (Juan 2:24, 25).  Él vio a Natanael debajo de la higuera (Juan 1:48-50); Él supo la historia de la mujer samaritana (Juan 4:29), los pensamientos de los hombres (Lucas 6:8; 11:17), el tiempo y la forma como partiría de este mundo (Mt. 16:21; Juan 12:33, 13:1), quién lo traicionaría (Juan 6:66), el carácter y el final de la edad presente (Mt. 24:25), al Padre (Mt. 11:27); y en Él es “quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (Col. 2:3).  En Marcos 13:32 dice que Él ignora el día de Su retorno.  Basándose en esta declaración algunos nos harían cree que Él también ignoraba muchos otros puntos. Pero debemos recordar que mientras Él tenía los atributos de la deidad, Él se había subyugado su ejercicio independiente de utilizarlos.  Él fue a la higuera, “y fue a ver si tal vez hallaba en ella algo” (Marco 11:13); Él se asombró de la incredulidad (Marcos 6:6). Todo esto debido a que el Padre no condescendió que ejerciera Sus atributos divinos en estos casos.  Pero Él, sin duda alguna, ahora sabe el tiempo de Su venida.

Él es omnipotente.  Jesús dice: “Yo soy... el Todopoderoso” (Ap. 1:8), y, “no puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente” (Juan 5:19).  Él es quien sustenta todas las cosas con la palabra de Su poder (Heb. 1:3); y toda potestad le ha sido dada en el cielo (Mt. 28:18).  Él tiene poder sobre los demonios (Marcos 5:11-15), la enfermedad (Lucas 4:38-41), la muerte (Mt. 9:25; Lucas 7:14,15; Juan 11:43,44), los elementos (Mt. 8:26,27), la naturaleza (Juan 2:11, Mt. 21:19), y todas las cosas (Mt. 28:18; Rev. 1:8). Él realizó Sus milagros a través del Espíritu de Dios (Mt. 12:28), por lo tanto, nosotros manifestamos que todo esto, son citas que prueban frecuentemente su deidad (Juan 5:36; 10:25,38;  20:30,31).  

Él también es inmutable (Heb. 13:8, 1:12). Esto es cierto de Sus planes, promesas, y persona. Pero esto no evita la posibilidad de una variedad de manifestaciones de Su parte, ni una restricción de algunas de Sus instrucciones y propósitos a edades particulares y personas. (“Lectures in Systematic Theology”, [Conferencias en Teología Sistemática] Págs. 139-140)

PASAJES TRASCENDENTALES  

“Los escritores inspirados del Nuevo Testamento claramente graban para nosotros su entendimiento dado por Dios  para que podamos aprender por medio de ello. En Juan 1:1 sencillamente dice: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.”

El apóstol Juan también escribe en 1ª Juan 5:20:  “Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.

En Isaías  43:11, Yahweh dice, “fuera de mí no hay quien salve”.  El apóstol Pedro fue inspirado a escribir sobre su salvador en 2ª PEDRO 1:1: “Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo”.

En Isaías  44:8, Yahweh dice: “No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno”.  El apóstol Pablo escribe sobre los Israelitas y dice: “y todos bebieron la misma bebida espiritual;  porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo”. (1ª Co. 10:4)

Isaías 40:3 (RV)  Dice:  “Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios.”  El escritor bíblico, Mateo, cita éste pasaje y dice que se cumple en Jesucristo en Mateo 3:3, siendo el camino del Señor,  

El apóstol Pablo hacen numerosas referencias a la Deidad de Cristo.  ROMANOS 9:5 dice ". . .de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos.”  En Col. 2:9, Pablo se refiere a Cristo que es “Dios manifestado en carne” cuando él dice de Cristo: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”, (también Vea a Col. 1:19.)  Pablo escribe en HEBREOS 1:6:  “Adórenle todos los ángeles de Dios”.   Y en el verso 8 del mismo capítulo lee: “Mas del Hijo dice: [Yahweh] ‘Tu trono, oh Dios, es por los siglos de los siglos’.”   En el verso 10 Pablo cita del SALMO 102:25 que es aplicado a Yahweh, y lo aplica a Jesucristo Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permaneces... Pero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán”.

Éstas son verdades que no pueden ser percibidas por la mente humana, así como esta escrita por Pablo en 1ª TIMOTEO 3:16 (RV), “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne,  Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.”

En las próximas páginas se listan textos con respecto a la identidad y naturaleza de Cristo, con el comentario apropiado:  

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz

David L. Cooper nos dice con respecto a  Isaías 9:6:

El Gibbor (traducido como Dios Poderoso) sólo puede significar Dios-Héroe, un héroe que es infinitamente exaltado sobre todos los héroes humanos por la circunstancia de que Él es Dios. Esta posición es confirmada por Isaías 10:21 qué, con el preceder y los versos siguientes, cito:

“Acontecerá en aquel tiempo, que los que hayan quedado de Israel y los que hayan quedado de la casa de Jacob, nunca más se apoyarán en el que los hirió, sino que se apoyarán con verdad en Jehová, el Santo de Israel.   El remanente volverá, el remanente de Jacob volverá al Dios fuerte.   Porque si tu pueblo, oh Israel, fuere como las arenas del mar, el remanente de él volverá; la destrucción acordada rebosará justicia.  Pues el Señor, Jehová de los ejércitos, hará consumación ya determinada en medio de la tierra.” Isaías 20:23

En este pasaje el Dios de Jacob a quien el remanente volverá, se llama el Dios Fuerte. Este título está evidentemente aquí un eco de las palabras del pasaje bajo consideración.  Siendo que se interpreta en el 10:21 como el título del Dios de Jacob, la verdad es que tiene la misma importancia en esta serie de nombres. (David L. Cooper,  “Messianic Series” [Serie Mesiánica], Parte 14, Págs. 76-96)

LUCAS 18:18,19:

Un hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?  Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo Dios.

El uso de la expresión “Maestro Bueno” era una muy importante e inusual.  Incluso aún los más reverenciados, los más respetados, y a los rabinos más famosos nunca sus alumnos se les dirigieron así.  Muy contrario a la manera como nosotros utilizamos esa expresión ligeramente hoy día – hablando sobre  mujeres buenas, hombres buenos, muchachos buenos y muchachas buenas - era un título de reverencia profunda. Y el énfasis en la contestación de nuestro Señor fue, “¿Por qué me llamas bueno?”

Él en efecto estaba diciendo: “Usted no me considera Dios, sino meramente un hombre. ¿Entonces por qué usted usa tan majestuoso título?  Sólo Dios es bueno y usted no está dispuesto a llamarme Dios”.  Si Jesucristo no es Dios, a él no debe llamársele bueno; él sería entonces un impostor, un blasfemo, un mentiroso, un fraude y un charlatán que no sería digno del respeto de nadie. ¡Nadie podría hacer las reclamaciones que él hizo, si ilusoriamente, era únicamente un hombre bueno!

JUAN 1:1:

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

Cuando el apóstol Juan dice: “y el Verbo era Dios”, él no está diciendo que Jesús es el Padre; él está diciendo que Cristo poseía Deidad.  Incluso el traductor no-trinitario de la Biblia William Barclay admite que la esencia de Juan 1:1 está refiriéndose a la naturaleza de Cristo:

En un asunto como este, nosotros no podemos hacer otra cosa sino ir al griego, que dice: theos en ho logosTheos es la palabra griega para Dios, en para era, y ho para el, y logos para palabra. Ahora normalmente, excepto por razones especiales, los nombres griegos tienen siempre el artículo definido delante de ellos, y nosotros podemos ver aquí enseguida que theos, el nombre para Dios, no tiene el artículo definido delante de él.  Cuando un nombre griego no tiene el artículo delante de él, se vuelve más bien en una descripción en lugar de una identificación, y tiene el carácter de un adjetivo que el de un nombre.  Nosotros podemos ver exactamente lo mismo en español.  Si yo digo, “Jaime es el hombre”, entonces yo identifico a Jaime con algún hombre definido quien yo tengo en mente; Pero si digo:  “James es hombre”, entonces yo estoy describiendo a James simplemente como humano, y la palabra hombre se convierte en una descripción y no una identificación.  Si Juan hubiera dicho ho theos en ho logos, utilizando un artículo definido delante de ambos nombres, entonces él definitivamente habría identificado el Logos con Dios, pero porque no tiene ningún artículo definido delante de theos se convierte en una descripción, y más en un adjetivo que un nombre. La traducción se convierte entonces, poniéndola algo bastante inmoderado, “El Verbo es de la misma clase como Dios, perteneciendo al mismo orden de ser como Dios”.  El único traductor moderno que justamente y en ángulo recto enfrentó este problema es Kenneth Wuest quien la verte como: “El Verbo era en su esencia la esencial deidad”. Pero aquí es que la versión en inglés NEB ha resuelto brillantemente el problema al absolutamente exacto verterlo: “Lo que Dios era la Palabra era”. (Many Witnesses, One Lord” [“Muchos Testigos, Un Señor”], Págs. 23, 24)

Juan está diciendo que Cristo posee Deidad junto con el Padre, porque ellos son Uno (Juan 10:30) en sustancia y naturaleza. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad (Col. 2:9).  Él es el resplandor de su gloria, y la imagen misma del Padre; algo que es imposible para los seres que son creados (Heb. 1:3). (también Vea el Apéndice [Juan 1:1])

JUAN 1:18:

A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.

El Dr. Kenneth S. Wuest interpreta este verso,

Esta combinación de deidad y humanidad en una Persona, Jesús de Nazaret, Juan la menciona de nuevo en  palabras como:  “La deidad en su esencia invisible nadie la ha visto jamás, el unigénito de Dios, el que constantemente está en el seno del Padre, ese ha dado a conocer a Dios totalmente” (1:18). Las palabras “el unigénito de Dios” se refieren a Jesús de Nazaret.  Él es el unigénito de Dios, procedido por la eterna generación de ser el Hijo de Dios en un nacimiento del Padre que nunca tuvo lugar porque él siempre fue.  Juan nos dice, que éste unigénito, totalmente nos ha dado a conocer la Deidad.  Las palabras griegas traducidas “le ha dado a conocer” literalmente significan “explicó, hizo la exégesis”.  Jesús en la encarnación  sacó la Deidad fuera de la cortina de invisibilidad, mostrándole a la raza humana a través de una vida humana, cómo es Dios. . . . En su encarnación, Jesús de Nazaret explicó totalmente a Dios hasta donde un medio humano podría explicar el infinito, y que la mente humana y los corazones pudieran recibir esa revelación. Y Él sólo podía hacer esto porque Él mismo era Dios. (“Great Truths To Live By”  [“Grandes Verdades Para Vivir Por”], Pág. 30)

JUAN 5:17-19:

Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.

Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo,  sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios.

Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.”

Al igual que el Padre, Jesús no cesó de obrar en el día de reposo. Él era el “primogénito de toda la creación”, por consiguiente, no estaba sujeto al día de reposo. ¡A diferencia de los hombres, él era el Señor del día de reposo!  Esto, junto a la referencia de Jesús diciendo, Mi Padre, 1 era una blasfemia para los judíos, siendo que él estaba sugiriendo que poseía igualdad con Dios. Y esto fue exactamente de lo que ellos lo acusaron. Asimismo, Alberto Barnes comenta sobre el verso 19,

El Verbo no tiene límites en LO ABSOLUTO todo lo que el Padre hace, el Hijo lo hace igualmente. Esto es una aserción tan alta como nos es posible de que Él es igual con Dios.  Si uno hace todo lo que otro hace o puede hacerlo, entonces aquí hay prueba de igualdad.  Si el Hijo hace todo lo que el Padre hace, entonces, al igual que Él, Él debe ser omnipotente, omnisciente, omnipresente, e infinito en cada perfección; o, en otras palabras, Él tiene que ser Dios. (Barnes' Notes On The New Testament, [Notas Sobre El Nuevo Testamento], volumen uno, Pág. 289)

JUAN 5:23:

Para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió.

Aquí tenemos el cuadro del hijo de un magistrado real, quien será honrado con el mismo honor como su eminente padre. Él un día será el heredero con igual autoridad y poder como su padre.  Él ya es igual en naturaleza y sustancia con su padre; hay simplemente la distinción de la preeminencia y orden que le dan la corona al padre.  No obstante, el hijo es realeza tan igual como lo es el padre; de un molde o casta diferente de lo que es la gente común por naturaleza de su nacimiento.

Nosotros también podemos ver la similitud en la relación entre el Padre y el Hijo en la Deidad.  El Hijo tiene que ser honrado, adorado, y considerado igual como a su Padre; sin embargo, reconociendo la preeminencia del Padre. El Hijo es de una naturaleza diferente a las criaturas o de los seres creados, siendo que él comparte eternidad con el Padre. Él no es creado, y siempre era, con el Padre.

Alberto Barnes comenta sobre Juan 5:23: 

Nosotros honramos a Dios cuando le obedecemos, y le adoramos correctamente.  Honramos al Hijo cuando lo estimamos ser como él es; cuando tenemos las perspectivas correctas y los sentimientos hacia él.  Siendo que a él se le declara ser Dios, (Juan i.1,) siendo que él dice aquí que tiene poder e igualdad en autoridad con Dios, así que nosotros lo honramos cuando lo consideramos como tal.  Los cristianos primitivos son descritos por Plinio, en una carta al emperador Trajano, como reuniéndose todos para cantarles himnos a Cristo como Dios. Así que nosotros lo honramos correctamente cuando lo consideramos poseído de sabiduría, bondad, poder, eternidad, omnisciencia – e igual a Dios. . . . Así como.  En la misma magnitud; de la misma manera.  Siendo que todos deben honrar al Hijo así COMO honran al Padre, entonces lo que sigue es que él debe ser igual al Padre.  El honrar al Padre debe denotar homenaje religioso, o rendir ese honor que se le debe a Dios; así que honrar al Hijo debe también aquí denotar homenaje religioso.  Si nuestro Salvador aquí no tenía intenciones de enseñar que a él debería adorársele, y de ser estimado como ser igual a Dios, sería muy difícil de enseñarlo a través de cualquier idioma que nosotros pudriéramos usar. . . . El que no honra al Hijo. Él que no cree en él, y le da un homenaje que sea debido a Dios en igualdad. . . . no honra al Padre. (Ibíd. , Pág. 289) 

JUAN 20:28, 29:

Entonces Tomás respondió y le dijo: !!Señor mío, y Dios mío!

Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

Ryle indica en este pasaje:  

La noble exclamación que estalló de los labios de Tomás, cuando se convenció que el Señor efectivamente había resucitado, la noble exclamación, “!!Señor mío, y Dios mío!”, admite sólo un significado. Fue un testimonio definido de la divinidad de nuestro bendito Señor.  Fue una declaración clara e inequívoca que Tomás creyó en Él, a quien Él vio y tocó ese día, y quien era no sólo hombre, sino Dios.  

El texto ante nosotros es uno de esos que se citan justamente, como prueba incontrovertible de la divinidad de nuestro Señor Jesucristo. A Él se llama “Dios” en presencia de diez testigos, y Él acepta el vocablo, y no dice ni una palabra para reprobarle a la persona que la usó.  A menos que una persona esté dispuesta ha negar la inspiración del Evangelio de San Juan en general, o la autenticidad y exactitud de este texto en particular, es muy difícil ver cómo la fuerza de la expresión a favor de la divinidad de Cristo pueda evadirse. (Ryle's Expository Thoughts On The Gospels  [Pensamientos Expositivos De Los Evangelios, por Ryle] Vol. 4, Pág. 679, 688) 

No sólo a Jesús se le dirigió como “Señor”, sino que se le dio el título supremo de “Dios” por su propio discípulo, y Jesús no lo reprendió, sino que reconoció esta declaración como un hecho (Juan 20:29).  En el griego lee: “Respondió Tomás y dijo, ‘¡El Señor de mí y el Dios de mí!’”.   Ésta es la misma expresión que se le da a Yahweh en Apocalipsis  4:11: “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder;. . .”   Tomás le da la misma gloria a Jesús y honra como él se la daría al Padre (Juan 5:23).

COLOSENSES 2:9:

Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,

La palabra “plenitud” se traduce del griego pleroma.  El ‘New International Dictionary of New Testament Theology’ [“Nuevo Diccionario Internacional de Teología del Nuevo Testamento”] señala que en Col. 2:9 esta frase “debe significar  deidad, Divinidad, integridad, la suma total de atributos divinos”. (Vol. I, Pág. 740)  Toda la misma naturaleza de Yahweh Dios mora en el CUERPO de Cristo. Esto elimina que él sea de una naturaleza menor que la del Padre.  A. T. Robertson dice que:  “Pablo aquí afirma que ‘toda la pleroma de la Deidad’, mora en Cristo y no solo en ciertos aspectos, sino en forma corporal”. (Word Pictures in the New Testament, [Descripción de las Palabras en el Nuevo Testamento], Vol. IV, Pág. 491)

HEBREOS 1:1-3:

Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;  el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder.

Homer Kent traduce esto “la representación exacta en su esencia (de Dios)”, entonces explica:  “Como una perfecta impresión representando el diseño original, así en Cristo hay un despliegue para aquéllos que tienen ojos puedan ver la esencia del mismo Dios.  En una aserción similar en Colosenses 1:15, Cristo se muestra como la imagen eterna (eikon) de Dios. El propio Jesús dijo, El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; (Juan 14:9)”. (The Epistle To The Hebrews: A Commentary [La Epístola A Los Hebreos: Un Comentario], Pág. 37)

Los expositores  llevan el siguiente pensamiento en referencia a la palabra griega apaugasma, traducida en Heb. 1:3 como: “siendo [de Dios] el resplandor de su gloria.” (Reina Valera):

[Esto] parece significar, no rayos de luz que salen de un cuerpo en conexión con ese cuerpo o como parte de él, y menos aún la reflexión de estos rayos son causados por caer en otro cuerpo, sino por rayos de luz saliendo del cuerpo original, afín, formando en sí mismo un cuerpo luminoso. . . . En la controversia de Arrio se recurrió esta designación del Hijo para demostrar que Él eternamente se genera y existe no por un acto de la voluntad del Padre sino sustancialmente. . . . Al igual que sol no puede existir o una lámpara encendida sin radiar luz, así sustancialmente Dios es Padre e Hijo. (Expositor's Greek Testament, [Expositor Testamento Griego], Heb. 1:3)

Por esta razón, el Credo Niceno declara a Cristo:  “Dios de Dios,  Luz de Luz, Mismo Dios del Mismo Dios”.

HEBREOS 1:6-10:

Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice:  “Adórenle todos los ángeles de Dios.” Ciertamente de los ángeles dice:  “El que hace a sus ángeles espíritus,  Y a sus ministros llama de fuego.”  Mas del Hijo dice:  “Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino. . . . Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, . . . .”

Cristo es el “primogénito (en griego: prototokos) de toda la creación, “la cabeza de todo, así como David habló de la promesa de Dios para él,  

Yo también le pondré por primogénito, El más excelso de los reyes de la tierra. (Salmos 89:27)

Si la palabra griega prototokos significa “primero en nacer ” o “primero en autoridad” se determina por el contexto en la discusión.  En el Sal. 89:27 el último significado es el obvio, como lo en Col. 1:15.  Prototokos también se le aplica a Cristo en Romanos 8:29, dónde a él se le llama “el primogénito entre muchos hermanos”, asimismo en Col. 1:18, “él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia”.  La última parte claramente identifica la manera como es que la palabra debe entenderse, y en ambos Col. 1:15 y Heb. 1:6., de Cristo constantemente y más allá de cualquier duda se habla siendo el preeminente o primero en todas las cosas.

En cuanto a la adoración de Cristo por todos los ángeles, éste tema se repite en Apocalipsis 5:12-14, siendo que él recibió allí adoración junto al Padre por todo lo creado. Juan 5:23 nos dice que todos honren al Hijo como honran al Padre. El erudito griego A.T. Robertson nos dice que en griego proskunesatosan es “el primer imperativo aoristo activo tercer plural de proskuneo, aquí en el sentido completo de adoración, no meramente una reverencia ni una o cortesía”. (Word Pictures in the New Testament, [Descripción de las Palabras en el Nuevo Testamento], Vol. V, Pág. 338)

El verso ocho es una cita del Salmo 45:6 que dice, “Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre”.  Colocando esta declaración en la boca del Padre, el Padre, en efecto, declara al Hijo Dios. Aunque algunos vierten este pasaje como “Dios es su trono para siempre”,  la traducción anterior es más consistente con el verso diez, que coloca esta vez las palabras del Salmo 102:26-28 en la boca del Padre declarando al Hijo Señor.

Encontramos entonces, de acuerdo a estos pasajes, que [1] Cristo es adorado por los ángeles como verdadero Dios (Lucas 4:8), [2] que el Padre reconoce a Jesús como Dios y Señor, y [3] el contexto en que estas verdades son reveladas confirman cada punto por definición, ya que el escritor de Hebreos está construyendo un caso donde Cristo es “superior a los ángeles”.

1 JUAN 5:20:

Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.

Este texto en su lectura natural se entiende que llama a Jesucristo “el verdadero Dios, y la vida eterna”.   Los Testigos de Jehová al igual que los grupos Unitarios se oponen a éste verter, aunque ellos siempre están perdidos cuando se trata de ofrecer una traducción alternativa aceptable. En cambio, ellos normalmente escogen decir que “el verdadero Dios” está refiriéndose al Padre; aunque no es así leyéndolo naturalmente como está. El erudito Alberto Barnes señala:

Han habido muchas diferencias de opiniones respecto a este importante pasaje; sobre si se refiere al Señor Jesucristo, el antecedente inmediato, o si a un antecedente más remoto - refiriéndose a Dios, como tal.  La pregunta es de importancia, debido su presión que ejerce sobre la doctrina de la divinidad del Salvador; Porque si se refiere a él, nos proporciona una declaración inequívoca que él es Divino.  ¿La pregunta es, si Juan quiso decir que debe referirse a él?  Sin entrar en un examen extenso del pasaje, las siguientes consideraciones a mí me parecen qué moralmente lo hacen cierto por la frase “éste es el verdadero Dios”, etc., aquí él sí se refirió al Señor Jesucristo.  (1.)  La construcción gramatical lo favorece. Cristo es el antecedente inmediato del pronombre este.  Esto se consideraría obvio y cierto en lo que a la construcción gramatical se refiere, a menos que exista alguna cosa afirmada que nos lleve buscar un antecedente más remoto y menos obvio. No hay duda alguna que para este punto ya se habría entretenido alguna vez, si no hubiera sido por toda la renuencia admitiendo que Señor Jesús es el verdadero Dios. (Barnes' Notes On The New Testament, [Notas Sobre El Nuevo Testamento], volumen uno, Pág. 1497)

Refutando Los Testigos de Jehová

TJ: "JESÚS ES un dios, UN SER MENOR QUE JEHOVÁ"  

De vez en cuando, los TJ y los mormones citan a 1ª Co. 8:5, “como hay muchos dioses y muchos señores”, para probar que hay más de un verdadero dios (los TJ dicen que Jesús es un dios). Pero noten en el verso cuatro, en este pasaje de lo que trata el tema es de los ídolos. El apóstol primero muestra qué al igual que dioses los ídolos no tienen existencia real, y qué “sin embargo, sólo hay un Dios”. (v. 4). Entonces él continúa:

Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores),  para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él. (v. 5,6)

También los TJ citan a Juan 10:34 para probar que aun a los hombres les pueden llamar dioses, y así cuando a Jesús se le llama Dios no viene siendo algo inusual. Juan 10:33-36 lee:  

“Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios.”

“Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?  Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada),  ¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy?

En este pasaje, Jesús cita el Salmo 82:16 donde Yahweh llama los jueces “dioses”.  Ésta es una de sólo tres ocurrencias donde en el Antiguo Testamento a los siervos de Yahweh se les llaman “dioses” por el propio Dios. Las otras ocurrencias están en Éxodo 7:1 y 4:16.  Esto representa la tercera vez, del uso muy limitado de la palabra dios aplicándola a una persona. Asimismo tenemos tres posibles definiciones de la palabra “dios” en la Biblia. Primeramente el verdadero Dios es Yahweh, quien exclusivamente posee la verdadera Deidad. Un Ser Supremo deben ser eterno, omnipotente, omnipresente, omnisciente, y existir desde la eternidad hasta la eternidad; si no él no encaja en el título Dios.  Yahweh en Isa. 43:10 dice, “antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí”.  Evidentemente él está diciendo que ninguno con verdadera naturaleza  (Deidad) de Dios existirá además de él.

En segundo lugar, lo que hay son dioses falsos, aquéllos que se hacen dioses y las creaciones de los hombres que las han titulado dioses. Yahweh dice que ellos realmente no son en lo absoluto dioses (1ª Co. 8:6). 

En tercer lugar, en las tres ocasiones (cuatro incluyendo Juan 10:34 donde se cita una de las 3 ocurrencias) donde se les llaman a Moisés y a los jueces dioses. Sin embargo, ni Moisés, ni los jueces de Israel poseyeron la naturaleza de un Ser Supremo. Ellos no tenían la esencia o la naturaleza de Dios. Ellos ciertamente no deberían adorarse, tampoco compartirían la gloria de Yahweh. Isa. 42:8 dice, “Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas. (Reina Valera)

Cuando nosotros miramos a Jesucristo, debemos preguntarnos, a la luz de Juan 1:1 (el VERBO era DIOS), ¿qué clase de Dios era él?  Primero, él no es un dios falso.  Eso nos dejan dos otras categorías.  Para solucionar el asunto, consideraremos estas cosas: Los eruditos griegos están de acuerdo que el uso de Dios en Juan 1:1 como se aplica a Jesús se refiere a él como, tener la misma naturaleza de su Padre, en otras palabras, poseyendo Deidad.  Esto está de acuerdo con Hebreos 1:3 que nos dice de Cristo que; “Él es el resplandor de su gloria, y la imagen misma del Padre”; Col 2:9 apoya esto diciendo que en Él (Cristo) “habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”,  Juan 5:23 dice que nosotros debemos honrar al Hijo de la misma manera que nosotros honramos al Padre.  Ap. 5:13,14 dice que todo lo creado de lo que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra y el mar, y todas las cosas que en ello hay le dieron alabanza, la honra, la gloria y el poder al Padre y al Hijo.  Juan 20:28 identifica a Jesús como el Dios (en griego: ho theos).  ¡Heb.1:6-12 revela qué Jesús NO ES un ángel, y se llama Dios y Señor incluso por el Padre!  Isa. 9:6 identifican a Jesús como El Gibbor, el Dios Fuerte (sólo usado por Yahweh - vea Isa. 10:21).  Los judíos interpretan esto hasta el presente que sólo se aplica a Yahweh.  Aunque Isa. 44:6 identifican Yahweh como el único en el universo que es el Primero y el Último (y el único Dios), pero Ap. 1:17 y 22:13 dicen que Jesús es el Primero y el Último.  Col. 1:19 dice que en él habita toda la plenitud.  1ª Pe. 3:14,15 citas del AT  “santifiquen  Yahweh como Señor” (Isa. 8:12,13) y lo reinterpreta como “santifiquen a Cristo como Señor en sus corazones”. Nosotros podríamos seguir, pero el punto está echo: Jesús comparte el título, la majestad y la adoración del Dios Omnipotente. Para él, la primera definición de “Dios” debe aplicar.

Los monoteístas creen en la existencia de un sólo Dios. Si usted cree en la existencia de más de un verdadero Dios, usted es un politeísta. Ninguna criatura, ni aun Satanás, es un dios por naturaleza. Hay un sólo Dios verdadero por naturaleza, que existe eternamente, es omnipotente, omnipresente, eterno, y merecedor de adoración por la creación. Todos los demás son dioses falsos, “porque yo soy Dios, y no hay más”. (Is. 45:22).

Arrio, un obispo de la iglesia en el cuarto siglo D.C., es el defensor de la doctrina que Cristo es un ser creado que fue elevado para sentarse al lado del Padre en el cielo. Arrio creyó que Cristo era Dios, pero en un sentido menor, es decir, un dios. No obstante Arrio estaba de acuerdo que debemos rendirle adoración a Cristo, aunque en su mente él era un dios secundario, un ser creado. Por defender tal doctrina, a Arrio se le atribuyó ser un politeísta, y su doctrina fue rechazada por la iglesia cristiana.

¿Cómo Jesús podía ser ambos Dios y hombre? ¿Cómo él podía ser Dios en lo absoluto si él le oró al Padre, declaró que había cosas que ni siquiera él las sabía sólo el Padre, e incluso llamó al Padre “su Dios”?

Las respuestas a estas dificultades nos llegan a través de la realización que Cristo se despojó a sí mismo de su gloria y tomó forma de siervo humano (Fil. 2:7-9).  Así como si el presidente de una compañía que deseara que su propio hijo aprendiera bien todo en su compañía para que luego la pudiera conducir, así que él le sugiere al hijo que se haga conserje en la compañía durante un tiempo, para conseguir toda la percepción desde abajo. Mientras él es un conserje, él pone su título activo a un lado de ser el futuro propietario de la compañía; incluso al principio los empleados puede que no sepan quién es él (es mejor así).  Él es totalmente un conserje, no obstante es totalmente el condueño de la compañía. Pero mantiene su poder real en jaque durante algún tiempo, para lograr un trabajo especial. Durante el tiempo de su humillación, él está totalmente sujeto a los otros empleados e incluso puede ser ridiculizado y empujado de aquí para allá por todos.  Sin embargo, debido a la misma naturaleza de su primogenitura él podría destruir el futuro de cualquiera en la compañía si él lo deseara.  Sin embargo, los empleados, encontrarán esto difícil de creer, ya que ellos sólo lo reconocen como un conserje.

Esto es una cruda ilustración de la encarnación de Cristo. Aunque poseyendo Deidad y llevando la misma naturaleza e imagen de su Padre, él puso sus derechos a un lado; su posición, sus poderes, etc., para relacionarse totalmente con el hombre y llevar a cabo su obra de salvación. No obstante él todavía era Dios; lo único que era en un cuerpo humano, y voluntariamente con sus limitaciones.

TJ: ESTEBAN NO LE ESTABA ORANDO SOLO A JESÚS EN HECHOS 7:59. 

Es interesante cómo la Watchtower ha tratado en esta ocasión con la oración de Esteban dirigida a Jesús, incluso yendo tan lejos hasta intencionalmente retraducirlo para su ventaja. Ellos vierten  Hechos 7:59,60:  

Y siguieron arrojándole piedras a Esteban mientras él hacía petición y decía: “Señor Jesús, recibe mi espíritu”. Entonces, doblando las rodillas, clamó con fuerte voz: “Jehová, no les imputes este pecado”. Y después de decir esto, se durmió [en la muerte]. (TNM)

Antes de examinar sus declaraciones en este pasaje, noten primero que la TNM ha introducido la palabra Jehová dónde el texto griego por Westcott y Hort (y todos los demás manuscritos) tiene la palabra en griego kurios (Señor).  Esteban a través de todo el verso está hablando con Jesús.  Sin duda alguna el contexto del verso 60 demanda que se traduzca Señor en referencia a Jesús. Con este error vocinglero en mente de la WT, permítanos examinar su declaración sobre este pasaje. Se ha tomado de un artículo en 1959:

¿La oración hecha por Esteban dirigida a Jesús, como se encuentra en Hechos 7:59, muestra que él entendió que Jesús era Jehová? W.R., EE.UU.  

La oración ofrecida por Esteban cuando él fue martirizado que es narrada en Hechos 7:59,60 dicen: “Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: ‘Señor Jesús, recibe mi espíritu’. Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Jehová, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió”.  En lugar de indicar que Esteban entendiera que ambos Jesús y Jehová fueran la misma persona, su oración muestra el hecho que él sabía que ellos no lo eran, porque hace una diferencia entre ambos.   En su petición a Jesús, él no se dirige meramente al Señor, pero al Señor Jesús, así anulando toda ambigüedad. (La Atalaya en inglés, del 1º de febrero de 1959, Pág. 96)

Noten el método de interpretación usado por la WT.  Primero, ellos tuercen la identidad de a quién Esteban se estaba dirigiendo, cambiando en el verso 60  “Señor” por “Jehová” esto sin ninguna justificación en lo absoluto.  ¡Entonces ellos hacen un comentario sobre el “hecho” de que se habla en los versos 59, 60 de dos personas diferentes y usan su propio razonamiento torcido para “probar” que a Jesús no sólo se le estaba suplicando en oración!  Sin embargo, noten que ellos admiten que en el verso 59 es a Jesús a quien se le estaba dirigiendo la oración.  ¡En ambos, la Biblia con Referencia TNM (1987) y el Interlineal “Kingdom Interlinear” revisado Griego-inglés (1985) se menciona que Esteban está haciéndole una “oración” a Jesús en sus notas al pie de la página en Hechos 7:59!  Sin embargo, a los Testigos de Jehová no se les permite orarle a Jesús.  

¡Lo que es especialmente interesante sobre la oración de Esteban en Hechos 7:59,60 es que Esteban está repitiendo la misma oración que Jesús ofreció en su muerte en Lucas 23:34,46! ¡Jesús le oró al Padre, pero Esteban le oró a Jesús!  Siendo que Lucas fue el autor de Hechos y del evangelio de Lucas, él indudablemente quiere que nosotros veamos el paralelo.  

TJ: EL PADRE ES MAYOR QUE CRISTO, PORQUE CRISTO ESTÁ SUJETO A ÉL.  

Sujeto no es sinónimo de naturaleza.   Las personas que son iguales en naturaleza todavía en un convenio pueden estar sujetas bajo un liderato, como el caso de un matrimonio.  En adición debe señalarse que en todas las referencias que se hacen sobre Cristo como dependiente del Padre deben entenderse como la parte de su kenosis voluntaria, o el despojarse a sí mismo para convertirse en un hombre.  Él se convirtió en un EJEMPLO para nosotros seguir, y él continuamente nos instruyó sobre la actitud correcta que debemos tener hacia el Padre, incluyendo cómo orar, etc. No obstante a él posteriormente se le oró (Hechos 2:21 [excepto en la TNM] y Hechos 7:59).

Sin embargo, en un pasaje, la continua sujeción de Cristo se menciona, por lo menos en su papel como el mediador de los hombres.  En 1ª Corintios 15:20-28 se habla de un tiempo en el futuro distante, después de la resurrección y la obra mediadora de Cristo esté totalmente cumplida, cuando Cristo “entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies”.  Aparentemente ciertos aspectos de la obra de Cristo habrán sido totalmente cumplidos, mientras que su reinado nunca se acabará (siendo que se habla en otra parte que es eterno), la parte de su meta estará completa.  El verso 27 nos muestra que todas las cosas por el Padre se les sujetarán a Cristo, pero el Padre obviamente no será puesto bajo sujeción del Hijo. Ya que esto invertiría el orden tan común en otros textos.

TJ: CRISTO TUVO UN PRINCIPIO, POR CONSIGUIENTE, NO PUDO SER IGUAL A DIOS. 

En el libro Razonamiento a partir de las Escrituras (Pág. 400-1), la WT intenta demostrar una inferioridad de Cristo usando Col. 1:15 y Rev. 3:14.   Primero nosotros discutiremos Col. 1:15, entonces Rev. 3:14 y también Prov. 8:22.

COLOSENSES 1:15:

Como se discute bajo HEBREOS 1:6-10, la palabra griega prototokos tiene dos significados. Mientras la Septuaginta  (Antiguo Testamento en griego) a menudo usa prototokos en el contexto del “primero que nace”,  el Nuevo Testamento lo usa tan sólo en dos ocasiones, la primera  respecto al nacimiento de Jesús y la otra en referencia al Antiguo Testamento. Las otras seis ocasiones de su uso revelan la idea de superioridad sobre algo, no teniendo nada que ver con el proceso de “nacimiento” o creado.  Cinco de estos seis casos se refieren a Cristo como el “primogénito de toda la creación”  (Col. 1:15; Heb. 1:6), el “primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra”.  (Col. 1:18; y Rev. 1:5), y el “primogénito entre muchos hermanos”  (Ro. 8:29). El último uso es sobre el llamado a la Iglesia a los “primogénitos que están inscritos en los cielos”. (Heb. 12:23).

En un esfuerzo para crear prejuicios en las mentes de los Testigos de Jehová la WT dice:  “Los trinitarios dicen que aquí “primogénito” significa principal, excelentísimo, el más distinguido”.  ¡Ellos fallan al no declarar que también esto lo dicen todos los reconocidos eruditos griegos!  Entonces ellos usan un razonamiento defectuoso preguntando:  “¿por qué no se dice también que el Padre y el espíritu santo sean primogénitos de toda la creación?”  Lo que sucede es que ellos no están conscientes que cada Persona de la Trinidad tiene un papel diferente en la redención del hombre.  Ellos continúan intentando demostrar que en el AT el uso de la palabra principalmente es “primero en nacer”,  que los trinitarios son incoherentes aplicando otra definición.  Ellos por conveniencia ignoran el uso de “primogénito” en el Salmo 89:27. Adicionalmente, ellos son incapaces de aplicar su idea de “el mayor de la familia”  a Col 1:18; Rev. 1:5; Ro. 8:29 y Heb. 12:23.   Finalmente, la WT intenta justificar el añadir la palabra “otras” al pasaje de Col 1:15-17 (para llevar la idea que el propio Cristo fue creado) señalando cómo algunos traductores de la Biblia han agregado la palabra “otras” a pasajes como Lucas 13:2.  Lo que ellos no mencionan es que tales palabras sólo se agregan para clarificar un pasaje que sino fuera así no tendría sentido el pasaje, no se trata de un esfuerzo para cambiar la teología del pasaje, como sí la WT ha hecho aquí. Ellos hacen que se vea como que Cristo fue lo “primero creado” en lugar del Autor de la Creación, torciendo totalmente el Texto Griego.

El New International Dictionary of New Testament Theology’  [“Nuevo Diccionario Internacional de Teología del Nuevo Testamento”] declara con respecto a prototokos: 

(a) Como un título para el mediador de la creación, se usa en Col. 1:15, como se demuestra por la forma de expresión paralela en el ver. 16,  “Porque en él fueron creadas todas las cosas. . . . todo fue creado por medio de él y para él”.  Y el ver. 17, “Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten”.  Ambos, los que son partidarios y los que sugieren que prototokos en Col 1, hace eco de las ideas míticas de Hel., están de acuerdo que la declaración es una confesión del rango supremo del Cristo sempiterno como el mediador en la creación de todas las cosas ( cf. E. Kasemann, op. el cit., 154ff.; W. Michaelis, TDNT VI 879 f.). (Pág. 668)

APOCALIPSIS  3:14:

El libro Razonamiento (Pág. 402) señala:  

Pero el Greek-English Lexicon de Liddell y Scott (Oxford, 1968, página 252) da “principio” como el primer significado de la palabra ar·khe'. La conclusión lógica es que aquel cuyas palabras se citan en Revelación 3:14 es una creación —el primero de lo que ha sido creación de Dios— que tuvo principio.

Esto sería como decir que porque la primera de varias definiciones listada de la palabra “viaje” en un diccionario fuera “corte sesgado”, que, por consiguiente, la conclusión lógica es, que siempre que aparezca la palabra “viaje”, siempre va a significar “corte sesgado”.  Esto sería absurdo.  El contexto de Rev. 3:14 es idéntico al de Col 1:15-18, haciendo a Cristo el Señor y el arquitecto de toda la creación.

PROVERBIOS 8:22:  

La “sabiduría” en este pasaje se personifica y se habla de ella como que fue ‘creada’.   Se habla de ella en estipules femeninas, como haber estado junta a Dios antes de que todo empezara.  Los arrianos como los Testigos de Jehová  usan este pasaje para reclamar que se trata de Cristo la Sabiduría mencionada aquí, que, por consiguiente, a él se le creó, pero los eruditos hebreos lo han visto muy diferente. Noten las inconsistencias del punto de vista de la WT: (1)  No se identifica la sabiduría aquí como que es Jesucristo. Se puede llegar a esa conexión, e incluso como llegaron a tenerla los primeros padres de la iglesia, como Ignacio. Otros como Ireneo creían que la Sabiduría era el Espíritu Santo personificado. De todos modos, el pasaje es vago, no permitiendo una comparación detallada con Cristo. (2)  No puede usarse para demostrar que Cristo fue “creado”, siendo que nosotros tampoco podemos decir que la Sabiduría fue creada. ¡No podría haber ningún  tiempo cuando Dios no poseía Sabiduría!  Si entonces a Cristo se le iguala con la Sabiduría de Pr. 8:22, él entonces sería eterno, ya que sería “poseído” o “producido” por Dios en el sentido de emanar de Dios, en lugar de ser creado por él. ¡Lo que los Testigos de Jehová están diciendo inadvertidamente en su argumento es que Dios CREÓ la sabiduría, en lugar de poseerla eternamente!

TJ:  A JESÚS SE LLAMA EL HIJO UNIGÉNITO, SIGNIFICANDO QUE ÉL FUE ENGENDRADO, O CREADO.    

La palabra griega monogenes tiene el significado más literal de “sólo” o “único en su clase” especialmente en los pasajes de Nuevo Testamento donde se usan como título para Cristo.  Sólo se relaciona muy distante a la palabra griega gennao, que significa “engendrar”.   El significado de monogenes  “se centra en la existencia Personal del Hijo, y no en la Generación del Hijo” según el erudito griego B. F. Westcott (The Epistles of St. John, [‘Las Epístolas de San. Juan’] Pág. 170). La posición de hijo de Jesús es única en su clase, lo que significa que él tiene una relación con el Padre que es imposible para los demás, y que él ES la Deidad y era parte del Padre antes de la nada. (Juan 1:1,2).

TJ: JESÚS ES EL ARCÁNGEL MIGUEL, QUE SE VOLVIÓ EN JESÚS EN LA TIERRA, Y AHORA MIGUEL EN EL CIELO. 

Éste estudio en sí mismo es interesante.  La WT enseña que (1) siendo que Miguel es el gran Príncipe libertador en Daniel capítulo 12 que está de parte del pueblo, y (2) Miguel es quien batalla contra el dragón que es lanzado del cielo (Ap. 12:7), y (3) a Jesús se le señala como quien tiene la “voz de arcángel” en 1ª Tes. 4:16, entonces, por consiguiente, Jesús debe ser equivalente a Miguel. Varios factores deben considerarse antes de refutar esto.

Primero, la Biblia no dice en ningún lugar que Jesús es Miguel.  Durante años, la WT enseñó que Miguel no era el Hijo de Dios, siendo que los ángeles a él tenían que adorarlo (Revista la Watchtower, de Nov. del 1879, Pág. 4; y en las reimpresiones en inglés, en la Pág. 48).  ¡Durante un tiempo a  “Miguel” se le identificó con el Papa de Roma! (The Finished Mystery, [El Misterio Terminado], 1926 edición, Pág. 188)

En segundo lugar, se espera que Dios tenga los arcángeles a cargo de su pueblo, “arquee” simplemente significa un jefe. También debe esperarse que los ángeles batallen contra las fuerzas de la oscuridad (compare Dn. 10:13, 21; 9:21). En Daniel 10:13 a Miguel se le menciona como que es UNO de los principales príncipes, significando esto que había OTROS arcángeles. No hay duda que Gabriel era uno de ellos. La tradición judía enseña que habían varios.  

En tercer lugar, al decir que Jesús “con voz de arcángel” eso no necesariamente LO HACE uno. El Presidente de los Estados Unidos también es el Comandante y Jefe de las fuerzas armadas, pero él realmente no está en las fuerzas armadas. Él, también, puede tener la voz de un Comandante del Ejército sin ser uno por naturaleza.  León Morris explica las dos palabras, “voz” y “arcángel”:

Ninguno de estos nombres tiene el artículo (en el griego lee “una voz de un arcángel”) lo cual hace improbable que Pablo esté pensando en algún arcángel en particular. (“The First and Second Epistles to the Thessalonians”, New International Commentary on the New Testament, [“Primera y Segunda Epístolas a los Tesalonicenses”, Nuevo Comentario Internacional sobre el Nuevo Testamento], páginas 143, 144)

De interés particular es lo que la WT ha enseñado acerca de la transferencia de “la fuerza de vida” de Miguel a María, al tornarse en Jesús.  Ellos enseñan que sólo la “fuerza de vida”, cual ellos dicen está desprovista de cualquier rasgo de personalidad (¡Despertad!, del 8 de julio de 1949, Pág. 26), se transfirió al vientre de María. ¡Siendo que ellos definen “ser” o personalidad como “ambos, vida y cuerpo”, (Revista Watchtower de abril del 1881, Pág. 1, en las reimpresiones en inglés la Pág. 205), y esa vida estaba sin cuerpo y fuerza de vida, concurriendo que un cuerpo desprovisto de vida no hace una persona, en tal caso la conclusión lógica que tendríamos que llegar es, que Miguel realmente dejó de existir en el cielo, mientras su “fuerza de vida” impersonal se concibió en el vientre de María!  En este punto de vista no hay lugar alguno para un traslado de rasgos de personalidad o de nada.   Por lo tanto, según sus propios razonamientos, Jesús realmente no pudo haber sido Miguel, sino algún tipo de clon. ¡Adicionalmente, siendo que lo mismo le sucedió a Jesús en su muerte, pero al revés, Jesús dejando de existir y su fuerza de vida impersonal siendo transferida al cielo, a lo que ellos llaman Miguel, por lo tanto éste no pudo haber sido Jesús!

TJ: ¿CÓMO JESÚS PUEDE SER DIOS SI EN MARCOS 13:32 DICE QUE JESÚS NO SABÍA EL DÍA Y HORA DE SU RETORNO, SINO EL PADRE; Y EN JUAN 14:28 JESÚS DICE “EL PADRE MAYOR ES QUE YO?”  

En vista de otras declaraciones por los apóstoles y el propio Cristo donde se consideran su omnisciencia y su Deidad incluso mientras todavía estaba en la tierra, Marcos 13:32 debe entenderse que aplica a voluntariamente no usar sus atributos durante su encarnación, o la pérdida temporal de su colocación en la Divinidad.  El último se elimina siendo que tal cosa requeriría un cambio de naturaleza, algo que Dios no puede hacer; o él dejar de ser Dios.  Por consiguiente, Marcos 13:32 debe entenderse como no usar su omnisciencia durante su encarnación.  Sin embargo, en otros casos, él ejerce su omnisciencia, como en Juan 1:47,48; 2:24,25; 4:29; 6:64; 16:30; 21:17; etc., revelando que algunas cosas él las sabía, mientras que otras él las dejó bajo la jurisdicción del Padre.

Juan 14:28 está tratando principalmente con la condición de Jesús en lugar de su naturaleza.  Adicionalmente, hay un orden en la Trinidad, como señala Alberto Barnes:  

En el plan de salvación el Padre se representa proporcionando al Hijo, al Espíritu Santo, y las diversas bendiciones de los evangelios. El discurso no tiene ninguna referencia evidentemente a la naturaleza de Cristo, y, por consiguiente, no puede aducirse para demostrar, que él no es Divino. Toda la conexión de sus demandas la interpretamos que se relacionan solamente al impartir de las bendiciones conectadas con la redención, en la cual el Hijo se representa desde el principio como habiendo sido enviado, o proporcionado, y en este respeto sosteniendo una relación subordinada al Padre. (Barnes' Notes On The New Testament, [Notas Sobre El Nuevo Testamento], Juan 14:28)

Los Testigos de Jehová usan estos textos para establecer que Jesús es un dios menor, no sólo subordinado sino uno creado.  Esto no puede ser, porque Yahweh dice que, antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí (Is. 43:10). Todavía, Juan dice que Jesús tiene la misma naturaleza de Dios (Juan 1:1,18). Yahweh dice que él no compartirá su gloria con ningún otro dios (Is. 42:8) y que además de él, no hay ningún otro Salvador (Is. 44:8).  Sin embargo, Jesús comparte la gloria del Padre (Juan 5:23; Ap. 5:12-14) y es el Salvador (Tito 2:13). Yahweh declara que él es el Primero y el Último, y que fuera de él no hay ningún Dios, ni al lado de él (Is. 44:6-8). Entonces Jesús se declara que es el Primero y el Último (Ap. 1:17; 2:8; 22:13).  Los 24 ancianos ante el trono de Dios en el cielo llaman a Yahweh EL SEÑOR Y EL DIOS DE NOSOTROS. (Rev. 4:11) que es la misma expresión que Tomás llama a Jesús en Juan 20:28  EL SEÑOR DE MÍ Y EL DIOS DE MÍ (vea el Interlineal Griego).  ¡Conste, que ho theos en griego (traducido como el Dios) sólo se aplica a Jehová, según la Watchtower!

Nosotros debemos entender a Marcos 13:32 y Juan 14:28 a la luz de estas declaraciones. También es interesante notar el razonamiento de la WT con respecto a Is. 43:10.   ¡Ellos implican que sólo las naciones gentiles son incapaces de formar “un dios antes de Jehová” pero que él sí podría hacer otros dioses! (Razonamiento, página 406)

TJ: JESÚS NO ES EL ALFA Y LA OMEGA DE AP. 22:13.  

En su libro Razonamiento, (Pág. 405, 406), la WT confunde el argumento señalando que a ciertas traducciones modernas que le inyectan el nombre “Jehová” en Ap. 1:8 como el Alfa y la Omega.  No obstante todas éstas son recientes traducciones judías, y no se apegan a ningún manuscrito antiguo. De todos modos, el verso ocho PUEDE aplicarse a Dios, no a Cristo específicamente (¡esto es más razón para demostrar la Deidad de Cristo comparándolo entonces con  Ap. 1:17; 2:8 y 22:13!), así que no hay ninguna contienda aquí.  Ellos confunden más el tema intentando demostrar que se dice que han de ser hijos del Alfa y la Omega (21:6,7), Él no podría ser Cristo, siendo que a los “hermanos” de Jesús nunca se le llaman hijos. ¡En respuesta, uno sólo necesita señalar que según la propia WT, ciertos cristianos (de su “clase terrenal”) son hijos del Eterno Padre en Is. 9:6 (Cristo)! Vea el libro, “La Vida Sí Tiene Propósito”,  bajo el titulo: CÓMO JESÚS OBTIENE “HIJOS” Pág. 73,74)

Es evidente por el contexto en Ap. 22:12-16 que Cristo es quien está hablando. El verso 16 quita cualquier duda siendo que Jesús se identifica él mismo.  La inclusión del título “el primero y el último”, sinónimo con “el Alfa y la Omega”, se aplican claramente a Jesús en Ap. 1:17

1 León Morris dice,  “La expresión, ‘Mi Padre’ es muy notable.  No era la manera como normalmente los judíos se referían a Dios. Usualmente ellos hablaban de ‘nuestro Padre’, y mientras ellos podrían usar ‘Padre nuestro’ en su oración ellos calificaban  con ‘en el cielo’ o alguna otra expresión para remover la sugerencia de alguna familiaridad.  Jesús nunca hizo tal cosa, ni aquí o en ninguna otra parte.  Él habitualmente se expresó de Dios en la relación más íntima con él.  La expresión implica una demanda que los judíos no extrañaban”.  New International Commentary on the New Testament, “The Gospel According To John,” [Nuevo Comentario Internacional sobre el Nuevo Testamento] “El Evangelio según Juan”, página 309


Volver a Español

back to Doctrine

back to Home Page