Traducido por David García Claussell

 

La Sociedad Watch Tower

y la Autoridad Espiritual

 

 

ÍNDICE: La Doctrina del “Esclavo Fiel y Discreto”.

LA DOCTRINA DEL ESCLAVO FIEL Y DISCRETO.

LOS ORÍGENES DEL MOVIMIENTO DE LA WATCHTOWER.

EL CONFLICTO DE LA HISTORIA CON LA DOCTRINA DE LA WATCHTOWER.

CHARLES T. RUSSELL COMO “ESE SIERVO”.
EL CISMA DE LA WATCHTOWER TORRE Y LA CAPITIVIDAD BABILÓNICA: 1917-1919.

LAS PROFECÍAS DE LA WATCHTOWER Y EL FRACASO PROFÉTICO.

LAS REVELACIONES “SIN INSPIRACIÓN” DE LA WATCHTOWER.

LA SOCIEDAD WATCHTOWER Y EL 1975.

REPETICIÓN DE LAS FALSAS PROFECÍAS.

EL RAZONAMIENTO DE LA WATCHTOWER

 

La Doctrina del “Esclavo Fiel y Discreto” bajo la Luz de los Estudiantes de la Biblia los Testigos de Jehová 

Ronald Frye

 

La feroz lealtad que los Testigos de Jehová sienten mundialmente hacia la Sociedad de Biblia & Tratados Watch Tower en Pensilvania está basada en la convicción de que ellos representan el “canal de Dios”.  Esto significa que el todo poderoso Dios, Jehová, le habla al hombre sobre la tierra a través de ésta organización. Sólo aquellos dirigiéndola poseen su Espíritu Santo, y, por consiguiente, sólo ellos pueden transmitir sus pensamientos a los hombres sobre la tierra. De modo que cualquier Testigo de Jehová  que tenga dificultad aceptando todo lo que la Sociedad enseñe o de forma alguna muestre una actitud crítica hacia cualquiera de sus enseñanzas se le señala como uno falto de “apreciación y gratitud” por todas las cosas que Dios le está proporcionando espiritualmente a través de su “canal”. Ilustrando este punto de vista, el artículo titulado “¿Necesitamos Ayuda Para Entender La Biblia?” en la revista La Atalaya del 1º  de julio de 1981 (Pág. 18) dice:

 

“¿Qué punto de vista debemos tener del alimento espiritual que suministra este “esclavo fiel y discreto”? ¿Deberíamos criticarlo diciendo... ‘Bueno, esta información pudiera ser cierta, pero también pudiera no serlo, de modo que tenemos que examinarla con mucho cuidado’? Aparentemente algunos han pensado así con relación a este asunto. Para apoyar su manera de pensar, han citado Hech. 17:11, que dice acerca de las personas recién interesadas de Berea: “Ahora bien, éstos eran de disposición más noble que los de Tesalónica, porque recibieron la palabra con suma prontitud de ánimo, examinando con cuidado las Escrituras diariamente en cuanto a si estas cosas eran así.”

 

“Pero, ¿significa esto que aquellos bereanos estuvieran buscando faltas en el mensaje que estaban escuchando, o que la actitud de ellos fuera una de dudas? ¿Establece esto un precedente con relación a criticar las publicaciones que suministra el “esclavo fiel y discreto,” con el fin de hallarles faltas? ¡De ninguna manera!”

 

Los próximos párrafos en el mismo artículo explican que los bereanos estaban deseoso de creer lo que se les estaba enseñando. Qué ellos querían creerlo. En la página 19, bajo el subtítulo: “Cómo Vemos al Esclavo”,  La revista La Atalaya declara:

 

“Podemos beneficiarnos de esta consideración. Si ya hemos establecido qué instrumento Dios está usando como su “esclavo” para distribuir el alimento espiritual a su pueblo, de seguro que Jehová no se siente complacido si recibimos ese alimento como si pudiera contener algo dañino. Debemos tener confianza en el conducto que Dios está usando. En las oficinas centrales de Brooklyn, de donde emanan las publicaciones bíblicas de los testigos de Jehová, hay más ancianos cristianos maduros, tanto del “resto” como de las “otras ovejas,” que en cualquier otro lugar de la Tierra.

 

Es cierto que los hermanos que preparan estas publicaciones no son infalibles. Los escritos de ellos no son inspirados como lo son los de Pablo y otros escritores bíblicos. (2 Tim. 3:16) Y por eso, a veces, ha sido necesario, a medida que el entendimiento se ha hecho más claro, corregir algunos puntos de vista. (Pro. 4:18) Sin embargo, el resultado de esto ha sido un refinamiento continuo del cuerpo de la verdad basado en la Biblia en el cual convienen los testigos de Jehová. A través de los años, a medida que se han hecho ajustes a ese cuerpo de la verdad, éste se ha hecho cada vez más maravilloso y más aplicable a nuestra vida en estos ‘últimos días’.”

LA DOCTRINA DEL ESCLAVO FIEL Y DISCRETO.

El estilo anterior de presentación de estos factores “escritúrales” es bien intimidante para aquellos Testigos de Jehová quienes comiencen a tener serias dudas o que cuestionen algo de lo que enseña la Sociedad Watch Tower. Si ellos de algún modo critican, la Sociedad los describe como poseedores de “una mala actitud”.  A través de su literatura y sus portavoces constantemente se afirma que aquellos dirigiéndolos son representantes de su “esclavo fiel y discreto” el cual es el “canal” de comunicación de Dios para su pueblo. Así que cada pronunciación que aparece en las publicaciones de la Watch Tower se sostiene que viene indirectamente de Dios. Por lo tanto parece bien apropiado examinar la base donde ellos reclaman qué aquellos que están dirigiendo la Sociedad representan al tal-llamado “Esclavo Fiel y Discreto”.  

 

El texto utilizado para acreditarse esta demanda se encuentra en Mateo 24:45-47 (TNM). Lee: “¿Quién es, verdaderamente, el esclavo fiel y discreto a quien su amo nombró sobre sus domésticos, para darles su alimento al tiempo apropiado? ¡Feliz es aquel esclavo si su amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así!  En verdad les digo: Lo nombrará sobre todos sus bienes.”  En la revista La Atalaya del 15 de julio de 1981 (Pág. 24) la Sociedad le da la interpretación oficial a la declaración de Jesús de lo que quieren decir estos versos. Lee:

 

“Los testigos de Jehová creen que esta parábola se refiere a la única congregación verdadera de los seguidores ungidos de Jesucristo. Desde su comienzo en el Pentecostés, en 33 E.C., y continuando a través de 19 siglos desde entonces, esta congregación semejante a esclavo ha estado alimentando espiritualmente a sus miembros, y ha estado haciendo este trabajo fiel y discretamente. La identidad de este “esclavo” se ha hecho clara especialmente al tiempo de la vuelta o presencia de Cristo. Se puede identificar al “esclavo” por el hecho de que se mantiene vigilante y que fiel y discretamente está proveyendo el alimento espiritual según lo necesitan todos dentro de la congregación cristiana. De hecho, este “esclavo,” o congregación ungida por espíritu, es el único conducto aprobado que representa al reino de Dios en la Tierra en el “tiempo del fin.” (Dan. 12:4) Los testigos de Jehová entienden que el “esclavo” está compuesto de todos los cristianos ungidos como grupo en la Tierra en cualquier tiempo dado durante los 19 siglos que han transcurrido desde el Pentecostés. En consecuencia, los “domésticos” son estos mismos seguidores de Cristo como individuos.”

 

Supuestamente, entonces, este “esclavo” compuesto ha tenido una existencia continua, sin interrupción, desde que comenzó en sus principios en el 33 E.C., se sostiene que habría siempre cristianos genuinos sobre la tierra desde el primer siglo hasta el fin del mundo. Se dice que esto es mostrado claramente en la parábola ó la ilustración de Jesús del trigo y las cizañas ó la “mala hierba” como se encuentra en Mateo 13. El trigo —representa los verdaderos hijos de Dios— que fueron sembrados en el campo que es el mundo. La cizaña ó la “mala hierba” ilustra —los falsos cristianos— que fueron sembrados más tarde entre el trigo por el malvado. Jesús explicó que estas dos “cosechas” crecerían juntas hasta el fin del mundo y, entonces, en el “momento de la siega” los ángeles vendrían y separarían la cizaña del trigo. La cizaña se pondría en montones y se quemarían; el trigo, a su vez, se segaría la mies y se guardaría. Así que los cristianos falsos comenzaron a hacer su aparición poco después que la congregación cristiana comenzó a existir. Pero de acuerdo a las enseñanzas de la Watch Tower, ellos nunca han podido tomar el control de la clase del “esclavo fiel y discreto” el trigo, que es la verdadera congregación de Dios sobre la tierra.

Dirigiéndose sobre esta materia en su edición del 15 de julio de 1975 (Pág. 430), La Atalaya dice:

“Notamos que Jesús no dijo que el “esclavo fiel y discreto” se volvería desleal. Pero, en cuanto a los miembros individuales de esa clase del “esclavo,” Jesús simplemente indicó la posibilidad de que no todos serían leales, tal como uno de los doce, Judas, después de empezar bien, se había vuelto malo.”

 

Y en la misma página en otro párrafo, hablando sobre los tales “apóstatas”, añade:  

 

“Cristo no permitiría que estos individuos desleales dominaran o desbarataran su congregación y pararan la obra que está efectuando.”

 

Entonces en la página 26, en su edición del 15 de julio de 1981 La Atalaya dice:  

 

“Aunque la “mala hierba” dominó la escena religiosa mundial a través de los siglos, algún “trigo” estaba activo y se proveía alimento espiritual para los “domésticos”.”

 

Noten, entonces, según la interpretación de la Sociedad Watch Tower, el trigo significa el “esclavo fiel y discreto” como un grupo continuo en existencia—la congregación cristiana, es decir, todos los creyentes fieles ungidos cristianos sobre la tierra en cualquier momento a lo largo de la era cristiana.

 

El artículo “¿Cómo son alimentados espiritualmente los cristianos? qué aparece en La Atalaya del 15 de junio de 1975 (Pág. 366), se afirma:

 

“Jesús había dicho: “¡Miren! estoy con ustedes todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas.” (Mat. 28:20) Jesucristo es la Cabeza de la congregación, que es su esclavo, y sus palabras muestran que él los fortalecería para alimentar a sus “domésticos” a través de los siglos. Es evidente que una generación de la clase del “esclavo” alimentó a la siguiente generación sucesiva de ésta, así como siguió alimentándose a sí misma.”

 

De nuevo se argumenta que a estos cristianos no se les alimentó de forma aislada, como personas independientes sino como un cuerpo colectivo o grupo—una congregación. Resumiendo el argumento, el mismo artículo (Pág. 367) dice:

 

“Vemos, entonces, que Jesucristo mismo llamó la atención sobre este método de alimentar a su pueblo... no como individuos aislados, independientes, sino como un cuerpo estrechamente unido de cristianos que tienen amor verdadero e interés cariñoso los unos en los otros.”

La Atalaya del 1º de diciembre de1960 (Pág. 723) añade lo siguiente:

“A través de los años la congregación semejante al esclavo ha estado alimentando a sus miembros verdaderos fiel y discretamente.  Desde el Pentecostés de 33 d. de. J.C. hasta esta mismísima hora presente esto se ha desempeñado amorosa y cuidadosamente. Sí, y estos “domésticos” han sido alimentados con alimentos espiritual progresivo que los mantiene al tanto de la “luz” brillante que se está haciendo más y más clara hasta que el día queda firmemente establecido.”  

Según esta última cita, el esclavo ha sido siempre alimentado con alimento espiritual progresivo. No ha retrocedido, ni ha permanecido estático, sino que siempre han avanzado espiritualmente con la luz creciente de la verdad. Ésta, entonces, es la premisa cuidadosamente puesta detrás de la Sociedad Watch Tower que se está enseñando sobre la ilustración de Jesús del  “esclavo fiel y discreto” como es está relatado en  Mateo 24:45-47.  Por consiguiente, ésta clase del esclavo empezó su existencia en el 33 E.C. de Pentecostés y habría de tener una historia continua, sin interrumpirse a lo largo de los siglos, hasta e incluyendo el fin del mundo. A lo largo de los siglos, ha estado alimentando progresivamente a sus miembros con el alimento espiritual, iluminándose cada vez más según el tiempo va pasando.

 

La pregunta a ser contestada, entonces, es: ¿Cómo ésta enseñanza o doctrina, cuadra con la historia de la Sociedad de Biblia y Tratados Watch Tower? ¿Si nosotros examináramos las consecuencias de la interpretación de la Sociedad sobre Mateo 24:45-47, qué nosotros encontraríamos?  Recuerden, que ésta interpretación tiene que encajar con su historia actual para que demuestre que es verdadera. Así que si la doctrina de la Sociedad del “esclavo fiel y discreto” no cuadra con su propia historia, entonces se demuestra que es falsa en lo que se refiere a como la enseñan los Testigos de Jehová. Con estos pensamientos en mente, permítanos examinar la historia de la Sociedad tal como es explicada en sus propias publicaciones.

 

LOS ORÍGENES DEL MOVIMIENTO DE LA WATCH TOWER

 

La Sociedad de Biblia y Tratados Watch Tower fue incorporada en el 1884 por Charles Taze Russell, conocido durante muchos años como el “Pastor” Russell.  Russell nació en Allegheny, Pensilvania en 1852. Aunque fue criado como un cristiano, para el tiempo cuando cumplió los dieciséis años su fe casi fue destruida. La historia oficial en el libro de la Sociedad Watch Tower, “Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino”, hace las siguientes observaciones en las propias palabras de Russell: 

 

Habiendo sido criado presbiteriano, doctri­nado según el catecismo, y siendo por natu­raleza de disposición inquisitiva, caí  víctima fácil de la lógica de la infidelidad, tan pronto como empecé a pensar por mí mismo. Pero lo que al principio amenazó ser el naufragio completo de mi fe en Dios y en la Biblia resultó, bajo la providencia de Dios, revocado para bien, y solamente arruinó mi confianza en los credos humanos y sistemas de malas interpretaciones bíblicas.” 1

 

Se añade entonces:

 

 “Durante los siguientes meses Russell continuó reflexionando en el asunto de la religión, no pudiendo aceptarla, y a la mis­ma vez no deseando abandonarla.” 2 

 

Finalmente, lo citan diciendo:

 

“Aparentemente por casualidad, una noche entré en un salón lleno de polvo y humilde en Allegheny, Pa., donde había oído que se cele­braban reuniones religiosas, para ver si el pu­ñado de personas que se reunía allí tenia algo más inteligente que ofrecer que los credos de las iglesias prominentes. Allí, por primera vez, oí algo de los puntos de vista de los segundo-adventistas, siendo el orador Jonás Wendell...”

 

“Aunque su exposición bíblica no era del todo clara, y aunque estaba muy lejos de lo que ahora disfrutamos, fue suficiente, bajo Dios, para restablecer mi fe vacilante en la inspira­ción Divina de la Biblia, y para demostrar que los registros de los Apóstoles y los Profetas están indisolublemente enlazados.”  3       

 

A.H. Macmillan, fue un canadiense que pasó muchos años sirviendo en la sede en las oficinas principales de la Watch Tower como un alto oficial de esa organización, dice respecto a Russell:  

“Una renovada determinación de continuar su búsqueda de la verdad abrió un nuevo capítulo en la vida de este Joven. Tomando su bien-gastada Biblia, él comenzó un cuidadoso y sistemático estudio de la Biblia en sí misma. Según él leía meditaba, y mientras más ponderaba, más se convencía de que el tiempo surtía para los prudentes vigilantes hijos del Señor de obtener un cuadro claro de los propósitos de Dios.”

“Enardecido ahora con entusiasmo real, el abordó a varios jóvenes con quien él había estado asociado, algunos a modo de negocio y otros socialmente. Él les dijo a ellos que se volvió a inflamar su interés, en el propósito de continuar su estudio directo  de  la  Biblia  sin  considerar  los  credos establecidos. Inmediatamente reconociendo una posibilidad, ellos dijeron, “bueno, dado el caso nos reuniremos y estudiaremos en forma sistemática durante ciertas horas cada semana”.”

“Así dio comienzo. Este joven, quién a los dieciocho años organizó esta pequeña clase bíblica, se convertiría en uno de los más-conocidos estudiantes de la Biblia de su generación.  Él se convertiría en uno de los más-amados y el más-aborrecido en uno de los más elogiados y uno de los más calumniados hombres de la historia moderna religiosa.” 4  

EL CONFLICTO DE LA HISTORIA CON LA DOCTRINA DE LA WATCHTOWER

De acuerdo al récord proporcionado por las propias fuentes de la Watch Tower, en el 1870 Charles Taze Russell se apartó de todas las confraternidades cristianas existentes, y él sólo con la Biblia empezó un estudio sistemático de ella. Comentando sobre el fruto de éste estudio independiente, en el libro Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino”, la Watch Tower cita de una fuente más temprana que dice:  

“Él no fue el fundador de una religión nueva, y nunca alegó tal cosa. Él revivificó las grandes verdades que enseñaron Jesús y los apóstoles, y dirigió a la luz del siglo veinte esas enseñanzas. No afirmó tener alguna revelación especial de Dios, sino que mantuvo que era el debido tiempo de Dios para que la Biblia se entendiera; y que, estando cabalmente consagrado al Señor y a su servicio se le permitió entenderla.” 5  

Éste, entonces, es el origen de la Sociedad de Biblia y Tratados Watch Tower tal y como se explica en las propias palabras de dos personas estrechamente asociadas con su historia temprana. Y ambos completamente refutan la doctrina que ha sido cuidadosamente acoplada con respecto a la tal-llamada clase del “esclavo fiel y discreto”.  ¡Ya que para el año 1870, cuando el joven Charles Russell empezó su estudio independiente de la Biblia, el “esclavo fiel y discreto” ya tendría más de 1800 años de existencia! 

Las siguientes preguntas tienen que responderse:   

  1. ¿Dónde estaba la congregación del “esclavo fiel y discreto”?
  2. ¿Cómo Russell pudo revivificar las grandes verdades que enseñaron Jesús y los apóstoles independientemente al “canal” de comunicación de Jehová, su organización sobre la tierra?
  3. ¿Es más, si, como la Sociedad Watch Tower insiste, que la congregación del esclavo fiel ha estado a través de los siglos alimentándose a sí misma progresivamente, y una generación alimentando a la subsiguiente generación, entonces por qué las grandes enseñanzas de Jesús y los apóstoles necesitaban ser revivificadas? 

Ellos no tendrían que hacerlo si la enseñanza respecto a la clase del “esclavo fiel y discreto” fuera verdad. Claramente, los hechos acerca de los orígenes de los Testigos de Jehová modernos rotundamente contradicen las enseñanzas de la Sociedad Watch Tower respecto a la tal-llamada clase del “esclavo fiel y discreto”.  Está claro que, para poder justificar su autoritario sistema de hoy día, ellos tienen que argumentar qué Jehová está usando una organización — un canal terrestre que todos tienen que someterse y aceptarla. Pero para poder insistir en eso hoy en día, tienen que consistentemente argumentar que éste ha sido el caso desde el principio en el año 33 E.C., y que éste siempre ha sido el modo de Dios operar. No obstante, el hecho permanece de que Russell nunca se tornó a ninguna tal organización terrestre. Él actuó independientemente y por su propia cuenta.

Hoy día,  a  más de cien años del comienzo de las actividades de Russell, los Testigos de Jehová son sobresalientemente  inclinados a lo que es  una  organización.  La  organización  siempre viene primero.  En La Atalaya del 1º de Agosto de 1979, el artículo, “Fe En la Organización Victoriosa De Jehová”, la expresión “organización teocrática” aparece 15 veces sólo en los primeros 11 párrafos.  Este tipo de repetición letárgica es constantemente usado por la Sociedad para condicionar a los Testigos de Jehová a pensar que es malo para ellos cuestionar cualquier cosa que la Sociedad en cualquier tiempo haya publicado como la “verdad”.  En lo que es una contradicción de ésta actitud hacia la organización, Russell y sus asociados en realidad estaban en contra de las organizaciones terrestre. En su revista oficial la revista Zion's Watch Tower ó Torre del Vigía de Sión  en  inglés (ahora conocida en español como La  Atalaya) de febrero de 1884, (Pág. 2) dice esto sobre las organizaciones terrestres:

“No pertenecemos a NINGUNA organización terrestre; por eso, si se menciona la lista entera de las sectas, debemos contestar: No, a cada una y todas. Nos adherimos únicamente a esa organización celestial... ‘cuyos nombres están escritos en el cielo.’ (Heb. 12:23; Luc. 10:20.) Todos los santos que ahora viven, o que han vivido durante esta era, pertenecían a NUESTRA ORGANIZACIÓN DE LA IGLESIA: éstos son todos UNA SOLA Iglesia, y el Señor no reconoce a NINGUNA OTRA. Por eso, cualquier organización terrestre que estorbe en lo más mínimo a esta unión de santos está en oposición a las enseñanzas de la Escritura y opuesta a la voluntad del Señor... ‘que sean UNO.’ ”

 

Sorpresivamente esta cita fue repetida en La Atalaya del 1º de agosto  de 1979, en la página 16.

 

Russell creía en una iglesia invisible. El no creía en una iglesia terrestre en curso ó en organizaciones. De hecho, él era hostil contra las religiones organizadas, y el antagonismo que él sentía contra las iglesias era comprensible. Él después de todo, era un rebelde  religioso.  El y su pequeño grupo de seguidores no tenían un historial organizado. Ellos buscaban minimizar su carencia de un historial discutiendo que Dios no tenía una continua organización terrestre — una monolítica congregación cristiana. De éste modo, los seguidores de Russell, o los Estudiantes de la Biblia como se hacían llamar, podían echar abajo aquellos que sí tenían un largo historial terrestre y a su vez dar una explicación del por que ellos no tenían una. Está bien claro que Russell no creía que Dios tenía sobre la tierra en aquel tiempo una organización de 1800-años-de edad de la clase del “esclavo fiel y discreto” — el canal visible terrestre de Dios para comunicación en sus días.  Él no la encontró, ni ella lo encontró a él.  Él, y sus asociados no tenían confraternidad con ninguna organización existente, de hecho ellos desdeñaban a todas las asociaciones religiosas. Ellos vigorosamente repudiaban la idea de que había en la tierra una visible, organización terrestre existiendo desde Pentecostés en adelante y que uno tendría que identificarse con ella a fin de poder servir a Dios.

 

Pero hoy día, más de 100 años después, los descendientes de los Estudiantes de la Biblia los Testigos de Jehová discuten lo mismo pero al revés, una posición que está directamente opuesta a la que era sostenida por sus inmediatos antepasados espirituales.  Ahora dicen que es necesario estar mirando una organización visible terrestre, esa es la que opera a través del medio de la Sociedad de Biblia & Tratados Watch Tower. Con el pasar de los años, los seguidores de Russell que permanecieron en asociación con la Sociedad cambiaron su posición.  Ellos una vez argumentaban fuertemente contra la organización terrenal religiosa, tan fuerte como ellos ahora defienden estar en una. Así como la percepción de sus predecesores era demasiado diferente hacen cien años atrás de lo que es hoy día, su visión de Russell así también es tan diferente de la que era junto a los Estudiantes de la Biblia durante su vida. Aparte de unas breves referencias ocasionales sobre él en las publicaciones de la Watch Tower Russell en su mayor parte es un desconocido para los modernos Testigos de Jehová. Sus escritos no son recomendables leerlos, tampoco se publican sus libros por la misma casa de publicación que él mismo estableció y fundó con su propio dinero.

 

CHARLES T. RUSSELL COMO “ESE SIERVO”

 

Los Testigos de Jehová todavía argumentan qué Russell fue un hombre usado por Dios para revivir las grandes verdades de Jesús y los apóstoles. ¿Porqué, entonces, ellos no estudian hoy día sus libros en las congregaciones de los Testigos de Jehová aún desde un punto de vista histórico?  Porque en su mayoría, sino casi todo lo que él escribió es considerado por ellos  herejía hoy en día. Russell era un escritor prolífico un hombre insigne. Él sacó a la luz la institución de la Sociedad de Biblia Y Tratados Watch Tower. El fue el principal escritor y editor de la revista Watchtower (La Atalaya, en inglés) desde su comienzo en el año 1879 hasta su muerte en el 1916, él compuso cientos de artículos, folletos así como muchos tratados, entre ellos los seis tomos de “Studies in the Scriptures” (Estudios de las Escrituras) conocidos originalmente como “Millennial Dawn Series” (La Aurora del Milenio). Pero más que eso, sus enseñanzas llegaron a sostenerse como una autoridad especial entre sus seguidores. En efecto, ellos se convirtieron en “la Verdad”,  y él se le comenzó a ser visto como el “canal”de esa Verdad. 

 

En conexión con esto, es interesante notar como los Estudiantes de la Biblia visualizaban sus libros “Studies in the Scriptures” (Estudios de las Escrituras).  En la revista The Watchtower (La Atalaya en inglés) del 15 de septiembre de 1910, en la página 298 dice esto:

 

“Los seis tomos de los Estudios de las Escrituras constituyen prácticamente la Biblia arreglada conforme a  tópicos, con textos  bíblicos  como  prueba  dados, no encontramos mal llamar a estos volúmenes la Biblia en forma arreglada, lo que estamos diciendo es, que ellos no son meramente un comentario acerca de la Biblia, sino que prácticamente son la misma Biblia, siendo que no hay el deseo de construir alguna doctrina, o pensamiento, o alguna  preferencia  individual o sabiduría individual, pero el presentar el material completo en línea con la Palabra de Dios. Por eso nosotros pensamos que es seguro el seguir ésta clase de instrucción, ésta clase de estudio Bíblico.”

 

“Además, no solo vemos que la gente es incapaz de ver el Plan Divino cuando estudia la Biblia por sí misma, pero nosotros, también vemos, que todo aquel que deja a un lado los Estudios de las Escrituras, incluso después de haberlos usado, después de haberse familiarizado con ellos, después de haberlos leídos por diez años si al término de ello los deja a un lado y los ignora, y va sólo a la Biblia, aunque por diez años haya entendido su  Biblia,  nuestra experiencia muestra que en dos años vuelve a las tinieblas. Por otra parte, si él sólo simplemente ha leído los Estudios de las Escrituras con sus referencias, y no ha leído una sola página de la Biblia, como tal, al término de dos, años conocerá la luz porque tendrá la luz de las Escrituras.”

 

Por supuesto, lo que esto significa, es que a través de los años Russell había cambiado sus puntos de vista dramáticamente. Porque él inicialmente no estaba inspirado, él no podría entender la Biblia. Pero ahora, después de imprimir los seis volúmenes, nadie más podría ir solo a la Biblia y podría aprender “la Verdad”.  Ahora “la Verdad” sólo podía encontrarse en sus volúmenes que explicaban la Biblia.  De hecho, ellos eran “la Verdad”.  Si alguien no estaba de acuerdo con ellos, entonces se le consideraba que estaba en tinieblas espirituales.  Sin embargo, hoy en día, la mayoría de lo que se enseña en esos volúmenes es rechazado por los Testigos de Jehová.  Pero en los días de Russell ellos eran “la Verdad” y uno tenía que creer en ellos para poder estar “en la Verdad”.

 

Así que la actitud desplegada por la Sociedad de Biblia & Tratados Watch Tower hoy en día no es una nueva. Ha sido una característica de ellos desde los últimos días de su primer presidente. Indudablemente Russell y los Estudiantes de la Biblia eran personas sinceras, hombres y mujeres temerosos de Dios que realmente creían que ellos estaban siendo iluminados por Dios y usados de una manera especial. Pero los hechos como se demostrarán aquí debajo muestran que esa convicción estaba principalmente basada en el auto-engaño, y éste auto-engaño los motivó para que hablaran de una manera autoritaria y que condenaran a todos los que no estaban de acuerdo con ellos. Asumiendo que ellos eran especiales, ellos se convirtieron en unos presuntuosos en sus presentaciones de los temas Escritúrales.

 

Mucha, sino toda, esta presuntuosidad religiosa es el resultado de la actitud de los Estudiantes de la Biblia hacia Russell y sus escritos. Se reconoce hoy en día por la Sociedad Watch Tower que tanto los Estudiantes de la Biblia o Russellista, como a ellos se les llamaban a menudo, fueron culpables de llevar a cabo lo que es conocido como “adoración de criatura” dirigida a su pastor. Esta adoración de criaturas era una consecuencia natural de lo que a ellos se les habían enseñado sobre él. Él llegó a ser identificado con el esclavo fiel o el “siervo” de Mateo 24: 45-47 Reina Valera. A.H. Macmillan dice: 

 

“A menudo cuándo a él le fue preguntado, ¿Quién es ese siervo fiel y prudente? Russell contestaba: ‘Algunos dicen que soy yo; mientras otros dicen que es la Sociedad.’  Ambas declaraciones eran verdad; Russell era de hecho la Sociedad (en el sentido más absoluto), debido a que él dirigió la política y el curso de la Sociedad. Él a veces buscaba el consejo de otros en relación con la Sociedad, escuchaba sus sugerencias, y entonces decidía según su mejor juicio lo que él creía que el Señor le concebiría hacer.” 6

En consecuencia, Russell llegó a ser casi venerado al punto de adoración, como se reconoce en su propio libro “Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino. En ese libro se indica qué actitudes se siguieron por los Estudiante de la Biblia inmediatamente después de su muerte. Dice:

“La insistencia en que Russell había sido “aquel siervo” hizo que muchos consideraran a Russell  de una manera que de hecho equivalía a adoración de criatura. Ellos creían que toda la verdad que a Dios le había placido revelar a su pueblo le había sido revelada a Russell, y que ahora no se revelaría nada más porque “aquel siervo” había muerto.” 7 

Es importante tener presente que a estas alturas que esta actitud no era algo que privadamente llegó a por unas cuantas personas; esto había sido enseñado por la Sociedad Watch Tower. Noten esta cita del mismo libro Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino:  

“Hubo alguna resistencia de parte de los que no eran progresivos y que no tenían una visión de la obra que habría de hacerse. Algunos insistían en vivir en el pasado, en la época del pastor Russell, cuando los hermanos en general lo consideraban como el único conducto de iluminación bíblica.  Era el pensamiento publicado y aceptado hasta el año 1927 que él era “aquel siervo” de Mateo 24: 45.”  8 

De este modo, virtualmente todos los Estudiantes de la Biblia creían que él era “aquel siervo”  hasta el año 1927 once años después de su muerte. 9

Pero en adición a ser visualizado como el siervo fiel y prudente de Mateo 24:45-47, a él también se le identificó con “el varón que tenía el tintero del escribano” del capítulo 9 en Ezequiel y el “séptimo mensajero” de Revelación (Apocalipsis) 1:20. En este último verso mencionado, al glorificado Jesucristo se muestra teniendo las siete estrellas en su mano derecha que representó a siete “ángeles” o “mensajeros”. A Russell se le veía como que era una de esas estrellas, la séptima. Debido a esto él fue conocido como el “séptimo mensajero”. 10 

El artículo de mayor primacía en la revista The Watch Tower del 15 de noviembre de 1917, publicada un año después de la muerte de Russell, se tituló en inglés “Un Tributo al Séptimo Mensajero”. Allí se argumenta que la edad del evangelio entera está dividida en siete períodos o épocas y que en cada una de las cuales Dios proveyó un mensajero especial para la iglesia terrenal de Jesucristo. En la página 324, dice:  

“El gran drama de la edad del Evangelio abrió con el Apóstol Pablo como el mensajero principal, o ángel de la iglesia.  Y cierra con el Pastor Russell como el séptimo, y último, mensajero de la iglesia militante. Para las otras cinco épocas de la iglesia el Señor proveyó mensajeros en el orden nombrado:  San Juan, Arrio, Waldo, Wycliffe y Lutero. Cada uno en su turno llevó el mensaje que era debido para ser entendido durante la época que él representó. Sin embargo, los dos mensajeros más prominentes, fueron el primero y el último San. Pablo y Pastor Russell.”

De modo que, según la revista The Watch Tower, el Pastor Russell brilló más que Juan el de Revelación, uno a quien se le  reconoce como uno de los doce apóstoles originales de Cristo. 

Claramente esta vista de Russell y sus escrituras era de tipo cultista. Además, la adulación apilada sobre él difícilmente era una que se le daría tradicionalmente a un “siervo” o a un “esclavo”. Sin embargo esta perspectiva de él se enseñó por la Sociedad Watch Tower y por sus portavoces por más de treinta años. Aunque hoy es repudiada por los Testigos de Jehová, no obstante esta fue sostenida como que era “la Verdad” por mucho tiempo, y si cualquier Estudiante de la Biblia la cuestionara, se decía que él había entrado en “tinieblas espirituales”.  Se le consideraba como que no tenía la “actitud correcta” hacia el “canal” de Dios. Curiosamente, igualmente hoy en día la Sociedad Watch Tower le hace creer a sus seguidores que de alguna manera Dios fue el responsable de todo esto.

LA DIVISION DE LA WATCH TOWER Y EL CAPITIVERIO BABILÓNICO: 1917-1919 

Siguiendo la muerte de Russell, la organización Watch Tower entró en un desbarajuste.  El “siervo fiel y prudente” se había muerto.  El “séptimo” y último “mensajero” para la iglesia murió.  También, debe notarse, que dos años más temprano, en 1914, el fin del mundo no había tenido lugar como Russell lo había profetizado por mucho tiempo, y los Estudiantes de la Biblia todavía estaban algo desconcertados debido a este fracaso profético.  Algunos incluso en desilusión se habían salido del movimiento.  Pero si esto no fuera lo suficiente, hubo una agria lucha interna por la toma de poder en las oficinas de la sede principal de la Watch Tower para obtener el control de la Sociedad.

 

Durante la primavera y el principio del verano de 1917, el Juez Joseph Franklin Rutherford, sucesor de Russell como presidente de la Watch Tower, intentó ejercer virtualmente el mismo control absoluto que tenía Russell sobre las actividades de la Sociedad.  Sin embargo, Russell no tenía esas intenciones de que eso sucediera así.  En su última voluntad en su testamento él había indicado que se debería tener una directriz de un cuerpo colectivo para que lo remplazara.  Así cuatro miembros de la junta directiva de la Sociedad, la mayoría en la Junta, se enfrentaron enérgicamente en contra de lo que ellos consideraron una conducta arbitraria de parte de Rutherford y se le opusieron fuertemente. Eventualmente la tensión entre el Juez y los directores llegó al colmo el 17 de julio de 1917.  Rutherford simplemente le anunció a la familia de Betel (en Brooklyn, al personal de las oficinas de la sede principal de Nueva York) en la mesa donde ellos se reunían para comer que él había reemplazado a estos cuatro, designado a sus propias personas, utilizando la ficción de un tecnicismo legal, que los directores que se le habían opuesto obtuvieron esas posiciones legalmente bajo las leyes de Pensilvania. 11

 

Después Rutherford y la Sociedad reclamaron que un debate acalorado de cinco horas siguió ese anuncio que fue causado por la oposición de los directores a la publicación del The Finished Mystery,  (“El Misterio Terminado”), un libro que se le concedió a la familia de Betel inmediatamente antes del golpe maestro del Juez.  Ese libro se llamó el “séptimo volumen” de los Estudios de las Escrituras del Pastor Russell y se anunció como su obra póstuma. De este modo fue posible para Rutherford falsamente reclamar, como su propio testimonio más tarde bajo juramento hace claro 12 que esos cuatro y otros con ellos estaban rehusándose al alimento espiritual del “siervo fiel y prudente”.  Debido a esto aquí es que a los Testigos de Jehová se les dice incluso hoy en día que los cuatro hombres que fueron forzados fuera de las oficinas y después expulsados de las oficinas de la sede principal de la Watch Tower eran unos malvados, individuos buscando el beneficio propio, los “esclavos malos”. 13

 

Claro, es verdad que los cuatro directores y muchos otros Estudiantes de la Biblia rechazaron The Finished Mystery,  (“El Misterio Terminado”), esto porque ellos no lo consideraron como parte de la obra de Russell. Y al hacerlo así ellos solo estaban reaccionando a la forma consistente que tenían como sus convicciones.  Aunque el “séptimo volumen” contenía muchas porciones de las escrituras de Russell, realmente fue el trabajo de dos de los partidarios de Rutherford, Clayton Woodworth y George Fisher.  Además, estaba aplicado a los Estudiantes de la Biblia que eran fieles, utilizando la parábola del “denario” que narró Jesús en Mateo 20:1-16 y Lucas 12:42-48, al tiempo que Woodworth describió a Rutherford como que él era el “mayordomo del denario” en una convención de los Estudiantes de la Biblia en Boston en el otoño de 1917.  14

Así, con su perspectiva de que el último “mensajero” para la iglesia estaba muerto, muchos de los Estudiantes de la Biblia que criticaron a Rutherford no podían aceptar The Finished Mystery  (“El Misterio Terminado”) como la “nueva luz”, ni ellos podían considerar la violación de Rutherford del testamento de Russell, y su publicación sin ninguna ayuda del “séptimo volumen”, esto era nada menos que una usurpación injustificada de poder. 

Desde el punto de vista de los Estudiantes de la Biblia en 1917, el “siervo fiel y prudente” de Mateo 24 estaba muerto. El “séptimo mensajero” —el último mensajero para la iglesia se había ido. ¿Cómo entonces se les podía echar la culpa a ellos por reaccionar como lo hicieron debido a las acciones de Rutherford publicando The Finished Mystery (“El Misterio Terminado”)— una acción que parecía sumamente presuntuosa para ellos? ¿Cómo cualquier hombre podía venir y agregarle al mensaje que ya se había entregado por el “séptimo mensajero”?  Su disgusto fue generado debido a la lealtad que sentían  hacia el “siervo fiel y prudente” Charles Taze Russell —una lealtad muy similar a la desplegada hoy en día por los Testigos de Jehová— hacia una corporación legal, la Sociedad de Biblia & Tratados Watch Tower.  Esos hombres sólo estaban reaccionando a la situación de una manera consistente con sus convicciones.  Si hubiesen actuado de forma diferente bajo estas mismas circunstancias habría sido inconsistente y, desde su punto de vista, serían unos infieles.  Ó Russell fue usado como a ellos se les habían sido enseñado ó él nunca fue usado así. Ó él era el verdadero canal ó él fue un fraude. Ellos creyeron que él no era ningún fraude —que él era realmente el siervo escogido por Dios.  Así que ellos escogieron dejar las oficinas principales de Betel en la sede de la Sociedad Watch Tower de Brooklyn en lugar de aceptar la oferta de Rutherford de ser nombrados  como peregrinos viajantes, un cargo que ásperamente corresponde a los presentes superintendentes de circuito de los Testigos de Jehová. 15   

Toda esta disputa interna dentro de la organización se llevó a cabo con el telón de la Primera Guerra Mundial levantándose. Fue un tiempo sumamente difícil para los Estudiantes de la Biblia.  No sólo Russell se había muerto, sino también sus profecías con respecto al fin del mundo para el 1914 no se cumplieron.  Ambos, la Sociedad Watch Tower y la comunidad de los Estudiantes de la Biblia se dividieron en grupos a causa de la dirección de la Sociedad.  En adición, se ridiculizaban a los Estudiantes de la Biblia como que eran falsos profetas, y algunos de sus líderes —incluyendo a Rutherford— fueron encarcelados bajo los términos constitucionales del Acto sobre Espionaje estadounidense por sus esfuerzos oponiéndose al ejército estadounidense durante el tiempo de guerra. 16  Sin embargo, era en este el momento, que se suponía que algo notable le sucedería a aquellos Estudiantes de la Biblia que le eran fieles a la Sociedad.

De acuerdo con las enseñanzas presentes de la Watch Tower, se supone que Jesucristo había “retornado” invisiblemente en 1914, y después de su venida comenzó a juzgar bajo juicio a sus siervos terrenales.  La Sociedad interpreta las palabras de Jesús en Mateo 24:46, 47 –“¡Feliz es aquel esclavo si su amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así!  En verdad les digo: Lo nombrará sobre todos sus bienes.” – que esto se cumplió en ese momento sobre el grupo de los Estudiante de la Biblia que eran fieles.  Según los cálculos de la Watch Tower, este nombramiento tuvo su cumplimiento para la primavera del 1919.  En ese momento a los Estudiantes de la Biblia se les confió con todo los intereses terrenales del reino celestial que recientemente se había establecido por Dios. Estas enseñanzas se discuten en detalle en La Atalaya del 1º de marzo de 1977 en el artículo “Sirviendo con el Esclavo Fiel”.

 

Efectivamente es interesante considerar cómo los Testigos describen su condición espiritual durante el período de 1914 al 1918, el período cuando, según ellos, estaban siendo evaluados para tener privilegios adicionales de servicios en la tierra por el glorificado Señor Jesucristo.  He aquí lo que tienen que decir sobre ellos sobre si mismos según La Atalaya del 1º de mayo de 1981, Pág. 26:

 

“Tal como sucedió con los israelitas del día de Isaías, las malas prácticas de los israelitas espirituales resultaron en que ellos se vendieran y entraran en cautiverio al imperio mundial de la religión falsa, es decir, Babilonia la Grande, y a los amantes mundanos de ésta. (2 Rey. 17:17; 1 Rey. 21:20, 25) Un ejemplo sobresaliente de esto ocurrió durante la I Guerra Mundial de 1914-1918.”

 

Otra declaración que considera su condición en La Atalaya del 1º de diciembre de 1960, Pág. 724 lee:

 

“Pero las Escrituras los describen como teniendo prendas de vestir inmundas debido a su larga asociación con la apostasía cristiana. (Zac. 3: 3,4)  Tenían muchas prácticas, características y creencias parecidas a las de las sectas semejantes a la mala hierba de la cristiandad.  Por eso de 1914 a 1918 les sobrevino un período de prueba ardiente, no desemejante al período antiguo de cautividad babilónico que experimentaron los judíos allá en 607-537 a. de J.C.”

 

En la misma página 724, párrafo 19 de esa edición La Atalaya añade:

 

“Todo esto sucedió en conexión con la transgresión de parte de ellos al tener temor al hombre, al no comportarse de un modo estrictamente neutral durante los años de guerra y al estar manchados de muchas prácticas religiosas inmundas. Jehová y Jesucristo permitieron que éstos testigos sufrieran oprobio, persecución y proscripción a manos de las naciones de este viejo mundo.  Para el verano de 1918 la fuerte voz organizada de los testigos de la Watch Tower había sido acallada muerta colectivamente como se profetizó en Apocalipsis 11:7,8. Note, sin embargo, que la voz de este vigilante no fue acallada sino hasta que completó su obra fenomenal precedente a 1914 de amonestar a los pueblos de las naciones.”

 

Noten cómo La Atalaya describe a los miembros de la comunidad de los Estudiantes de la Biblia de esos días en estas referencias anteriores. Que ellos tenían prendas de vestir inmundas, que se contaminaron por la apostasía, que eran culpables de malas prácticas, que tenían características y creencias parecidas a las de las sectas semejantes a la mala hierba de la cristiandad, y que debido al miedo manifestado a los hombres, ellos se vendieron debido a sus transgresiones.  Incluso compararon su experiencia a la de la cautividad de los judíos en Babilonia.  Que ellos se habían vendido debido a las malas prácticas. Así que, como los israelitas eran apóstatas cuando fueron deportados a Babilonia, los Testigos de Jehová están diciendo que los miembros de su organización que eran adultos durante la Primera Guerra Mundial también eran apóstatas.

 

LAS PROFECÍAS DE LA WATCH TOWER Y EL FRACASO PROFÉTICO

 

Otra cosa es que los Testigos de Jehová de hoy en día se jactan de que por casi cuarenta años antes del 1914 ellos continuaron llevando a cabo una obra de predicación excelente advirtiéndole a la humanidad lo que iba a ocurrir para ese año. Pero si uno mira la historia, notará que eso que ellos estaban predicando era de hecho un mensaje falso. Ya que lo que ellos proclamaron fue que Cristo realmente había venido invisiblemente en el 1874 y que el período entre el 1874 y 1914 era el período de cosecha que acabaría en ese último año con la destrucción total de todas las naciones de la humanidad. Acerca de ese hecho, el propio Charles Taze Russell escribió:

...“consideramos como una verdad establecida que el fin cabal de los reinos de este mundo y el establecimiento completo del Reino de Dios se realizará para el fin de 1914 d. de J.C.”... 17 

De hecho en 1930, el segundo presidente de la Watch Tower, admitió:

 

“Todos los miembros del pueblo de Dios esperaban con júbilo el año de 1914. Cuando llegó ese año y pasó,  fue mucha la contrariedad, disgusto y pena de los del pueblo del Señor, y los miembros del clero los reprocharon en gran manera, poniéndolos en ridículos por cuanto habían hablado tanto de 1914 y de lo que entonces sucedería, y porque sus “profecías” quedaron sin cumplimiento.” 18

 

¿Cómo se puede sostener que durante la Primera Guerra Mundial los Estudiantes de la Biblia estaban actuando como un “esclavo fiel y discreto”? Ya que por sus propias declaraciones, ellos se describen como haber sido “infieles” y “desaprobados” por Dios. De hecho, era tanto el caso que, desde su propio punto de vista, ellos tuvieron que ser abandonados espiritualmente, así como el antiguo Israel tubo que ser abandonado y dejado en Babilonia.  ¿Entonces de qué manera, ellos habían sido “discretos” predicando un falso mensaje relacionado al año 1914?  Nuevamente, debido a este hecho claramente no hay, ninguna posibilidad racional con respecto a que ellos fueron la tal llamada clase del “esclavo fiel y discreto”.

 

Claro debe reconocerse que los Estudiantes de la Biblia en los días de Russell reconocieron ciertas enseñanzas bíblicas importantes. Pero mucho de lo que ellos enseñaron era de aspecto extraño.  Ellos fueron culpables de poner muchas fechas falsas sobre el fin del mundo, ellos alocadamente —y falsamente— profetizaron que el mundo se acabaría en el 1914, y ellos mantuvieron una actitud tipo cultista hacia Charles Taze Russell y sus escritos.  Adicionalmente, ellos eran antagónicos y prejuiciados contra todos los demás que se negaban a aceptar su proclamación apocalíptica y su arrogancia espiritual. Así que, debido a estas características poco atractivas, ellos estropearon mucha de la efectividad espiritual que ellos por otra parte pudieron haber tenido. Y sus descendientes espirituales, los Testigos de Jehová, han seguido sus mismos pasos. Ya que ellos  también, tienen algunas enseñanzas saludables, bíblicas, pero sus nuevas interpretaciones privadas de las Escrituras y sus falsas profecías también demuestran que ellos no son mucho de lo que reclaman ser.

 

Regresando al período del 1914 al 1918 y a las demandas de los Estudiantes de la Biblia de que ellos fueron aprobados en el 1919 para tener en el Reino supuestamente sus “nuevas asignaciones de servicio”, “La Atalaya del 1º de diciembre de 1960, Págs. 724-725) dice:

 

“Un fiel resto de algunos millares de ‘domésticos’ de la clase del “esclavo fiel y discreto” sobrevivió a este tiempo de prueba. Desde la primavera de 1919 en adelante todos empezaron a levantarse del polvo de inactividad a su nuevo servicio excelso como vigilantes para el mundo...  Las Escrituras también los describen como estando vestidos con las nuevas prendas de vestir de identificación limpia para representar los intereses de Jehová  en la tierra.”

 

¡Esto es verdaderamente increíble!  Ellos admiten a haber profetizado falsamente durante casi cuarenta años, mientras usaron cálculos de los tiempos que estuvieron completamente equivocados.  Ellos admiten que estaban sucios y eran tan apóstatas que Dios tuvo que abandonarlos a lo que ellos llaman “Babilonia la Grande”.  Entonces ellos le piden a otros a creer que a ellos se les glorificaron con un, nuevo servicio excelso, representando todos sus crecientes intereses de su Amo, Jesucristo.

 

Tal doctrina es bastante irracional. Es como tener a un hombre de negocios quien, a través de su propia necedad, se ha metido en dificultades financiera y ha perdido una gran cantidad de dinero que le pertenece a otra persona y, después de que él se ha declarado en bancarrota, que venga la otra persona y le diga:  “¡Bien hecho! Usted ya ha perdido una gran cantidad de dinero de mi fortuna, ahora yo a usted le confiaré toda mi fortuna terrenal.”  No obstante, esencialmente, esto es lo que la Sociedad Watch Tower enseña que Dios hizo con respecto a aquellos dirigiéndola; y los Testigos de Jehová tienen que creerlo. Claro a ellos se les condicionan para creer virtualmente todo lo que la Sociedad dice.

Tan increíble como la explicación que se da aquí, hay otra que por lo menos se iguala.  Al final de la Primera Guerra Mundial los Estudiantes de la Biblia podrían rastrear su historia hacia atrás no más allá del 1870, el año que Russell empezó su pequeña clase de estudio bíblico.  Así que en el 1919, su existencia total como un movimiento cubrió un período de menos de cincuenta años. Sin embargo así es cómo ellos se describen en La Atalaya del 1º de diciembre de 1960 (Pág. 725):

“Ahora que el Reino esperado por largo tiempo había llegado a ser una realidad establecida en el cielo, seguramente sus crecientes intereses en la tierra después de 1919 no se dejarían en manos de una organización principiante de bebés espirituales. Y en realidad no se dejaron a bebés. Fue al “esclavo fiel y discreto” que tenía 1,900 años de edad, la vieja congregación cristiana, a quien se le confió este preciosos servicio del Reino.  Rico en su lealtad e integridad, constante en su paciente sufrimiento de persecución, fuerte en su antigua fe en las promesas preciosas de Jehová, confiado en el acaudillamiento de su Señor invisible, Jesucristo, obediente en su comisión que hace siglos se le había dado de ser testigos en la tierra, finalmente limpiado por una prueba ardiente para 1918, el “esclavo” maduro según se representaba por un resto ahora se hallaba listo para las nuevas asignaciones de servicio.”

 

En la página 726, de la misma edición, La Atalaya agrega:  

 

“Sí, sin duda el viejo pero despertado “esclavo fuel y discreto” subsiste hoy como un atalaya maravilloso para los pueblos de las naciones. Tal como su amo, Jesucristo, subsistió para la subida y caída de muchos en Israel en el primer siglo de la Era Cristiana, así ahora ante todo el mundo los testigos ungidos subsisten como una guía para la supervivencia por una minoría del género humano pero sirven de ocasión para que tropiecen los demás en la destrucción del Armagedón.”

 

Argumentar que esta organización religiosa de principiantes, de menos cincuenta años, que reconocidamente predicó un evangelio falso, y que consecuentemente estaban inmundos espiritualmente, pero que a la vez que tenía 1,900 años de edad, que eran la vieja congregación del “esclavo fiel y discreto” rico en su lealtad e integridad, obediente en su comisión de hacen siglos es algo definitivamente ridículo. Sin embargo eso es lo que la Sociedad Watch Tower tiene que hacerles creer a sus seguidores para mantener el mito que sus líderes representan al “esclavo fiel y discreto”.

 

¿La experiencia trastornadora del 1914 les enseñó una lección a la Sociedad Watch Tower, causando que sus líderes espirituales evitaran las interpretaciones privadas de las Escrituras con respecto al futuro y a los tiempos proféticos y las fabricaciones de predicciones dogmáticas?  ¡No, no lo hizo!  Inmediatamente después de la desilusión del 1914, ellos consiguieron enredarse de nuevo en la misma clase de cosa.  En el 1920, un año después de su tal llamado nuevo creciente intereses, y las nuevas asignaciones de servicio, la Sociedad Watch Tower publicó un libro titulado, Millones Que Ahora Viven No Morirán Jamás. Se usaron proclamas en los periódicos para anunciar la serie de conferencias que acompañaba a este libro. 19  La campaña duró hasta el 1925.  El libro, junto con los siete volúmenes de Estudios en las Escrituras y otras literaturas de la Watch Tower constituían “la Verdad” que en ese tiempo se predicaba.  Claro esta “Verdad” incluyó también la “cronología bíblica” de Russell que todavía en ese tiempo se aceptaba por los Estudiantes de la Biblia.  

 

¿Cuál, entonces, era el mensaje que contenía Millones Que Ahora Viven No Morirán Jamás?  Se trataba de la obra de reconstrucción a ser lograda por el reino de Dios.  La restauración del Israel natural al favor de Dios se enseñaba en él, así como Russell lo había enseñado.  20  Además, un sistema detallado de cálculos de período de tiempos es empleado para demostrar que el favor de Dios empezó a restablecer a los judíos en el 1878.  Se usan cálculos adicionales con respecto al sistema del año de jubileo Israelita para establecer que el 1925 sería un año apocalíptico. Haciendo un comentario sobre este concepto, el autor del libro, Juez Rutherford, afirma:

“Un simple cálculo de estos jubileos nos hace arribar al importante hecho que anotamos en seguida: Setenta jubileos de 50 años cada uno serian 3500 años. Al comenzar a contarse ese período 1575 años antes del año 1 Era Cristiana, de necesidad terminaría en el otoño de 1925, a cuyo tiempo cesa el tipo y debe comenzar un gran prototipo. ¿Qué podremos entonces esperar? En el tipo se llevaba a efecto una plena restauración; por lo tanto, el gran prototipo debe marcar el comienzo de la restauración de todas las cosas. Lo más indispen­sable de entre las cosas que deben ser restauradas, es la vida a la raza humana, y como quiera que hay varias ci­tas que sin lugar a duda indican la resurrección de Abra­ham, Isaac, Jacob y otros fieles de tiempos antiguos, y que estos gozarían del primer favor, podemos esperar que el año de 1925 presenciará el regreso de estos fieles, saliendo de la tumba plenamente restaurados a la perfec­ción humana y constituyéndoseles en representantes legales, y visibles, del nuevo orden de cosas en la tierra.” 21

Entonces Rutherford también agrega:  

“Como ya lo hemos indicado, el gran cielo de jubileos terminará en 1925.   En ese entonces será reconocida la fase terrestre del Reino. El Apóstol hablo en cl capí­tulo once de la epístola a los Hebreos menciona una lar­ga lista de fieles que murieron antes de la crucifixión del Señor y antes de comenzar la selección de la Iglesia. Estos nunca, pueden ser parte de la clase celestial; ellos no tenían promesas celestiales; pero Dios tenía prepa­rado para ellos una buena recompensa. Estos tales serían resucitados como hombres, perfectos y constituirán los príncipes o gobernantes de la tierra, conforme a la promesa... Por lo tanto, podemos confiadamente, esperar que 1925 mar­cará el regreso de Abraham, Isaac, Jacob y los fieles Profetas de la antigüedad, especialmente los nombrados por el Apóstol en Hebreos, capítulo once, y vendrán a ser perfectos seres humanos.” 22

Finalmente, el segundo presidente de la Watch Tower dogmáticamente comenta:  

“Basados sobre el argumento que hasta aquí hemos pre­sentado, o sea el de que el viejo orden de cosas, el viejo mundo, está terminando y siendo hecho a un lado; que el nuevo orden de cosas está siendo introducido, y que 1925 presenciará la resurrección de los antiguos Patriarcas y Profetas y el comienzo de la reconstrucción, es ra­zonable la conclusión de que millones de gente que ahora están en la tierra aún se encontrarán en ella en 1925. Luego, fundándonos en las promesas presentadas en la Palabra Divina, tenemos que llegar a la positiva e indis­putable conclusión de que millones que ahora viven no morirán jamás.” 23

Éste, entonces, era el “gran mensaje” que los Estudiantes de la Biblia empezaron a proclamar siguiendo su inmediato “nombramiento” por Dios para sus, “nuevas asignaciones de servicio” en 1919. Claro, esto estaba supuestamente transcurriendo bajo la dirección del Señor Jesucristo.  ¡Y el último concepto es lo que la Sociedad Watch Tower enseñe hoy en día!  Así que a todos los Testigos de Jehová que son fieles se les enseña que ellos deben de aceptar cualquier cantidad de groseras falsedades porque a ellos se las está enseñado el “esclavo” de Dios, a través de su “canal”. Si ellos no las aceptan, a ellos se les señala como no estar mostrando el “respeto apropiado” hacia  la única “organización” que Jehová Dios está usando en la tierra hoy en día.

 

Claro, la historia ha demostrado que fue una mentira la profecía del 1925 por el juez Rutherford, una profecía que se trató como si fuera “la Verdad” en ese momento y qué la Sociedad Watch Tower la enseñaba y la aportó y la sirvió el “esclavo fiel y discreto” que tendría 1,900 años de edad.  Al mismo tiempo, antes de su fracaso, cualquier Estudiante de la Biblia que dudase se le clasificaba por la Sociedad como haber entrado en tinieblas espirituales. Para estar en “la Verdad”, uno tenía que creer lo que se comprobó que era falso.

 

El libro Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino habla mucho del éxito de la “Campaña de los Millones”, como así en el se le llama. Describe los números de conferencias que se dieron, los libros que se distribuyeron, el aumento en número entre los Estudiantes de la Biblia, pero no dice nada sobre lo que contenía Millones Que Ahora Viven No Morirán Jamás.  Ya que eso sería bochornoso. ¿Qué pasó en las líneas de los Estudiantes de la Biblia cuando llegó el 1925, y la resurrección de los antiguos fieles no ocurrió, y la fase terrenal de la reconstrucción por Cristo no empezó?  El libro Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino comenta sobre el crecimiento en número de los Estudiantes de la Biblia: 

“Desde 1922 y a través de  1925 Jehová Dios ayudó a su pueblo a esperar o aguantar, mientras éste llevó a cabo la predicación de su reino en escala siempre mayor. Esto resultó en recoger a muchas otras personas al santuario para llegar a ser miembros de este resto consagrado por Jehová.  Esto se hizo evidente por el número aumentante de concurrentes a las celebraciones anuales de la cena del Señor, participando 32,661 en 1922; 42,000 en 1923; 65,105 en 1924; y 90,434 en 1925.”

“Evidentemente, sin embargo, hubo algunos que no “esperaron” con el  fiel resto del Señor. En 1926 se informó que hubo una  disminución  en  el  número de asistentes a la cena del Señor el 27 de marzo, habiendo solamente 89,278. El año 1925 resultó ser un año especialmente difícil para muchos del pueblo de Jehová. Algunos dejaron de esperar y se fueron al mundo.” 24

Ninguna mención se hace en el libro Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino acerca de por qué el año 1925 fue un sinsabor para algunos Estudiantes de la Biblia.  Así distorsionando los hechos, escribiendo verdades a medias y coloreando su historia para satisfacer su propia percepción preconcebida de las cosas, los líderes de la Sociedad siempre han manejado exonerarse del cargo de haber hecho predicciones falsas, declarando que ellos estaban enseñando la “verdad presente”, incluso aún cuando ellos estuvieron proclamando lo que eran realmente falsas profecías. Engañosamente, ellos han tenido la audacia para proclamar que aquellos a quienes ellos hicieron tropezar espiritualmente por sus gimnasias doctrinales eran unos “infieles”, y “el esclavo malo” que “no esperó en Jehová”.  No obstante son ellos —los líderes de la Sociedad— quienes, debido a sus propias normas, fallaron al  “no esperar en el Señor Jehová” y quiénes pusieron a prueba a “su propio pueblo” con mentiras.

 

LAS REVELACIONES “SIN INSPIRACIÓN” DE LA WATCH TOWER

 

A pesar de todo esto, para seguir siendo un fiel Testigo de Jehová uno tiene que aceptar la perspectiva de la Sociedad de su historia y debe acomodarse a su esquema divino de las cosas. Sin embargo, para poder hacerlo, después de examinar los fracasos proféticos aquí arriba descritos y las desilusiones resultantes se requiere realmente tener un espíritu de candidez.  Aquellos que han vivido a través de tales desilusiones con su confianza puesta en la Sociedad Watch Tower sin conmoverse deben describirse más como crédulos que de ser fieles.

 

La Sociedad no reclama estar inspirada, pero habla con el mismo grado de autoridad como si lo estuviera. Demanda que se le tome con el mismo valor como si sus líderes estuvieran inspirados, sin ni siquiera permitirle los usuales Testigos de Jehová el derecho de cuestionar o de tener reservaciones o dudas sobre algo que ellos enseñen.  Pero luego esos líderes se justifican de las responsabilidades cuando alguna doctrina tiene que ser cambiada o corregida, o cuando alguna profecía no se cumple. Noten cuan enérgicamente ellos presentan su posición en esta típica revista La Atalaya del 1º de noviembre de 1964 (Pág. 653)

“Así como Jehová reveló sus verdades por medio de la congregación cristiana del primer siglo, hoy en día lo hace por medio de la congregación cristiana del día presente.  Por medio de esta agencia está haciendo que se lleve a cabo el profetizar en una escala intensificada y sin paralelo.  Toda esta actividad no es accidente.  Jehová es el que está detrás de todo ello.  La abundancia de alimento espiritual y los asombrosos detalles de los propósitos de Jehová que han sido revelados a los testigos ungidos de Jehová son evidencia clara de que ellos son los que Jesús mencionó cuando predijo una clase del “esclavo fiel y discreto” que sería usada para distribuir las revelaciones progresivas de Dios en estos últimos días.  De esta clase Jesús dijo: “En verdad les digo: Lo nombrará sobre todo lo suyo.” 

En efecto, entonces, la Sociedad Watch Tower está exigiendo tener inspiración divina.  “Revelar”, según el diccionario significa “comunicar o impartir por medio ó dependencia sobrenatural”.  En otras palabras, algo “revelado” no es algo aprendido a través de canales o procesos ordinarios; es algo inspirado o “que viene de Dios” como la propia Biblia. Además, la definición del diccionario de inspiración es muy similar al usado para “revelación” y el significado del verbo “revelar” es “una influencia sobrenatural que califica a los hombres para recibir y comunicar la verdad divina”.

 

Ésa es esencialmente la demanda de la Sociedad Watch Tower. Así que utilizar “revelar” como lo opuesto a exigir inspiración es meramente una cuestión de semántica una distinción que no representa ninguna diferencia qué sólo se le llama así para dar una explicación a sus cambios, contradicciones, y desilusiones. Si uno toma la posición de que los líderes de la Watch Tower son meramente un grupo de hombres religiosos, sincero pero que no son especiales ni divinamente guiados, entonces sus experiencias podrían tener sentido, porque ilustraría el factor humano, incluso incluiría sus cálculos erróneos y su estilo cultistas. Pero, por otro lado, sostener que Jehová Dios es el que está detrás de todo esto no tiene sentido. Las confusiones, los mensajes contradictorios, la obediencia sectaria como un culto de los Estudiantes de la Biblia hoy día los Testigos de Jehová, primero hacia Russell y ahora hacia la Sociedad de Biblia y Tratados Watch Tower en sí, no refleja a la mente divina como está descrita en la Biblia. ¡Es tan sencillo como eso!

 

Desde el punto de vista cristiano, se ha demostrado una y otra vez en las Escrituras que el Dios Omnipotente puede tomar a un hombre imperfecto y hacer que este hombre predique un mensaje claro y exacto cuando ha sido su voluntad que ese mensaje sea predicado.  No tiene luego que actualizarlo, cambiarlo, re-argumentarlo o dar explicaciones. Los verdaderos profetas nunca se equivocaron. Pregúntese usted mismo, ¿por qué cualquiera que conoce la historia de la Sociedad Watch Tower debe tomar en serio a esa organización cuándo se trata de las profecías bíblicas?  Ya que en el 1975 volvió a sufrir otra desilusión en cuanto a otra fecha. No obstante, a sus líderes les gusta evitar hablar sobre ella, y si las prácticas pasadas de la Sociedad pudieran traer alguna sospecha la organización también las encubrirá.

 

LA SOCIEDAD WATCH TOWER Y EL 1975

 

El hecho que permanece es que los líderes de la Watch Tower especularon sobre el 1975, implicando que el mundo se acabaría para ese año.  Muchos Testigos de Jehová públicamente esperaron que eso sucediese así, y cuando no sucedió, algunos se desilusionaron.  Mientras que es verdad que los líderes de la Sociedad no declararon específicamente que el 1975 marcaría el final del mundo, no obstante ellos pusieron el fundamento para esa creencia y usaron el tiempo llamado “cálculo de los tiempos”  25 junto con otros argumentos engañosos para apoyar la sugerencia que pudo muy bien ser un “año marcado”. 26 claro, cuando ese año vino y se fue sin que nada significante sucediese, hubo mucha consternación entre los Testigos de  Jehová.  Dirigiéndose sobre esta consternación en un artículo titulado:  “Una base sólida para confianza”  La Atalaya del 1º de diciembre de 1976 (Pág. 728) dice esto:

 

Puede ser que algunos que han estado sirviendo a Dios hayan planeado sus vidas en armonía con un punto de vista equivocado de precisamente lo que habría de suceder en cierta fecha o en cierto año.”

 

Significativamente, ésta Atalaya evitó mencionar cualquier referencia al año 1975 en este comentario, pero todos los que la leímos y la estudiamos en los Salones del Reino de los Testigos de Jehová, sabíamos de qué fecha el artículo estaba aludiendo.

 

Pero ambos la Sociedad Watch Tower y la mayoría de los Testigos de Jehová no han considerado las advertencias en la Biblia acerca del fin del mundo o este “sistema de cosas”,  pensando que la “cronología de la Biblia” puede revelar fechas específicas. Por consiguiente no fue la profecía divina que les falló y les trajo desilusión: fue su propia comprensión basada en premisas equivocadas. En ninguna parte en su discusión hecha por los publicadores de La Atalaya del 1º de diciembre de 1976 reconocen alguna responsabilidad por haber hecho esas expectativas equivocadas. No fue sino hasta varios años después que los portavoces de la Sociedad Watch Tower llegaron a admitir que habían promovido las falsas ideas que involucraron al 1975.  En el verano de 1979 declaraciones se les hicieron a las congregaciones de los Testigos de en las “convenciones de distrito”.  Éstas se publicaron en la edición de La Atalaya del 15 del septiembre de 1980 (Pág. 17) no obstante:

En la edición de La Atalaya del 1º de diciembre de 1976 Pág. 729 hace este el comentario sobre la inconveniencia de poner nuestra vista en cierta fecha, declara:

 

Si alguien ha resultado desilusionado por no haber seguido este modo de pensar, debe concentrarse ahora en ajustar su punto de vista, al ver que no fue la palabra de Dios la que le falló o lo engañó y le trajo desilusión, sino que su propio entendimiento se basó en premisas incorrectas.”

 

Al decir “si alguien” La Atalaya incluyó a todos los Testigos de Jehová que fueron defraudados, incluyendo las personas que tuvieron que ver con la publicación de la información que contribuyó al aumento de las esperanzas centradas en esa fecha

FALSAS PROFECÍAS REPETIDAS

En otras palabras, los líderes de la Watch Tower no sólo engañaron y defraudaron a los lectores de La Atalaya, sino también ellos se engañaron y se defraudaron así mismos. Ellos se tomaron tan en serio de ser el “depósito de esclarecimiento de todo lo divino” que incluso ellos llegaron a ser tan intrépidos que se atrevieron a predicar sus especulaciones que involucraban al 1975 a nivel mundial, esto lo hicieron entre el 1966 al 1975.  No obstante ahora la Sociedad reclama que ellos no actuaron como una organización de falsos profetas. Pero el hecho que sí está establecido es que sus líderes profetizaron falsamente. Ellos profetizaron falsamente por casi cuarenta años antes e incluyendo hasta el 1914. Ellos profetizaron falsamente desde el 1920 al 1925 concerniente a lo que sucedería en ese último año. Y aun cuando uno viera sus especulaciones que consideraban al 1975 como algo que sólo era una “posibilidad” (aunque eventualmente se convirtió en una “probabilidad”), ¿sería correcto decir que fueron discretos publicando tales especulaciones en una escala mundial la cual creó falsas esperanzas lo cual llevó de nuevo a la desilusión a gran parte de millones?

 

Las Escrituras que los Testigos de Jehová consideran como “la Palabra de Dios”, muy claramente señala la diferencia entre un profeta de Dios y un falso profeta. Deuteronomio 18:20-22 (TNM) dice:

 

“Sin embargo, el profeta que tenga la presunción de hablar en mi nombre una palabra que yo no le haya mandado hablar, o que hable en el nombre de otros dioses, ese profeta tiene que morir. Y en caso de que digas en tu corazón: “¿Cómo conoceremos la palabra que Jehová no ha hablado?”, ‘cuando hable el profeta en nombre de Jehová y la palabra no suceda ni se realice, esa es la palabra que Jehová no ha hablado. Con presunción la habló el profeta. No debes atemorizarte de él’.”

 

A pesar de sus fracasos pasados, los líderes de la Sociedad continúan predicando dogmáticamente que el mundo está al borde de la destrucción en la batalla del Armagedón.  Ellos todavía enseñan que el fin del mundo debe llegar pronto, que la generación que era lo suficientemente madura para estar consciente de lo que estaba pasando en el escenario mundial para el 1914 todavía estará viva cuando llegara el fin.  De hecho, en esa misma edición de La Atalaya donde los líderes de la Sociedad censuraron a los Testigos de Jehová porque su propio entendimiento se basó en premisas incorrectas sobre una fecha específica (1975) para el tiempo de su forma de la liberación de este mundo —es decir la edición del 1º de diciembre de 1976— ellos declararon con certeza absoluta que el fin debería venir dentro de la generación que estaba viva en el 1914. En página 723 de esa publicación, ellos afirman:


“Esta “revelación por Jesucristo” demuestra, por lo tanto, que la profecía de Jesús acerca de la “grande tribulación,” según se registra en Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21, no se circunscribía al primer siglo. Muestra que la tribulación que Jerusalén experimentó fue solo un cumplimiento en miniatura de aquella profecía y que su cumplimiento principal en escala global hará que la tribulación de Jerusalén en realidad parezca pequeña en comparación. Tan ciertamente como que la generación que vivió en el primer siglo y oyó la advertencia de Jesús fue la generación que experimentó un cumplimiento de sus palabras, así de ciertamente esta generación —la generación que ve el cumplimiento mayor de su “señal” que identifica los últimos días de este sistema de cosas— será la generación que experimentará la tribulación global que ha de venir.”

 

Haciendo tal una aserción, La Atalaya, mientras habla en nombre de aquellos que controlan la Sociedad ahora, continúa asumiendo una posición más definida sobre cuando el fin del mundo debe tener lugar, aunque ahora nosotros estamos a más de noventa años después del 1914.  Por estar tan seguros, y ser tan dogmáticos, ellos en efecto todavía están diciendo que sus palabras, sus interpretaciones de la Palabra de Dios encontrada en la Biblia, su lectura de lo que ellos llaman las “señales de los tiempos”, es tan segura, así como de cierta, así como de válida como las enseñanzas inspiradas del Señor Jesucristo. Y todavía, paradójicamente, ellos dicen que ellos no están inspirados.

 

Acerca de esta materia, la edición de La Atalaya del 15 de julio de 1981 (página 29) dice:


 “El “esclavo” no está bajo inspiración divina; más bien, continúa escudriñando las Escrituras y examinando detenidamente los acontecimientos mundiales, así como la situación en que se encuentra el pueblo de Dios, a fin de entender el cumplimiento progresivo de las profecías bíblicas. Debido a limitaciones humanas, a veces puede haber un entendimiento incompleto o incorrecto de algún asunto que quizás requiera corrección más tarde.”

 

“Pero esto no significa que el “esclavo” debería evitar el publicar una explicación razonable hasta que el entendimiento completo y final se haga disponible.”

 

RAZONAMIENTO DE LA WATCH TOWER

 

Este tipo de razonamiento es nada más que una cortina de humo para nublar el hecho que los líderes de la Watch Tower predican un dogmatismo que a menudo se ha demostrado ser falso ó engañador. Cuando ellos hacen declaraciones acerca de los eventos futuros, casi nunca ellos exponen su posición indicando una frase de cautela que diga: “ésta es nuestra comprensión presente” ó  “esto parece ser el caso”. ¡No!  Ellos hablan con la misma certeza como lo hizo Rutherford y así como lo hizo Russell.  Ellos insisten que sus seguidores los tomen igual de en serio como usted toma las declaraciones directas de las Escrituras.  Entonces, cuando se les prueba que están en un error, ellos se excusan exigiendo que ellos no exigen ser inspirados. En otras palabras, ellos les hacen creer que tienen la autoridad del poder de Jehová Dios para predicar cualquier cosa que ellos piensan que es la “Verdad” a sus seguidores y que esas pobres “ovejas” están obligadas a aceptarla.  Y ellos no pueden cuestionarla; y tienen que predicarla también.  Esto aun cuando estuviese equivocado, eso todavía estaría bien, porque al parecer sus errores se santifican por Dios. Así que según los líderes de la Watch Tower, los Testigos de Jehová no puede salir mal al ir predicando de puerta en puerta o desde los tejados algo que está impreso en las publicaciones de la Sociedad.  Aun cuando se pueda demostrar que está equivocado, no les hará daño a los predicadores ni a los que les prediquen. Pero eso es falso, ya que muchos han sufrido terrible en su espiritualidad y se han desilusionados psicológicamente  a través de los fracasos de las profecías de la sociedad Watch Tower.

 

La “ilustración” del  “siervo fiel y prudente” ó el “esclavo fiel y discreto” en Mateo 24:45-51 es justamente eso, una simple ilustración llamando a cada cristiano a ser fiel.  El contexto que muestra los versos que la rodea es que el retorno de Cristo sería de forma súbita, sin ser anunciado, como un ladrón que entra en medio de la noche —por lo tanto hay la necesidad para los cristianos de estar espiritualmente en vela y despiertos.  La interpretación que ha sido dada a este texto por la Sociedad Watch Tower ni se ajusta con la historia de la iglesia cristiana en el mundo ni con su propia historia desde el 1870.  La Sociedad interpreta privadamente este pasaje para tomar control sobre las mentes y las vidas de los Testigos de Jehová.  Según las Escrituras, la separación final del trigo y la cizaña debe esperar hasta el retorno de Cristo, y son los ángeles en ese tiempo, no los hombres, quienes harán esa separación.  Los Estudiantes de la Biblia usaron las Escrituras equivocadamente para identificar a Russell como el “siervo fiel y prudente” y el “séptimo mensajero”.  Ellos utilizaron las Escrituras equivocadamente para establecer  eventos en los tiempos señalando al 1914 como el año donde el mundo se acabaría.  Rutherford usó equivocadamente las Escrituras para crear especulaciones proféticas del fin del mundo en el 1925.  La Sociedad Watch Tower moderna las utilizó equivocadamente para especular sobre el 1975. Y en última instancia esto ilustra cuán fácil es para las personas ser manipuladas cuando ellos llegan a confiar completamente en los pensamientos de individuos a quienes ellos han exaltado para tener credenciales de tal dominación espiritual.

 

Los seguidores de Russell quisieron creer que él era “aquel siervo”.  Ellos quisieron creer que el mundo iba a acabarse en el 1914 y que ellos eran los representantes elegidos de Dios, sus mensajeros especiales.  Ellos quisieron creer que Rutherford tenía razón cuando distribuyeron el libro, Millones Que Ahora Viven No Morirán Jamás  entre 1920 y 1925.  Los Testigos de Jehová quisieron creer que las aserciones de La Atalaya sobre el 1975 eran correctas sobre ese año.  Pero en cada uno de estos casos, los Estudiantes de la Biblia y los Testigos de Jehová se demostró que estuvieron equivocados. Su deseo de estar en lo correcto no les hizo estar correctos.  Su avidez para creer las doctrinas de la Watch Tower de que fueran verdad no las hizo que fueran la verdad.  En cada caso las expectativas de los Testigos de Jehová involucrando una fecha los ha llevado a tener desilusiones.  Así como la doctrina del esclavo fiel y discreto que queda completamente desacreditada desde el punto de vista histórico.

 

Después de los hechos en cada caso, ellos han razonado por qué las cosas no pasaron de la manera que ellos profetizaron.

 

Es absurdo argumentar que porque la Sociedad de Biblia y Tratados Watch Tower ha enseñado algunas cosas correctas que uno está obligado a aceptar todo lo que enseñen.  Cuando su propia historia demuestra que están más inclinados a estar equivocados en ciertas áreas que estar correctos.  Esto es ciertamente verdad con respecto a sus esfuerzos para interpretar las señales de los tiempos – especialmente cuando se trata  de “los últimos días”.  Recuerden lo que nos dice el texto de Deuteronomio 18 con respecto al profeta presuntuoso que podría hacer predicciones que no se hicieron realidad.  Recuerden el llamado que se nos hace sobre que no debemos atemorizarnos de él.  Así que nosotros no debemos ser intimidados por la Sociedad Watch Tower, sin tener en cuenta cuán dogmáticamente y amenazante ellos hablen.

 

Esa Sociedad enseña que para uno ser salvado uno debe creerle y debe considerarla como el canal de Dios.  La Biblia dice que para ser salvo uno debe creer en el Señor Jesucristo.  En ninguna parte en las Escrituras se nos dice que nosotros debemos aceptar una organización humana para ser salvos.  ¡Pero la Sociedad, por sus enseñanzas de hoy en día, en efecto dice que si uno no coopera con ella, que si uno no predica exactamente lo que ella les dice a sus seguidores que prediquen, que si uno no la acepta como el canal del Espíritu Santo de Dios, entonces uno no puede salvarse!  Y que cuando venga el Armagedón uno va a ser destruido.  Así que los líderes de la Sociedad se han hecho indispensables para la salvación de la humanidad.  Pero en la Biblia la única persona que es presentada como indispensable para la salvación de la humanidad es el Señor Jesucristo el único nombre bajo los cielos, dado a los hombres para que podamos ser salvos. (Hechos 4:12)

LAS CITAS:  

1 Pág. 14 

2 Ibíd. Pág. 14

3 Ibíd. Estas citas directas de Russell como se toman del libro Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino,  Pág. 14 se encuentran en la The Watch Tower, de 1916, Pág. 170, 171.  

4 A.H. Macmillan, Faith on the March (Prentice-Hall, Inc., 1957), Págs. 19, 20. 

5 Pág. 17. Esta declaración puede encontrase la página 17 del libro los Testigos de Jehová en el Propósito Divino, y es citada allí según su nota marginal del Prólogo de Los Estudios en las Escrituras tomo1 El Plan Divino de las Edades en inglés página 1,2. la edición del año 1886. 

6 A. H. Macmillan, Faith on the March (La Fe En Marcha, Englewood Cliffs, N. J.: Prentice-Hall, 1957), Págs. 126-7. 

7 Libro: Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino,  Pág.  71 

8 Ibíd. Pág.  97 

9 En la revista Watch Tower del 15 de febrero de 1927, en un artículo titulado “Siervo-bueno y Malo”, [en inglés] el segundo presidente de la Sociedad empezó a enseñar que la iglesia entera, el “cuerpo de Cristo”,  y, de ese modo, la comunidad entera de los  Estudiantes de Biblia en comunión con la Sociedad era ese “siervo” y no Russell.  

10  Para una discusión de estos títulos, vea The Memoirs of Pastor Russell: The Laodicean Messenger: His Life, Works and Character [“Las Memorias de Pastor Russell: El Mensajero de Laodicea: Su Vida, Obra y Carácter”] (Chicago: La Librería de Estudiantes de la Biblia, 1923 en inglés).      

11 M. James Penton, Apocalypse Delayed: The Story of Jehovah's Witnesses [“El Apocalipsis Aplazado: La Historia de los Testigos de Jehová”]  (Toronto: La universidad de Toronto Press, 1985), pp. 50-5 

12 La trascripción de registro en el caso de Estados Unidos vs. Rutherford y en otra parte, Págs. 981-2.   

13 Para un ejemplo claro de esta historia falsa, vea el libro Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino, Págs. 72-74  

14 C.J. Woodworth, The Parable of the Penny [“La Parábola del denario”]  (New York: imprimido privadamente, 1917). 

15 Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino, Pág 71. 

16 Ibíd., Pág. 79-81. 

17 Ibíd., Pág. 57. 

18 J.F. Rutherford, Libro Luz (Brooklyn, N.Y.: Watchtower Bible and Tract Society, 1932), Tomo I, Pág. 195. 

19 Libro: Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino, Pág. 98. 

20 Para una apreciación global de las actitudes de los Estudiantes de Biblia y los Testigos de Jehová hacia los judíos, vea el libro de Penton, en inglés Págs. 21, 46, 65, 127, 133, 148-9, 187-8, 242, 284-6. 

21 Libro: Millones Que Ahora Viven No Morirán Jamás.  Edición española Pág. 72

22 Ibíd Pág 73  

23 Ibíd Pág 80 

24 Libro: Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino,  Pág.  112    

25  Basado en la idea que el 1975 marcaba 6,000 años desde la creación Adán y Eva, ellos sostuvieron que ese año debería dar testimonio para el principio del Milenio. La creencia que el Milenio llegaría después de 6,000 años de historia humana se toma originalmente de una seudo epigrafía bíblica. 

26 Para más detalles, vea el libro de Penton, en inglés Págs.  91-6.