http://www.freeminds.org/psych/family.htm

Re-impreso de la Hoja Informativa Ministerios Betel, de Nov / Dic de 1996  

 Cuando Un Culto Podría No Ser Su Peor Enemigo  

Por Randall Watters

Traducido Por David García Claussell

“When A Cult May Not Be Your Worst Enemy”

Cualquier estudio sobre el fenómeno de los cultos debe incluir un capítulo sobre el entendimiento de la naturaleza humana, especialmente en lo que respecta a la unidad familiar. Si uno puede entender la dinámica del poder y tener control en su familia, uno estará mejor equipado para ayudar a disolver la lealtad a un culto destructivo en el cual esté envuelto un miembro de la familia. Esto particularmente es el caso dónde un marido ó la esposa está envuelta en un culto.

 

Es comúnmente aceptado en todas las culturas que la familia es una unidad básica, la piedra angular fundamental de la sociedad humana. Dentro de este universo en miniatura al que nosotros le llamamos una familia, hay uno designado como el líder (típicamente es el padre).  Sin embargo, en realidad, el “liderato” se despliega de varias formas por todos los miembros familiares. (¡Incluso los jóvenes pueden ser suficientemente competentes dirigiendo las actividades de una tarde!)

 

Cada miembro de la familia encuentra un nicho donde él o ella pueden operar cómodamente, y recibir una medida de aceptación / aprobación de otros miembros de la familia.  A cada uno se le permite ejercer cierta cantidad de control sobre el otro, aunque probablemente no con la misma proporción.  Si a un miembro de la familia se le hace sentir como que es un desvalido, o él se da cuenta que no tiene el control que ordinariamente es necesario para permanecer sensato y psicológicamente saludable, él puede descubrir nuevas maneras de ganar el control como una forma de protección.

 

Suena complicado, pero no lo es. Noten el siguiente ejemplo, basado en una historia verídica:  El esposo es un abogado, y la esposa es un ama de casa. Según la carrera del marido va prosperando, él encuentra necesario pasar más tiempo trabajando de lo que antes lo hacía, creando un sentido de abandono en su esposa, quien encuentra que ella debe criar virtualmente sola a sus dos niños. El marido fue criado en el catolicismo, y aunque está intentando criar su familia como católicos, la esposa encontró una mejor fuente de amistad cuando los Testigos llegaron a su puerta. (Una persona que está sola e insegura cuando se trata de aceptar nuevos amigos a veces pasa por alto muchas buenas preguntas que son críticas.)

 

Joan abrió sus brazos a la amistad de los Testigos en un momento de su vida cuando ella estaba poniéndose cada vez más insegura sobre su matrimonio, y sentía una preocupación gradual por el destino final de ella y sus niños. Ella calló en la carnada ofrecida por la Watchtower y comenzó a estudiar con ellos, progresando rápidamente. Aunque ella tuvo cuidado para esconderse de su esposo mientras estudiaba con los Testigos, Joan empezó a sentir un nuevo sentido de poder y control en su vida que ella anteriormente no había experimentado. Ahora ella tiene las esperanzas de vivir en el futuro en un paraíso en la  tierra, con o sin su marido. Si ella criara a sus hijos en  una “mentalidad regulándose en Jehová”, ellos estarían seguros cuando venga el Armagedón.  Aun si ella no se salvara al final, por lo menos sus hijos se salvarían. Esta nueva esperanza, son refrescadas regularmente mediante su asociación con los Testigos en el Salón del Reino y en sus estudios en el hogar, esto se ha convertido en algo como una droga que le permite a ella vivir una nueva vida, y contrario a las drogas químicas, ésta sale desde sus entrañas, tomando forma de espiritualidad.

 

¡Eventualmente su esposo averiguó que ella había estado estudiando con los Testigos y de hecho iba a bautizarse! Él inmediatamente contrató a un asesor en abandono para tratar de sacarla de los Testigos.

 

Una cosa debe entenderse a estas alturas, que por lo general se pasa por alto. Si un ser amado ha encontrado una manera de  “finalmente” codearse con la vida (sea con las drogas químicas, alcohol, o aún una la religión), y esta nueva dirección tiene las características eufóricas como las drogas o considerablemente le aumentó el sentido de poder personal (es decir, más confianza, estabilidad, seguridad), entonces:

 

(1) uno sencillamente no puede quitárselo a la persona sin entrar en una lucha. Su resiente encontrada fe y la perspectiva sobre el mundo se ha vuelto la motivación que predomina en su vida; todo lo demás es subordinado para él.  Todo lo demás pueden potencialmente “barrerlo debajo de la alfombra” con tal de mantener este sentido eufórico de fortaleza.

 

(2) la mayoría de las veces, el compañero frenético (o los parientes) en parte es responsable de que su ser amado se haya envuelto aceptando este nuevo mecanismo de control.  Quizá no se le confió para que tomaran alguna decisión, se abusó de él verbalmente, se le ignoraba, o restringió mediante reglas difíciles o incluso reglas sin verbalizar.  Esto le dio un sentido de insuficiencia. Por otro lado, quizás su compañero sospechaba que usted le era infiel, o que ya no le amaba, etc.  Su nuevo idealismo le trajo un sentido que en la vida tiene un significado, lo que parece ser la única cosa que le permitirá mantener su cordura en estas circunstancias.  Y entonces, la misma persona que en primer lugar le “causó” éste estado mental desagradable ¿ahora quiere “arrebatarle violentamente” la única esperanza que alguna vez haya tenido? ¡No señor, jamás en su vida!  Un mártir acaba de surgir.

Por qué Un “Ataque Ofensivo de Información” Podría No Funcionar   

Cuando usted comprende que las “drogas fuertes” como las expresadas anteriormente pueden ser el pegamento que mantiene a su ser amado pegado a su nueva encontrada fe, usted también puede apreciar que intentar removerlos puede ser contraproducente, e incluso destruiría sus oportunidades de hablarles luego.  Debido a que en parte su envolvimiento es consecuencia de su relación fallida con ellos, los sentimientos de enojo, el resentimiento e incluso la “violación psicológica” puede surgir de su parte. Yo he trabajado en casos dónde la esposa supo exactamente por qué ella se había involucrado con los Testigos y posteriormente me lo dijo. Una me expresó que ella quiso tener algún vestigio de independencia y autoestima para evitar volverse loca. ¡Ella tenía cinco hijos y su esposo no le permitía ni siquiera pagar las facturas! Él tomaba todas las decisiones; él determinó cuál religión y la iglesia que se iba seguir.  El resentimiento debido a esta falta de control fue relevado de la única manera que ella podría ver cómo, volviéndose “alguien” por lo menos para alguien, y sencillamente fueron los Testigos que se le cruzaron en su camino. Ellos la hicieron sentir respetada y amada, algo que ella antes nunca había experimentado.

 

Típicamente, la reacción del esposo fue conseguir toda la información y los recursos que él podría reunir, y a un sacerdote, e ir tras ella con su Biblia y todos los errores de la Watchtower. Cuando eso no funcionó, él contrató a dos asesores en abandono. ¡Sin embargo, como en muchas situaciones, él era quien realmente necesitaba más la consejería! Él lo que necesitaba hacer era concederle un poco de autoridad a su esposa y respetarla en su propio dominio.  Yo estoy convencido que si él lo hubiese hecho así, ella habría soltado a los Testigo como si fueran una patata caliente. Pero para ella, esto le mantenía su cordura en medio de la insoportable dictadura en su vida. Su ataque contra los Testigos de hecho sólo la hicieron sentirse más resentida porque él no veía lo que verdaderamente era su problema. De ninguna manera ella se saldría de los Testigos, era la única cosa que le impedía rendirse.

 

Yo he encontrado que en la mayoría de los escenarios entre marido-y-esposa dónde uno se une y el otro quiere sacarlo fuera, que ayudándoles a reconciliar sus diferencias personales es EL MAYOR PASO que debe tomarse antes de que cualquier intervención pueda tener verdadero éxito. Dentro de los cultos hay nunca una escasez de información para condenarlos. El problema puede que no sean los demonios, las falsas doctrinas o incluso el lavado de cerebro. Puede ser usted.

 

La consejería es la mejor arena para traer los problemas a la superficie que subraya la experiencia en el culto. Al evaluar un caso para una posible intervención, pienso que es importante preguntar si ellos han visitado un consejero matrimonial. La respuesta con frecuencia le dice a uno si hay un problema, sin hacer cualquier otra pregunta.  “Yo lo he intentado, pero no puedo hacer que visite un consejero”.  “Él es demasiado terco, él no iría aún si yo lo amenazara con divorciarme”.  “Ella o Él no cambiarán, es esa maldi__  religión”.  Respuestas como éstas son como una luz roja intermitente en mi cabeza.  La comunicación se ha roto, y ellos quieren que uno les limpie su enredo. En este caso, el mejor paso que usualmente se debe tomar es acudir a un consejero matrimonial o familiar.  Si “sólo” se tiene éxito mejorando la comunicación entre ambos, ha hecho una gran parte del trabajo que falta por hacer. ¡Difícilmente uno puede esperar que un ser amado considere objetivamente una evidencia que ellos la han tomado como una tontería a seguir, si ellos albergan un resentimiento oculto contra usted!

Qué puede Hacerse  

Si usted ha determinado que su ser amado, de hecho, está involucrado en un culto destructivo, esté consciente que ellos probablemente creerán que usted y todos aquellos que intente disuadirlo para dejar su religión están equivocado y guiado directamente por el diablo. Ellos han encontrado “la verdad”, y es la cosa mejor que les haya pasado alguna vez  (así es como piensan). Usted es el que ha venido para quitarle esa cosa nueva y preciada. Eso es todo lo que pueden ver. Intente entender cómo ellos lo ven a usted, y ore a Dios para que le dé su gracia y empatía para que pueda capear el temporal sin perderlos. Usted necesitará mucha paciencia, y ayuda. No les llame tontos o se burle de su religión. Asuma una postura de curiosidad no obstante también de preocupación. Si usted ha sido su mayor antagonista, entonces intente conseguir a otros miembros familiares o viejos amigos para lograr una mayor objetividad. Busque un consejero matrimonial o familiar que haya leído “Combatiendo el Control Mental de las Sectas”  u otros trabajos similares, y que por lo menos entienda los elementos esenciales sobre los cultos y sus técnicas. Los consejos de un asesor en abandono también pueden buscarse. Usted está intentando rehabilitar una persona que se ha extraviado de su forma de ser. Si usted les muestra afecto caluroso y amor  en lugar de construir una hoguera debajo de ellos, el culto puede que ya no les sirva de mucha utilidad a ellos.

Lo Que Debe Hacer y no Hacer  

QUE NO HACER...   

... no tenga ataques verbales (¡o físicos!), creando así barreras en la comunicación. Ellos tienen un complejo de persecución heredado del culto, creyendo que todos los que no son miembros son agentes de Satanás. ¡No les alimente ese complejo! Mantenga una postura de curiosidad no obstante, de preocupación, esfuércese por conseguir que ellos vean las cosas desde otra perspectiva.

 

... discutir sobre pasajes bíblicos (es el error más común). ¡Su problema no es la falta de conocimiento, sino la incapacidad de procesarlo correctamente!  A ellos deben enseñárseles cómo procesar los hechos de forma consistente, y antes de que usted pueda enseñarles, usted necesita ganar su confianza y respeto.

QUE HACER...  

... edúquese usted mismo en el área de las técnicas del control mental por los cultos, a través de libros y seminarios. Hable con  miembros anteriores de cualquier grupo, siendo que las técnicas de los cultos son todas bastante similares.

 

... reclute la ayuda de otros, ya sean profesionales en el campo, o educando a los amigos y miembros de la familia y solicitando su apoyo. Los más viejos amigos de la víctima son los más eficaces.

 

... ore por ellos. Pídale a Dios que Él le conceda a usted sabiduría y las circunstancias para lograr la intervención, y que si resulta que todavía no estaban listos, que Él prepare las circunstancias necesarias para prepararlos para que tengan una  desilusión con el grupo y el deseo de obtener algo mejor. ¡Pídale paciencia y sabiduría para usted también!


Volver a Español

back to psych issues

back to home page