http://www.freeminds.org/history/gbletter.htm

Traducido por David García Claussell: 

Lo siguiente es una carta enviada al Cuerpo Gobernante de la Watchtower en 1981 como una carta de renuncia y reprimenda por razón de la manera como se trataron a los miembros familiares de Betel durante el “Incidente Franz” durante 1979-1980 en las oficinas de la sede principal de Brooklyn.  Al momento de escribir esta carta, Randall era un anciano en la congregación de los testigos de Jehová del Aeropuerto en El Segundo, California (Los Ángeles).  Randall rechazó ir a una reunión convocada por los ancianos locales después de que ellos recibieron una copia de esta carta, y como consecuencia se le vio como un “desasociado”.  Ésta fue una de las primeras repuestas impresas entregadas al Cuerpo Gobernante de la Watchtower cual consideraba los eventos que ocurrieron en Betel en 1979-1980.  Para más información, lea:  La Sociedad de Biblia y Tratados de la Torre del Vigía:  Los Años Críticos 

 

22 de enero de 1981  

Estimados Miembros del Cuerpo Gobernante,  

Ésta no es una carta fácil de escribir, considerando que recientemente pasé casi seis años en Betel trabajando para ustedes, sirviendo en Betel como anciano y superintendente de fábrica. Hice mi trabajo dentro de mis mejores habilidades, como muchos de ustedes están concientes.

El pasado mes de julio dejé a Betel. Y les expliqué que tenía situaciones familiares que necesitaban ser aclaradas. Esto ciertamente era verdad; sin embargo, nunca mencioné que llegué a comprender muchas cosas en ese último año de mi servicio en Betel, lo suficiente para causar querer salirme, como así muchos otros fieles lo han hecho en estos últimos meses.

Como lo hacen la mayoría de todos los que llegan a Betel para quedarse, yo estaba bajo el temor reverencial de los hombres en las altas posiciones, sobre todo a N.H. Knorr y después de los miembros del cuerpo gobernante. Claro, con el tiempo, pude ver que ustedes también eran únicamente humanos; y que todos nosotros tenemos limitaciones. Pero en los últimos par de años, a mi parecer ustedes no han reflejado la personalidad de Cristo en su trato hacia los demás.

Habiendo sido una cabeza de la mesa, yo siempre estaba por la mañana presente en la discusión del texto. Con el tiempo empecé a descubrir una campaña sutil de su parte apuntando a desacreditar a un miembro compañero del cuerpo así como contra otros cuyas creencias en ciertas doctrinas de la Organización difirieran de los de la mayoría.

Me supongo que ustedes podrían decir que yo sabía un poco más sobre la situación que los demás. Empecé a ver cómo a Ray Franz se le ‘aguijoneaba’ en sus reuniones semanales, debido al hecho que él siempre buscaba un acercamiento bíblico, en lugar de lo tradicional ó el de la opinión popular. Ustedes realmente frecuentemente empezaron a ignorarlo, y esto contribuyó indudablemente a su tener que pedir una licencia de ausencia extendida el año pasado.

No muchos conocen cómo, a principio de los años sesenta, se les comisionó a Ray, Ed Dunlap y Reinhard Lengtat para producir el libro AYUDA y cómo Fred Franz les dijo que examinaran realmente la Biblia para asegurarse que teníamos la comprensión correcta en ciertas cosas; y que si necesitáramos hacer algunos cambios que se hiciesen. Entonces conseguimos un entendimiento más exacto de muchas materias, incluso los ancianos de las congregaciones del siglo 1º.   Sin embargo, con el tiempo algunas de las ‘pruebas’ que apoyaban nuestras doctrinas sobre la cronología y los últimos días, así como la distinción que clasifican a las ‘otras ovejas’ se reveló que eran muy inciertas; esto sin mencionar las palabras de Pablo en Romanos y Gálatas cuales muestran a los cristianos viviendo por fe y no por las obras de la ley. Pero ustedes repetidamente se negaban a considerar estas cosas.

Fue desafortunado que algunos de los ancianos hispanos en una congregación local le hablaron a su congregación como ellos lo hicieron el pasado 31 de marzo.  En lugar de manejar esto de una forma calmada, ustedes llamaron a Chris y Norma Sánchez y Nestor Kuilan quienes no tenían nada que ver directamente con esto y ustedes los expulsaron a todos, a pesar del hecho que ellos habían pasado muchos años fieles en el servicio en posiciones de responsabilidad. Cuando leí la carta de apelación que Chris les escribió posteriormente, fue desgarradoramente doloroso ver cuan frío fueron tratados y cómo se les llamaron nombres como ‘bribones’ y ‘mentirosos’ por aquellos quienes exigen ser cristianos, incluso por un miembro del cuerpo gobernante.

Entonces ustedes formaron otro comité con el fin de incriminar a Ray grabando unas confesiones extraídas de sus amigos cercanos de cosas que él les había dicho a ellos privadamente, yo quedé sorprendido.  Pasaron dos semanas haciendo grabaciones de cintas de audio, entonces procedieron a llamarlo para que volviera de su licencia de ausencia y lo sentaron para que escuchara las grabaciones enfrente de todos. Yo hubiese llorado.  Luego le hicieron casi de todo menos expulsarlo y se fue, pero esto fue sólo el comienzo. Ed Dunlap fue extensamente interrogado, y cuando se negó a cambiar su forma de lo que pensaba sobre todo esto, él fue expulsado. Después vi cómo empezaron a interrogar a todos en el departamento de publicaciones, no acerca de su lealtad hacia Dios y a Cristo, sino hacia la Sociedad Watchtower. Al hermano Lingtad lo hicieron pasar por mas de 20 horas de interpelaciones extensas y sometido al interrogatorio de un prisionero. Y sobre otros, me chocó saber, que sus llamadas personales fueron remitidas al departamento de servicios para espiarlos y ‘atraparlos’. Unos que se reunían en sus cuartos para estudiar la Biblia juntos, fueron llamados y se les dijo que dejaran de hacerlo. Una serie de ‘preguntas especiales’ fueron hechas y muchos tuvieron que tomar un examen de ‘lealtad’ si se sospechaba que ellos sabían algo acerca de estas cosas.

Cuando Albert Schroeder le dio su advertencia sobre una ‘apostasía’ a la familia, yo esperaba alguna información aclaratoria para la familia. En cambio, el odio destelló de sus ojos mientras él procedía a menospreciar a cualquiera que deseaba albergar dudas acerca de las interpretaciones de la Sociedad, diciendo que tales personas eran unos débiles en la fe u orgullosas y presumidas. Luego en su plática posterior con los ancianos de Betel, Schroeder no se detuvo ante nada esgrimiendo la palabra ‘organización’ fuera del contexto Escriturar. Él llamó a la organización nuestra ‘madre’ y dijo: “ella tiene el derecho de hacer régimen y reglamentos para nosotros”, y luego sosteniendo en alto el libro titulado, “Branch Organization Procedure (Procedimiento de Oficina de sucursal, versión en inglés), señaló sus 1,177 régimen y reglamentos, sabiendo muy bien lo que dice Romanos 7:6 acerca de los cristianos que siguen las series de ‘régimen espirituales’.  Después él admitió que realmente las creencias de aquellos expulsados no eran una apostasía de lo que dice la Biblia, sino de la organización. Hay una diferencia, ¿ó no la hay?

Pude encontrar unas palabras del propio C.T. Russell las que pudiesen hacerles bien si las toman en consideración:  “El esfuerzo en intentar obligar a todos a que pensasen iguales en todos las temas, culminó en la gran apostasía y el desarrollo del sistema papal, y por eso el evangelio, la única fe que Pablo y los otros apóstoles presentaron se perdió— enterrada debajo de una masa de decretos no inspirados de los papas y concilios. La unidad de la iglesia primitiva, basada en el evangelio sencillo y ligado solo por el amor, dio lugar a la esclavitud de la iglesia de Roma... Cada nuevo movimiento hacia una reforma solo ha hecho un intento fallido de tratar de establecer un credo lo suficientemente grande para sus primeros movedores.” —La Atalaya, en inglés de septiembre de 1893, página 1572.

Poco después de las expulsiones y las discusiones, cada uno de ustedes tuvo su oportunidad en la mesa para lanzar insultos contra estos individuos y otros, y ni siquiera vacilaron al torcer el significado de las Escrituras que utilizaron. Las personas que no aceptaban totalmente lo que enseña la Watch Tower fueron acusadas de ser ‘fornicadores espirituales’ y ‘enfermos mentales’ y ‘locos’. Yo sé que hoy en día esto todavía continúa, para mucho disgusto de muchos en la familia.

Tratamos de esforzamos para  impresionar a otros con el pensamiento de que no tenemos una distinción entre la clase de clero y el estado seglar. Pero sí parece que tenemos un mediador entre Cristo y los hombres, y ese es el Cuerpo Gobernante. ¿Recuerdan cuando el hermano Klein dijo en privado que Fred Franz ha sido “nuestro oráculo por los últimos 67 años”?  Pocos saben que él fue el escritor colaborador anónimo de los libros de Rutherford y quién se inventó los ‘tipos y antitipos’ que nosotros todavía mantenemos. Estos ‘tipos’ supuestamente identifican las ‘distinciones entre las clases’ y añaden apoyo a la distinción entre aquellos que interpretan las Escrituras y aquellos que aceptan esa interpretación como si fuese de Dios. En los últimos meses, recuerdo al hermano Klein animándonos a no estudiar la Biblia ‘tan seriamente’ sino que “consigan una afición que hacer, así se mantiene ocupado y su mente alejada de ello.”

Es una cosa declarar que la Biblia es la palabra de Dios y está completa, pero es otra cosa decir que necesitamos a una persona que nos la interprete. El mismo sentimiento existe hoy en día al igual como lo fue en los días de Russell y lo cito: “Además, no solo vemos que la gente es incapaz de ver el Plan Divino cuando estudia la Biblia por sí misma, pero nosotros, también vemos, que todo aquel que deja a un lado los Estudios de las Escrituras, incluso después de haberlos usado... después de haberlos leídos por diez años si al término de ello los deja a un lado y los ignora, y va sólo a la Biblia, aunque por diez años haya entendido su Biblia,  nuestra experiencia muestra que en dos años vuelve a las tinieblas.” —La revista The Watchtower (La Atalaya en inglés) del 15 de septiembre de 1910, en la página 298

La misma actitud se muestra hoy en día sobre La Atalaya y otros libros, y acabamos leyéndolos y estudiándolos en vez de la palabra de Dios. Esto no muestra mucha fe en el poder de la Escritura y el Espíritu Santo.

Hay que reconocerlo hermanos, esta organización ha hecho muchos errores; muchos de los que los hermanos nunca se darán cuenta. Jesús no dijo que seria la cabeza de alguna organización con reglas hechas por hombres. Él es la cabeza de la congregación cristiana, y él le da su Espíritu a los que buscan la verdad. El ser miembro de una organización no tiene nada que ver si usted es aprobado por Jehová; es nuestro corazón quien dice la verdad.

El insulto más grande para Jesucristo viene de ustedes al decirles a millones que no pueden recibir el Espíritu de Dios para ser sus hijos espirituales. Ustedes saben muy bien que esta gracia sin merito es ofrecida para todos los que leen la Palabra de Dios; no solo por lo que ustedes pensaban del número de personas que se completarían para ir al cielo que ya estaba completo, primero en el 1881, y después en el 1918 y más tarde en 1935.  Ustedes les dicen a los demás que vivirán en la tierra y que se tomarán 1,000 años para que lleguen hacerse perfectos.  A los recién llegados se les intimida para que no participen en la cena de la Conmemoración del Señor.  Ustedes no creen que las ‘otras ovejas’ técnicamente son cristianos, como antes así lo admitían hacen años. (véase La Atalaya, en inglés de agosto de 1934, página 249). Toda la creencia que se basa en la ‘clase de Jonadab’ tiene sus raíces en su cronología, diciendo que les surgió esta idea porque ya era el tiempo para su revelación, aunque ninguna otra persona ha llegado a tal conclusión leyendo la Biblia.

Bien, sé que ésta no es una carta muy alentadora. Pero parece que hay muy pocos que tienen el ánimo para mencionar estas cosas, debido a la forma irracional como subsecuentemente ellos son tratados. No creo que hayan sido muy ‘discretos’ durante este pasado año. Fieles, sí, pero no a Jesucristo; solamente a la organización.

No espero, ni quiero crear maremotos entre ustedes. No todos ustedes tienen éste Espíritu sobre si; y ustedes saben quiénes son. Yo y cientos de otros cercanos a ustedes, desearíamos que muestren el Espíritu de Cristo en los días venideros, y su obra, no para gloria de los hombres, sino para la gloria de nuestro gran Dios Jehová.

Sinceramente,

RANDALL WATTERS


Volver a Español 

Ir al Museo del Armagedón  

Contribuciones a Free Minds, Inc.

back to Bethel Chronicles

back to home page