la reimpresión de enero / Feb. 1990 de la revista Bethel Ministries Newsletter

http://www.freeminds.org/psych/deprog.htm

 

 

Desprogramación y el Asesoramiento en Abandono: 

¿Ello, es Para Cristianos?

Por Randall Watters

Traducido Por David Garcia de

Deprogramming and Exit-Counseling”: 

Are They for Christians?”

 

Usted está sentado en un cuarto de hotel, pensando que le gustaría estar en cualquier otra parte del mundo menos dónde está ahora. Sentado su lado está su madre, mostrando en su rostro la tensión de los últimos tres días que son evidentes por las líneas en su cara. Su hermano de 27 años de edad está también allí, no porque lo desee, sino como parte de una sesión de tres días diseñada (de acuerdo a su perspectiva) para desafiar su fe en lo que es la organización de la Watchtower.

 

...El primer día él estaba bien seguro, asertivo e incluso arrogante defendiendo su fe. Hoy ya no está tan seguro de qué pensar sobre la organización donde hay sobre cuatro millones de personas que siguen las enseñanzas del élite Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová en la ciudad de Nueva York.

 

Debido a la agotamiento por estar sentado durante varios días, y un extraño de aproximadamente treinta años de edad haciéndole algunas preguntas punzantes a este hombre joven, y esperando por sus respuestas. En lugar de ponerle palabras en su boca, él está dispuesto a esperar en silencio, a veces durante cinco minutos o más, para que el joven le conteste esas preguntas de su propio acuerdo. Usted quiere decirle con tantas ganas qué está a punto de gritarle. ¿Por qué él no puede ver más allá? Su madre no le va a ayudar con las respuestas, él ahora no tiene a nadie quien le ayude.

¿Este joven fue secuestrado? ¿Él está siendo detenido en contra su voluntad?  

No, él está atravesando por lo que normalmente se le llama una intervención, que es prima del escenario más sensacional de lo que se conoce como desprogramación.

La desprogramación ganó notoriedad para los años setenta a través de figuras como Ted Patrick, un hombre de tez negra pequeño y grueso quien se dispuso a infiltrase en el bajo mundo de los cultos religiosos para así poder librar a personas jóvenes que fueron alcanzadas por las garras de organizaciones engañosas. Anteriormente había sido nombrado director de relaciones de la comunidad en San Diego y los condados Imperiales de California por el gobernador Ronald Reagan.  Patrick se involucró cuando su hijo Michael se envolvió con una banda de adolescentes de un grupo de evangelización llamados los Niños de Dios. Curioso, Patrick los buscó, buscando infiltrarse en su grupo simplemente para saber por si mismo de qué se trataba todo. Él descubrió un intenso programa de adoctrinamiento diseñado para desgastar las defensas naturales de las personas jóvenes (¡y de mediana edad, como el caso de él!) a través de un bombardeo constante de propaganda, depravación de sueño, y el estímulo sensual acoplándolo con lectura de versos bíblicos. Inesperadamente, el propio Patrick empezó a sentir que estaba perdiendo el control de la realidad, como si él estuviera siendo arrastrado bajo el hechizo de un hipnotizador.  

Después de escapar del grupo, Patrick comenzó una investigación sobre los cultos religiosos que lo llevó a un nuevo tipo de trabajo libertador conocido como desprogramación.  Él era conocido por los cultos como el “relámpago negro” por su acercamiento sin titubeos, a él se le veía por los padres y sus hijos ya desprogramados como un salvador, pero era visto como el diablo encarnado por los Moonies, Niños de Dios, Hare Krishnas, etc., 

Ted Patrick fue uno entre las docenas que entraron al campo de la desprogramación quienes eran miembros anteriores de cultos. Debido a la necesidad de raptar a menudo a las víctimas del culto para separarlos el tiempo suficiente del grupo y así poder hablar con ellos, a ellos, ocasionalmente se les encarcelaba si la desprogramación no funcionaba y si la víctima del culto sometía cargos (por la insistencia del culto). Sin embargo, cuando se trataba de menores, la policía a menudo ayudaba con el rapto, bajo la dirección de los padres de la víctima.

Asesoramiento en Abandono

Al tiempo que la desprogramación todavía existe en pequeña escala, un acercamiento más deseable está utilizándose en estos últimos años, como es explicado por Steven Hassan en el libro: Combatiendo el Control Mental de las Sectas. Steven era clasificado como un alto oficial en la jerarquía de la Iglesia de Unificación (Moonies). Él fue desprogramado después de que él se durmió por agotamiento y chocó mientras manejaba una guagua tipo van o furgoneta para recolectar fondos. Su madre judía le había orado a Dios para que se le rompiera una pierna, y eso fue exactamente lo que le sucedió, dándole así la ocasión a la familia para contratar al desprogramador. La sesión tuvo éxito, y Steve es ahora uno de los consultivos más activos de una nueva casta de hombres y mujeres conocido como asesor en abandono. Esto es meramente un título más pulido para lo que es un desprogramador, ¿o hay una diferencia?

La desprogramación  generalmente involucra raptar o aislar a la persona del culto. Recientemente en el programa de televisión titulado 48 Horas un desprogramador, llamado Rick Ross de Arizona, viajó a Alaska para ayudar a desenredar un joven de las garras de una iglesia fundamentalista local que se cree usa técnicas de control mental sobre sus miembros. El joven fue raptado por la familia y llevado a un cuarto de hotel dónde fue sometido a preguntas e investigaciones durante varios días. Al tiempo, el joven terminó dejando el grupo, algunos de los televidentes sintieron que la desprogramación en sí misma es otra forma de control mental, usada al revés para sacar a una persona de un grupo aberrante.

Margaret T. Singer, Profesora de Psicología en la Universidad de California Berkeley y una experta en el campo del control mental por los cultos, explicó que éste no es el caso. 

“Yo personalmente veo la entrada a un culto y la desprogramación como fenómenos psicológicos enteramente distintos. Entrar a un culto consiste en que el reclutador del culto consigue detener el proceso del pensamiento del nuevo recluta, para que sólo piense en los términos y conceptos del culto, para detener el pensamiento en cuanto a su pasado y así darle un [estrecho] marco de pensamiento... El proceso de desprogramación es uno más liberado para que la persona utilice su mente una vez más y pueda reflejar, pensar, razonar y para que pueda confiar en sus propias experiencias”. --de un Programa televisivo en 1979, titulado: Hágase Tu Voluntad.

Mientras que la mayoría de nosotros repudiamos la idea de usar cualquier táctica de “mano dura” sobre un ser que amamos, algunos (usualmente los padres de niños involucrados en cultos extremistas) sienten que el culto es tan peligroso que vale la pena hacerlo aunque se expongan a un posible arresto. No obstante, la idea factible de una “intervención” (un evento involucrando un asesor en abandono) suena más atractiva, ya que no se utiliza la fuerza ni se involucra el engaño. ¿Cómo se procede en una intervención? ¿Quiénes están calificados para ser asesores en abandono?

Una intervención comienza con una llamada telefónica. Un pariente o amigo del miembro del culto consulta con un asesor en abandono. Se le envía por correo un documento de evaluación sobre el caso para que sea llenado, describiendo la historia completa de cómo se envolvió la persona en el culto, y cómo sus miembros familiares han reaccionado con él y qué esfuerzos se han hecho para hablar con el miembro del culto y sacarlo de ese ambiente, etc. El caso se examina por el asesor en abandono. Se discuten las tácticas y el costo (los precios a menudo suman a varios miles de dólares cuando los gastos de viaje, etc. se toman en consideración). Si se llega a un acuerdo por ambas partes, se prepara un plan inicial de acción, ya sea en forma descubierta o encubierta. Un plan descubierto involucra usar un acercamiento directo, típicamente es una sesión de tres días con la víctima. Para aquéllos que no están de acuerdo en aceptar una intervención directa y descubierta, se discute entonces un plan encubierto. Que a menudo incluye mucho trabajo preparatorio, como colocar encuentros circunstanciales con la víctima por varios miembros anteriores de cultos (normalmente miembros anteriores de diferentes grupos religiosos) quiénes al parecer se encuentran “de casualidad”  con el miembro del culto.  Estos encuentros incluyen compartir un poco del testimonio de los miembros del culto, esperando sembrar algunas semillas de pensamiento crítico donde haya una similitud con el del propio envolvimiento de la víctima.  Tales encuentros pueden hacerse en las paradas de autobús, en las tiendas, el trabajo o incluso en el hogar, como cuando se le pide por otros miembros familiares a un “extraño” venir a cenar. El concepto es simple: Un (por ejemplo) Testigo de Jehová no se siente amenazado hablando con un anterior Moonie, pero cuando se discuten las técnicas de control mental por los Moonie, el Testigo de Jehová puede empezar a darse cuenta de las similitudes aterradoras (que hay) entre las dos organizaciones, aunque varíen ampliamente en doctrinas, pero por otra parte son bastante similares en sus técnicas de control mental.

Cuando ya se ha puesto suficiente fundamento en las intervenciones encubiertas, se trae al asesor en abandono junto con un ex-miembro de un culto.

Una intervención típicamente dura de 3 a 5 días. Se programa durante el tiempo cuando el miembro del culto esté accesible, y cuando los amigos, familiares o interesados estén disponibles por lo menos durante tres días. El lugar normalmente será en un cuarto de hotel o cualquier lugar dónde las distracciones no impidan las conversaciones. Los familiares le informaran al miembro del culto en la mañana del primer día que ellos han estado interesados en que quizás él no ha sido totalmente informado sobre la organización en la cual él se ha envuelto. Los familiares quieren estar seguros que él está totalmente informado desde todas las perspectivas. Si el miembro del culto posteriormente desea permanecer en la organización, ellos le explican, que ésa es su decisión.  Que ellos no lo obligarán a que se salga; ellos solo quieren asegurarse que él está haciendo la decisión correcta. Este tipo de acercamiento, mientras que limita al asesor, le da las siguientes ventajas al miembro del culto:

La Confrontación 

La familia le informa al miembro del culto sobre la intervención en la mañana que se va ha comenzar, esto para evitar el desarrollo de una paranoia excesiva. También no le permite tiempo para que consulte con sus líderes quienes siempre buscarán convencerlo para que no asista.  A él se le informa sobre las grandes dificultades y los gastos que ha atravesado la familia sólo para preparar esto, para asegurarse que él está haciendo lo que es correcto. Nadie quiere parecer un estrecho-mental o un tonto por negarse a hablar con un forastero sobre algo, así que es mucho lo que descansa en lo comunicativo que sea el miembro. La mayoría de ellos no quieren ver a sus familiares pasar por muchos problemas y gastos debido a su beneficio, y encima desilusionarlos, especialmente si están presentes amigos preocupados a quienes ellos aman. Además, el miembro, por lo general casi siempre está seguro que él puede defenderse, siempre y cuando, no se use la intimidación. ¡Él puede verlo incluso como una oportunidad para sostener su propia fe y demostrarle a su familia que él conoce lo mejor, y no es ninguna víctima del control mental!

El Primer Día  

El asesor en abandono es cuidadoso de apoyar al acometido de su cliente, en lugar de desgarrarlo.  A él no se le acusa de tener el “celebro lavado” o de ser un estúpido, ya que ninguna de estas dos cosas son ciertas. 

Además, las víctimas de los cultos no son característicamente menos inteligentes que las demás personas. Si algo, ellos son a menudo la “crema y nata”, por así decirlo--los jóvenes, los inteligentes, los idealistas, aunque siempre caen con frecuencia los ingenuos. En peculiaridad se reclutan durante un tiempo de transición en su vida, cuando ellos están más vulnerables a la coerción externa y la manipulación. 

La intervención consistirá casi completamente de un diálogo y preguntas, el asesor en abandono intenta conseguir que el miembro del culto piense a través de las razones por qué él se involucró en la organización, y si es que habían o no, las suficientes razones legítimas para hacerlo sin haber hecho una completa investigación del grupo. La convicción del asesor en abandono es que una vez el miembro esté consciente de las fallas lógicas en la estructura de sus creencias y su obediencia, así como los factores emocionales que lo atan al culto, él no se sentirá cómodo permaneciendo en la organización. 

Cintas de vídeos sobre otras religiones, políticos, o psicología de control mental por grupos a menudo se le muestran.  Cuando el miembro oye el testimonio de otras personas que creyeron que ellos solo tenían la verdad, y estaban siguiendo al profeta escogido por Dios y que estaban en la única verdadera organización sobre la tierra, él experimentará una disonancia interna. El asesor en abandono tiene el cuidado de no añadir tensión demás sobre el miembro del culto. Él llevará poco a poco al acometido de su cliente, para evitar que se perturbe.

Después de observar los testimonios de ex-miembros de otros grupos, se le hace preguntas sobre, sí ó no, aquéllos que aparecieron en esas entrevistas le parecían a él ser personas “anormales” o si ellos eran personas normales quienes  simplemente fueron engañadas. “¿Cómo ellos se sentían sobre su organización y/o líder?”  “¿Cuáles fueron sus motivos para envolverse?”  Y  “¿Por qué ellos finalmente escogieron salirse?”.  Estas son preguntas comunes que se hacen por el asesor en abandono. Eventualmente el miembro puede llegar a ver que a pesar de las diferencias superficiales en doctrinas o apariencia, la mayoría de los cultos utilizan las mismas técnicas de control mental, el miedo y la culpa para retener a sus miembros. Con mucha frecuencia él simultáneamente notará evidencia de esto en su propia organización, y puede ser también cuestionado sobre esto por el asesor en abandono.

El Segundo Día  

Este día puede incluir echar una mirada más íntima a la dirección y organización del miembro. En lugar de derribarles el carácter, la historia del líder y la organización se examinan bien objetivamente, utilizando la propia literatura de ellos y otras fuentes históricas, y quizás cualquier nota periodística sobre el asunto que sea buena (artículos de periódicos, revistas, libros, documentales cinematográficos, etc.).  El asesor en abandono le permite al miembro que desafíe la validez de la evidencia crítica que le es presentada, pero ya preparado para demostrale más allá de toda duda la veracidad de lo que se le ha dicho (¡ellos cargan siempre un maletín grande!). Cuidadoso de no ser dogmático, el asesor en abandono o el ex-miembro acompañante de la organización le permiten al miembro que exprese todo lo que quiera, mientras serenamente desafían las razones que da el miembro porqué no cree lo que está presentándosele. El tema no se cambia, hasta que el asunto presente quede resuelto hasta cierto punto, tampoco el asesor le permite al miembro desviarse de la discusión para evitar enfrentarse a los hechos.

A veces para finales del segundo día, el miembro del culto puede empezar a mostrar señales de duda en su organización, haciendo declaraciones como: “Bien, si es que yo me fuera a salir...”  Ésta es una señal que la intervención hasta ahora ha tenido éxito.

El Tercer Día  

Este día podría centrarse en una discusión de lo que el miembro puede sentir que sea correcto o incorrecto según su conciencia. Si todo va bien, la curiosidad se le desarrolla y el miembro tendrá algunas preguntas. Si él está en un culto que utiliza la Biblia (como los Testigos de Jehová), entonces se discute sobre temas bíblicos.  Aquí es donde la especialización del anterior miembro del culto que ha estado presente es bien útil.  A menudo él o ella ahora son cristianos, y han tenido extensa preparación en la interpretación bíblica, e historia de la Biblia. Él puede presentar la cristiandad como una religión histórica, con doctrinas que sean entendidas en su contexto histórico original, no según lo dijo algún profeta moderno de hoy día. Se le explica que la interpretación no es ningún misterio, tampoco es algo exclusivo de unos pocos escogidos. El asesor en abandono también señala que hay vida afuera de esa organización, y el ex-miembro que está presente es prueba de ello; él ahora está viviendo una vida completa y feliz.

Ya para finales del tercer día, suficiente información se habrá discutido y seguido con bastante diálogo que el mismo miembro ya reconocerá muchos errores bajo su propia percepción sobre la organización.  Se le pregunta qué él va a hacer sobre esto ahora. ¿Él podría concienzudamente permanecer esa organización, cuándo no le han dicho la verdad o ha descubierto mentiras escandalosas u otros temas bochornosos? ¿Podría él evangelizar honestamente a otros para llevarlos a esa organización, sabiendo que por lo menos en parte es una mentira?  Tales preguntas a menudo producen una decisión de separarse del grupo, por lo menos durante un tiempo. Un compromiso absoluto de salirse no es necesario, siempre y cuando se le dé el seguimiento apropiado. El miembro ya ha llegado a sus propias conclusiones, él solo necesita algún tiempo para reflexionar.  Se le pide que se mantenga distanciado durante algún tiempo del culto, lo que le ayudará a que él aclare sus pensamientos. Si el miembro ha logrado atravesar esto más o menos por tres días, él probablemente no volverá a la organización excepto en un esfuerzo para iluminar a otros sobre lo que él ha aprendido.

El Seguimiento

Es necesario darle seguimiento por varias razones:  

El seguimiento debe consistir en un contacto continuo con el asesor en abandono así como con el ex-miembro, para contestarles sus preguntas, proporcionarle apoyo moral, y tener a alguien que le escuche comprensivamente, y para que le anime a enfrentarse al resto de su vida como un nuevo desafío. Pueden acordarse actividades para disminuir la tensión incurrida durante la intervención, como los deportes y la recreación, y tiempo con el resto de sus familiares. Es importante que él se asocie solo con personas normales. Eventualmente, se le debe animar para que comparta su testimonio, que en sí es una terapia eficaz.  Déjenle saber que él no está solo; introdúzcalo en un grupo de apoyo. La recuperación también toma algún tiempo, y a los familiares o amigos deben decírseles que no apresuren la recuperación. Cualquier problema emocional o psicológico que existió antes de su envolvimiento en el culto también hay que tratar con ella, quizás a través del mismo asesor. 

 

La liberación total de un anterior miembro de un culto es un proceso continuo, y a veces toma muchos años. ¡Pero están bien invertidos cuando involucra a alguien que nosotros amamos de verdad!

¿Qué puedo Hacer?   

Muchos pueden querer explorar la opción de un asesor en abandono para alguien que ellos aman y que está envuelto en un culto, incluyendo el caso de los Testigos de Jehová. Ellos pueden haber probado casi todo incluyendo años de oración, pero sin éxito. Mientras se debe continuar orando, hay más que usted puede hacer. ¿Qué puede ayudarle a usted a aprender más sobre esto?

 

Lea tantos libros del asunto como pueda (como Combatiendo El Control Mental de las Sectas). Lea libros escritos por miembros anteriores de cultos de diferentes grupos. Asista a los seminarios que se dan por los ministerios locales sobre sectas. ¡Usted nunca estará sobre preparado exorbitantemente bien!

Por los costos de una intervención es razonable no apresurarse a tal decisión, aunque la mayoría de los asesores en abandono trabajan en una escala fluctuante de casos que son difíciles. Pero aun cuando usted no escoja esta ruta, hay algunos principios legítimos que podemos aprender de los asesores en abandono y sus experiencias:

No asuma que los sectarios son personas lo suficientemente objetivas para discutir con usted doctrinas bíblicas o la “verdad”. Ellos son víctimas del control mental y de un adoctrinamiento fóbico.  Jugar un juego de “damas” con unas escrituras ya seleccionadas no sólo es inútil sino contraproducente alcanzándolos. (2ª Tim. 2:14).  

No los desafíe o los ataque, esto solo levantará sus defensas y hará que sus esfuerzos sean inútiles en la mayoría de los casos.

Usted no está allí, para decirles a ellos que están equivocados y que acepten otra cosa como la verdad, sino que usted tiene que ayudarles a entender qué son los principios del control mental, y que reevalúen su decisión para meterse en ese grupo, y para que adquieran discernimiento y puedan hacer decisiones más prudentes.  

Cualquier interés en la Biblia será solo aparente. Esto puede canalizarse interpretando la Biblia a través de un acercamiento histórico. Luego puede contrastarse la verdadera cristiandad con la aparente cristiandad.  

Tome una postura de curiosidad, no obstante, de preocupación.  Hágales razonar que usted quiere entender qué es lo que ellos creen y por qué lo creen.

Demonios y Desprogramación 

Muchas personas en las iglesias cristianas creen que los cultos son víctimas de opresión satánica ó de posesión. Algunos automáticamente pensarán que “todos” los miembros de los cultos están poseídos por demonios, y que el usar cualquier técnica “psicológica” con ellos es una pérdida de tiempo; ¡a ellos en cambio deben sacárseles los demonios fuera! Esto por mucho se ha probado que no es cierto por aproximadamente cien ministerios de cultos con quienes estamos conectados en la red. ¡Además, intentando “expulsarles los demonios” casi siempre va ha impedirle al miembro del culto que vuelva a dialogar con usted nuevamente, o por lo menos que lo tomen en serio!

La Biblia no nos dice que todas las personas que creen en falsas doctrinas están poseídas de demonios. Sí nos advierte de “doctrinas de demonios” (1ª Tim. 4:1), significando que son ideas y conceptos inventados y propagados por los ángeles caídos. ¡Pero noten que las ideas falsas están en la  “mente”, y uno tiene que tratar con la “mente” para conseguir eliminar las ideas falsas! Estos demonios operan principalmente a través del engaño, no con fuerza física o restringiendo corporalmente.   Ellos les mienten a las personas, cerrándole así sus mentes. Usted, en contraste, debe orar que Dios les abra sus mentes, y les conceda claros pensamientos.

Concédales Tener Libre Elección  

No todos los que entran en los cultos están muy interesados en servir a Dios. Algunos pueden haberse unido por razones egoístas, debido a sus amigos, o por obtener poder. Uno puede descubrir durante su asesoramiento en abandono que ellos no están interesados en Dios o en la Biblia, sino que simplemente quieren pensar claramente una vez más. Esto debe respetarse. El Señor Jesucristo no quiere “torcerles el brazo” a quienes no están interesados en servirle.  La obra del Espíritu Santo en la tierra hoy día es enseñar, convencer y atraer a las personas a Cristo (Juan 16: 8-11). Si nosotros les hablamos lo que dice la Biblia y no hay ninguna respuesta, entonces podemos asumir que el Espíritu Santo aun no los ha atraído, y no necesitamos insistir en la “predicación” a estos.

Incluso para aquéllos que están interesados en la Biblia, es de suma importancia que a ellos se les dé algún espacio para pensar por ellos mismos. ¡Cuán confuso es que le digan a uno que está equivocado, y entonces simultáneamente presentarle “otra” versión de la verdad, sobre todo cuando usted incluso no ha dominado todavía cómo discernir lo que “es” la verdad!  Este acercamiento puede alejarlos de la Biblia (¡ó por lo menos de usted!) para siempre. La oración y paciencia es su recurso más eficaz. ¡Por nuestra propia experiencia, el Testigo de Jehová promedio que se separa, se toma unos cinco años o más en recuperarse, y usted no debe apresurar ese proceso!


Volver a Español

back to Psychological Issues
back to Free Minds Home Page