Carta al Cuerpo Gobernante 

20 de diciembre de 2001

Cuerpo gobernante 

Watchtower Bible and Tract Society

25 Columbia Heights

Brooklyn, NY 11201

Estimados Hermanos, 

Les escribo para hacer una apelación adicional sobre algo que es necesario hacer en interés del rebaño. Como pastores espirituales ustedes hermanos han invertido muchos años con interés intentando guiar el redil de una manera que Jesús lo aprobaría. Como ustedes pueden recordar fue Pedro quien dijo: “Por lo tanto, a los [que son] ancianos entre ustedes doy esta exhortación, porque yo también soy anciano con [ellos] y testigo de los sufrimientos del Cristo, hasta partícipe de la gloria que ha de ser revelada: Pastoreen el rebaño de Dios bajo su custodia, no como obligados, sino de buena gana; tampoco por amor a ganancia falta de honradez, sino con empeño;  tampoco como enseñoreándose de los que son la herencia de Dios, sino haciéndose ejemplos del rebaño. Y cuando el pastor principal haya sido manifestado, ustedes recibirán la inmarcesible corona de la gloria.”  (1ª Pedro 5:1-4) Estas escrituras nos ayudan explicándonos la importancia de lo que significa cuidar del rebaño que ha sido confiado bajo su custodia. Si hay que tener cuidado del rebaño, cuánto más aún se debería tener de los niños que están en las congregaciones como pequeñas ovejitas.

Cuando les escribí mi primera carta a ustedes alrededor de un año atrás, estaba muy disgustado debido a un problema que me fue presentado en la congregación.  Siendo un pastor local me sentía con las manos atadas para poder proteger a un niño de ser molestado.  ¿Cómo yo podía ser un buen “pastor” y a su vez no podía proteger una pequeña ovejita que estaba en peligro?  Se me instruyó que lo dejara en las manos de Jehová, ¿no obstante, si de un niño se estuviera abusando creen que Jehová esperaría un día si él lo supiera? Sencillamente, tampoco yo podía esperar.  Las escrituras dicen en Hechos, “Presten atención a sí mismos y a todo el rebaño, entre el cual el espíritu santo los ha nombrado superintendentes, para pastorear la congregación de Dios, que él compró con la sangre del [Hijo] suyo.”  (Hechos 20:27-28)  ¿Estaría yo cómo anciano “Prestando atención” si ignorara las penurias de un niño que está en peligro?

Estoy consiente que mi carta contenía palabras muy fuertes, no obstante, estaba intentando constreñirlos hermanos para que vieran en el peligro horrendo que estaba la congregación.  Sentía que ustedes necesitaban despertarse y ver claramente la amenaza presente en las congregaciones. Otra razón del por qué el lenguaje de mí carta fue tan duro, se debió a que fui contactado por un sin número de personas notificándome que la persona que abusó de sus niños en la mayor parte de los casos nunca se informó, mientras que a ellos los forzaron a vivir como ovejas amordazadas. Para poder remediar este problema y después de asesorarme con varios expertos en éste campo, les ofrecí tres sugerencias de cómo poder proteger a los niños de los casos de abuso de menores: 

  1. Si un niño es molestado, llame primero a la policía. 
  2. Ningún hermano o hermana que haya molestado a un niño deben permitírsele privilegios en la congregación.   
  3. Ningún hermano o hermana que haya molestado a un niño debe permitírsele entrar en el ministerio de ir de puerta en puerta

El propósito de estas recomendaciones era para proteger el rebaño. Cada punto ofrecería resguardos específicos que protegerían las altas normas morales fijadas por la organización. 

La primera sugerencia,”Si un niño es molestado, llame primero a la policía”, no sólo ayudaría a los niños a tener una investigación apropiada para determinar lo que sucedió y obtener el tratamiento adecuado, si lo necesitaran, pero también le sería de advertencia a cualquier abusador que si él o ella tocaran a un niño de un Testigo ellos no podrían esconderse detrás del cuerpo de ancianos, sino que en cambio se enfrentarían a las "autoridades superiores”. (Rom. 13:1)   Esto también mostraría que los testigos de Jehová son diferentes a muchas religiones de la corriente principal, teniendo una política de cero tolerancia cuando se trata del abuso de niños.

La segunda sugerencia, "Ningún hermano o hermana que haya molestado a un niño deben permitírsele privilegios en la congregación”, no sólo sería un disuasivo para cualquier abusador, sino también pondría la congregación en aviso que hay ciertas personas que tienen que ser vigiladas y con los niños no se les puede tener confianza. Esto nuevamente protegería el rebaño. 

La tercera sugerencia, “Ningún hermano o hermana que haya molestado a un niño debe permitírsele entrar en el ministerio de ir de puerta en puerta”. Esto le permitiría al público saber que los Testigos de Jehová nunca le enviarían un abusador de niños a un público que está ajeno de lo que sucede, y su vez haría al público sentirse seguro que el Testigo tocando a su puerta es una persona segura.  La imagen ofrecida al público de todos los Testigos de Jehová solamente con esto sería protegida. 

¿Mi pregunta a ustedes hermanos es, por qué eligieron no hacer nada? ¿Cuál fue la razón que les permitió ignorar el clamor pidiendo ayuda mostrado en la página de la red de silentlambs [ovejas amordazadas]? ¿De cuántos niños se habrá abusados en los pasados años desde que le hicimos estas sugerencias y no han actuado? 

En La Atalaya del 1º de enero de 1997, la impresión que se dio fue de que sobre estas sugerencias ya se había actuado.  La impresión dada en La Atalaya del 1º de enero de 1997, fue que jamás ningún abusador de niños tendría privilegios en la congregación, sin embargo, en la carta del 14 de marzo de 1997, dirigida a "Todos los Cuerpos De Ancianos”, simplemente declararon que: “los ancianos no deberían interrogar a nadie”, dejando así abierta la posibilidad de que uno de estos hermanos pudiera continuar sirviendo en la capacidad que se le nombrara. En la carta del 1º de junio del 2001 dirigida a "Todos los Cuerpos De Ancianos”, del Reino Unido se aclararon todas las dudas declarando que si un período de tiempo hubiera transcurrido desde su última molestia al hermano podía usársele nuevamente como anciano, o podría continuar sirviendo. ¿En qué estaban pensando ustedes? ¿Ustedes realmente se creen que pueden decirle a las congregaciones una cosa y por otro lado tener a los ancianos actuando de otra manera bajo otras directrices ocultas a través de cartas a Todos los Cuerpos De Ancianos? Hermanos esto tiene que acabarse. Esto no se trata de una persona u otra aquí lo que se trata es de proteger a los niños, salvaguardando la congregación, y de no traerle vituperio al nombre de Jehová.  En el Salmos 74:18 dice: "Acuérdate de esto: El enemigo mismo ha vituperado, oh Jehová, y un pueblo insensato ha tratado tu nombre con falta de respeto."  ¿Hermanos, ustedes desean traerle vituperio al nombre de Jehová, y hacerse enemigos y verse como unos insensatos?

Les exhorto hermanos a que a toda prisa tomen acción ahora. Los hermanos y hermanas respetarán y apreciarán una decisión que actúe a favor de los intereses del rebaño. Jesús dijo, "Yo soy el pastor excelente; el pastor excelente entrega su alma a favor de las ovejas.  El asalariado, que no es pastor, y a quien las ovejas no pertenecen como suyas propias, ve venir al lobo y abandona las ovejas y huye —y el lobo las arrebata y las desparrama—  porque es asalariado y no le importan las ovejas.  (Juan 10:10-15) Les ruego hermanos que por favor no actúen como el asalariado y dejen al redil, las ovejas, expuestas al peligro. Sean como Jesús quien estaba dispuesto a ir más allá de su deber, hasta el punto de entregar su vida para defender la seguridad de ellas. Sin importar las razones de su inacción, ahora es el tiempo de actuar, discúlpensen por no actuar mucho antes, y permita que aquellos que fueron víctimas sepan que les ellos se les aman y se les protegerán bien en el futuro. Entonces los hermanos y hermanas al final los venerarán a ustedes aún más por mostrarse unos pastores humildes que actúan en interés a lo que es la posesión de Jehová. (Juan 21:15-17)

Por favor escuchen, por favor tomen acción, por favor instituyan lo que es correcto, por favor permítanles a las ovejas amordazadas libre opinión, y por favor protejan al rebaño.

Sinceramente,

William H. Bowen