http://www.freeminds.org/history/fraud.htm#litservant

 

Traducido por David García Claussell de:

Donation Arrangement Fraud

Fraude Arreglado como Donación

Como fue señalado en el artículo, Modo de la Watchtower Lavar el Dinero, su convenio de donaciones actual simplemente es un truco para evitar pagar impuestos por ventas lucrativas de los artículos vendidos en los Estados Unidos y en otros países dónde este arreglo se ha utilizado. (Algunos países todavía tienen precios fijados para la literatura de la Watchtower).

Al parecer, su reciente significante reducción de ingresos, junto al fracaso de los testigos en sus filas al no donar fondos suficiente para su ideología de materiales que se reciben para darlos “gratuitamente” ha causado que la Watchtower haga la siguiente declaración en la edición de noviembre de 1996 (Pág. 3) de su boletín interno titulado Nuestro Ministerio del Reino:

Compartamos con otros según sus necesidades

 

Jehová se encarga de satisfacer nuestras necesidades espirituales mediante el “esclavo” fiel. (Mat. 24:45-47.) Entre las muchas provisiones que hace con ese fin figuran libros, Biblias, volúmenes encuadernados, vídeos, casetes y discos informáticos para hacer investigación bíblica. Jehová siempre suministra lo suficiente sin despilfarrar, y espera que nosotros compartamos las cosas y nos cercioremos de que todos nos beneficiamos por igual.

 

La producción de dichas provisiones conlleva un enorme desembolso. La hermandad mundial sufraga tales gastos. Esto es más cierto que nunca desde que la organización estableció el sistema de distribuir las publicaciones sin costo alguno, y empezó a depender completamente de las donaciones voluntarias para cubrir los gastos. Además, muchas sucursales obtienen estas provisiones de la Sociedad a un costo que permite a los hermanos disponer de lo que necesitan para las reuniones y el servicio del campo, aunque cuenten con muy pocos recursos materiales.

 

Cómo podemos ayudar: Podemos responder a la exhortación de Pablo de compartir con otros ‘según sus necesidades’. (Rom. 12:13.) Cuando hacemos contribuciones monetarias para la obra mundial, compartimos directamente lo que tenemos con nuestros hermanos de todo el mundo. Teniendo esto presente, algunos hermanos han decidido apartar cierta cantidad de dinero mensualmente para contribuirlo a la obra mundial, tal como lo hacen para sufragar los gastos del Salón del Reino. Reconocen que estos fondos no se utilizan únicamente para producir publicaciones, sino también para los demás aspectos de la obra. Imagínese lo mucho que se beneficiaría la hermandad mundial si más personas compartieran de esta manera con regularidad.

 

También compartimos con ellos al pedir con moderación los artículos que podemos obtener con facilidad. Solicitar únicamente lo que en realidad necesitamos, permite que los hermanos de otros lugares reciban las provisiones espirituales que también les hacen falta para permanecer firmes y dar adelanto a la predicación de las buenas nuevas donde ellos viven. (Heb. 13:16.)

 

Debemos tener esto presente sobre todo cuando solicitamos artículos en cuya producción la Sociedad invierte mucho dinero. Por ejemplo, vídeos, CD-ROM, libros grandes de consulta, volúmenes encuadernados y suscripciones a los casetes. En vez de pedir un artículo para cada miembro de la familia, ¿podrían arreglárselas todos con uno solo? Si limitamos lo que pedimos para uso personal, permitimos que otros obtengan las mismas buenas provisiones que nosotros. (Fili. 2:4.)

 

Parte del costo de las publicaciones que distribuimos en la predicación se compensa con las donaciones que nosotros ofrecemos en el Salón del Reino para la obra mundial, así como con las de las personas interesadas que las aceptan. No obstante, en el caso de las publicaciones que solicitamos para uso personal, como por ejemplo, cancioneros, Anuarios, Biblias de lujo, etc., no podemos esperar que la gente del territorio sufrague nuestros gastos. Los siervos dedicados de Jehová son la fuente principal de este apoyo monetario. Conscientes de ello, muchos publicadores calculan lo que costarían dichos artículos si se produjeran comercialmente, y contribuyen de acuerdo con esa cantidad. Por ejemplo, una Biblia de lujo con los cantos dorados puede costar 20 dólares o más; un libro de consulta, 40 dólares o más; un calendario a todo color, por lo menos 5 dólares; una enciclopedia en CD-ROM, entre 50 y 100 dólares, o hasta más; los discos compactos de música cuestan normalmente unos 20 dólares, y algunos vídeos a menudo valen mucho más. Si no se reciben suficientes contribuciones para cubrir los gastos, con el tiempo la organización encontrará limitaciones en lo que puede hacer para dar adelanto a la obra mundial.

 

Jesús dijo que a sus discípulos verdaderos se les identificaría claramente por el amor que se tendrían. (Juan 13:34, 35.) Nuestra generosidad al dar materialmente y nuestro altruismo al compartir con otros según sus necesidades, son sin lugar a dudas excelentes maneras de demostrar que somos cristianos auténticos.

 

 contribuido por  Sam Muramoto

____________________________________

¡Es interesante cómo ellos incluso han “subido el precio” de varios artículos!  Ellos al parecer están sugiriendo una donación de $50-100 por un CD-ROM en lugar de $25 a $50, y $40 y para las obras de referencia como Perspicacia Para Comprender las Escrituras. Siendo que el costo de producir los CD-ROMs no podría exceder dos dólares cada uno (probablemente más cerca a un $1), uno se pregunta a quién ellos están intentando engañar.

Un investigador envió una vez una donación a la Watchtower el “equivalente a lo especificado” para alguna literatura, sólo para ver lo que sucedería. Una carta, y una tarjeta adicional le fue devuelta. La carta era una dándole “las gracias” reconociendo una donación, pero no contenía ni siquiera ninguna indirecta acerca de la literatura involucrada. Sin embargo la tarjeta enviada aparte declaró: “Estamos complacidos de informarle que su solicitud por literatura bíblica se ha honrado y se le enviará por correo separadamente.”  (Vea: lavado) Usando esta técnica, la Watchtower siente que ellos van a evitarse las complicaciones legales. Solo el tiempo dirá si el Estado de California decide volver a reabrir el caso concerniente a la Sociedad de Biblia y Tratados Watch Tower.  La siguiente carta ilustra cómo trabaja ésta política.


Dear Randy:

Pensé que debería contarle sobre una experiencia que algunos años atrás tuve cuando servía como anciano en la Ciudad de Jersey, Nueva Jersey, durante el primer mes del cambio de vender libros al sistema de “Donación Voluntaria”. Al parecer todos y sus madres decidieron que ahora era un buen tiempo para abastecer sus bibliotecas. Los precursores estaban duplicando sus cantidades de revistas para el servicio. Los testigos quienes raramente compraban algo, ahora estaban pidiendo, la Traducción del Nuevo Mundo en Cintas [qué, cuando se vendía el precio era de más de $100.00] de todo y cualquier cosa se estaba pidiendo. Yo estaba a cargo como contador de literatura. Las facturas incluidas en las órdenes ahora no tenían dólares.  Tres meses después, los ancianos recibieron una carta de la Sociedad.  Básicamente esta declaraba que ellos [la Sociedad] notó un aumento enorme en las órdenes de la literatura. ¡Qué la congregación había hecho compras sumando unos $3,000.00 y nuestras donaciones sólo fueron alrededor de $500.00.  Ellos nos dijeron [a la congregación] que le debíamos a la Sociedad $2,300.00.  Y yo pensando solo para mí me dije... “¿eh, espere un minuto, pero esa literatura no era  “GRATIS” basada en donaciones voluntarias? ¡Obviamente que no!  La Sociedad ya lo tenía todo planificado. Dentro del sobre había otra carta, dirigida a la congregación.  Esa carta básicamente decía del gran trabajo que la Sociedad estaba haciendo y cómo el sostén era necesario.  

En vista de eso tuve que anunciar que nosotros [la congregación] estábamos donándole a la Sociedad del fondo de la congregación $2,500.00 para la Obra Mundial. 

¿Muy Astuto de su parte? La Sociedad como quiera consiguió su dinero. ¿Yo me pregunto, cuántas congregaciones recibieron esa carta?  Claro con seguridad sólo el cuerpo de ancianos sabía la verdad, al resto de los amigos se les hizo creer que nosotros éramos  tan amorosos y generoso apoyando la Sociedad con una donación tan grande. Déjeme recordarle que ninguna mención del exceso ordenado literatura fue hecho.

¿Cómo ellos pueden dormir en las noches?  Fueron situaciones como éstas las que abrieron mi mente sobre la verdadera naturaleza de la Sociedad. ¡Ellos son una casa de publicación... y nosotros sus vendedores... que fue lo que el Juez dijo “Propaganda, Propaganda, Propaganda...” ¡Nada ha cambiado!

¡En Su Nombre! 

Rolando Rodríguez

la dirección de la congregación es: 

Jersey City West Congregation
582 Bramhall Avenue
Jersey City, NJ 07304


 

Volver a Español   

Ir al Museo del Armagedón  

Contribuciones a Free Minds, Inc.

 

back to Watchtower History