http://www.exjws.net/museum/dailyeagle.htm

 

PERIÓDICO BROOKLYN DAILY EAGLE - 29 de OCTUBRE de 1911 en el Escándalo de C. T. Russell

Traducido por David García Claussell de:

BROOKLYN DAILY EAGLE – OCTOBER 29, 1911 on C. T. Russell’s Scandal

 

NIÑA BESÓ AL PASTOR Y SE SENTABA EN SU FALDA 
Pero el Sr. Russell en el Tabernáculo: Se Sometía a Esto Sólo Por Ser Amable. 

 

PUEDE HABERLE SENTIDO SU PULSO 
Él A Veces Atendía los Enfermos, Encerrado con llave en Otro Cuarto con una Niña Inocentemente. 
(Especial al periódico The Eagle)


PERIÓDICO BROOKLYN DAILY EAGLE - 29 de OCTUBRE de 1911
____________________

Pittsburgh, el 27 de octubre  - La demanda de divorcio sometida por Martha F. Russell contra Charles Taze Russell, su esposo, popularmente conocido como el Pastor Russell y quien recientemente ha sometido una demanda por libelo contra el periódico The Brooklyn Eagle, aquí se recuerda como uno de los procedimientos de la corte más sensacionales en la historia del condado de Allegheny. 

Los métodos de promoción del Pastor Russell ya habían atraído una buena cantidad de atención hacia él, y mientras muchos se referían a él como “el predicador chiflado de Allegheny”, sus conferencias raras y efectivos métodos de publicidad atraían buena cantidad de público a su ‘Casa de Estudio Bíblico’ en la Calle Arch.

Cuando se hizo público el hecho que la esposa del Pastor Russell lo estaba demandando por divorcio mucho interés general fue despertado, y la sala del tribunal se atestaba durante los procedimientos.

El testimonio cual produjo muchos comentarios concernientes a las relaciones del Pastor Russell con Rose Ball, una joven taquígrafa empleada por el Pastor Russell en su Casa de Estudio Bíblico en la Calle Arch. Este testimonio fue dado por la Señora Russell en un examen directo el jueves, 26 de abril de 1906. Se desestimó por la corte basándose en que los incidentes a los cuales se hacen referencia que fueron hechos, se dijo entonces, que habían ocurrido en una fecha la cual precede a las fechas mencionadas en la declaración de la Señora Russell cuando sometió la querella.  El Pastor Russell repitió los incidentes cuando él declaró varios días después, y dio su versión de lo que había sucedido. Rose Ball nunca fue citada a declarar, puesto que ella se marchó a Australia poco antes de que el caso fuese a juicio.

El récord literal de este testimonio tomado del informe oficial del caso en los archivos de la oficina del Protonotario del Condado de Allegheny,
Extraído de Paper Book of Appellant No. 202 (Abril Term, 1908). Superior Court of Pennsylvania. La Sra. Russell responde a las preguntas de su abogado dice como sigue:

P. ¿Cuándo ocurrió la primera disputa seria con su esposo?

R. La primera dificultad seria con mi marido, fue la que les conté esta mañana, su primera ofensa con esta señorita que vivía en la oficina y en nuestra casa.

............Protesta

Sr.. Porter (abogado de la Señora Russell): No estamos diciendo que queramos plantear una acusación de adulterio

P. ¿ No quiere usted decir que su marido era culpable de adulterio?

R. No.

P. ¿Cómo se llamaba la chica?

R. Rosa Ball.

P. ¿ Es esa la chica de la que usted hablaba hace un momento?

R. Sí, Señor.

P. ¿Cuánto tiempo llevaba con ustedes antes de que se presentara el problema?

R. Ella vino a casa por el año 1884.

P. ¿Eso fue más o menos por el tiempo cuando ustedes se trasladaron a la avenida Clifton?

R. No, nosotros nos habíamos mudado a la avenida Clifton en el 1883. Fue aproximadamente para el 1884 cuando ella llegó, al poco tiempo de nuestro traslado a la avenida Clifton..

P. ¿ Vivía ella con ustedes?

R. Sí, Señor.

P. ¿ Cuánto tiempo vivió con ustedes?

R. Ella estuvo con nosotros desde que tenía unos diez u once años. ¡Perdón! Tenía cerca de los doce.

P. Cuente en pocas palabras lo que usted observó respecto a la conducta de su esposo con esta chica, en su presencia y en su casa

R. Antes de eso mi marido me había propuesto la idea de una separación, me dijo que si yo aceptaba, me daría la casa en la que vivíamos. Me dijo que nosotros no podíamos entendernos.

P. ¿ Cuando ocurrió eso?

R. Fue poco antes de que ocurriera lo que se presenta en la denuncia, fue por el año 1893, y ya vivíamos en la avenida Clifton.

P... ¿ Qué fue lo que provocó esta proposición de parte de su marido?

R. Muchos desacuerdos, y entre ellos el que mi marido había escrito a personas sobre las cuales yo tenía serias objeciones que hacer. Una de nuestras peleas comenzó de esa manera. El Sr. Russell tenía ciertas cartas con el sello "Personal" impreso sobre los sobres y él enviaba varias de ellas para personas con las que mantenía correspondencia .........

.....Protesta: eso no aplica al caso..

EL JUEZ: No creo que eso lleve a mostrar ninguna ofensa hacia la persona a menos que tenga otra cosa en mira.

Sr. Porter: P. Cuente usted muy brevemente lo que provocó esta proposición del Sr. Russell cuando le dijo que ustedes debían separarse y que ustedes no podían entenderse..

....Protesta: eso está fuera de lugar y no es pertinente.

EL JUEZ: Eso si es pertinente en el caso de que la proposición en cuestión fuera provocada por algunas ofensas hacia la esposa. Del modo que ha surgido el tema ahora, si que está fuera de lugar. Usted puede contar el caso y las relaciones con las personas indicadas. Que ella comience primero por contar las primeras ofensas con las que se sintió maltratada por él y cuáles fueron estas

Sr. Porter: P. Quisiera que usted nos diga lo que hizo su marido con esta Srta., Rosa, en su presencia y en su hogar..

R. En primer lugar yo lo consideré--(hubo una objeción y a la testigo no le fue permitido terminar.)

Díganos lo que usted vio, lo que él dijo y lo que pasó. 

R. Una noche, yo estaba abajo leyendo por la noche; nuestra biblioteca y nuestro dormitorio eran habitaciones contiguas, arriba en el segundo piso; yo estaba abajo leyendo y subí a eso de las diez, a mi dormitorio suponiendo que él estaba en la biblioteca o acostado. Cuando subí, me encontré con que no estaba ni en un sitio ni en el otro, me fui a la sala, él estaba con el pijama puesto y yo lo vi, sentado al lado de la cama de la señorita Ball; ella estaba acostada. En otras ocasiones anteriores, ya lo había visto allí; ella lo hacía venir diciendo que se encontraba mal y que ella quería que él estuviera cerca de ella; a mí me parecía mal y le dije que eso era algo inapropiado con las siguientes palabras: "tu sabes que siempre hay gente alrededor de nosotros. ¿Qué clase de reputación vas a dar a nuestra familia si te comportas de este modo?. Él se enfadó mucho.

La Esposa del pastor Cuenta Sobre Sus Supuestas Visitas Nocturnas

P. Usted ha declarado que él volvió a reincidir. ¿Cuántas veces?

R. Lo encontré así varias veces pero no me acuerdo de cuanta.

P. ¿En el dormitorio de la Señorita Ball?

R. Sí Señor. Y también en el dormitorio de la criada; lo pillé en el dormitorio de la criada cerrado con llave..

P. ¿Dio él alguna explicación del por qué se encontraba en esa habitación?

R. No en absoluto, sencillamente se enfadaba.

P. ¿ Qué le dijo usted con respecto a tal conducta y qué le respondió él?

R. Yo le dije: “Tenemos una gran obra entre las manos”. Y le dije: "En esta obra, tú y yo, debemos comportarnos con mucho cuidado a los ojos del mundo y si hacemos cosas como esta.. ¿Qué es lo que va a pasar?  Supongamos que no estés haciendo nada malo, pero a pesar de eso.. ¿no crees tú que la gente va a hablar mas de la cuenta?  Le añadí: “A mi no me parece nada bien”; él me respondió diciéndome que no se dejaría dominar por mí. Me sentí desanimada.

P. ¿ Qué hacía la Srta. Rosa en la Watch Tower?

R. Se ocupaba de la correspondencia.

P.. ¿ Dónde se encontraba su oficina con relación a la del Sr. Russell en la Sociedad Watch Tower?

R. No estaban separados, estaban en el mismo local

P. ¿ Cuando salía él para la Watch Tower por la mañana?

R. No me acuerdo pero normalmente se iba solo.

P. ¿Quién acostumbraba a venir con él?

R. Ella volvía con él por las noches; volvían juntos sobre las once de la noche. Cuándo los jóvenes de la oficina - ella era la única chica - regresaban a sus casas, él no la dejaba volver con ellos y tenía que esperarlo y acompañarlo siempre.

...Protesta

P. Quiero que usted se atenga exclusivamente a los hechos. ¿Volvía la señorita Rosa a su casa con su marido?

R.. Sí, Señor.

P. ¿ Y los jóvenes regresaban a sus casas antes que ellos?

R. Sí, Señor.

P. Declare a la Corte y al Jurado, cual fue la conversación, si es que la hubo, que tuvo usted con la citada señorita Rosa, en relación con su esposo, una conversación que poco después usted se la contó a él.

....Protesta

EL TRIBUNAL: Se mantiene la objeción a menos que usted mencione lo que desea probar.

Sr. Porter: Nos proponemos probar por la DECLARACIÓN del testigo que la requeriente, habiendo observado la conducta de su marido, tal como ella ha declarado con la Señorita Rosa Ball, fue a hablar con la joven y obtuvo la declaración siguiente: que el Sr. Russell, en diferentes momentos le prodigaba abrazos y besos y la llamaba su pequeña mujercita y su medusa, él le decía que el corazón de un hombre era tan grande que podía amar a una docena de mujeres, pero que en cambio el corazón de una mujer era tan pequeño que no podía amar sino a un solo hombre. Después de haber recibido esta declaración de Rosa Ball, la requeriente informó a su esposo, y él admitió que eso era cierto..

...Protesta: eso está fuera de causa y no es pertinente, especialmente porque el testimonio relata una conversación que, en caso de haber tenido lugar, no existe prueba alguna de que hubiera alguna ofensa hacia la persona de la Señora Russell..

Protesta rechazada, que conste en acta para el abogado.

EL TRIBUNAL: No le vamos a permitir presentar lo que Rosa Ball dijo a la Sra. Russell como prueba. Tampoco le consentimos mostrar como tal que ella fue a buscar a su marido y le dijo lo que Rosa Ball le había contado, es decir que él la retenía y le decía que ella era su mujercita querida y que él había dicho que era cierto.

Sr. Porter: P. ¿ Ha comprendido usted la orden del tribunal? Usted va a decirnos lo que usted habló con su marido sobre lo que Rosa le había dicho y la respuesta de él

La Señora Russell declara lo que la Muchacha le Contó Sobre las Caricias del Pastor. 

R. Le dije que me había enterado de algo muy serio. No se lo conté de inmediato: dejé pasar un día completo hasta que yo me sentí con fuerzas para poder hablar con él. Entonces le dije que tenía algo muy serio que contarle: "¿De qué se trata? - me dijo él. "Rosa me ha dicho que tú has sido muy familiar con ella, que has cogido la costumbre de abrazarla y de darle besos, que le haces sentar sobre tus rodillas y os hacéis caricias entre los dos; me ha dicho que tú le has ordenado que no me diga ni una palabra del asunto, por ningún motivo, pero ella me ha dicho que ya no podía callarse por más tiempo. Me ha confesado que al ver mi desánimo, se sintió con la obligación de venir a verme y contarme todo lo que estaba pasando y eso es lo que ha hecho ".

EL TRIBUNAL: P. ¿Qué dijo él?

R. Al principio intentó tomarlo a la ligera. Yo le dije: "Esposo mío, tu no puedes hacer esto. Yo conozco toda la historia. Ella me lo ha contado sin rodeos y sé que es cierto." Bueno, él me dijo que lo sentía mucho: que la historia era cierta pero que lo lamentaba. Que nunca quiso hacer daño. Yo le dije: "Yo no puedo comprender como puedes hacer tal cosa sin querer hacer daño."

P. ¿En qué año fue eso?

R. En el otoño de 1894.

Sr. Porter: P. ¿Mencionó usted que su marido había usado algunas palabras melosas en estos encuentros?

R. Sí Señor.

P. ¿ Qué palabras?

R. Yo le dije: "Ella me contó que una noche cuando volvías a la casa..." ya le había avisado en varias ocasiones que estas cosas ocurren.  Le seguí diciendo a mi marido: "Ella dijo que todo empezó allí en la oficina, cuando se quedaba allí, contigo, por la noche, después que los demás habían salido y también en la casa cuando yo me encontraba dando vueltas de un lado a otro.

P. Díganos algo sobre esas palabras melosas.

R. Ella dijo que una noche, volviendo para casa con él, en cuanto llegaron al pasillo (era tarde y alrededor de las once), él la abrazó y le dio unos besos. Eso ocurrió en el vestíbulo antes de entrar en la sala. Él la llamó su mujercita; ella protestó y dijo: "Yo no soy su mujercita"; pero le respondió: "Te llamaré mi niña y una niña tiene casi siempre los mismos privilegios que una mujer."

P. ¿ Y que otras palabras usó?

R. Después le dijo: "Yo soy como una medusa. Floto de aquí para allá. Toco a esta y aquella; si ella responde la tomo y si no sigo flotando hacia otras "; y ella escribió eso para que yo pudiera recordarlo con exactitud cuando yo se lo dijera. Y él confesó que si dijo estas cosas.

.....El abogado defensor presenta una moción al Tribunal para solicitar borrar la DECLARACIÓN concerniente a la pretendida conducta incorrecta del Sr. Russell con esta muchacha, Rosa Ball, que el testigo dice haber recibido en 1894, porque el acta de acusación menciona específicamente que la ofensa en cuestión comenzó en 1897.

EL TRIBUNAL: Usted ha mencionado esto en el acta de acusación. Concederé la moción y la haré borrar el testimonio. Debe usted comenzar su testimonio solamente desde hace siete u ocho años. Excepción mantenida, de la cual consta en acta del requeriente.

Sr. Porter: P. Esta denuncia fue planteada por usted en abril de 1903, y por lo tanto estamos obligados a limitar la DECLARACIÓN a lo que ocurrió desde el mes de abril de 1896; sin embargo unos días más o menos no importarán demasiado.

EL TRIBUNAL: Le permite un margen de un año si así lo desea.

Sr. Porter: P. Comenzando desde enero de 1896, ¿Discutieron usted y el Sr. Russell sobre este asunto de Rosa Ball después, digamos del 1 de enero de 1896?

¿Surgió la cuestión desde entonces?

R. Sí, Señor.

P. ¿Qué dijo su marido o usted misma en relación con la señorita Rosa desde enero de 1896, y dónde?

...Protesta: eso no es pertinente y está fuera de lugar; se trata de un intento de introducir un testimonio que ya había sido descartado..

Se acepta la objeción, que conste en acta para la requeriente.


Volver a C.T Russell su Armagedón

Volver a Museo del Armagedón   

Volver a Español