http://www.freeminds.org/psych/cultptrn.htm

 

Re-impreso de la Hoja Informativa Ministerios Betel, de Nov / Dic de 1986  

¿Los Cultos Siguen Los Mismos Patrones? 

Por Randall Watters

Traducido por David García Claussell

Do Cults Follow The Same Patterns?

LOS PRINCIPIOS TÍPICOS   

Aunque la palabra “culto” puede tener varios significados en diferentes diccionarios, principalmente se utiliza para describir una organización religiosa que está centrada alrededor de un hombre o un grupo de hombres quienes reclaman ser el canal exclusivo de la verdad de Dios para el mundo. En el siglo diecinueve y veinte se vieron una abundancia de esos grupos, cada uno con raíces similares no obstante con diferentes caminos.  Grupos tales como los mormones, la Iglesia de Dios Universal y los Testigos de Jehová todos empezaron con un hombre (o mujer en otros casos, como la Ciencia Cristiana) rechazando la cristiandad en su contexto histórico, y rechazando también las iglesias. Éstos líderes de estos cultos se desilusionaron con la cristiandad tradicional, y buscaron traer luz a los demás a través de sus propios esfuerzos “simplificando” el mensaje bíblico o haciéndolo más entendible para el hombre racional. Aunque varían ampliamente las doctrinas de estos cultos principales, sus raíces así como su patrón de desarrollo son notablemente similares.

Las siguientes siete características de los cultos proporcionan perspicacia en sus similitudes:  

[1] Rechazar las antinomias en las Escrituras mediante negar una de las verdades que son una antinomia, es decir, por ejemplo, negar la Deidad de Cristo para hacer su humanidad más aceptable, o negar la existencia del infierno para retener una visión que sea más entendible del amor de Dios.  

 

[2] Formular interpretaciones  simplificadas de las Escrituras para hacer la Biblia más aceptable o creíble. En lugar de enseñar que el convertido tiene que nacer de nuevo para entender las verdades más profundas de la Palabra (Jn. 3:3-7; 1ª Jn. 2:27), la mente caída recurre al uso de explicaciones racionales sobre las verdades bíblicas. Unas historietas detalladas e imaginativas pueden poner un fundamento para su visión del mundo, como en el caso de los Mormones. 

 

[3] Unas bases diferentes de interpretaciones deben establecerse, siendo que los medios usuales de interpretación (como el método Bíblico, histórico, gramatical usado por los eruditos e historiadores) son rechazados, básicamente porque llevan a uno a las mismas conclusiones que la cristiandad ortodoxa.  Tiene que haber cambios de punto de vista sobre el mundo. La revelación extra-bíblica debe ser proporcionada por el nuevo líder del culto, en un esfuerzo para tratar de demostrar que esa tal “nueva luz” afecta cómo se interpreta la Biblia. Raramente su método de interpretación se alude a algo, siendo que realmente no hay ningún método coherente o consistente; cada líder del culto cree que él es el canal de comunicación de Dios para los hombres, y lo que él dice ES doctrina verdadera.

 

[4] Los seguidores del líder o líderes tienen que reconocerles como los portavoces modernos de Dios para hoy en día, ó irse del grupo. A esto directamente se le da énfasis en sus reclamaciones impetuosas en su literatura o discursos. Deben confirmarse ciertas doctrinas que se han establecido, no por la iglesia cristiana primitiva o Jesús, sino por los métodos modernos de interpretación del líder del culto. ¡Por supuesto, se reclamará que sus doctrinas “siempre han sido la verdad”, lo que sucedió fue que por alguna razón la iglesia no tenía esa luz para entenderlas por 1900 años! 

 

[5] La salvación de uno debe depender de pertenecer al grupo, y uno solo podría asumir que los demás afuera del grupo posiblemente pudieran ser cristianos. Un sistema de mérito de trabajos se establece, por medio de lo cual Dios va aceptando progresivamente al individuo según él o ella se conforman a las directrices de sus líderes espirituales.  

 

[6] El poder salvador y la naturaleza de Cristo y la identidad del Espíritu Santo se niegan, debido a que se requiere que una persona que nazca de nuevo para entender en primer lugar esas verdades (Juan 14:9,16-17; 1ª Juan 2:27). Siendo que se les despoja del verdadero poder del evangelio y la habilidad para Dios salvarnos totalmente sin depender de nosotros mismos, la obediencia al líder del culto y mantenerse uno haciendo obras se convierte en el factor vital para obtener la salvación. 

 

[7] La libertad de pensamiento se inhibe, no sea que los seguidores sean predominados por otro tren de pensamiento distinto al de su religión. Esto usualmente se hace mediante (a) manteniendo al convertido demasiado ocupado para que no pueda leer o considerar otros puntos de vistas, (b) desarrollando un terror mórbido del diablo y sus esfuerzos para usar a otros (incluso a sus amigos) para extraviarlos, (c) prohibiendo la lectura de otro material religioso, sobre todo los que han sido escrito por miembros anteriores de su religión, y (d) un continuo programa diario o semanal de adoctrinamiento que debe salvaguardarse para mantener su punto de vista mundial único en su clase. Tal punto de vista mundial fabricado debe dársele  énfasis regularmente, o pronto perderá su poder sobre la persona. Su propio sentido común buscará restablecer control sobre su mente. Un tremendo complejo de culpa se le introduce al individuo que se opone al sistema, para que aún si él o ella se salen, ellos solo sean un cascarón de persona cargados de miedos mórbidos y problemas mentales, y que sólo se sientan demasiado feliz de retornar más tarde para restablecer su paz mental. 

 

Escenario 1: LA APELACIÓN SEDUCTORA DE UNIDAD

El desarrollo del patrón de los nuevos cultos desde su infancia hasta su madurez es bastante fascinante. Todos ellos se centran al principio alrededor de un líder carismático. Hay mucha euforia entre el pequeño grupo sobre la idea de ser los únicos quien Dios ha bendecido con las enseñanzas de su “siervo escogido”. Hay un vínculo de intimidad dentro del grupo basado en esta identidad común, un tipo de amistad muy íntima que no se encuentra entre los cristianos ortodoxos; 2 algo similar a la excitación de pertenecer a un club secreto. Muchos esfuerzos se difunden para atraer nuevos convertidos, y que los convertidos aprendan a cambiar todas sus formas de pensamiento para que se asemejen al del líder del culto. 3 Debido a que ellos ponen tanto esfuerzo para convertir a los individuos, y porque las víctimas acaban siendo en efecto, como, clones de ellos, ellos se entusiasman con los nuevos convertido y les prestan una atención muy especial a ellos, casi como si fueran hijos o hijas de ellos. De hecho, a muchos se les etiquetan abiertamente como sus hijos espirituales. Como madres y padres presumidos, los padres espirituales velan cuidadosamente sobre sus nuevos convertidos para vigilar que su fe no sea sacudida por nuevos descubrimientos o por leer literatura que los exponga como un culto. En el caso de los Moonies, por ejemplo, si un iniciado decide dejar el grupo, los demás rápidamente lo jalan a su círculo y física y emocionalmente hacen una gran algarabía sobre esto, usando la seguridad y la vinculación emocional del grupo como un imán para retenerlo dentro.  

No obstante, dentro de unos meses, se espera que el iniciado se una a “halar la soga” como todos los demás, la atención especial desaparece. Se reemplaza entonces con el yugo de servidumbre.    

Escenario 2: CONFIRIENDO INFALIBILIDAD  

Sin embargo, con el tiempo, la nueva organización se enfrentará a imputaciones de las iglesias y otros que se preocupan por  sus métodos de adoctrinamiento así como el aislamiento de la víctima de sus familiares y anteriores amigos. Algunos que se les oponen están sinceramente preocupados por el bienestar del iniciado, mientras que otros simplemente atacan ciegamente las anormalidades del culto. La existencia del último tipo de opositores es capitalizada por los líderes del culto, y mucha propaganda se difunden para estigmatizar aquellos que no pertenecen y que critican al grupo. La propaganda es bien eficaz convenciendo al iniciado que todos los que se oponen a su grupo están endemoniados ó seriamente engañados por el diablo, y deben evadirlos a toda costa. Algunos, como los Testigos de Jehová y los mormones, se pondrán bastante enfadados y reprenderán al iniciado por estar escuchando a “apostatas” y los amenazarán con expulsarlos del grupo y la excomunión si ellos continúan entreteniendo tales pensamientos por mucho tiempo. 

Mientras tanto, la hipocresía usualmente aparece desde adentro del propio liderato del culto en sí, diseminando semillas de destrucción que después serán desatadas por el culto. A diferencia de la apariencia de la hipocresía en las iglesias promedio, no es fácilmente explicable como la de los cultos, siendo que ellos supuestamente son “los representantes exclusivos de Dios para el mundo”. Los seguidores en respuesta simplemente no pueden irse para otra iglesia. Ellos han sido condicionados para ver las demás iglesias como religiones falsas, y la crítica a la organización o a sus líderes no será tolerada.

Este proceso prepara la fase para “purgar” aquellos dentro de las líneas que no pueden digerir el estar mintiendo o el engaño que ellos puedan notar. Los seguidores pronto se dividen: los “ fieles” permiten que se emboten sus conciencias sobre los verdaderos temas morales y de justicia mientras ellos reafirman a su líder como el portavoz escogido de Dios, mientras que los disidentes se niegan a seguir adelante tolerando la obra en el nombre de Dios. La disidencia, por supuesto, puede ser por  motivos nobles, ó incluso puede ser una obra por otros dentro del grupo para ganar control o por lo menos obtener más poder para ellos. Se usa la existencia de ésta última forma de disentimiento para rápidamente estigmatizar a todos los disidentes, la disidencia por cualquier razón que sea se ve como una diabólica. Entonces el líder del culto se aísla eficazmente de las críticas, en consecuencia para todo propósito práctico haciéndose infalible, aunque usualmente negando que él lo sea.

Tal purgar debe ocurrir periódicamente para “mantener la organización limpia”. Esto simplemente es otra forma de decir que ellos necesitan sacar a patadas para fuera a aquellos que piensan independientemente, ya que son los peores enemigos de los cultos. En algunos cultos, como los Moonies, los familiares se ven como el enemigo, siendo que la familia, en efecto, es un núcleo pequeño independiente en sí, y puede engendrar diferencias de opiniones o prácticas que son escondidas del resto del grupo. En otros grupos tales como los mormones, la Iglesia de Dios Universal y los Testigos de Jehová, la familia se ve como valiosa, pero los disidentes dentro de la familia deben ser expuestos rápidamente, o el juicio sobre el “apóstata” caerá también sobre la cabeza de aquel que no informe sobre su madre, sus hijos, o su mejor amigo. Ésta mentalidad-Nazi debe reproducirse para asegurar una vigilancia apropiada dentro de sus filas. Asimismo hace que el disentimiento sea menos probable, debido al precio tan alto que debe pagarse por aquellos que intenten hablar y ser escuchados. Él perderá a ambos, su familia espiritual así como su familia literal permanentemente. Si un miembro se sale, a los demás no se les permiten hablar con él desde ese momento, por miedo de que se contaminen. Esto también es bien eficaz como forma de castigo psicológico llevando la intención de hacerlos retornar al culto. Previsiblemente, con frecuencia funciona. 

Escenario 3: LA DESHONESTIDAD ESCOLÁSTICA DEL CULTO  

Los ataques no sólo vendrán desde adentro del grupo sino también de afuera por personas bien intencionadas, están aquellos que publicarán escritos o darán conferencias que refuten las doctrinas del culto como antibíblicas. La deshonestidad escolástica del grupo es la primera cosa en ser atacada, siendo que la mayoría de los cultos raramente pueden tener alguna persona verdaderamente educada y familiarizada con el idioma bíblico e histórico. Siendo que los cultos no descubren sus métodos de interpretación, ellos simplemente admitirán que reciben sus revelaciones directas de Dios, ó que “ellos simplemente aceptan lo que dice la Biblia”. ¡Esa falacia se refuta inmediatamente produciendo simplemente una Escritura que ellos interpreten en una forma menos-que-literal! Ellos deben tener algunos medios de categorizar doctrinas y versos, y éstos siempre se encuentran en sus publicaciones. Sus publicaciones SON su método de interpretación.  

En esta fase, la organización aprende a ser experta haciendo excusas por sus cambios en las doctrinas a través de los años reclamando que Dios está revelándoles progresivamente cosas a ellos, o negando que ellos alguna vez hicieran algún cambio doctrinal en lo absoluto, prefiriendo llamarlas “clarificaciones”.

Cuando a un líder de un culto se le acusa de cometer errores de interpretación debido a una equivocación con los idiomas bíblicos ó de dar información histórica inexacta, ellos normalmente ignorarán las imputaciones. Si se genera suficiente discusión por los disidentes, ellos entonces, por supuesto, se verán forzados a proveer una respuesta, por lo menos para satisfacer las dudas de sus propios miembros. Esta respuesta normalmente vendrá de dos formas. O ellos (a) tergiversarán el punto en cuestión, en efecto fabricando un testigo falso donde nada tiene que ver con el supuesto error, o ellos buscarán en el cielo y la tierra para encontrar a alguien que sea reconocido entre los estudiosos que haya estado de acuerdo con ellos en cierto punto (como si encontrando a una sola persona que estuvo de acuerdo con ellos fuera lo suficiente). Normalmente ellos no pueden encontrar a un erudito honrado, por lo tanto ellos acudirán a citar otros que están en las franjas del mundo escolástico, es decir, los liberales o excéntricos. Si ellos fueran lo suficientes intrépidos para citar una autoridad reconocida, ellos normalmente sacan sus declaraciones fuera del contexto ó sólo los citarán parcialmente. Ellos casi siempre se salen con la suya sin repercusiones, debido a que pocos eruditos están en una posición para permitirse el lujo de tener un abogado que los demande por falsificación.

Los seguidores de la organización aceptan instantáneamente todas las supuestas pruebas proporcionadas por sus propios escritores.  Después de todo, no se supone que ellos mismos estudien los libros de los verdaderos eruditos, y por lo tanto ellos confían que sus líderes los estudien cuando sea necesario, para refutar a los “opositores”. Los escritores de sus publicaciones, por otro lado, continuamente vierten ese material “de afuera”, buscando encontrar cualquier justificación que ellos puedan encontrar para apoyar su posición. Ellos no tienen ningún interés en lo que los eruditos realmente están diciendo, siendo que ellos solamente están buscando es verificaciones para la política de la organización. La mente de estos auto-apologistas se convierte en un laberinto de inconsistencias siendo que ellos tienen que racionalizar sus declaraciones que continuamente están fuera de contexto y falseando lo que dicen los autores. Esto también se aplica verdaderamente al líder del culto, siendo que él tarde o temprano tendrá que hacer ciertas decisiones para conservar la unidad, esto le causará daños a los demás, porque, en su mente, el fin justifica los medios. Habiéndose vuelto moralmente corrupto, él ya no es capaz de reconocer la verdad, y menos aún hablarla.

El dialecto de un culto se desarrolla durante un largo período de tiempo. No sólo son palabras con un “zumbido” especial que tienen un significado exclusivo para el grupo, sino que las palabras tradicionalmente usadas por los cristianos se tuercen según su propio punto de vista. Ellos pueden usar palabras como “nacido de nuevo”, “salvo”,  “espíritu santo”, etc., pero vienen a significar algo completamente diferente de lo que son en el mundo exterior. Esto les ayudará para hacer convertidos, ya que ellos deben atraer los de afuera inicialmente convenciéndolo que ellos  “creen en las mismas cosas” como los demás cristianos, sólo después llevando al iniciado a las creencias más esotéricas o extrañas del grupo. La conversión es un proceso lento de lavado de cerebro, según las palabras van tomando los nuevos significados, y los puntos de vistas religiosos anteriores o esperanzas se ven como erróneos.

Aunque los cultos que encajan en este patrón puede parecer que continuarán indefinidamente, incluso creciendo en proporciones alarmantes, su estructura está desmenuzándose lentamente en sus fundamentos. Formados inicialmente como un grupo de disidentes de la cristiandad, ellos eventualmente se vuelven una masiva  “madre” organización, con sus propios disidentes que se separaran. Debido a su deshonestidad escolástica y su trato a los disidentes, ellos nunca pierden su reputación de ser un culto a menos que hagan unos cambios radicales que producirían la pérdida de muchos miembros. Debido a que los miembros son su fuente de poder e ingreso, esto simplemente no puede pasar en una magnitud que sea notable, aparte de admitir que son imperfectos y estar sujetos a cometer errores.

Tales organizaciones, en efecto, quedarán selladas a través del curso de la historia. Todos los cultos parecen caminar la misma ruta.  Al final, los perseguidos, si crecen, se convierten en perseguidores. Según la demanda de tener poder va levantando su horrible cabeza, miles serán descartados junto al camino, trayendo gran culpabilidad por la sangre de ellos sobre la organización.

LAS VÍCTIMAS SILENCIOSAS  

Nada es tan triste como cuando el anterior miembro de un culto descubre que simplemente ha perdido X cantidad de años de su vida siguiendo una religión mística. El autor ciertamente puede atestiguar sobre esto, después de haber pasado ocho años en uno de tales grupos. Los anteriores miembros de los cultos con facilidad sospechan de todas las personas religiosas, dándoles la impresión a otros que él es un agnóstico; mientras que él simplemente está atemorizado de las religiones en lugar de la Biblia o Dios. Los anteriores sectarios pueden culpar a Dios o a sus padres por permitirles involucrarse en un culto, y esto tiene que ser tratado por otros que están en posición de ayudar, como un grupo de apoyo para los anteriores miembros de un cultos. Las iglesias locales están a menudo en posición de ayudar, si es que la persona puede realmente movilizarse para inquirir. 

El remedio más eficaz para un anterior miembro de un culto es comprender que la Biblia es muy diferente de lo que ellos llegaron a creer. Hay métodos legítimos de interpretación, así como cualquier documento histórico puede interpretarse según su historia, su idioma, y las costumbres de sus pueblos. Esto es uno de los pensamientos más difíciles de comunicarle a un anterior miembro de un culto, ya que él ve la Biblia como un libro confuso con muchas posibles interpretaciones (¿para qué entonces molestarse?). Los eruditos cristianos ortodoxos (más que los pastores locales) puede ayudar a que ellos entiendan las raíces de la cristiandad.


Volver a Español 

 back to Psychological Issues