http://www.freeminds.org/doctrine/gene_smalley.htm

 

Traducido por David García Claussell  

 

[arriba: Gene Smalley como se vio en la posada del IMPACTANTE video de PBS en el 2006]

Gene Smalley y la Doctrina de Transfusión de Sangre de la Watchtower 

[En preparación para este artículo llamé a Gene Smalley a Betel el 29/3/07 para estar seguro que él todavía estaba vivo y aleteando. Ustedes pueden leer el resumen de esa conversación aquí debajo al final de este artículo.]

Recientemente he tenido comunicación con un colaborador en Betel quien ha estado allí por muchos años, y quien tiene acceso a cierta información privada del Departamento Legal que envuelve diversas materias, una que nunca falta es el problema de las transfusiones de sangre entre los testigos de Jehová. Obviamente debe guardarse en secreto la identidad de esta persona, ya que especialmente él no tiene ninguna intención de salirse en estos momentos.

Como ya muchos saben, esta doctrina (de no a las transfusiones de sangre) de repente apareció primero en el 1945 1, a pesar de las declaraciones contrarias a esta posición y bíblicamente correctas y astutas del fundador C.T. Russell en La Atalaya en inglés del 1º de abril de 1909, páginas 116, 117. 2

¿Por qué, entonces, la Watchtower decidió prohibir las transfusiones de sangre, las que no tienen nada que ver con la ley del Antiguo Testamento sobre la prohibición de comer sangre (porque la sangre representada la vida)?  Si algo, el propósito primario de la transfusión de sangre es SALVAR VIDAS, no DISMINUIR la vida como era el matar disolutamente a los animales. (Los judíos ortodoxos de hoy en día, se consideran todavía bajo el Pacto de la Ley, y no comen sangre, sin embargo, no tiene ninguna objeción en cuanto a las transfusiones de sangre por estas mismas razones.) ¿Esta “nueva luz” vino de Jehová, o fue la agenda principalmente de un solo hombre dentro de las oficinas de la sede principal de la Sociedad de Biblia y Tratados Watchtower en Brooklyn, Nueva York?  ¿Un hombre, podría ser el responsable de esta nueva doctrina que le ha costado las vidas a miles de víctimas desconocidas inconscientes durante las últimas décadas?

Lo que muchas personas no están conscientes (a menos que ellos hayan trabajado en  Betel -- la oficina de la sede principal de la Watchtower) es que las políticas son dictadas por un sistema de compinches entre los líderes apegados ya arcaicos de esa dirección. Esta práctica empezó por los días del “Juez” J. F. Rutherford desde el mismo principio cuando él buscó arrebatar el mando de la organización en un golpe político después de la muerte de C.T. Russell.  Aquellos que eran fieles a Rutherford se consideraron para posiciones de responsabilidad mayores, mientras que esos que fueron fieles a Russell se les echó fuera por ser “opositores a la verdad”.

Esta práctica continuó bajo la presidencia de Nathan Knorr y su vidente residente, Frederick W. Franz quien fue el responsable de mucha de la “nueva luz” que vino después de la muerte de Rutherford.  A Knorr no le interesaba nunca mucho la exégesis bíblica, y estuvo complacido de dejarle casi todas las materias de teología a Franz. Franz fue conocido entre los más viejos en Betel de ser el escritor anónimo de muchos de los posteriores libros escritos de Rutherford que no tenía ningún autor listado. El concepto era que la “nueva luz” venía ahora directamente de Jehová por medio de su “espíritu santo” vía el “esclavo fiel y discreto” (de entre los supuestos 144,000 escogidos con un “llamado celestial” y quienes se suponía que estaban alimentando las “ovejas al tiempo apropiado”)  Esta doctrina, partir de 2007 está presentemente considerándose para cambiarse, pero esto no se discutirá aquí. 

Si bien Franz es muy bien conocido entre muchos de los mas viejos en la organización de ser el autor de muchos de los libros impreso por la Watchtower, pero muy pocos conocen sobre otros contribuyentes de cambios doctrinales quienes también vivieron, y viven todavía, en la sede de las oficinas principales de la Watchtower. Uno de estos hombres es Gene Smalley. Él es por mucho el principal autor de esta “nueva luz” sobre las transfusiones de sangre.

Smalley probablemente ha estado en Betel por casi cuarenta años o más. Hay rumores que él tiene una de sus piernas algo deformada. Cuando era joven esto lo hizo ser el objeto de chistes crueles lo que probablemente contribuyó a convertirlo en el tipo amargado que es hoy en día.

La “nueva luz” sobre las transfusiones de sangre ha cambiado considerablemente y a menudo durante las últimas décadas, por dos razones específicas. 1) inexactitudes en la investigación sobre el tema desde el punto de vista científico y médico, y 2) por razones legales que implican a la Sociedad Watchtower en las muertes innecesarias de muchos individuos cuyas vidas pudieron ser salvadas con una transfusión de sangre.  En las primeras décadas de esta doctrina la mayoría de los cambios fueron debido a correcciones de las inexactitudes, pero en las décadas recientes el Departamento Legal de la Watchtower ha tenido un poco de influencia sobre la propia doctrina en sí.  Además de que, en muchos países se habrían prohibido a los testigos de Jehová como una religión debido a negar las transfusiones que salvarían una vida, se han emitido declaraciones de  relaciones públicas que parecerían indicar que los testigos de Jehová no SE LES PROHIBEN tener transfusiones de sangre, sino que lo hacen debido a una OPCIÓN PERSONAL. (Claro, si ellos hacen esa opción personal para TENER la transfusión de sangre, a ellos inmediatamente se les eluden y se les consideran excomulgados, pero esto no se menciona en sus campañas de relaciones publicas.)

Sin embargo, uno no debe asumir que los poderes que están en la Watchtower están totalmente de acuerdo entre sí. Cuando yo estaba en Betel (desde el 1974 al 1980 como Anciano de Betel y superintendente del piso donde está el cuarto de la imprenta), era bien conocido entre las personas que estábamos allí dentro que el Comité de Servicio cual se ocupa de los asuntos de la organización como expulsiones y eludir, estaba a veces en pugna con el Comité de Redacción quienes a menudo estaban más preocupados con la exactitud bíblica que el controlar las masas. (Vea Crisis de Conciencia y En Búsqueda de Libertad Cristiana por Raymond Franz, anterior miembro del Cuerpo Gobernante de la Watchtower y sobrino de Fred Franz. También vea el artículo los Años Críticos.)

En los recientes años el Departamento Legal ha tenido que chocar cabezas con el Cuerpo Gobernante sobre muchas doctrinas que les ha causado problemas legales incluyendo demandas civiles y debido al estado legal de la organización en las recientes formaciones democráticas como Bulgaria, Rusia, etc.  Para poder retener tales arcaicas enseñanzas mientras dan la apariencia de que les permitirles mucha libertad a sus miembros en cuanto asuntos de doctrinas y conciencia, la Sociedad Watchtower ha tenido que publicar una serie de reglas a sus seguidores en su literatura (y más importante, mediante enseñanzas verbales que no son especificadas en nada impreso), y aún otra para los medios de comunicación públicos y los gobiernos. Es importante mencionar que la Watchtower no se inhibe utilizando lo que ellos llaman “Guerra Teocrática  3 ”, esta se define como una que no se debe dar información de nada al enemigo que estos necesiten conocer (en este caso, el enemigo puede ser cualquiera que no es favorable a la Sociedad Watchtower, como los gobiernos “mundanos” y reporteros de noticias). En el lenguaje moderno esto se conoce como “hablar entre dientes”.

Gene Smalley ha sido leal a los mas viejos en Betel y continúa siéndolo, y muchos de ellos se irán de su lado por encima del Departamento Legal o con cualquier amenaza a la doctrina de la sangre.  El Departamento Legal ineludiblemente es malévolo para el Cuerpo Gobernante, sólo porque estos necesitan hacer negocios con el mundo exterior lo que ellos consideran estar completamente controlado por Satanás el diablo. Así que no es sorprendente que Gene le haga frente a los abogados de la Watchtower que fueron asignados para ocuparse de los casos sobre la sangre para hacer lo que era correcto. Al parecer el Cuerpo Gobernante escuchó a Gene y no a sus abogados. Incluso hoy en día los abogados tienen problemas con el Cuerpo Gobernante ya que esto hacen caso omiso a sus consejos.

Quizás cuando todos los mas viejos del Cuerpo Gobernante se hayan ido, posiblemente se acabará la lealtad hacia Smalley, quien tiende a crear enemigos de ciertas personas. No obstante, yo pienso que se tomaría una gran victoria en un pleito legal sometido contra la Watchtower en un caso sobre la sangre para que realmente representase una diferencia incluso en el nuevo Cuerpo Gobernante que es aun más colérico que Ted Jaracz (el líder del Comité de Servicio de la Watchtower) tratándose de obedecer la orden de la sangre. ¿No son él, Barr y Barber los últimos de los más viejos en el Cuerpo Gobernante?  Barr como el líder del Comité de Redacción nunca le llevaría la contraria a Smalley quien le agrada y le es fiel, pero quizás después  que Barr muera, las cosas podrían cambiar. 

Barr se conoce que ha dicho estar muy consciente de los fallos de Smalley, pero dice que Gene es un buen hombre.  Jaracz usa a Smalley para que trabaje en las relaciones públicas para él y Carey Barber está tan viejo qué a estas alturas del tiempo él está caminando como un muerto ambulante. [ACTUALIZACIÓN: Carey Barber murió en abril del 2007] ¿Así qué, cómo uno pudiese esperar que tales personas pudiesen inteligentemente enfrentarse a Smalley?  Él era tan astuto que incluso engañó al antiguo miembro del Cuerpo Gobernante Lloyd Barry, pero en cuanto al resto de los antiguos miembros de redacción él no les cae para nada bien. Si Gene no estaba con un miembro del Cuerpo Gobernante ó con su esposa, o con su secretaria, él entonces siempre estaba solo. Excepto, por uno que otro, como Ciro Aulicino del Comité de Redacción quien le hablaba, y esto sólo cuando Gene venía a la oficina de Ciro para saber de que lado el viento estaba soplando. La vida en Betel era una novela, y yo lo sé por seis años de experiencia personal allí.

Los testigos de Jehová ávidamente defenderán las modernas revisiones que se presenten sobre su doctrina de la sangre. Sin embargo, sólo unos pocos realmente comprenden cuánto ha cambiado durante los años, tampoco ellos son capaces de poder explicar todos los cambios recientes. Simplemente es demasiado confuso intentarlo y determinar lo que la Watchtower realmente está pidiendo de ellos.  Al presente, virtualmente ellos se pueden transfundir todos los componentes de sangre de forma separada, pero no juntos a la vez. ¡La hipocresía y la naturaleza antibíblica de esta doctrina es asombrosa!  Es triste que debido a unas explicaciones siempre cambiantes y confusas de esta doctrina en cuanto a qué es cuestión de conciencia y qué no lo es, que muchos testigos (debido al miedo de ser destruidos en el Armagedón por desobediencia) prefieren no tener NINGÚN fragmento de sangre transfundido y mejor se toman el riesgo de morirse, ya que ellos creen que serán resucitados en el “nuevo sistema” cuando Jehová destruya todos los gobiernos de la tierra junto con todos los no-creyentes.  

¿Puede un hombre ser el principalmente responsable por la incalculable muerte de miles?  Usted puede estar seguro. Yo creo que Gene Smalley es culpable de la sangre que lleva sobre él, junto con los demás miembros del Cuerpo Gobernante de la Watchtower quienes han conspirado para perseverar a Gene y su antojada doctrina. La historia de religiones autoritarias en nuestro siglo, con sus rígidas reglas y sus crueles penalidades contra aquellos que no las cumplan, es suficiente evidencia de que esto sucede todo el tiempo.

 

Randall Watters

 

Información adicional de mi colaborador en respuesta a este artículo: (30/3/07) 

Gene Smalley escribió todo el folleto del 1990 de la Watchtower: “¿Cómo Puede Salvarle la Vida la Sangre?”, del cual Kerry Louderback-Wood  escribió su artículo qué ella tituló:  “Los testigos de Jehová, Las Transfusiones de Sangre y el Entuerto de Falsedad.”  El artículo apareció en el Periódico Journal of Church and State, edición del Otoño del 2005. La información sobre quién escribió el folleto de la sangre vino de un miembro del personal del Departamento Legal quien se estaba quejándose que Smalley tenía toda la atención acaparada de ciertos miembros del Cuerpo Gobernante y por eso ellos no escuchaban a ningún abogado de la Watchtower los que tenían problemas con los desaciertos de algunas declaraciones en el folleto de la sangre.

Smalley también es autor de algunas columnas de La Atalaya en “Preguntas de los Lectores”. Y muchas doctrinas sobre anuncios de la sangre y cambios se han puesto allí desde el año 2000. Se asume que cualquier otra declaración sobre la sangre y los componente o fracciones de la sangre en la Watchtower se originaron de Smalley o pasaron a través de las manos de Smalley para que los editara, puesto que él es el experto residente.

También, noten del médico de la Watchtower, la respuesta publicada del Dr. Schiller en un artículo que apareció en abril de 2007 de la edición de ANESTHESIA & ANALGESIA dónde en el párrafo dos de su respuesta él comenta sobre una “posición en un artículo del 1981”  que apareció en JAMA escrito por Dixon y Smalley.  Schiller cita que el artículo en JAMA dónde Dixon y Smalley explican los Testigos “rechazan la transfusión de sangre completa, de glóbulos rojos empaquetados y de plasma, así como también la administración de glóbulos blancos y de plaquetas. Sin embargo, el entendimiento religioso que los Testigos tienen no prohíbe de modo absoluto el uso de componentes como la albúmina, globulinas inmunológicas y preparaciones para los hemofílicos; cada Testigo tiene que decidir individualmente si puede aceptarlos.” A propósito, en las páginas 30-1 del folleto del 1990 sobre la sangre un artículo escrito por Dr. J. Lowell Dixon puede encontrarse, titulado: “Transfusiones de sangre: ¿De quién es la decisión? ¿La conciencia de quién debe respetarse?”, dónde en el párrafo 7 una cita tomada de Dixon y Smalley del artículo en JAMA sobre la “posición del artículo”. Todavía más, Gene Smalley aparece en el recientemente documental “Knocking” extras del CD dónde hay una entrevista con Smalley. Ese documental ofrece el lado positivo de los testigos de Jehová y su doctrina de las transfusiones de sangre.

En conclusión, nosotros vemos a Smalley como el autor del folleto, “¿Cómo Puede Salvarle la Vida la Sangre?”; y como el autor de algunas columnas de La Atalaya en “Preguntas de los Lectores”, donde se han discutido las respuestas específicas a las transfusiones de sangre y a preguntas de los productos derribado de la sangre; también la entrevista documental “Knocking” extras del CD a través del cual su “especialización sobre la sangre” se resalta; y la “posición del artículo” sobre la sangre que apareció en 1981 en el artículo de JAMA. [(JAMA) The Journal of the American Medical Association ‘Rotativo Asociación Médica Estadounidense’,]  Así que hay amplia evidencia de la huella de sangre en el pulgar de Smalley encontrada en las teorías de las directrices de la Watchtower de no utilizar sangre tal como es discutida en la literatura de la Atalaya.

Notas Marginales:

 

1.     1956  “Ciertos componentes de la sangre, particularmente la albúmina, también caen bajo la prohibición de las Escrituras”. {revista ¡DESPERTAD! en inglés del 8 de septiembre de 1956, Pág. 20} [Esta prohibición se fecha desde el 1945, aunque la albúmina tiene muchas otras fuentes. La prohibición contra los componentes de sangre entonces fue invertida, permitiéndose en La Atalaya en inglés del 15 de septiembre  de 1958, Pág. 575. Entonces prohibiéndose de nuevo en La Atalaya en inglés del 15 de septiembre de 1961, Pág. 557.  Permitiéndose entonces de nuevo en La Atalaya en inglés del 1º de  noviembre de 1961, Pág. 669-70.  Reiteradamente, entonces otra vez,  prohibiéndose de nuevo junto con "Cualquier fragmento de sangre considerado como nutriente no debe ser usado en el tratamiento médico”  en La Atalaya en inglés del 15 de febrero de 1963, Págs. 123-4.  Y parcialmente invertido en la revista ¡DESPERTAD!  en inglés del 22 de agosto de 1965, Pág. 18.  Pero en la revista ¡DESPERTAD!  en inglés del 22 de febrero de 1975, Pág. 30 (8 de julio de 1978 en la versión al español) puede haberse reimpuesto la prohibición.  Entonces de mala gana permitido para los hemofílicos en La Atalaya del 1º de noviembre de 1978, Pág. 20, y extendiéndose en el folleto, “¿Cómo Puede Salvarle la Vida la Sangre?” Pág. 27.  Finalmente, y después de muchas muertes, en el 1982  se inscribió: "Sin embargo, el entendimiento religioso que los Testigos tienen no prohíbe de modo absoluto el uso de componentes como la albúmina, globulinas inmunológicas y preparaciones para los hemofílicos; cada Testigo tiene que decidir individualmente si puede aceptarlos". {revista ¡DESPERTAD!  8 de noviembre de 1982, Pág. 25}¿? También lea La Atalaya del 1º de junio de 1990 Pág. 30, La Atalaya del 15 de agosto de 1990 Pág. 29, La Atalaya del 1º de octubre de 1994 Pág. 31, y la revista ¡DESPERTAD! del 8 de noviembre de 1996 Pág. 30, para concesiones y reglas extensas]

 

 

2.     Citado en La Atalaya en inglés del 1º de abril de 1909, Págs. 116, 117:  

 

“Nosotros tenemos en los versos 22-29 la decisión de los Apóstoles sobre esta cuestión. Ellos no sólo lo escribieron.  Sino que lo enviaron a través las manos de dos de sus hermanos más confiables, Judas-Barsabás y Silas, con Pablo y Bernabé, para que ellos pudiesen tener el asunto escrito y en testimonio oral.  La declaración era que las enseñanzas inquietantes no habían sido autorizadas por los Apóstoles en Jerusalén. Las que entonces ellos resumieron brevemente, no como una ley, sino como "cosas necesarias", lo siguiente:

(1) Absténgase de los sacrificados a los ídolos;

(2) Y de sangre;

(3) Y de cosas ahogadas;

(4) Y de la fornicación.

Nunca fue enfatizado que la abstinencia de estas cosas es lo que les haría cristianos, ya que solamente la fe en Cristo y una consagración a él y entregarse a su caminar en sus pasos es lo que podrían constituirlos en lo que es un cristiano.  En cuanto a estas abstenciones recomendadas ellos expresaron "de las cuales cosas si os guardáis, bien haréis"; encontrarán estas recomendaciones provechosas para ustedes en su caminar con el Señor.  De hecho, el Apóstol Pablo muy enérgicamente señaló qué  "el cumplimiento de la Ley es el Amor", porque el amor a Dios controlaría la vida en lo que respecta a la santidad, y el amor hacia el prójimo en lo que respecta a la justicia terrenal.  Las cosas aquí recomendadas fueron necesarias para preservar el compañerismo del "cuerpo" compuesto de judíos y gentiles de diferentes educaciones y sentimientos. Sin discutir si o no, pudiesen perjudicarse, por las carnes vendidas en los mercados, debido a las ceremonias paganas con relación a su matanza, el consejo fue que éstos se abstuviesen de ellas, a causa de los judíos ciertamente considerarían comer tales carnes como una participación en la idolatría irreligiosa -- aunque desde el amplio punto de vista de los hechos el ídolo, es nada más que madera o metal o piedra, y esto no podría ni beneficiar ni perjudicar los alimentos.  No obstante, era aconsejable que los cristianos gentiles se abstuviesen del uso de su libertad en esta dirección, como una deferencia a los hermanos más débiles, judíos y gentiles, quienes  no podían filosofar tan profundamente  y sus conciencias podrían afectarse.

Otros asuntos similares se atan a la prohibición del uso de sangre.  Para los judíos estaba prohibida, y bajo su pacto ya que fue hecha un símbolo de la vida -- participar de esta, ya que como consecuencia tendría una responsabilidad por la vida que fue tomada. Es más, en las ceremonias típicas de la Ley de la prohibición de la sangre esta se usaba como un símbolo que representaba una ofrenda por los pecados; ya que se efectuaba la expiación de los pecados por medio de la sangre. Para darle un énfasis a estas instrucciones típicas a los judíos se les había prohibido el uso de la sangre.  Y pueden haber otras razones, sanitarias, conectadas con esta materia que todavía no conocemos.  Estas prohibiciones nunca se les hicieron a los gentiles, puesto que ellos nunca han estado bajo el Pacto de la Ley; pero estaban tan profundamente arraigadas estas ideas judías en estos asuntos que fueron necesarias para mantener la paz de la iglesia que los gentiles deberían observar también estos asuntos.  Las cosas ahogadas, significaban  los animales estrangulados en trampas cuya sangre no se vertía o derramaba causando un sangrado hasta la muerte, como requiere la Ley judía con todas las carnes que deben comerse. Estas restricciones fueron  necesarias para mantener la armonía entre las dos ramas de la Israel espiritual – esa la que vino del judaísmo y la que vino de los gentiles.”

 

 3. 1956  "Los enemigos [aquí se identifican como aquellos que se resisten o persiguen a los testigos de Jehová] no merecían conocer la verdad si eso iba resultar en causar daño o peligro a los siervos de Jehová.  Durante tiempo de guerra está bien dar direcciones que desvíen al enemigo lobuno...  Es correcto el que cubramos nuestros arreglos para la obra que Dios nos manda hacer. Si los enemigos lobunos se forman conclusiones erróneas basada en las maniobras que nosotros efectuamos para ser más listo que ellos, no les han hecho ningún daño a ellos las ovejas inofensivas, que son tan inocentes en sus motivos como lo son las palomas." {Citado en La Atalaya del 1º de julio de 1956, Pág. 401 párrafo 19, y página 407 párrafo 38}  {The Watchtower, [La Atalaya en inglés] del 1º febrero de1956 Págs. 80, 86}

 

1957 "Confíe en sus hermanos Probados y fieles... El mostrar respeto a la organización de Jehová realmente se reduce a lo que es nuestra actitud para con el conducto visible de Dios y a la confianza que ponemos en nuestros hermanos probados y fieles. Si hemos llegado a estar cabalmente convencidos de que ésta es la organización de Jehová, de que él está guiando y dirigiendo a su pueblo, entonces no nos perturbará cosa alguna que suceda. Si surge algo que no entendemos con paciencia esperaremos hasta que esta cosa se nos haga cabalmente clara. Si nos sentimos seguros de que algo no marcha bien, “guardemos el mandamiento’ de nuestro Padre y daremos cualesquier pasos teocráticos que se nos permitan dar y entonces esperemos que Jehová entre en acción. No ‘abandonemos la enseñanza de nuestra madre’ por medio de inmediatamente comenzar a criticar y desaprobar. Nos daremos cuenta de que Jehová sabe lo que pasa en su organización, y si él está dispuesto a permitirlo, ¿quiénes somos nosotros para insistir en que sea diferente? Si realmente tenemos fe, sabremos que si tal está mal él la arreglará con el tiempo, y nosotros estamos más seguros dentro de su organización aun con estas dificultades menores que lo que estaríamos fuera de ella, donde sólo el caos y la destrucción nos aguardan... [Nosotros] mostramos nuestro respeto a la organización de Jehová, porque ella es nuestra madre y esposa amada de nuestro Padre celestial, Jehová Dios.”  La Atalaya del 15 de septiembre de 1957, Pág.  572, 573 párrafos 14, 16.

 

“…Una Testigo de Jehová que iba de casa en casa en Alemania Oriental cuando ella se encontró con un violento opositor.  Sabiendo enseguida lo qué le esperaba ella se cambió su blusa roja por una verde en el mismo próximo corredor.  No hizo mas que salir a la calle y un funcionario comunista le preguntó si ella había visto a una mujer con una blusa roja.  Ella le contestó, no, y siguió su camino.  ¿Ella dijo una mentira?  No, ella no lo dijo.  Ella no fue una mentirosa.  Más bien, ella estaba utilizando la estrategia de guerra teocrática, ocultando la verdad y sus palabras mediante acción por el bien del ministerio.”  The Watchtower, [La Atalaya en inglés] del 1º de mayo de 1957, Pág. 284-5. 

 

No obstante, viendo la mentira obvia en esta cita arriba, la misma fue excluida de la versión al español, y citada como sigue:  “...También tenemos el caso de la testigo que estaba trabajando de casa en casa con un canastillo de literatura. Los enemigos dieron informe de ella a la policía diciendo que era una mujer con blusa de cierto color. De modo que al dar la vuelta a una esquina ella sacó una blusa de otro color e hizo un cambio, entonces volvió a andar por la misma calle y pasó al oficial que la buscaba, y ella evitó que la identificaran.”    La Atalaya del 15 de septiembre de 1957, Pág.  407 párrafo 39.

 

4. WT:  Buenas tardes, los Testigos de Jehová. 

Randy: ¿Sí, me gustaría saber si podrían conectarme con la oficina de Gene Smalley? 

WT: Gracias, un momento por favor. 

Smalley: ¿Hola? 

Randy: ¿Hola, es Ud. Gene? 

Smalley: Sí lo soy. 

Randy: Hola Gene, mi nombre es Randy Watters, y me gustaría saber ¿si es verdad que usted ha tenido mucha influencia en cuanto a la doctrina de la sangre en la Watchtower

Smalley: (una leve pausa) ¿Y, por qué usted está preguntando? 

Randy: Bien, tengo algunos vecinos que están teniendo una lucha con el problema de la sangre, y ellos no parecen ser capaces de  deducir si ellos pueden tomar ciertos componentes de la sangre o no, y alguien nos indicó que usted nos sería útil en esa área.  ¿Me gustaría saber qué publicaciones en particular nos indicarían los detalles sobre cuáles componentes se permiten y cuáles no? 

Smalley: ¿Y, usted sirvió una vez aquí en Betel? 

Randy: Aja, sí. 

Smalley: Bien entonces yo pienso que usted sabe cuáles son las publicaciones. 

Randy: Bien es que yo últimamente no he estado leyendo las revistas así que estoy interesado en saber cuáles son. 

Smalley: La congregación puede serle de ayuda. Ahora adiós.

 


 

Recientes artículos eruditos relacionados a los Testigos de Jehová y Sangre: (formato PDF) 

 

Cuidado Óptimo Para Pacientes Quienes Son Testigos de Jehová

 

¿Qué es Sangre y Qué No lo Es?  Cuidando de Pacientes Testigos de Jehová Sometidos a Cirugía Cardiovascular

 

Coagulopatía Después de una Desviación Cardiopulmonar en Pacientes Testigos de Jehová: El Manejo de Dos Casos Utilizando Componentes Fraccionados y el Factor VIIa

 

Coagulopatía Después de una Desviación Cardiopulmonar en Pacientes Testigos de Jehová: El Manejo de y Para el Individuo en Lugar de la Institución Religiosa

 


Volver a Español 

Ir al Museo del Armagedón  

Contribuciones a Free Minds, Inc.