Por CNN a CONNIE CHUNG y Bill Bowen

con Heidi Meyer y Ámber Long                                      

 

Difundido el 14 de agosto de 2002 - 20:00 Hora del Este    

[editado sólo de la sección de los Testigos de Jehová, en inglés] 

programa para verse en Windows Media player

la fuente de la versión completa en CNN 

 

CHUNG: Supongo, que la mayoría de nosotros, sólo conocemos a los Testigos de Jehová como hombres y mujeres que van de puerta en puerta distribuyendo literatura sobre su fe. Los Testigos de Jehová son un grupo de cristianos evangélicos, con aproximadamente 1 millón de miembros aquí en los EE.UU. El movimiento se formó en los años 1870 en Pensilvania.  Los Testigos de Jehová creen en la Biblia como la palabra literal de Dios. Ellos no permiten las transfusiones de sangre, no sirven en el ejército ni celebran las Navidades o cumpleaños. 

Ahora, algunos miembros dicen que algo horrible está sucediendo detrás de las puertas en lo recóndito, un alegado patrón de abuso de niños que la organización religiosa no sólo no lo ha informado pero, ellos dicen, que han ayudado a mantenerlo oculto incluso de las autoridades.   

Esta noche nosotros presentaremos a dos jóvenes que dicen que han sido víctimas de un miembro de los Testigo de Jehová.

Uniéndose desde Miniápolis para relatarnos sus propias historias en primera persona están Heidi Meyer y Ámber Long. También uniéndose a nosotros está un hombre que ha tratado de reunir las víctimas que alegan abuso dentro de los Testigos de Jehová. Él es William Bowen, fue anciano dentro de la congregación, quien renunció a su posición hacen dos años en protesta contra la forma cómo el grupo trata a los sospechosos de abusos que han sido denunciados 

Una bienvenida a todos ustedes. Ahora, Heidi, usted tenía 10 años cuando primero fuiste abusada. ¿Qué pasó?

HEIDI MEYER, SEGÚN SE ALEGA ABUSADA POR UN TESTIGO DE JEHOVÁ: El hombre que abusó de mí... 

CHUNG: ¿Era un Testigo de Jehová? 

MEYER: Él era un Testigo de Jehová de mi congregación. Su nombre es Derrick Lindelah. Era un amigo de la familia. Él era amigo de mi hermano y yo era amiga de sus hermanas más jóvenes, y siempre que surgía la ocasión o siempre que él conseguía una oportunidad, me halaba para un lado y abusaba de mí en cada ocasión que tenía.    CHUNG: ¿Heidi, por cuánto tiempo continuó esto?   MEYER: Hasta -- mis 13 años. Justo después que cumplí los 13 años.    CHUNG: Bien. Esto usted se lo informó a los ancianos de los Testigos de Jehová. ¿Y qué pasó? 

MEYER: Cuando yo tenía 15 años, fui donde los ancianos con esto, tal como se nos instruye a los Testigos de Jehová a hacer. Y les hablé con esperanzas de que este problema finalizara, y que ellos intervinieran y se encargaran de esta persona. 

CHUNG: ¿Ellos lo hicieron?   

MEYER: No, ellos no lo hicieron. Ellos no sólo me dijeron que pensaban que yo había malinterpretado sus acciones, pero ellos también me dijeron que yo necesitaba tener cuidado con quién yo hablaba sobre esto, y lo que yo decía sobre esto, porque sin dos testigos oculares del acto, yo podía enfrentarme a un comité judicial por chismosa o calumniadora.

CHUNG: ¿Básicamente, usted piensa que ellos estaban intentando decirle que no acudiera a la policía?

MEYER: Definitivamente. Ellos me dijeron que de yo ir a la policía y llevar este asunto a la corte le traería vituperio al nombre de Dios y a la organización de Dios.   

CHUNG: Por eso usted se quedó callada.    

MEYER: Definitivamente. Bajo la amenaza de -- bajo la amenaza de la expulsión.   

CHUNG: Sí, de los Testigos de Jehová. Y a toda su familia, su familia entera está comprometida dentro, así que es muy significativo para usted también pertenecer.   

MEYER: Definitivamente. No sólo con mi familia, sino que como Testigo de Jehová, usted sólo se asocia con los miembros que están en buena relación. Y eso te deja en una posición dónde todos los que usted conoce, todos en los que usted confía, todos los que usted haya alguna vez conocido o hayas confiado, es alguien que está dentro de esa organización.   La amenaza de que te boten y que se te relegue de ellos es muy poderosa, es tanto que me mantuvo callada durante un largo, largo tiempo.

CHUNG: Bien, volveremos a usted, Heidi, en un minuto. Ámber, usted reclama que fue abusada por el mismo hombre cuando usted tenía 12 años. ¿Qué le sucedió a usted? 

ÁMBER LONG, SEGÚN SE ALEGA ABUSADA POR UN TESTIGO DE JEHOVÁ: Correcto. Yo estaba en la casa de sus padres. Yo era amiga de su hermana más joven. Y allí abuso de mí.  Después de esa visita me fui a casa y les conté todo inmediatamente a mis padres, y también fuimos donde los ancianos, como se indica en esa religión.    

CHUNG: ¿Y qué pasó? 

LONG: Ellos, usted sabe, insinuaron que fue una equivocación mía, que quizás yo estaba disgustada, se nos dijo que regresáramos después para hablar sobre eso. Puesto que yo me mantuve en mi relato, nos dijeron que realmente no había nada que ellos pudieran hacer, porque no había dos testigos oculares. Y nuevamente se lanzó ese manto de la amenaza de expulsarnos.   Durante toda mi vida, después de eso creciendo allí, ellos, usted sabe, hicieron insinuaciones al hecho de que quizás fue algo que yo hice que me garantizó el abuso. 

 

CHUNG: Bien. Ámber, volveremos con usted en un minuto.    Bill, usted ha ido tan lejos como para decir que usted cree que dentro de los Testigos de Jehová hay un paraíso para los  pedofilos. ¿Le pregunto, usted está exagerando? Yo sé que usted ha investigado pero, pienso que usted podría estar exagerando aquí. 

 

WILLIAM BOWEN, EL DIRECTOR, DE SILENTLAMBS.ORG: Yo he hablado con más de 5,000 víctimas de abusos ya sea a través del correo electrónico o contacto telefónico directo. Yo tengo una línea caliente para los casos de abuso que suena directamente en mi hogar, y me llegan llamadas todos los días. Todas estas personas son sobrevivientes de abusos que cuentan la misma historia como Ámber y Heidi lo han hecho. Es decir, que ellos fueron a donde los ancianos y a ellos se los  restringieron, y todo fue encubierto.  Es un relato común. Ayer recibí una secuencia o un correo electrónico de una joven, de 15 años de edad, que fue donde los ancianos, ella afirmó: “Me pasó lo mismo que a Heidi. Y después de ver los recientes medios de comunicación, estoy indignada que ellos me hicieran esto a mí.” Y así es como se sienten la mayoría de estas señoritas. Están enfadadas porque ellas fueron abusadas y nuevamente victimadas por las políticas de esta organización.   

CHUNG: ¿Usted fue intimidada por los Testigos de Jehová?  

MEYER: Definitivamente. Es que no hay ninguna otra opción sino que te intimiden.  La vida completa de uno gira alrededor del envolvimiento en esa organización. Ésa es toda tu vida. Es una relación que se reitera en la organización. Si a usted se le echa fuera de esa organización, será un trauma para su vida. El trastorno es enorme. Es algo que afecta cada día en la vida de uno. 

CHUNG: Ésta es una declaración de los Testigos de Jehová, me gustarían que todos ustedes la escucharan. 

“Nosotros aborrecemos el abuso sexual de niños y no protegeremos a ningún criminal de las consecuencias de este obsceno y perverso pecado.  Esperamos que los ancianos investiguen cada alegación de abuso de niños.  Los malhechores impenitentes se expulsan de las congregaciones.  Un cuidado especial se tiene para asegurar que a las víctimas se les dé ayuda continuada y consejería que les ayude a lidiar con el dolor del abuso. Nunca se les debe decir por los ancianos que no informen sobre sus alegaciones a las autoridades.”    Ámber, Te veo gesticulando con tú cabeza.

LONG: Es qué -- es que es tan horroroso que ellos escribieran algo como eso. Es tan falso. 

MEYER: Usted sabe, se oye una buena práctica por escrito. Pero la simple realidad es que no -- sencillamente no se aplica. En mi situación, y en la situación de Ámber, y en innumerables situaciones por toda la nación, y en otros países, sencillamente no se aplica. 

CHUNG: ¿Pero entonces por qué ellos publicarían una declaración así, donde ustedes reclaman que no es correcta?   

BOWEN: Esa declaración es una descarada mentira, en mi opinión. Estas personas saben muy bien que los abusos han sido encubiertos.   Hacen diez años, en la organización se hizo una investigación donde ellos tuvieron conocimiento que múltiples niñas pequeñas estaban siendo abusadas. Ellos fueron inundados de correspondencia -- sobre la revista “¡Despertad!”, que escribió sobre este asunto. 

Ellos se negaron a reconocerlo en aquel entonces, y al hecho de que esto hasta ahora ha continuado, si ellos fueran a aceptar que hay un problema, entonces admitirían que ellos han lastimado intencionalmente a los niños y no han hecho nada sobre esto. 

Bill usted muy bien puede ser expulsado (irrumpe periodista) que esencialmente es excomulgado de la congregación. Y su padre incluso, hizo un video condenándole por su investigación de este problema de abuso sexual. ¿No le duele eso? 

BOWEN: Sí, me duele profundamente. Yo no guardo ningún rencor contra él, porque sé que al igual que estas dos jóvenes fueron intimidadas por su congregación él también fue intimidado para hacer ese video, y lo han distribuido a los medios de comunicación local en esta área... 

CHUNG: ¿Bueno, vale la pena que usted sea aislado de su propia familia? 

BOWEN: Usted tiene que hacer lo que es ética y moralmente correcto.  Por el hecho de que hay personas que son presionadas por una religión para hacer lo que es éticamente y moralmente incorrecto, eso no es excusa.  De manera que, estoy compelido a seguir adelante, para guiarlas -- ya que éstas víctimas han sido nuevamente victimadas por esta organización. Muchas jóvenes han sido expulsadas cuando ellas intentaron decirles a otros miembros en la congregación que de ellas se abusó, esto porque simplemente quisieron hacerlo -- como el sátiro dijo que ellas no tenían dos testigos oculares cuando él violó a estas jóvenes. 

CHUNG: ¿Heidi y Ámber, qué le ha pasado a ese miembro quienes ustedes reclaman que las molestó?   

MEYER: Absolutamente nada, hasta el momento.   

LONG: Nada. 

CHUNG: ¿Él es un miembro en buena comunión?

MEYER: Sí, es un miembro en buena comunión.   

LONG: Sí, él lo es.   

CHUNG: Ustedes -- las dos pueden muy bien ser expulsadas. ¿Están preparadas para eso? ¿Y esto no significa que sus familiares jamás les hablarían?

MEYER: Sí, significa eso. Pero, usted sabe, mis padres me criaron enseñándome a pensar independientemente, a ser una persona fuerte, y como alguien que es justa.  Además, la evidencia está tan en blanco y negro sobre esta situación, que no hay ninguna otra opción como alternativa. No hay ninguna otra avenida que yo pudiera tomar con esto.

 

CHUNG: Heidi, Ámber, apreciamos mucho que estuvieran con nosotros.  Igualmente gracias a usted Bill.  Y antes de irnos, debemos de agregar una nota, es que hablamos con el abogado de Derrick Lindelah, el hombre acusado de abusar de Heidi y de Ámber, su abogado nos dijo que Lindelah negaría todas las acusaciones, pero ninguna respuesta formal se ha archivado aún sobre la demanda civil sometida por estas dos jóvenes.