Cómo Ayudé a Mí Familia a Salir de los Testigos de Jehová

 

Traducido Por David García de: http://www.freeminds.org/psych/exithelp.htm

How I helped my Family Leave Jehovah's Witnesses

(anónimo)

Prólogo:  El siguiente relato se proporciona en interés a aquéllas personas quienes se enfrentan al dilema de querer salir de la organización de los Testigos de Jehová  conocida como la Sociedad de Biblia & Tratados Watch Tower.  Yo estuve envuelto con la organización durante casi 27 años, desde diciembre del 1968 hasta julio del 1995.  Estuve activo por un total de 25 años.  Serví en varias posiciones colectivas incluyendo la de anciano.  En mi evangelización activa para la Sociedad de la Watch Tower ayudé a un total de15 personas para que se convirtieran en Testigos de Jehová incluyendo a mis cuatro hijos. 

Introducción: En enero de1992, antes de que yo realmente dejara de asistir a las reuniones y empezara el proceso curativo de desintoxicarme de los típicos pensamientos aprendidos de los Testigos de Jehová, llegué a una decisión de hacer algo con mi familia. 

Habiendo leído el libro, Crisis de Conciencia por Raymond Franz en la primavera de 1989, pude verificar muchas de mis propias preocupaciones sobre la organización.  Lo que él escribió fue directo al grano. Le escribí e intercambiamos alguna correspondencia.  Yo tenía sólo unas discordancias sobre algunas de las cosas que él dijo, pero ellas eran de menor importancia, y no recuerdo exactamente cuáles eran.

Permanecí en la organización Watch Tower durante tres años más, por dos razones.  Después de leer Crisis de Conciencia yo no podía ver dónde ir, y mi familia eran todos Testigos de Jehová activos.  Yo no quería sacudir su mundo a menos qué, y hasta qué, yo pudiera ver algo mejor para mí.

En noviembre de 1991, justo después de asistir a la escuela del ministerio de reino para ancianos y siervos ministeriales en el salón del reino de Woodburn, Oregón, leí “En Busca de Libertad Cristiana” por Raymond Franz.  Este libro me ayudó a que yo viera una aplicación importante de las escrituras que me llevó a la decisión final para dejar los Testigos de Jehová. 

En el libro, “En Busca de Libertad Cristiana”, Ray hizo una interesante aplicación de Hebreos 13:13 en cuanto al salir fuera de la seguridad visible de un campamento o ciudad para estar con Cristo.  Él asemejó esto a las organizaciones modernas visibles de hoy día y la seguridad visible que ellas ofrecen.  Fue en ese momento que mi anterior entrenamiento cristiano y la forma de como yo veía la vida se enfocaron acerca de lo que estaba equivocado en las religiones cristianas “organizadas”.  Bajo esa realización, hice un cambio total en el paradigma de todos mis conceptos sobre la cristiandad y me moví de cualquier enfoque hacia las organizaciones, para enfocarme sólo en Jesucristo.  Desde ese punto en adelante, la Biblia me pareció un libro nuevo, la cristiandad parecía toda una nueva fe, y mi asociación con cualquier organización religiosa cambió totalmente y para siempre. 

Cómo conseguí sacar mi familia fuera: La pregunta que enfrentan muchos Testigos de Jehová quiénes consideran dejar la asociación con la Sociedad Watch Tower es: ¿Qué hago con mi familia? Si entro en casa y les digo que la Sociedad Watch Tower es un conjunto de cosas sin sentido, ellos pudieran todos reaccionar del modo que se ha adiestrado a los Testigos de Jehová y me rehuyan.  Yo también me enfrenté a éste mismo problema, y ponderé con lo que yo necesitaba hacer para tratar con él.  

Así que, tomé tiempo para evaluar cómo yo podía hacerles llegar información para que ellos pudieran hacer su propia decisión.  Éstos son los principios básicos que decidí emplear y mantenerme en ellos no importando lo que sucediera: 

1.   Les haría llegar información para que ellos hicieran su decisión antes de que yo estuviera listo para irme formalmente.

2.   Respetaría sus decisiones personales aún cuando ellos escogieran rehuirme. 

3.   Les ofrecería y les daría amor incondicional a todos ellos no importando las consecuencias. 

4.   Estaría disponible para todos, si ellos salieran de los Testigos de Jehová para ayudarles con el proceso curativo. 

5.   Estaría disponible para todos, aún si ellos permanecieran con los Testigos de Jehová, para que siempre tuvieran a alguien en quien depender.

Dado estos principios generales, entonces formulé un plan para discutir la información con mi familia de tal manera que no les impusiera nada a ellos.  Yo tenía que permitirles formar sus propios pensamientos, y que llegaran a sus propias conclusiones. Para que así, por lo menos ellos tuvieran algo que yo no tuve 25 años más temprano... ¡Información consentida! 

Nuestros estudios familiares eran los lunes en la noche, dónde nos ligábamos en diversas actividades, como la preparación para el estudio de La Atalaya, el estudio del libro, y las reuniones de los servicios.  En enero de 1992, inicié algo así nuestro estudio familiar: 

‘De acuerdo familia, tengo una idea, quiero poner ante ustedes algo y ver lo que piensan’.  Ellos todos escucharon muy atentos.  Les dije, sería bueno si nosotros pudiéramos tomar un nuevo curso durante algún tiempo y podríamos discutir algo que sobre todo ‘sus hijos se van a enfrentar’ según ustedes vayan madurando.  Les dije que cuando ellos fueran madurando en su fe cristiana, ellos se encontrarían en las puertas, en el trabajo, e incluso en el salón del reino a personas que les dirían cosas que desafiarían su fe. Yo les dije:  “Ustedes necesitan saber como contestarles con seguridad; y para que esto suceda, ustedes necesitan en sus corazones llegar a sus propias resoluciones acerca de lo que ustedes piensan sobre esto.  Así, empecemos el año 1992 discutiendo algunos desafíos reales y cómo lidiar con ellos”. 

La reacción fue abrumadoramente positiva. Parecía mucho más interesante para ellos que nuestros estudios rutinarios de La Atalaya.  Empezamos haciendo una pregunta sobre la predicción de la Watch Tower referente al 1914 y cómo pudieran contestar eso. Ellos tuvieron problemas al principio, por lo tanto los llevé a la respuesta utilizando la literatura de la Sociedad, las publicaciones antiguas y las más recientes.

 

Después de que terminamos con este tema, les hice otras preguntas, y ellos comenzaron a investigar intentando obtener una respuesta. Ellos no sabían que yo estaba utilizando los dos libros de Ray Franz y mucha otra investigación personal y referencias para desarrollar mis preguntas y comentarios. Las preguntas eran duras, provocaban la reflexión, y no eran fáciles de solucionar.

 

¡No obstante durante este proceso nunca tomé una postura! Mi meta aquí era nunca hacer conclusiones para ellos. Más bien, era llevarlos a través del material despacio mirando todas las partes y permitirles llegar a sus propias conclusiones.  Yo no hice ningún juicio, ni hice comentarios negativos sobre la congregación, ni la Sociedad Watch Tower, o su cuerpo gobernante. Continuamos asistiendo a las reuniones, al servicio de campo y todas las otras actividades relacionadas. Eventualmente, empecé a moverme en la dirección de excursiones familiares donde hubiese más diversión y permití faltar a los servicios y las reuniones un poco al principio y luego con más frecuencia según trascurría el tiempo.

 

Yo hice preguntas y entonces escuché. Les hice más preguntas y los escuché más aun. Todavía les hice más preguntas y aún más continué escuchando. Preguntar  y escuchar es la llave principal de este esfuerzo. Vez tras vez yo repetía este proceso, y nunca me di por vencido.

 

Durante este proceso familiar, por coincidencia, un anciano se tomó la libertad de imponer una opinión sobre mis hijos sin mi consentimiento o conocimiento. Uno de mis niños tomaba tutoría escolar en mi hogar y el resto iban a la escuela pública. Pero él estaba intentando conseguir que mi hija pidiera ir a la escuela pública. Yo lo confronté y se me dijo que los estaban objetando la tutela escolar de mi hija en mi hogar era porque estaba haciendo ‘tropezar’ a algunos en la congregación. Pero lo que realmente sucedió, esto a través de una investigación extensa, es que a él no le gustaba que algunas familias tuvieran a sus niños tomando tutoría escolar en sus casas y estaba intentando conseguir que ellos se cambiaran a la escuela pública.

Estos tal-llamados querellantes le dijeron: “Bien hermano; ¡‘fulano y zutana’ tienen una hija estudiando en su casa y él no sólo es un siervo pero también es de la clase ungida!”.  Esto encolerizó al anciano y lo hizo su misión personal minar mi autoridad con mis hijos.  Esta acción  inquietó a mis hijos porque nosotros siempre habíamos seguido la norma de que el Papá era la figura de autoridad en la familia y que los ancianos de la congregación deberían ir a través del padre para sugerir ajustes.

 Así que nuestro estudio familiar se avivó aún más. Estaban todos preparados, es la primera vez que yo recuerde.  Ellos todos se envolvieron en el estudio con entusiasmo.  Sentían un sentido de libertad para libremente discutir asuntos que eran susceptibles. Yo les creé un ambiente de libertad para permitirles tener un lugar seguro donde hablar sobre algo y donde nunca serían criticados. Les proveí lo que me había encontrado leyendo la literatura de los ex-T de Jeh.: libertad para pensar, hablar, y que se les diera valor a sus puntos de vistas y opiniones.

Según fue transcurriendo el tiempo tuve muchas ocasiones que llevé a uno u otro miembro familiar a tomar una taza de café, comer hamburguesa, o pizza, o hacer algún mandado. Durante ese tiempo yo les pedía sus comentarios sobre el estudio familiar y les preguntaba si había algo que ellos quisieran discutir que nosotros no habíamos cubierto o que ellos sentían que requería un trato más íntimo aún.

 

Yo les dije que nada de lo que ellos discutieran conmigo se le diría a los ancianos o a nadie que ellos no quisieran que supieran sobre sus comentarios. De nuevo, esta armadura de seguridad hizo posible para ellos abrirse cada vez más y más. ¡Fue estupendo! ¡Esa oferta si que produjo una avalancha de respuestas!  Por ejemplo, mi hija mayor expresó su preocupación que la Sociedad parece constantemente darse golpes de pecho por todo lo que hace, y que ellos parecen ser unos orgullosos y arrogantes. Ella dijo que esto la perturbaba a la luz del hecho que la Sociedad Watch Tower siempre le exige modestia y humildad a toda su membresía.

 

Yo no salté enseguida y le dije:  ‘¡Estupendo hija, tiene razón, vayámonos de la organización ahora mismo!’   Más bien, yo le dije que realmente valoraba su observación y nunca antes lo había visto de ese modo.  Le dije que ella había tocado un buen punto y que yo no estaba seguro de cómo refutarla.  Le permití entonces que continuara con sus otras preocupaciones porque con algún reconocimiento respetuoso, ella se sentía libre para decir más sobre lo que ella estaba pensando. Ésa es la clave aquí... escuche lo que su familia está pensando. Este proceso toma tiempo. Toma tiempo y apacibilidad para permitirles un lugar seguro para poder pensar por ellos mismos. Usted y yo no podemos pensar por ellos. Si nosotros lo intentamos, los perderemos en la organización Watch Tower o el mundo en general.

 

Según abril de 1992 se acercaba, fui asignado para dar la charla conmemorativa (de la cena del Señor) debido a mi posición y principalmente porque yo era de la clase ungida. Esto, también, causó un poco de consternación con el mismo anciano. El anciano había sido asignado para dar la charla, pero el superintendente de circuito hizo claro que yo sería quien la daría siendo que soy un predicador capacitado y de la clase ungida, y tenía más tiempo en la verdad que el anciano receloso. Y así se hizo.

 

Pero este anciano procedió hacerme la vida un infierno cada vez que hacía los arreglos para el Memorial. Tanto fue el caso que la mayoría del cuerpo de ancianos tuvo unas cuantas reuniones en cuanto a esto, que finalmente los llevó a notificarlo a la Sociedad. Eventualmente nos comprometimos.  En realidad hicimos las cosas que el otro anciano quería, y retuve el  ‘privilegio’ de dar la charla del Memorial. Mi familia vio todo esto y con la libertad que tenían de expresarse en mi hogar, ellos podían percibir la diferencia.

 

Así que para sacar a su familia de la organización Watch Tower usted puede aprovecharse de los eventos que ocurran. Yo no quiero decir capitalizar políticamente en los eventos, y nunca crear un evento, pero en cambio, si un evento toma lugar, entonces involucre la opinión de toda su familia y permítales ver todos los ángulos que por otra parte podría mantenérseles  ocultos a ellos. Lo asombrará ver cómo su familia se reunirá a su alrededor si usted los deja entrar en el asunto y busca su guía y opinión.

 

Después de la charla del Memorial, renuncié a mi posición, y dejé de ir a las reuniones.  Lo hice muy abruptamente, y desearía  haberlo hecho más despacio. Esto fue una equivocación mía. Yo había querido hacer una transición más lenta, pero ya no podía resistir, y simplemente le dije al superintendente presidiendo que yo necesitaba algún tiempo fuera. Pero sí continué llevando mi familia a las reuniones y asambleas.

 

Por coincidencia, en mayo de 1992 tuvimos una asamblea de circuito en Woodburn, Oregón.  Llevé a los niños y entonces me fui solo a la playa en Lincoln City. Allí bebí sorbos de un licor escocés y me puse a pensar mucho sobre toda mi vida y de lo que estaba a punto de suceder, y hacia dónde yo iría después de esto. Mi esposa se quedó en la casa como de costumbre con su depresión.

 

En esa asamblea de circuito los ancianos se instruyeron de otra nueva provisión “amorosa” de parte del esclavo fiel y discreto: era que los ancianos y los siervos ministeriales que necesitan reducir o detener su actividad podían permanecer como ancianos o siervos ministeriales con el voto de la mayoría del cuerpo de ancianos. Esto fue ofrecido para compensar el declive en los ancianos o siervos ministeriales que estaban renunciando. La idea es que cuando los ancianos o siervos ministeriales entonces estuviesen listo, ellos podían reasumir los deberes sin esperar el largo período para ser ‘re-calificado’. Los ancianos de nuestra congregación votaron unánimemente para negarse a aceptar mi renuncia y me mantuvieron. Yo permití que eso sucediera para poder desviar la atención de mi renuncia y continuar ayudando a mi familia.

 

En junio de 1992, hice un viaje de negocios a Alabama. Mientras estuve allí  fui a Georgia en el fin de semana para visitar a Ray y Cynthia Franz.  Hablamos de muchos detalles sobre todo de la Trinidad, la Biblia, la Sociedad Watch Tower y qué hacer con el resto de nuestras vidas. Cuando retorné de esa visita, hice planes finales para decirle a mi familia que había sucedido y lo que había decidido. Tomé a cada uno a un lado y privadamente y les dije que durante aproximadamente siete meses  como una familia habíamos discutido referente muchas preocupaciones sobre la Sociedad Watch Tower, la Biblia, Dios, la religión, por qué me convertí en Testigo de Jehová y así por el estilo.  Les dije a cada uno algo mas o menos así:

 

“Ustedes saben que les amo incondicionalmente.  Hice una decisión seria para rechazar mi religión católica y volverme un Testigo de Jehová.  Lo hice en ese entonces por lo que consideré unos principios mayores en trance y bajo el riesgo de perder a mi familia.  Ahora, que hemos considerado cada uno nuestras preocupaciones, algunas mutuas, y algunas exclusivas, tengo que tomar otra decisión seria. Es tiempo de ir más allá de las palabras y tomar acción. Si ustedes no están de acuerdo con lo que les estoy a punto de decir, por favor no vayan donde los ancianos, siendo que sencillamente les enviaré una carta de des-asociación y se la dejaré allí cuando pase. Pero ya no me considero un Testigo de Jehová y no puedo en buena conciencia continuar la asociación con la Sociedad de Biblia & Tratados Watch Tower.  He puesto mi fe solo en Jesucristo como mi salvador”.

 

“Ahora, ustedes pueden escoger rehuirme, o tomar este espacio de tiempo para reevaluar la organización por ustedes mismos, y hacer su propia decisión personal.  Yo respetaré y apoyaré cualquier decisión que ustedes tomen.  Los amo incondicionalmente y eso nunca cambiará”.

 

Para mi gran placer, todos y cada uno de ellos tomaron ese espacio de tiempo para hacer su propia valoración. ¿Por qué esto es tan efectivo?  Porque el único camino ofrecido por la Sociedad significa; NINGÚN pensamiento y ninguna libertad, sino sólo reacción y lealtad a lo que diga la organización Watch Tower. Ningún tiempo se permite para evaluar las materias. Lealtad y obediencia a la organización ya están en su lugar y ningún espacio se permite para pensar de un modo diferente.

Por otro lado, yo les ofrecí a ellos tiempo, seguridad, libertad para expresarse autónomamente, respeto a sus opiniones, que pensaran  por si mismos, sin presión alguna, que no me tuvieran temor, y sobre todo mi amor incondicional.

 

¿Cuál escogería usted? El espíritu humano necesita los componentes esenciales de la libertad, pensar por si mismo, autoestima, amor, un ambiente seguro, franqueza, discusión, información, e intercambio de ideas. Lo que yo le proporcioné a mi familia no tiene precio pero es sin costo alguno. Cualquiera puede hacerlo si usted reduce la velocidad, y su avidez para dejar la organización de la Watch Tower y trabaja primero con su familia. Considere cada una de sus necesidades individuales, sus personalidades, y sobre todo mucho respeto hacia ellos.

 

Espero que esto trabaje para usted así como hizo para mí.

 

Su amigo y compañero en Jesucristo. (anónimo)