http://www.freeminds.org/doctrine/onlybegotten.htm

Jesucristo: ¿Hijo unigénito o creado? 

Por el Dr Thaddeus Irvine

Traducido Por David García

Jesus Christ: begotten or created?

Uno de los argumentos, que continuamente surge tratando con los cultos, es la deidad del Salvador, Jesucristo.  Ellos intentan negar Su deidad torciendo las Escrituras, leyendo fuera de contexto, quitando o insertando palabras y frases, atribuyéndole nuevos o inexactos significados a las palabras o retraduciendo la Biblia.  Esto se reclama que se a hecho en nombre de la clarificación y mejor erudición.

Uno de tales grupos son los Testigos de Jehová.  En su libro, “Ayuda Para Entender la Biblia”  (1987, Pág. 885), ellos tienen una sección dedicada a la deidad de Jesucristo.  La parte de este artículo tiene un párrafo que se dirige a Jesús: “En qué sentido es “Hijo unigénito”.  En éste, el autor hace su posición clara declarando que Jesús es: “la única creación directa de su Padre”, que Jesús: “fue único, diferente de todos los demás hijos de Dios, los cuales fueron creados o engendrados por Jehová mediante ese Hijo primogénito.”  El artículo hace una comparación entonces entre Jesús que “era el “Hijo unigénito” de Jehová en un sentido especial, tal como Isaac también lo fue de Abrahán en un sentido particular (su padre ya había tenido otro hijo, pero no de su esposa Sara). (Heb. 11:17; Gé. 16:15.)  Para aquéllos con una apreciación limitada de lo que son las Escrituras, todo esto parecerá creíble y lógico.  Para aquéllos que deciden aceptar de la Watchtower (la organización de los Testigos de Jehová) su oferta de un curso bíblico gratis, ellos le mostrarán el folleto, “Qué exige Dios de nosotros” (1996). Cuándo el estudiante no afiliado llega a la lección 3  “¿Quién es Jesucristo?” Pág. 6, ellos encuentran que la Watchtower enseña que, “Jesús es el único Hijo al que Dios creó directamente”, (una clara contradicción con Juan 1:3; Colosenses 1:16, 17) refiriéndose a Jesús como el “obrero maestro” de Dios.  Poco a poco vamos viendo como emerge un cuadro de un Salvador que fue creado, que no es totalmente Dios, restringido en lo que Él puede y no puede hacer, y uno quién tiene insuficiente efectividad en nuestras vidas.  Una de las expresiones que la Watchtower ha tergiversado o retraducido para apoyar su punto de vista teológico es la palabra ‘unigénito’ o ‘hijo unigénito’ con la referencia al Salvador, Jesucristo.  La Watchtower enseña que la palabra ‘unigénito’ o ‘hijo unigénito’ significa un nacimiento físico o creación; por consiguiente, aunque Jesús es ‘dios’, es uno menor o poderoso, Él no es el excelso Dios o el todopoderoso (vea la traducción por la Watchtower del pasaje en Juan 1:1, dónde a Jesús se reduce a “un dios” menor).

Sus enseñanzas reflejan las ideas del arrianismo en el cuarto siglo DC, dónde había una discrepancia sobre el concepto de Jesús en cuanto a ser ‘unigénito’.  El arrianismo, similar a la Watchtower, enseñaba que Jesús era secundario, inferior, ‘la primera cosa que se creó’, un dios que está entre la Primera Causa (Dios el Padre) como el instrumento del Padre para la creación y Sus criaturas. A Jesús no se le ve en igualdad o eterno en el sentido exacto de Dios, ni Jesús es consustancial (del mismo ser, naturaleza o esencia) con el Padre, pero como preexistente, una criatura (un tipo de ‘semidiós’).

¿Sin embargo, es esta una apreciación justa del concepto ‘unigénito’en cuanto a lo que se refiere a la teología de la Watchtower?

Si examinamos su comparación entre el Padre (“Jehová” para la Watchtower, siendo que ellos no apoyan la idea de la Trinidad) y Jesús con Abraham e Isaac encontramos que su explicación empieza a desenredarse lentamente.

· Científicamente: nosotros sabemos que si aplicamos ‘unigénito como equivalente’ - Ley del Biogénesis.  Esto significaría que si Jesús fuera ‘un dios’, entonces Isaac también tendría que haber sido ‘un dios’.  Todos los miembros de la Watchtower creen que Jesús era ‘un dios’; pero ellos no creen que Isaac era uno.  Recíprocamente, si Isaac no era un dios, entonces, según su propio razonamiento, Jesús quien era ‘unigénito’ tampoco debe ser un dios. ¿Entonces cuál de estas reglas debemos seguir?

· Culturalmente: esta referencia a Isaac de ser el unigénito de Abraham no se trata del nacimiento físico (aunque esto sucedió) sino más bien de los derechos como heredero en la línea sanguínea o descendencia de Abraham (por nacimiento) otorgados a Isaac.  El propio artículo de la Watchtower en el libro: “Ayuda Para Entender…”, demuestra esto, declarando que Isaac era el “Hijo unigénito” en virtud del hecho que Abraham “había tenido otro hijo, pero no de su esposa Sara”. La palabra unigénito aquí se refiere en sí a la tradición cultural, de los derechos hereditarios y las propiedades de un clan - no a una creación en sí.

La palabra griega para ‘(único) unigénito’ es ‘mo·no·gue·né’.

‘Mono’ se traduce ‘sin par, único de una clase, solo, singular’ y habla de naturaleza, no de nacimiento.

‘Guené (gué·nos) se traduce clan, prole, morada, género, clase, tipos, familia, descendencia, casta, espécimen, parentesco directo o colateral, tribu, raza, linaje, parentela, y habla de naturaleza, no de su origen.

 

Podemos ver que ambas palabras, son en referencia a naturaleza.  Jesús era Dios en naturaleza (homoousios – siendo de una misma sustancia); no debemos ser confundidos con la idea de la Watchtower de ‘homoiousious’ (ser de una sustancia similar; siendo igual que el Padre en sustancia solamente, pero no en naturaleza).  Si vemos el ejemplo de Abraham e Isaac nuevamente, nosotros vemos que Isaac se volvió en el “hijo unigénito” de Abraham a través de su nacimiento.  Esto significa que, en algún momento, Isaac no fue ‘unigénito’, esto antes de nacer.  Jesús nunca se volvió en, puesto que Jesús siempre fue - Jesús ES.  Sólo tenemos que leer las palabras de Jesús identificándose con la Deidad en Juan 8:58 donde habla de Él mismo como el “yo soy”; una referencia directa a Éxodo 3:14, identificándose totalmente con Dios en sustancia y naturaleza.  Benjamín Warfield, declaró en su obra: “The Person and Work of Christ” [“La Persona y la Obra de Cristo”] (Pág. 56) que:  “El adjetivo ‘unigénito’ transmite la idea, no de una derivación y subordinación, sino de único y consustancial: Jesús es todo lo que Dios es, y Él sólo lo es”.

 

Esto se refuerza en Juan 10:30, haciendo bien claro que el Padre y el Hijo son una ‘mónada’.  Quiénes han estado allí desde el mismo principio, Miqueas 5:2; Juan 1:1, 18; 17:5.  A Jesús “Eternamente” se le ubica, Proverbios 8:23, con Su creencia en la unidad total y uniformidad de Él mismo y el Padre.  John Walvoord (Teólogo) en su obra:  “Jesus Christ Our Lord”  [“Jesucristo Nuestro Señor”] (Pág. 44) declaró que:  “la noción es clara que Cristo es el Unigénito de Dios en el sentido que nadie mas lo es”.  Juan Calvino dijo:  “Nosotros precisamente lo exponemos como que se origina del padre”.  Institutos, I, xiii, 19.

 

Sólo tenemos que ver las expresiones como:  “Alfa y Omega”, “Primero y Último”  y  “Principio y Fin”,  para comprender que Isaac nunca puede compararse con Jesús.  ¡Sería como comparar manzanas con peras; o, más directo al punto, el Creador con la criatura!  En lo que se refiere al uso de la expresión  ‘Hijo’ en  “Hijo unigénito”, notamos que, a diferencia de Isaac, no está hablando de una esencia de una segunda generación, que se ha generado en forma de ‘hijo’, siendo que nunca hubo un tiempo cuando Jesús no fue el Hijo, por la misma razón que el Padre siempre ha sido el Padre. ¿Podría decirse esto de Isaac, o cualquier otro en cuestión?  Nosotros nos convertimos en ‘hijos’ a través de la adopción; Isaac se convirtió en el ‘hijo unigénito’ de Abraham a través de su nacimiento y por herencia familiar.  Jesús siempre lo fue y lo ha sido, por lo tanto nunca podría convertirse en uno.  Su estado como hijo es natural (una afirmación de Su deidad o de su naturaleza de ‘Dios’). Esta relación se le llama un antropomórfico, dónde la naturaleza de Dios se representa en condiciones y características humanas.  Charles C. Ryrie (En Teología Básica) hace referencia a los Orientales y Antiguos Semíticos quienes vieron en el término ‘hijo’ la idea de semejanza e igualdad de naturaleza e igualdad de ser.  James Oliver Buswell en su: “A Systematic Theology of the Christian Religión  [“Una Teología Sistemática de la Religión Cristiana”], 1:105”, mostró que los Antiguos veían en el uso de la palabra ‘hijo’ no el sentido de subordinación o inferioridad, pero si de ‘el mismo orden de’ – “de los hijos (del orden) de los profetas” (1ª Reyes 20:35), “de los hijos (del orden) de los cantores” (Nehemías 12:28).  Por consiguiente, cuando uno tiene en cuenta las diferencias entre los ejemplos usados por la Watchtower y su explicación de Jesús como “Hijo unigénito” con Isaac como el “hijo unigénito” y la verdadera naturaleza del Dios eterno, nosotros podemos ver que jamás podrá haber ninguna comparación realista entre ambos.  El Dios de los cristiano no es un semidiós quién parcialmente se pone en la brecha entre Dios y el pecador, pero sí el Dios y Salvador Quien pudo proclamar confiadamente en Juan 19:30,  “Consumado es” (Gr. ‘tetelestai’ - pagado en su totalidad), después de hablar con Su Padre diciéndole en Juan 17:4 que Él (Jesús) había acabado Su obra por nosotros aquí, Sus criaturas. ¿Si Él no fuera totalmente Dios, entonces cómo podría ser suficiente, para siempre un solo sacrificio (Hebreos 10:10-13, 14)?  ¿Qué sería de nuestra salvación a través de un ‘dios’ imperfecto e inferior?

 

Jesús nunca se convirtió en, sino que lo ES.  'ES' en lo que se refiere a Su eternidad; Su igualdad con el Padre pero con dos formas de presentación; Su Divinidad; Su indivisible mónada idéntica, su unigénita Deidad; ambos uno dentro del otro como una morada inherente con ambos su brillo y su luz, como el Padre lo es al Hijo y el Hijo lo es al Padre. Jesús es el verdadero "Hijo unigénito" y el verdadero Dios; es ambos, el Hijo de Dios y Dios el Hijo.

Dr Thaddeus Irvine


volver a Español
back to Doctrine