Haga clic aquí para leer la historia de Ken Watters de su fondo familiar  

(Revise 5/25/01, su aniversario 57!) 

De izquierda a derecha: Joy, Randy, Sue, y Ken Watters (Día de acción de gracias 2002) 

vea la foto familiar de 1998

Traducido Por David García de: http://www.freeminds.org/family/family.htm

Recuperando a Su Familia después de dejar la Watchtower 

También vea: “Cómo Ayudé a Mí Familia a Salir de los Testigos de Jehová”  por un anterior anciano

Cuando uno trata con religiones autoritarias, las palabras: "culto y control mental" en ocasiones nos plasman imágenes de lavado de cerebro y técnicas de los años sesenta como las usadas en los prisioneros de guerras americano por los chinos comunistas. Sin embargo, las religiones son básicamente una extensión del modelo familiar, con un nuevo juego de figuras de autoridad así como de "hermanos" y "hermanas". Por consiguiente, un culto destructivo es una "familia que anda mal". Si ha visto a un padre demasiado estricto, abusivo o uno dominante, una madre que se opone e intenta disciplinar a sus niños sometiéndolos a  la obediencia y a la lealtad incondicional por la fuerza en lugar de con amor y confianza, entonces usted es capaz de comprender casi toda la dinámica de lo que son los cultos destructivos. En una expresión, ellos son: "malos padres". Sus métodos de control traicionan su egotismo excesivo, sin embargo, sus soluciones todavía se van por encima en simpleza para lo que son los problemas de la humanidad, y su falta de confianza de casi todos los que no se hayan sometido completa y fielmente a ellos de forma personal.  Jim Jones  nos proporcionó un modelo clásico de lo que es un culto, donde se suicidaron en masa más de 900 miembros su "Familia" en Guyana para el 1978. 

Uno puede pasarse semanas aun años estudiando las muchas doctrinas y rituales de las organizaciones tipo culto.  Sin embargo, los problemas reales casi siempre están relacionados con la familia. Hay mucha información disponible considerando la mayoría de los cultos: sus enseñanzas, historia y prácticas. Intente mostrarle alguna de esta documentación a un miembro de un culto, y usted obtendrá una reacción  de desinterés, horror o posiblemente en algunos casos de violencia. ¿Por qué? ¿El grupo realmente les "lavó el cerebro", eliminándoles su habilidad para pensar y razonar por si mismos o de usar simplemente la lógica? 

Los profesionales modernos en el campo de la investigación de los cultos como Margaret Singer y Steven Hassan, nos han proporcionado modelos para entender el control mental de los cultos.  La técnica de la programación usada por la mayoría de los cultos modernos es más sutil y refinada,  llamada a menudo más pertinentemente "persuasión coercitiva".  Como el de una promoción que gusta, y astutamente es como un tipo de publicidad con un gancho afilado, armado con un anzuelo al final. Los tiempos pueden haber cambiado y los miembros de los cultos ya no visten de forma ridícula o fuera de lugar en la sociedad en la mayoría de los casos, pero ellos todavía quieren su tiempo, su dinero, y más pretenciosamente, su devoción exclusiva. Aparte de que ellos no confían en usted hasta que le hayan despojado de la personalidad natural con su cinismo y de su cautela, conocimiento original y lo hayan reemplazado con un clon de su líder o lideres.  Exactamente lo que un padre manipulador desea.

Rasgos de unos Padres Malos 

Rasgos de unos Padres Buenos 

poca o ninguna comunicación 

Hablar y compartir generalmente cosas agradables, mezclándolo con buen humor; los momentos de disgusto no pasarlos solos en silencio. 

ningún respeto para los niños 

se enseñan a los niños a ser responsable con el tipo, de lecciones pacientes,

para eliminar la necesidad de estar en vigilancia en la mayoría de los casos.

Ellos actúan a menudo según ellos son tratados (Si a usted lo tratan como basura

 usted pensará de usted mismo que es basura) 

expectativas inflexibles 

los padres dispuestos a escuchar quejas o sugerencias, no asumiendo que el corazón del niño está mal. Disposición a ceder para resaltar la belleza del carácter del niño. 

incapaz de entrar en el mundo de un niño 

padres que no están tan ocupado o inflexible que ellos no pueden volverse un niño nuevamente, y salir del papel paternal durante algunos minutos. 

un tacto y contacto visual no agradable al niño 

un palpe amable y palabras agradables son un premio para el niño bueno, una cosa muy deseada para los niños que han cultivado un gusto para la tal intimidad. 

ningún apoyo para las metas del niño y sus sueños 

los padres no ponen la carrera de su niño sin su asentimiento total para que en los años futuros cuando ellos sean lo suficientemente responsables y puedan tomar tales

decisiones. No se "mantienen" los niños para que los padres puedan hacer realidad

sus aspiraciones a través de ellos.

perspectivas negativa de la vida, fatalista, y siempre quejándose 

la vida es lo que usted hace de ella, y los padres buenos saben el valor de la

diversión, alegría y el trabajo duro. ¡Nosotros estamos viviendo en los mejores tiempos que jamás el hombre alguna vez haya vivido! 

Ninguna confianza en la personalidad  buena del niño, demasiado enfoque en la "naturaleza pecaminosa" 

un buen padre reconoce que la mayoría de los niños realmente quieren hacer lo

bueno. Ayudándolos a través de sus problemas con amor, entendiéndolos, y

viendo el resultado positivo de un hijo o hija responsable y maduros convence al

buen padre que realmente pueden ser personas buenas, si nosotros ponemos un poco de esfuerzo en cada uno de nosotros. Los padres buenos se sienten orgullosos de sus hijos. 

incapaz de una relación directa (tipo-familiar) durante tiempos especiales 

los niños necesitan jugar juegos de niños, a veces incluso con sus padres. ¿Mamá o papá jugarán a las escondidas? ¿Ellos llorarán con ustedes cuándo ustedes sufran una tribulación? Éstos son ejemplos a desempeñarse en una relación plena de vez en cuando, en lugar de siempre ser "la cabeza de" o la "autoridad" a cargo (la relación vertical). 

ninguna tolerancia para otras ideologías o forasteros 

los padres reconocen que la mejor protección a menudo es una comprensión más frondosa de la vida y la conducta humana básica . Las personas no son juzgadas constantemente debido a las inseguridades de los padres o el miedo, el mundo está en colores en lugar de en blanco y negro. 

Visualizar a Dios como un ser hostil  

las personas tienden a ser más críticas de los motivos de otros cuando sus

propios motivos son sospechosos. Uno razonablemente esperaría que Dios fuera

más amable y más amoroso que el mejor de los padres, y los padres buenos tienen la fe en el amor, justicia y la misericordia que se esperarían de un Ser Supremo con su creación. 

Yo fui muy afortunado de ser criado en una familia que no practicó la manipulación, y que apoyaba las metas y los sueños de sus hijos, y siempre cogíamos las cosas suaves, gozando de buen humor. Las personas que no se toman las cosas demasiado en serio disfrutan una calidad de vida más alta. Mis padres, Ken y Joy Watters, han estado casados por más de 53 años. Mi hermana y cuñado han estado casados por más de 30 años. Me pidieron que dijera algo en la mesa el día de acción de gracias pasado, una oración o lo que fuera. Yo aproveché la oportunidad para decir que nosotros tenemos algo grandioso, es que nosotros podemos reunirnos año tras año y podemos pasar un momento feliz, sin luchas y sin malos resentimientos, y siempre con abundante amor y buena comida. ÉSO es algo para estar agradecido. 

Un Criterio que es Suficiente 

Si una sola razón debe escogerse para decidir si un grupo o una organización no es de Dios, debe ser el amor entre ellos mismo. No ese amor farsante de galleta-cortada que existe en los cultos (que sólo te aman si usted ha dejado su ser natural para ser lo que ellos quieren que usted sea), sino la decisión de amar a otros a pesar de sus diferencias, y ser capaz de poder confiar en tal persona para hacer lo bueno. Si uno es un cristiano un budista o un ateo, la historia del amor de Cristo revela un amor superior que puede cambiar nuestras vidas. 

Randy Watters

 

* Jim Jones nos proporciona el clásico modelo de lo que es un culto de control mental, suicidando en masa a más de 900 miembros de su "Familia" en Guyana en 1978. Jones un oriundo de Indiana, fundó su iglesia, que a principio se llamó Asambleas Cristianas de Dios, en Indianápolis, Indiana, para finales de 1950. Él predicaba un evangelio de igualdad social y racial a su congregación que era una integrada, mientras se presentaba al mismo tiempo como la única fuente de supervivencia en un mundo hostil que pronto sería destruido. En 1965, Jones y sus seguidores se mudaron a California, primero a Redwood Valley y posteriormente a San Francisco. Allí sus reuniones con estilo de reavivamiento cautivaron grandes muchedumbres, y el número de miembros del grupo se infló a varios miles. El templo también llamaba la atención debido a sus programas para ayudar a los pobres, y en 1976, Jones fue designado como director del San Francisco Housing Authority ["La Autoridad de Viviendas"]. No obstante, en un año, se percibieron alegaciones que el carismático Jones ejercía su siniestro poder sobre sus seguidores, extorsionándoles de dinero, animando la promiscuidad sexual, y forzando disciplina mediante palizas y chantaje. Debido a que estas historias--pronto se probaron que eran ciertas--a través de la prensa, Jones y sus 800 seguidores huyeron a Guyana dónde Jones había adquirido una comarca llamada Jonestown en 1974.

En Jonestown los miembros del culto estaban ahilados del mundo externo. Custodiados por guardias armados, ellos recibían una alimentación inadecuada, trabajando tanto como 11 horas diarias, y constantemente hostigados por su líder. En noviembre de 1978, el congresista de California Leo Ryan visitó la comunidad para investigar los cargos contra Jones. El 18 de noviembre, Ryan y algunos de su grupo fueron asesinados después de que Jones le pidió a sus seguidores que cometieran suicidio con él, bebiéndose una mezcla en empolvo de una bebida de fruta con cianuro. Aunque algunos de ellos fueron forzados, muchos siguieron la orden sin cuestionarla.