El artículo de la revista New York Times sobre el Abuso Sexual:

Miembro Expulsado Contienden que Política de los Testigos de Jehová sobre Abuso Encubre Agravios 

 

Por  LAURIE GOODSTEIN
[New York Times]
[11 de agosto de 2002]


William Bowen siempre se consideró así mismo un devoto Testigo de Jehová. Cuando niño, él sentía que su deber era ir de puerta en puerta llevando la revista de su congregación, La Atalaya. Posteriormente, como anciano de su congregación en Kentucky,  dice él que lo vio como un deber informarle a los oficiales de la congregación que un compañero anciano había abusado de un niño.  

Pero cuando Sr. Bowen lo notificó a la oficina principal de la congregación en Brooklyn, dice que fue menospreciado. Frustrado por la inacción de la organización y por los requisitos de confidencialidad que le impedían compartir la información con otros, el Sr. Bowen renunció como anciano en diciembre del 2000. Un año después, él comenzó un grupo para monitorear el abuso sexual contra los niños en las congregaciones.

A finales del pasado mes, el Sr. Bowen, de 44 años de edad, fue expulsado de la congregación.  Él dijo que, tres ancianos se reunieron en el Salón del Reino de la congregación en Draffenville, Kentucky, en un cuarto con la puerta cerrada bajo llave, con bolsas plásticas pegadas a las ventanas para evitar los espectadores, ellos lo encontraron culpable de "causar divisiones". 

El castigo fue "la expulsión" – y completa evasiva e indiferencia.

En los últimos tres meses, otras cuatro personas han sido echadas de los Testigos de Jehová después de acusarlos de encubrir abusos sexuales a niños por sus miembros. Para el Sr. Bowen y otros críticos de las políticas de la organización sobre el abuso sexual, las expulsiones son parte de un esfuerzo convenido para mantener estos abusos silentes. 

Testigos que han sido expulsados dicen que las propias políticas de la organización conspiran para ocultar los abusos. Un panel de ancianos  en la congregación, todos varones, se reúnen en secreto para decidir cada caso, un procedimiento que los críticos dicen les impide a los demás miembros saber quién es el abusador en medio de ellos.  Para probar una acusación, un niño tiene que tener un testigo del incidente, una condición que normalmente es imposible conseguir.  

"Ésta es evidencia para que el mundo vea cómo los Testigos de  Jehová  tratan a los sobrevivientes de abusos y también a aquellos que intentan ayudar", dijo el Sr. Bowen. "Ellos imponen el silencio con la amenaza de la “expulsión”.

J. R. Brown, director de información pública en la oficina de la sede principal de la organización, la Sociedad de Biblias y Tratados, en Brooklyn, dice que la congregación tiene políticas ejemplares para ocuparse de los abusos sexuales que están basadas en normas bíblicas y se han publicado ampliamente en las revistas de la organización.  

"No estamos intentando decir que nosotros manejamos a todos de la manera correcta y que los ancianos son perfectos y sabelotodo", dijo el Sr. Brown quien rechazó como asunto de su política hacer comentarios sobre casos individuales, incluyendo el del Sr. Bowen.  "Pero expresamos, que si usted toma nuestra política como es, para guardar nuestra organización moralmente limpia, ésta sobrepasa las demás. 

Mientras que la Iglesia Católica Romana se ha enfrascado en su propio escándalo de abusos sexuales, el mismo problema está empezando a plagar a los Testigos de Jehová, una denominación que reclama un millón de miembros en los Estados Unidos y seis millones mundialmente. 

Pero la forma del escándalo es completamente diferente a la de la iglesia católica dónde la mayoría de las personas acusadas de abuso fueron sacerdotes y una inmensa mayoría de las víctimas son varones adolescentes  y  hombres jóvenes. En los Testigos de Jehová, dónde las congregaciones son a menudo colecciones de familias extendidas y de ancianos de congregación que son escogidos de entre los miembros, algunos de esos acusados son los propios ancianos, que en su mayoría son miembros de esa congregación. Las víctimas que han salido a la luz pública son principalmente muchachas adolescentes y mujeres jóvenes, y muchas imputaciones involucran el incesto. 

Es una cuestión de debate considerable la trascendencia del abuso entre los Testigos de Jehová. La organización ha sido demandada recientemente por ocho demandantes en cuatro pleitos legales que implican abusos, uno de estos se sometió en el mes de julio en Minnesota.  El Sr. Bowen dice que su grupo, "silentlambs”, [ovejas amordazadas] para dar apoyo a  víctimas, ha recopilado más de 5,000 informes de testigos que contienden que la organización manejó de forma irregular  los casos de abusos sexuales contra niños.

La organización guarda los datos de los miembros y asociados que han sido acusados o han sido hallados culpables de abuso contra niños.   El Sr. Bowen dijo que fuentes de las congregaciones le habían dicho que los datos contienen los nombres de más de 23,000 personas en los Estados Unidos, Canadá y Europa. La organización dice que el número es "considerablemente más bajo”,  pero no dicen de cuánto es. 

La organización tiene un patrón-guía de cómo manejar los casos de abuso sexuales.   Los miembros que son sospechoso de abusos se les aconseja ir primero a los ancianos, considerados como los líderes espirituales y morales a quienes los miembros acuden con sus problemas personales.   El Sr. Brown dijo que la sección legal de la organización le aconsejó a los ancianos que siguieran las leyes de sus estados donde tienen que hacer un informe obligatorio, y de casos donde los niños puedan aparentar estar en peligro. 

A los ancianos es a quien se les requiere juzgar si alguien ha cometido un pecado como el abuso de un niño. Si el abusador confiesa y es perdonado, el único aviso que se le da a la congregación es un anuncio breve que la persona ha sido disciplinada.  No se da ninguna razón del por qué.   Sin embargo, los ancianos informan el nombre de la persona a la oficina de la sede principal dónde entra en un archivo de antecedentes para que al abusador se le prohíba de servir en una posición de autoridad.

"Si una persona sabe como llorarles una buena melodía, virtualmente no sufre repercusiones alguna ya que nadie además de los ancianos se entera, dijo Jean Kraus, quien añadió que, ella fue a los ancianos de su congregación en Queens unos años atrás para acusar a su anterior esposo de abusar de su hija.  Ella dijo que él lo confesó, le dieron una reprimenda y todavía era un Testigo activo.   “Ellos me dijeron que él no era un hombre malo, que fue una debilidad”,  nos dijo ella. 

El portavoz de la organización, el Sr. Brown, dijo: "Nosotros vemos estas audiencias judiciales como una extensión de nuestra labor pastoral de nuestro ministerio.  En otras palabras, estamos para salvarle el alma a la persona. En estos casos no estamos para castigarles porque éstos son nuestros hermanos, y nosotros esperamos que ellos cambien.”

Si el acusado niega la alegación, el testimonio solo de la víctima no será suficiente a menos que por lo menos haya otro testigo oculares del acto. La organización dice que su política está basada en una orden escrita en Deuteronomio 19:15 donde dice que dos o tres testigos son necesario al presentar una acusación para probar que un hombre ha pecado. 

Heidi Meyer, una Testigo de Jehová de tercera generación residente en  Annandale, Minnesota, dijo que ella fue a los ancianos en 1994, cuando ella tenía 15 años, para decirles que desde la edad de 10 hasta los 13 años ella había molestada repetidamente por un Testigo compañero ocho años mayor que ella, el hermano mayor de un amigo. El único testigo ocular era ese hermano que había visto al hombre una vez cuando le agarró sus nalgas al ella bajarse de un automóvil. 

Ella dijo que los ancianos le hicieron preguntas explícitas que la hicieron sentir incómoda. Según un libro que es un documento interno titulado: "Presten Atención a sí Mismo y a Todo el Rebaño”, los ancianos deben determinar en qué categoría cae la imputación: si fue "suciedad", tocar una sola vez arriba de la cintura; la “conducta suelta”, tocar de la cintura para abajo o más de una ocasión arriba; o la más severa, "porneia”, que es estímulo sexual directo o actividad que produzca un orgasmo. Cada ofensa conlleva diferentes sanciones, con las más severas para la porneia.

El hombre que ella estaba acusando insistió que la Señorita Meyer había mal interpretado lo que pasó. Y los ancianos estuvieron  de acuerdo. 

"Yo estaba esperando tener un guía espiritual", dijo la Señorita Meyer.  " Yo estaba esperando que ellos genuinamente y sinceramente intentaran conseguir justicia y proteger al resto de la congregación de la misma cosa. Y nada de eso sucedió". 

Ella, así como otras víctimas que hicieron alegaciones y sus familiares, dijeron en entrevistas que los ancianos les advirtieron que tuvieran cuidado de no informar nada del abuso o hablar sobre esto con otros miembros. 

Ella dijo: "Ellos me dijeron que si yo hablaba sobre esto con alguien, yo necesitaba tener cuidado porque yo pudiera enfrentarme a un comité judicial por chismosa o calumniadora ".  "Si ellos hubiesen entendido que yo cometí ese pecado, a mí me hubieran expulsado”.

La señorita Meyer dice que ella se enteró sólo años después que Ámbar Long, otra mujer joven en la congregación, a los 12 años de edad fue con sus padres a los ancianos para informar que ella había sido molestada por el mismo hombre. La señorita Long, quien ahora tiene 23 años, dice que sus padres y ella recibieron una carta de los Testigos aconsejándolos que “dejaran eso en las manos de Jehová”.  

"Ellos dijeron que nosotros no deberíamos guardar resentimientos hacia nuestro hermano", nos dijo la Señorita Long.  Ellos dijeron “Siendo que no habían dos testigos oculares no hay mucho que podamos hacer ". 

Ni la Señorita Long o la Señorita Meyer son más Testigos de Jehová activas.   El 2 de julio, las dos mujeres demandaron legalmente al hombre que ellas acusaron de molestarlas, llamado Derek Lindala de 30 años de edad, residente en South Haven, Minnesota, también a la congregación local, y a las oficinas de la sede principal de los Testigos de Jehová.   El Sr. Lindala no contestó un mensaje que le dejamos en su casa buscando sus comentarios. 

Barbara Anderson, de Tullahoma, Tennessee, dijo que cuando ella y su esposo vivieron y trabajaron en las oficinas de la sede principal de la organización en Brooklyn para los años 1990, a ellos se les pidió que coleccionaran la información sobre los abusos de los niños en las congregaciones. Ella dijo que ella las cartas las entregó por docenas a los líderes de la organización, donde se quejaban del modo cómo se manejaron estos casos. Esto fue una revelación para ella. 

La Señora Anderson dijo: "A los Testigos de Jehová les encanta decir que nosotros tenemos la organización más limpia de crímenes”.   “Pero todos los problemas son llevados a los ancianos, y los ancianos los ocultan”.  Ella dijo que los documentos incitaron un debate interno entre los líderes de la organización, y cuando no se tomó acción alguna, entonces ella dejó las oficinas de la sede principal sintiéndose descorazonada en 1993, después de trabajar 11 años como voluntaria.  

Carl A. Raschke, un profesor de estudios religiosos en la Universidad de Denver quien ha escrito sobre los Testigos de Jehová, dice que grupo no es en nada distinto a muchas otras religiones de miras estrechas que aspiran a la pureza teológica y moral. 

"Los grupos que tienden a ser estrechamente unidos en su crecimiento interno, históricamente tienen la más alta incidencia de abusos sexuales e incesto", dijo el Dr. Raschke. "Esto es un hecho etnológico. Cuando una religión intenta ser completamente santa o piadosa, no va a reconocer que las personas no van a poder mantener esos ideales de fe". 

El 25 de julio, la señora Anderson fue expulsada. Una semana después su esposo, Joe quien antes había renunciado como anciano después de 42 años también fue expulsado.

El Sr. Anderson escribió en su carta de renuncia:  “¿Es inconcebible pensar que los ancianos investiguen una alegación de asesinato para determinar culpabilidad o inocencia, entonces por qué nosotros investigamos una alegación de abuso de un niño?”.  " Éste simplemente no es nuestro campo de especialización. Nosotros somos ministros de Dios, no policías ". 

 

 

 

La Manipulación de un Padre

Por DONALD D'HAENE

Pub: American Book Publishing, Salt Lake City, Utah, USA, Midsummer 2002

Biografía, Sociología - Pedofilia, Varones, el Incesto.  

clasificación    9.5/10

" Sobreviviendo el peor tipo de indignidad ".  

Cualquiera que tenga consideración hacia el futuro sólo puede ver la destrucción de la inocencia de un niño como uno de los peores  crímenes más aborrecibles en el léxico humano de brutalidad. Cuando esto ocurre en un hogar familiar y es perpetrado por uno de los  padres donde su deber obvio es estar al cuidado, la traición y sus consecuencias son inmensurables.  

Daniel y Jeannette D'Haene emigraron de Bélgica hacia Canadá en 1957 donde ellos se establecieron en un área rural y tenían cuatro niños. Ronny era el mayor seguido por Donald, el autor de este libro, entonces en su orden Marina y Erik.   Cuando llegaron a Canadá Daniel y Jeannette eran católicos romanos, ella era más devota que él. Daniel se sentía reprimido por un dictamen de la iglesia en Bélgica que los creyentes no deberían leer la Biblia para no ser confundidos.  Esto debió ser peculiar para el clero en ese momento y ese lugar, siendo que esto no era así en el Reino Unido.  Daniel fue atraído por los Testigos de Jehová quiénes activamente le animaron al estudio religioso y se convirtió en un pilar del grupo en la comunidad local.  Eventualmente él persuadió a su esposa con una mezcla de retóricas y de palizas que ella también debería cambiar su fe. 

No importando cuáles fueran las expectativas y demandas de los Testigos, Daniel creía que en su propia casa él era el amo, y su esposa y niños, su propiedad.  Se esperaba de ellos que fueran obedientes a cada uno de sus antojos y caprichos.  A la edad de cuatro años a Donald se le introdujo a  “El Juego”.  Esto involucraba masturbar a su padre y fue solamente el inicio de diez años de abusos prolongados durante el cual más ataques que fueron muy serios ocurrieron.  Para ese tiempo los niños compartían sus conocimientos y aprendieron que cada uno de ellos serían iniciados en “El Juego”.  Daniel les comunicó a sus hijos mayores que él esperaba que cuando ellos fueran más adultos realizaran actos incestuosos con su hermana, después que él hubiera terminado con ella.  Cada niño fue intimidado al silencio y él se aprovechó destruyendo sus inocencias y sus convicciones morales.  Cuando ellos comprendieron qué lo que les estaba pasando a ellos era desacertado, su padre los sugestionó en una ilusión de que ellos eran mutuamente culpables.   Sólo fue cuando Erik, quien tenía cinco años, le dijo a su madre lo que su padre había insistido en hacerles, que ella entonces se dio cuenta del abuso.  Daniel prometió conseguir ayuda, pero continuó molestando los niños.   

En 1973 Jeanette y sus niños fueron donde los ancianos de los Testigos buscando protección para ellos.  Su reacción fue que ellos “expulsarían” a Daniel sin decirle a su familia que él también había confesado actos de bestialismo.  Cuando la situación en el hogar se deterioró aún más, Ronny y Donald persuadieron a su madre a huir con todos los niños.  Daniel, entretanto, se unió con los Bautistas y después de su divorcio, se volvió a casar y una vez más se volvió un pilar de su comunidad. 

Sin excepción, los cuatro niños sufrieron inmenso daño psicológico.  Ronny, temporalmente se volvió un “monstruo controlado” como su padre y se fue de la casa antes que los peores efectos se sintieran.  Donald, por casualidad, al leer un artículo de un periódico descubrió que por los crímenes cometidos por su padre contra él aun se le podían radicar cargos.  Para ese tiempo, por lo menos unas treinta personas con autoridad, sabían la historia de la familia y ninguno les había aconsejado sobre su posición legal o de alternativas para buscar asesoramiento legal.   Finalmente recibiendo esto de un policía de Ontario, Donald radicó los procedimientos aptos por los casos delictivos contra Daniel y obtuvo terapia para Marina, Erik y él. 

Cuando a Daniel se le sometió a juicio, fue una parodia total de información debido a la incompetencia, ignorancia y acuerdos para una negociación.  Le enviaron por dos años a un reformatorio, no obstante sentenciaron a su familia a años de recuerdos miserables de escenas retrospectivas y traumas psicológicos. La severidad del daño se evidencia en que  tomó veinte años antes de que Donald pudiera enfrentar sus recuerdos y pudiera escribir estos detalles de su niñez.  Para muchas otras víctimas similares estos métodos usados por Daniel parecen ser lo clásico para controlar sus familias en secreto y las vergüenzas bochornosas que ellos han tenido que soportar. También resalta la confusión de identidad sexual que a menudo resulta en arrebatos por las hormonas normales de rebelión durante la adolescencia. 

Hay muy poca literatura sobre el asunto del abuso sexual entre padre e hijo, todavía el tema para muchos es un tabú.  Éste libro explícito y bien escrito se debe requerir que lo lean todos los que están comprometidos en la protección de los niños y las víctimas de hoy.   A  éstos les pudieran interesar conocer que Donald ha más que sobrevivido su pasado y es hoy día periodista de arte exitoso, actor y moderador de televisión.   Los abogados también deben ver los últimos capítulos del libro como un resumen del libro de texto de cómo no proseguir un caso y los jueces pueden refrescar su curso de cuán pobre servicios administrativos le pueden hacer a la justicia.  En este caso, Donald y su familia fueron las víctimas de otra segunda violación por el mismo sistema que debió alegadamente haber reaplicado el mal que hicieron y darles a ellos protección. 

Aunque este asunto fue llevado a juicio a principios del 1980 en Canadá, si bien hoy día hay un mejor entendimiento sobre los males del abuso sexual, sin embargo, hay errores de juicio por los trabajadores sociales y dejadez en la persecución en ambos lados del Atlántico. 

Finalmente, al autor debe encomiársele por haber tenido el valor de escribir este libro.  El discutir los actos indecibles comprometidos por un padre y exponer las culpas que son inducidas y la vergüenza creada con cierta sutileza es un triunfo de talento, de igual forma la voluntad por encima de la adversidad.

La reseña de libros por  Book Publicity Limited

 

 

 

 Anterior anciano es excomulgado por hablar del abuso sexual 

 

26 de julio de 2002, 2:27 AM  Hora del Este


DRAFFENVILLE, Kentucky. – Los testigos de Jehová han expulsado a un anterior anciano quien públicamente criticó la forma en que la congregación está manejando los casos de abusos sexuales contra niños, el caballero dijo.  

Bill Bowen de Draffenville dijo que él fue expulsado después de una audiencia breve el miércoles en la noche. 

Bowen dijo que Jeff Steen de Murray, uno de los tres ancianos en el comité, lo llamó el jueves por la mañana, pero Bowen les dijo a los ancianos que se comunicaran con su abogado, Rush Hunt de Madisonville, y colgó.  Bowen dijo que entonces Steen llamó a Hunt y le dijo que Bowen había sido expulsado pero no proveyó ninguna otra información.  

Ni Steen ni los otros ancianos del panel _ George Bandarra residente de Murray y Ron Carey de la ciudad de Central City _ devolvieron los mensajes telefónicos.

Bowen ha dicho que la organización protege los pedofilos al no informar las imputaciones a la policía influyendo en las víctimas para que no vayan a las autoridades para que así no se discutan los asuntos con nadie en la congregación.  La iglesia ha negado cualquier mal y reclama que sigue las leyes.

Bowen dijo que él planea apelar la decisión, hecha en la audiencia que Bowen había pedido que fuera  re-programada,  y se sostuvo sin él estar presente.  Bowen dijo que él estaba en la calle al frente del Salón del Reino y los ancianos cerraron con llave la puerta y cubrieron las ventanas. Él agregó que estos tres ancianos parecían ser los únicos que estaban presentes.  

"Lo que ellos han clavado en la pared es, que se requieren dos testigos oculares antes de que pueda declararse culpable a uno que abusa de  niños en la congregación”, dijo Bowen.  "Nadie rotundamente me ha acusado de ningún cargo a mí, y ellos nunca trajeron ningún testigo en mi contra.  Esto es una enorme inconsistencia en la organización. Si yo hubiese sido un molestador de niños, ellos nunca habrían tenido esa audiencia. Pero porque soy una persona que abrió la boca para proteger a los niños, ellos me expulsaron en 30 minutos ".  

Bowen dijo, que él recibió el acuse recibo de la carta que les envió por correo, solicitándoles a ellos que cambiaran la fecha de la reunión para que sus testigos, que veían de todo el país, pudieran asistir.

"Ellos se fueron por encima de todos sus protocolos, por lo tanto pienso que ellos ignorarán mi petición para una apelación”,  Bowen dijo.

Al ser desasociado se les exige a los demás miembros que huyan de la persona que ha sido expulsada.

"Desde mi punto de vista, el verdadero crimen no fue que me expulsaran",  dijo Bowen.  "El crimen real es, que ahora ellos van a imponerles el silencio a cualquiera en la organización que necesite ayuda o apoyo.  Ellos se enfrentarán a la expulsión por conectarse a la red del Internet. 

Bowen quien inició un grupo de apoyo en la Internet para las víctimas de abusos, dice que los visitantes a su página están divididos en partes casi iguales, entre miembros actuales y miembros anteriores.

Bowen es el cuarto Testigo de Jehová expulsado este año por hablar del problema, seguido por Barbara Anderson, de Normandy en Tennessee, también Carl y Barbara Pandelo, de Belmar, N.J. 

____:

En la Red:

Abuso de víctimas: www.silentlambs.org 

Copyright © 2002, The Associated Press

 

 

 

La Carta de la Apelación de Bill Bowen 

 

29 de julio de 2002

Draffenville Congregation of Jehovahs Witnesses

La Congregación en Draffenville de Los Testigos de Jehová

Los Ancianos del Comité Judicial de:  

La Congregación de Murray de Los Testigos de Jehová 
La Congregación de Central City de Los Testigos de Jehová

A cualquier otra congregación en que se hayan nombrado ancianos para mi comité judicial 

Estimados Hermanos, 

Deseo apelar la decisión de expulsarme. La razón se debe a un error de juicio debido a la forma engañosa que el comité judicial operó ante mi pleno rechazo de haber cometido mal alguno.  No he cometido ningún pecado contra Dios ni la organización.  El comité judicial no produjo ningún testigo ocular para sus alegaciones, de modo que ellos no tienen ningún caso contra mí.  Como ustedes notarán por mí correspondencia anterior en el transcurso de los últimos 19 meses, he estado empeñado en comunicarme extensamente con la organización con respecto a la necesidad de cambiar la política de la WT, cuando se trata del abuso, también para pedir disculpas y / o una explicación por las sanciones que se han dirigido contra mí por el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová.  Encuentro despreciable que cualquier anciano cooperara con tales acciones maléficas bajo su dirección.  Para que lo revisen les ofrezco lo siguiente:   

1.       Poner restricciones sobre mí dentro de la congregación sin formularme cargo alguno de haber hecho mal, para hacerme ver ante la congregación como si yo hubiese cometido algún pecado. 

2.       Los representantes de la Watchtower dando numerosas charlas en las que se infiere que soy un mentiroso y que todas mis alegaciones son falsas sobre las deficiencias de la política de la WT con respecto al abuso de niños. 

3.       La sección de Información Pública de la WT distribuyendo un video a los medios de comunicación donde a mi padre se coerce para llamarme un mentiroso junto a Earl Normando y JR. Brown. 

4.       Prohibiéndome tener  asignaturas en la Escuela del Ministerio Teocrático y retirándome como lector de la Atalaya para dar la apariencia en la congregación que un comité judicial me ha sancionado. 

5.       Instruyendo a la Congregación de Draffenville que vayan de puerta en puerta y le digan al público que soy un mentiroso. 

6.       Prohibiéndome salir junto con la congregación en el servicio de campo. 

7.       Instruyendo a los hermanos y hermanas en mi congregación que me traten como un expulsado. 

8.       Haciéndoles comentarios engañosos a los medios de comunicación para crear la impresión al público que yo, y los que me apoyan hemos cometido otros "pecados" contra Dios. (una mentira descarada) 

9.       Presionando a compañeros testigos para que dejen de trabajar en mi negocio de velas, debido a los comentarios negativos por los representantes de dirección de la Watchtower. 

10.    Diciendo ilusoriamente que ustedes no pueden encontrar una dirección en Kentucky, para mis ordenes de literatura personal de revistas cuando las pido. 

11.    Los ancianos informándome que no soy bienvenido en las reuniones. 

12.    Apoyando un abusador local de niños, otorgándole privilegios en la congregación. 

13.    Yo hice numerosas reclamaciones por escrito pidiendo ayuda para resolver este problema mencionado aquí, pero el Cuerpo Gobernante les instruyó que ignoraran mi clamor por ayuda. 

Como ustedes hermanos están bien conscientes he basado mis argumentos en asuntos que yo he tratado personalmente, es decir, en acciones que he visto con mis propios ojos y he escuchado con mis propios oído.  Si ustedes vieron a Dateline y a Panorama por la BBC por supuesto pudieron ver en la televisión nacional la veracidad de mis declaraciones, apoyadas con verdadera evidencia de los mismos sobrevivientes de los abusos.  ¿Si estos programas estaban llenos de mentiras como la Watchtower le ha informado a muchos de los hermanos y hermanas, por qué entonces ellos no se han movido para demandar legalmente a estos programas para proteger su buen nombre?   Jeff Steen está bien consciente que lo que he declarado localmente es la verdad siendo que él participó de la investigación así como de las conversaciones telefónicas con el Departamento de Servicio.   ¿Y todavía él se sienta en un comité judicial para expulsarme a mí? ¿Qué clase de hombre espiritual él se demuestra a sí mismo ser? 

En una corte de justicia para un juicio poder ser uno justo e imparcial ciertos protocolos deben seguirse.  Dentro de la corte de los Testigo de Jehová este protocolo se perfila en el libro para los ancianos, "Presten Atención a sí Mismo y a Todo el Rebaño”,   El comité judicial al seguir las directrices del Cuerpo Gobernante, no siguió sus propias pautas escritas durante el curso de mi audiencia, por consiguiente, el juicio fue uno injusto y parcial.  Les ofrezco los siguientes ejemplos:  

1.       Arreglar una audiencia por escrito y el comité judicial no presentarse. 

2.       Negarse a comunicar respuestas que clarifiquen preguntas para la audiencia, ignorando toda correspondencia.

3.       Fallar al no proporcionar testigos oculares que puedan refutar mí testimonio donde digo que no he hecho mal alguno. 

4.       Conducir en secreto una audiencia judicial sin informarme. 

5.       Ignorar un segundo arreglo por escrito sin hacer advertencia alguna. 

6.       Repetidamente hostigarme al no seguir mi solicitud respetuosa pidiéndoles que toda la comunicación fuera hecha a través de mí abogado. 

7.       Fallar al no proporcionar una descripción de los cargos contra mí en las últimas audiencias. 

8.       Fallo del presidente al no proporcionarle al acusado la correspondencia como está instruido en el libro “Presten Atención a sí Mismo y a Todo el Rebaño”. 

9.       Debido a las acciones del comité me negaron el derecho que tengo de presentar testigos para mi caso.  

10.    Fallo del comité al no proveer provechosos y convenientes arreglos a tiempo para la audiencia, usando el engaño y no avisando con el tiempo adecuado. 

Yo creo que estas acciones de ignorar todo el protocolo por este tribunal anómalo ha sido personalmente dirigido por el Cuerpo Gobernante para imponer silencio al llamado de acciones apropiadas a ser hechas en nombre de los niños.  El comité judicial local no ha actuado por causa de la justicia, sino como hombres sin moral ni ética como unos quienes simplemente siguen instrucciones.  Es el mismo proceso que se sigue cuando los molestadores de niños son expuestos en la congregación como lo indica el Cuerpo Gobernante.  

A principio de estos asuntos, yo tenía la esperanza que hombres justos se levantarían para proteger los niños en nuestra organización.  Yo esperaba que algunos de esos hombres que se encuentran dentro del Cuerpo Gobernante se levantarían y detendrían la política que permite que los niños sean violados.  En el curso de los últimos diecinueve meses en lugar de ellos demostrar que el Cuerpo Gobernante era justo, lo que han hecho son acciones que demuestran que son unos hombres malvados.   

En la ilustración del Esclavo Fiel y Discreto es interesante notar el comentario hecho en Lucas 12: 43-45; 

“¡Feliz es aquel esclavo, si al llegar su amo lo halla haciéndolo así! 44 Les digo en verdad: Lo nombrará sobre todos sus bienes. 45 Mas si aquel esclavo dijera alguna vez en su corazón: ‘Mi amo tarda en venir’, y comenzara a golpear a los criados y a las criadas, y a comer y beber y emborracharse.”

 

Ven hermanos en la ilustración del esclavo hay un hombre con una opción, de ser bueno o de ser malo. El Cuerpo Gobernante como los líderes nombrados del Esclavo Fiel y Discreto han instituido acciones que "golpean” los niños de esta organización.  Cuando cualquiera habla sobre esto, ellos son "golpeados" con la amenaza y el uso de la expulsión como el modo de imponer el silencio a alguna acción apropiada que se pueda hacer en nombre de los niños.  Se ha tornado en uno malo “aquel esclavo” cuando hiere a los niños.  Desde 1992 el Cuerpo Gobernante fue claramente informado por medio de un informe escrito a cada uno de sus miembros, de que se estaban violando niños como resultado de la negligencia en la Política de la WT.  Más tarde, con gran maldad y 23,000 violadores de niños después, hasta el momento se han negado a actuar.  Mi carta de junio al Comité de Servicio pidiendo una solución a esto, siguiendo las pautas teocráticas dentro de los acuerdos de la organización, entonces para el 27 de septiembre. ¿Cuál fue el resultado? El Cuerpo Gobernante nombró un comité judicial para expulsarme, ignorando todos los protocolos cuando lo hicieron. ¿Ustedes realmente creen que pueden tener el espíritu de Jehová siguiendo las órdenes de hombres malvados?  Si estoy equivocado en este razonamiento les invito hermanos a demostrarme lo contrario.   

Este procedimiento hasta el presente ha sido uno completamente parcial, indebido, engañoso, e injusto.  ¿Ustedes como un comité de apelación se pondrán del lado de lo que es justo?   Espero su comunicación para saber de mi audiencia.  También pido tiempo suficiente para traer testigos  oculares, estoy  de acuerdo en enfrentar cualquier testigo que desee testificar en contra mía.  Por favor proporcione un horario de fin de semana y un tiempo de reunión que sea específico por escrito a mi abogado.

Le saluda atentamente,    

[Bill Bowen] silentlambs {“Ovejas amordazada”}