http://www.freeminds.org/psych/lifton.htm

Re-impreso de la Hoja Informativa Ministerios Betel, de marzo / abril de 1990  

Ocho Distintivos de un Culto con Control Mental 

Por  Randall Watters

Traducido por David García Claussell

Eight Marks of a Mind-Control Cult

 

Lavado de cerebro se ha vuelto casi una palabra hogareña para estas últimas dos décadas mas o menos. En 1961, Robert J. Lifton escribió un libro muy preciso sobre este tema: Thought Reform and the Psychology of Totalism [“La Reforma del Pensamiento y la Psicología del Totalismo”], después de estudiar los efectos del control mental sobre los prisioneros de guerra estadounidenses bajo los chinos comunistas. Lifton perfila ocho factores que pueden usarse para identificar si un grupo es un culto destructivo o no. Cualquier religión autoritaria debe sostenerse frente a una luz para poder determinar simplemente cuán destructivas son sus influencias sobre sus miembros. Juzguen por ustedes mismos.

Milieu Control

“Milieu” es una palabra francesa que significa, “entorno;  medio ambiente”. Los cultos pueden controlar el ambiente alrededor de sus reclutas de diversas maneras, pero casi siempre utilizando una forma de aislamiento. Los reclutas pueden separarse físicamente de la sociedad, ó a ellos pueden advertirles bajo amenaza de castigo que se mantengan distanciados de los medios de comunicación educativos en el mundo, especialmente cuando podrían provocarles tener pensamientos críticos. Cualquier libro, películas o testimonios de ex-miembros del grupo, o incluso a cualquiera que critique al grupo en la forma que sea debe ser eludido. 

La información se guarda cuidadosamente sobre cada recluta por la madre organización.  A todos se les vigila, para que no se queden atrás ó se les adelanten demasiado en sus pensamientos a la organización. Porque al parecer es la organización la que sabe demasiado, de todo y sobre todos, ella aparenta ser omnisciente ante los ojos de sus reclutados.

Manipulación Mística 

En los cultos religiosos, Dios siempre está presente en todo lo que hace la organización. Si una persona se separa por cualquier razón, o por un accidente ó desgracia que pueda ocurrirle siempre se le atribuye a un castigo de Dios sobre ellos. Para los fieles, se dice que siempre los ángeles están trabajando para ellos, y las historias circulan sobre cómo Dios verdaderamente está haciendo cosas maravillosas entre ellos, porque ellos son “la verdad”.  Por consiguiente, a la organización, se le imparte un cierto “misterio” que realmente es bien seductor para el nuevo recluta.

Exigencia de Pureza 

Al mundo se pinta como blanco y negro, con muy poco espacio para tomar decisiones personales basadas en una conciencia amaestrada. Una vez que la conducta se moldea conforme a la ideología del grupo, como es enseñado en su literatura.  A las personas y las organizaciones se pintan como buenas ó malas, eso dependiendo de su relación con el culto.

Las tendencias universales de culpa y vergüenza se utilizan para controlar los individuos, incluso aún después que ellos se salen. Hay gran dificultad entendiendo las complejidades de la moralidad humana, siendo que todo se polariza y se simplifica demasiado. Todas las cosas que sean clasificadas como malas serán rehuidas, y la pureza se obtiene a través de inmergirse en las ideologías del culto.

Culto a la Confesión

Los pecados serios (como se definen por la organización) serán confesados inmediatamente. Se debe informar sobre los miembros que estén caminado en contra de las reglas.

 

A menudo hay una tendencia de recibir alivio auto-degradándose a través de las confesiones. Esto ocurre cuando todos deben confesar sus pecados ante ellos mismos regularmente, creando un intenso tipo de “unidad” dentro del grupo. También les permite desde adentro a los líderes ejercer autoridad sobre los más débiles, utilizando sus “pecados” como un látigo para que continúen adelante.

La " Sacralización de la Ciencia " 

La ideología del culto se convierte en la última visión moral para el ordenamiento de la existencia humana. La ideología es demasiado “sagrada” para atreverse a cuestionarla, y una reverencia se exige para sus líderes. La ideología del culto hace una reclamación exagerada de poseer una lógica hermética, haciéndola parecer como la verdad absoluta sin contradicciones. Tal atractivo sistema ofrece una seguridad.

La Carga del lenguaje

Lifton explica el uso prolífico de “los clichés finalizado-pensamiento”, expresiones o palabras que se diseñan para poner fin a una conversación o controversia. Todos estamos familiarizados con el uso de los clichés como “capitalistas” y “imperialista”,  según se usaron por los demostradores anti-bélicos en los años 60.  Tales clichés son expresados fácil y prontamente.  A ellos se les llaman el “lenguaje de no-pensar”, ya que la discusión se termina, no permitiendo una consideración adicional.

En la Watchtower, por ejemplo, las expresiones como “la verdad”, la “madre organización”, el “nuevo sistema”, “apóstata” y  “mundanos” lleva consigo un juicio sobre los de afuera, dejándolos indignos de recibir una consideración adicional.

La doctrina Sobre la Persona 

La experiencia humana se subordina ante la doctrina, no importa cuán profundas o contradictorias parezcan ser tales experiencias.  Se altera la historia del culto para que se ajuste a su lógica doctrinal. La persona es sólo valiosa en tanto y en cuanto ellos se conformen al modelo protagónico del culto. Se desatienden las percepciones del sentido común si ellas son hostiles a la ideología del culto.

Dispensación de la Existencia 

El culto decide quién tiene el “derecho” de existir y quién no. Ellos deciden quién perecerá en la batalla final del bien sobre el mal. Los líderes deciden qué libros de historia son exactos y cuáles están prejuiciados. ¡Pueden separarse de los familiares y pueden engañarse a los de afuera, ya que ellos no están adecuados para existir!


Volver a Español 

back to Psychological Issues

back to home page